Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: educació i societat : laboral
Valoración del Movimiento social y estudiantil en Francia
08 mai 2006
En las últimas 10 semanas hemos vivido en Francia una situación excepcional de acción política y experimentación ciudadana. Por primera vez en muchos años la base social ha tejido nuevas formas de encuentro y de acción conjunta contra la precariedad y la injusticia.
Nuevos tiempos, nuevas maneras

Grenoble (Francia) 21 de abril del 2006

En las últimas 10 semanas hemos vivido en Francia una situación excepcional de acción política y experimentación ciudadana. Por primera vez en muchos años la base social ha tejido nuevas formas de encuentro y de acción conjunta contra la precariedad y la injusticia.

Una ley de inserción de los jóvenes en el mercado de trabajo (Loi d'Egalité de Chances) y un nuevo tipo de contrato para la promoción del empleo en las PyMEs (CNE), a derivado en una extensa respuesta contestataria, basada en una organización de base no sindicada y en la concepción de nuevas formas de reivindicación radical y creativa. El encuentro plural y heterogeneo entre sectores sociales y generacionales diversos, ha sido la norma en todas las asambleas universitarias y reuniones ciudadanas, en la que decenas de miles de ciudadanos han promovido una dinámica cotidiana de reflexión conjunta y acción auto-organizada. El bloqueo, la ocupación y la puesta a disposición de los edificios universitarios ha sido el detonante necesario para que un nuevo movimiento de base pudiera emerger en torno a un espacio concreto de reunión y de planificación de las iniciativas, que se han venido repitiendo de forma continuada.

Conferencias, debates, reuniones inter-profesionales e inter-sectoriales, comités de movilización (todos los días), grupos de trabajo por comisiones, asambleas generales semanalas (una estudiantil para la reconducción del bloqueo y de la movilización, otra abierta a toda la ciudadanía en busca de una convergencia de inquietudes y luchas). Grupos de trabajo, comités de extensión de las reivindicaciones (a las empresas, a los mercados callejeros, a los espacios asociativos,...), grupos de acciones diversas (encadenamientos a insituciones públicas, ocupación de estableciminetos simbolizantes de la precariedad, corte en los accesos al centro de la ciudad, presión directa y no-violenta a medios de comunicación (emisiones pirata incluidas), movilizaciones frente a entidades patronales, a la sedes partido gubernamental, agecias públicas y privadas de trabajo, escuelas elitistas de management.... Agricultura ecológica en los jardines del campus universitario, conversaciones informales, discusiones acaloradas sobre las formas de acción, sobre los objetivos del movimiento,....

La represión policial ha hecho mella a pesar de los esfuerzos realizados desde los comités de movilización y desde las Armadas de Clowns para promover una resistencia activa y no-violenta. La respuesta ingenua de jóvenes pseudo-héroes se ha limitado casi siempre (en los diversos días negros, como el 28 de marzo que batió record con más de 1000 arrestos en toda Francia, 200 sólo en Grenoble) a lanzamiento de piedras, cascos de botella y a cortes de calles por medio de barricadas. La policia y los medios de des-infomación de masas usaban estas micro-respuestas, de nula peligrosidad, como hecho legitimador de su brutalidad ilegal e ilegítima, dónde cualquier jovén encapuchado con una botella de birra entre las manos y envuelto en una neblina de gas lacrimógeno (lanzada por los antidisturbios) se convertía en símbolo de la âferozâ? respuesta violenta de los manifestantes. Una vergüenza en la que los medios daban cobertura a las inexplicables agresiones desproporcionadas de la policía que ha usado gases y materiales antidisturbios de alto calibre de forma indiscriminada y muy irresponsable, cubriendo de neblinas tóxicas los centros de las ciudades y causando el pánico de toda la ciudadanía (ataques de asma y de ansiedad, heridas leves y graves, destrozos...).

