Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
El hacker de las lenguas
08 mai 2006
Zamenhof fue un hacker adelantado a su tiempo. Hoy resulta interesante descubrir como la clave de su éxito estuvo en renunciar a la propiedad intelectual de su obra y a disponer o controlar una organización descentralizada formal.
Zamenhof.jpg
Me cuenta Toño que “El hombre que desafió a Babel?, la biografía de Zamenhof en español, se presentará públicamente este próximo miércoles día 10, en la Librería Muga, de Vallecas. Cualquiera que se acerca al esperanto descubre muy rápidamente que se trata de una lengua hackeada mucho más de lo que pueda serlo, por ejemplo, la Interlingua. Según la vieja definición de Juan Urrutia, hacker es el niño que desmonta un juguete para que cuando lo vuelva a armar tenga más aplicaciones y funciones que cuando lo recibió. Un hacker es un bricoleur. Y Zamenhof lo fue en sentido estricto hace ya un siglo. No es una exageración, de hecho quisiera llamar la atención sobre dos elementos de su obra y del esperanto que me han llamado mucho la atención: En primer lugar, el esperanto no era, en el momento de su aparición, el candidato favorito a “lengua auxiliar? internacional, lo era el Volapük, del que hoy apenas queda vivo un modesto proyecto de Wikipedia. ¿Por qué triunfó la alternativa esperanto? Símplemente porque como buen bricoleur Zamenhof sabía que una de las claves del éxito residía no sólo en “abrir el código? -la gramática- sino permitir que la comunidad de usuarios la modificara y mejorase aún con su oposición. El esperanto fue, desde su nacimiento código libre. Schleyer, padre del Volapük hoy en beatificación, hizo valer sus “derechos de autor? para oponerse a las reformas que numerosos hablantes proponían. Resultado: los partidarios de una lengua auxiliar internacional acabaron pasando en bloque a la propuesta de Zamenhof, de la que podían también ser autores. El esperanto no sólo incluyó cambios y reformas que “enmendaban la plana? a planteamientos de Zamenhof, también dió pie a proyectos alternativos nacidos del mismo kernel, como el Ido, un esperanto modificado según ciertos principios de usabilidad que hoy tiene unos 3000 hablantes y compite con el propio esperanto como lengua intermedia óptima para procesos de traducción automática. Pero hay una segunda novedad histórica en el esperanto, o mejor dicho, en el movimiento esperantista: fue el primer movimiento que basó su crecimiento en redes sociales distribuidas. Aunque en algunos países como España, desde fecha tan temprana como 1911, se considera el manejo del esperanto un mérito a la hora de concurrir a oposiciones y cargos públicos, nadie depende de la certificación de la UEA, la Asociación Universal Esperantista, para poder ser considerado como tal. Basta el acceso a una de las muchas gramáticas, cursos o sistemas de ayuda disponibles en la red o las librerías del mundo para poder aprender la lengua y formar tu propio grupo esperantista. Sí, cuando llegó AlQaida, ya estaba inventado… y con infinitamente mejores fines y espíritu. Se puede decir de hecho que el Esperanto sobrevivió hasta nosotros, a pesar de la Alemania nazi y la URSS estalinista, donde sufrió una fortísima represión, precisamente por esa no dependencia de nodos centralizadores. Dependencia que hubiera sido incompatible con un sistema de propiedad “a medias? -tipo Creative Commons- sobre el idioma. No sé si puede decirse que Zamenhof fue el primer hacker del siglo XX, pero si que tengo claro que la experiencia de alguien que, mucho antes de Internet, creó las bases de una comunidad lingüística transnacional que cuenta hoy con 10 millones de personas, tiene mucho, todavía, que enseñarnos.
Mira també:
http://www.esperanto.cat/vej
http://www.esperanto.cat/kej

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El hacker de las lenguas
09 mai 2006
L'article original es de David de Ugarte i està en
http://www.deugarte.com/el-hacker-de-las-lenguas

Ho hauries d'haver afeigit
Sindicat Terrassa