Los miles de detenidos (más de 5000 en lo que llevamos de movimiento) y los cientos de encausados ante el tribunal de comparecencia inmediata, permanecen como hechos graves que demuestran que aquí queda mucho por hacer. La precariedad del sistema jurídico y penitenciario, la precariedad en el trabajo y en la vida, son hoy objeto de una toma de conciencia colectiva que percibe que estos problemas aún están lejos de ser erradicados para siempe de nuestra sociedad.

El fin de semana del 8 de abril los medios de comunicación anuncian la modificación de un articulo de la Ley de Igualdad de Oportunidades (el art 8, que incluye el famoso CPE1). Esto hace indignarse a los 500 delegados estudiantiles que, reunidos en la Coordinación Nacional de Lyon (que agrupa a más de 80 universidades y centros educativos en huelga), recuerdan a los medios y a la sociedad que son la Ley entera y el CNE (como el CPE pero para toda las edades y sólo aplicable a las PyMEs) nuestras aspiraciones mínimas para que pueda hablarse de victoria del movimiento. Los presidentes de todas las universidades aumentan la presión sobre las estudiantes anunciando El Fin del Movimiento (en el que ellos sólo han tenido un rol de boicoteadores) y el incio de las clases el lunes. Los medios de comunicación dan cobertura a esta trama desmovilizadora y, cuando el lunes la retirada del CPE y el artículo 8 es anunciada por el gobierno, todo está listo para que comience la función de los partidos y sindicatos de izquierda que deciden entrar al juego de esta estratagema. ¿Por qué?. Es bien sencillo, el movimiento de base es totalmente incontrolable por las instituciones tradicionales de representación de trabajadores y precarios. Los grandes sindicatos profesionales (CGT, CFDT, FO,...) y estudiantiles (la UNEF) sólo son una pequeña parte de la base de activistas movilizados . Esta base, de carácter muy heterogeneo, empieza a congregar a amplios sectores precarios que tienen escasa representación en estos sindicatos (sin papeles, jóvenes de barrios periféricos, estudiantes, escolares, mujeres, ocupas, trabajadores precarios, parados,...). La satisfacción de ver al gobierno sudar ante la presión social, es transformada por la orquesta del poder en una Gran Fiesta de Fin del movimiento. Los delegados sindicales a nivel regional y local no pueden ocultar su descontento. Saben que este movimiento tiene grandes potencialidades de transformación social. Saben también que las declaraciones de victoria final de sus líderes nacionales sólo despiertan descontento en una base movilizada de trabajadores, estudiantes, parados, sin papeles y precarios que perciben en la retirada del CPE tan sólo una muestra de flaqueza de aquellos sectores políticos y empresariales que llevan muchos años intentando desmantelar los avances sociales del llamado Modelo Social Europeo.

Pero la función resulta victoriosa para el neoliberalismo. El ordén se impone y la base social pierde en un primer momento la esperanza. Los sindicatos contienen (con sus caras de poker) a enfurecidos delegados estudiantiles que claman en cada reunión inter-profesional contra esta estrategia desmovilizadora sumamente efectiva. No hay champán en los locales univesitarios, sindicales y asociativos. La estrategía del poder ha vencido esta vez a las ansias ciudadanas por una reforma radical del sistema político y económico. Las utopias se contruyen andando. Y es inútil pensar que la organización social creada desde la base debe desintegrarse cada vez que el gobierno cede tímidamente ante las presiones reivindicativas. Una Huelga no puede ser ilimitada pero,... ¿Y un proceso de movilización ciudadana?. Las protestas de los grandes sindicatos deben encuadrarse en una lógica que no resulte peligrosa a las estructuras del poder (casi siempre logran contra-reformas de efectividad puntual o rebajas de la dureza de las medidas neliberales ). Cuando 3 millones de personas salen juntos a la calle y se plantan ante la creciente precariedad de las sociedades capitalistas, cuando una base social comienza a producir alternativas de organización y de re-construcción política. Cuando todo el mundo habla de obsolescencia del sistema político de representación. Cuando la barbarie de la realidad económica y social que engendra en los barrios de las grandes ciudades se hace más visible y contestada que nunca,... Cuando todo esto sucede, todos aquellos que ocupan poltrona en las esferas del poder sienten miedo. Y este miedo les hace llevar a cabo una estrategia para que el Fin del Movimiento permita tomar respiro a quienes desde los lobbys emresariales y universitarios comenzaban a temer que la situación no se restablecería nunca (Huelgas históricas en grandes grupos transnacionales, fatiga de los miles de policias en constantes movilización represiva, ocupación diaría de grandes empresas y centros industriales, riesgo de invalidación del año académico por la extensa duración del bloqueo y ocupación de las facultades...).

Esta bien, respiremos entonces. Aceptemos que grandes partidos y sindicatos de izquierda no reunen las condiciones para que un cambio social radical pueda llevarse a cabo (esta afirmación es un hecho que no pretende negar el rol de impulsores que tienen en la resistencia a las medidas precarizantes que se van extendiendo a lo largo y ancho de nuestras vidas). Pero quede en las mentes de las decenas de miles de activistas la experiencia y el aprendizaje efectuado en las últimas semanas. Queda también la victoria de haber visto sudar al poder y de haber mostrado a la sociedad que una alternativa construida desde la base puede llegar a invertir la balanza. Aquellos que detentan las riendas de nuestro mundo han visto que sus técnicas de promoción de una sociedad resignada y pasiva no han resultado tan efectivas como esperaban. Aún quedan muchas personas que no han perdido la esperanza y que esperamos seguir aprendiendo a organizarnos y a establecer lazos de comunicación, de solidaridad y de contrucción de alternativas.

El movimiento sigue adelante. Ahora que los media y sus temas a la moda se alejan, las viejas y las nuevas activistas de base empiezan a reencontrarse, a beber té o cerveza mientras se reencuentran en la busqueda de la continuidad de sus esperanzas y prácticas colectivas. La revolución empieza en esta nueva etapa en la que toda una red busca un rumbo por el que seguir trabajando, implicándose y soñando juntos. Acción cotidiana de encontrarse unos con otras, de conocerse más allá del frenetismo de acción reivindicativa y anti-represiva que nos ha hecho hermanos. Los que esciben la historia ya hablan del âmarzo-abril francésâ?. Pero en muchos circulos y en distintas ciudades (una coordinación nacional unitaria y una coordinación nacional autónoma se llevarán a cabo este fin de semana del 22-23 de abril para re-estructurar el movimiento) empieza a decirse que el Movimeinto de la Primavera francesa, aún tiene mucho por lo que seguir dando de que hablar. Veremos.2

Jon Bernat ZUBIRI REY
(Licenciado en Economía en la Universidad del País vasco/Euskal herriko Unibertsitatea y estudiante-investigador en la Université Pierre Mendes France de Grenoble)


âPorque sigan ustedes sabiendo, que mucho más temprano que tarde, se abrirán las Alamedas por dónde pase el hombre libre, en busca de una sociedad mejor. ¡Viva el pueblo!, ¡Viva Chile!, ¡Qué vivan los trabajadores!

Salvador Allende, asesinado en el Golpe de Estado apoyado por los Estados Unidos contra el Gobieno legítimo y democrático de Chile el 11 de Septiembre de 1973

Una cronología detallada con textos, fotos y videos del movimiento en Grenoble puede encontrarse en http://grenoble.indymedia.org/

Este es un mensaje que tan sólo pretende expandir una realidad más allá de las fronteras francófonas. Todo o parte puede reenviarse, copiarse, modificarse o publicarse en cualquier formato no lucrativo con mención o no de la fuente autora. Contra la propiedad de las ideas: Copyleft.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa