Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per mail aquest* Notícia
Notícies :: @rtivisme : globalització neoliberal : corrupció i poder : fòrum 2004 : especulació i okupació
per a qui és barcelona?
25 abr 2006
p1013602.jpg
veïns i veïnes ja podeu anar fent les maletes. la marca barcelona no us necessita més que per a pagar els impostos de les seves obres.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: per a qui és barcelona?
25 abr 2006
Estooo...

Para empezar. Que arreglen la catedral me parece necesario e inteligente. Si hubieses puesto obras del Forum, o del desvío del Llobregat... No son para turistas, pero son unas cagadas mayúsculas.

Y otra cosa: para la catedral, el desvío, incluso el forum (tiene cojones), el dinero no viene solo de los vecinos de Barcelona, sino de todos los catalanes y españoles.

Como me aburro...
Destrucció de Barcelona
25 abr 2006
La expresión 'turismo cultural' no es más que un eufemismo, porque el turismo es masivo y depredador por naturaleza.

Barcelona está de moda, pero para los sufridos barceloneses que vivimos bajo el bombardeo turístico, nuestra ciudad se está convirtiendo en una auténtica película de terror. Para los turistas, que llegan envasados en latas de Ryanair o Easyjet, Gaudí es únicamente el McGuffin de la película, porque Barcelona es en realidad una meca del turismo sexual, la capital de la paella y la sangría, la nueva Shangri-la.

Entre los libros que se han publicado recientemente sobre la destrucción de Barcelona (Joaquim Roglan, Manuel Delgado, Xavier Barral, Huertas Clavería y otros) destaca por su rara calidad literaria Destrucción de Barcelona (Mudito & Co.), un librito de Juan José Lahuerta que corre el peligro de pasar desapercibido. Lahuerta cuenta que en una famosa pintura de 1916 Francis Picabia escribió: "Il n'est pas donné à tout le monde d'aller à Barcelone". Con estas palabras, que han sido interpretadas casi siempre como un homenaje a nuestra ciudad, Picabia estaba en realidad parafraseando aquella célebre máxima clásica (non licet omnibus adire Corinthum: no todos pueden ir a Corinto), que se refería a las míticas putas de Corinto, las más caras del mundo.

Pero hoy no vamos a preguntar si las putas de la Ronda de Sant Antoni son caras o no, sino si el turismo no se ha convertido ya en una forma de prostitución. Sostiene Lahuerta que la expresión turismo cultural no es más que un eufemismo, porque el turismo es masivo y depredador por naturaleza. "El régimen nos obliga a viajar", afirma Lahuerta. "El turismo es uno de sus máximos negocios y haber estado en alguna parte una condición necesaria en el esquema de nuestra alienación. Como turistas trabajamos en unas condiciones físicas y morales que ya no aceptaríamos en ninguna otra parte, y lo hacemos no ya gratis, sino pagando. El turismo no sólo nos convierte en los consumidores por excelencia, sino que hace de nosotros al mismo tiempo el productor y el producto, puros productos de la producción".

En Destrucción de Barcelona, Lahuerta hace una memorable evocación del mercado de antaño, aquel lugar de lo crudo y de la crueldad en que se podía ver la sangre de los animales desollados y observar "todas las gradaciones de lo podrido y de lo fresco, lo verde y lo maduro". A los pocos días de la inauguración de Santa Caterina, Lahuerta rememora películas de los años sesenta que todavía nos permiten reconocer los antiguos mercados; Juguetes rotos (1966), de Manuel Summers, que nos muestra cómo era la Boqueria antes de su domesticación turística, o Los tarantos (1962) de Rovira-Beleta, que nos descubre el mercado central del Born antes de su momificación y posterior museización.

Lahuerta expone que el Born es un caso sintomático: "Es impresionante pensar que esa ciudad de 1714 exhumada, sacada de su sepultura, detenida, quieta, dócil, ideal donde las haya, ha sido presentada como la visión necesaria de la Barcelona del siglo XVIII, es decir, como el lugar al que tenemos que acudir si queremos saber lo que era la vida barcelonesa en el siglo XVIII, cuando, al mismo tiempo, en el Barrio Chino o en Santa Caterina, la ciudad del siglo XVIII -y del XVII, y del XIX, y de ahora mismo todo mezclado- en la que las casa habitadas se levantan varios pisos por encima de un metro y medio de arqueología, y en la que las cañerías, mal que bien, van tirando y haciendo ruido, en la que aún, mal que bien, también, se vive, en esa ciudad del siglo XVIII, pero de ahora mismo, llena no de fantasmas sino de carne viva, las destrucciones son sistemáticas hasta los cimientos, y aún más abajo".

En nombre de la historia o el turismo se ha convertido la ciudad en una maqueta inofensiva. La obsesión por la maqueta, tan presente en el Fórum, es otro síntoma de la manera que tienen los políticos de ver la ciudad: pequeña, controlable a vista de pájaro y, sobre todo, terminable. Mientras tanto, el afán por acabar la ciudad ha expulsado al ciudadano de la calle. La vía pública ha sido tomada hasta tal punto por el frenesí immobiliario y turístico que los únicos puntos de confluencia que quedan, más allá de la privacidad de la vivienda de cada uno, son los centros y galerías comerciales, lugares públicos pero cerrados.

Para justificar una operación urbanística que ha arrasado barrios enteros, los gestores municipales se han refugiado en el conocido eslogan Tradición y modernidad, un lema que esconde la presunción de que todavía somos los mismos pero ya no hacemos el ridículo. Un eslogan repulsivo que ha amparado con toda impunidad las barbaridades y vejaciones de unos gestores a los que ya no entendemos porque hablan con la boca llena de cemento. Destrucción de Barcelona concluye con una formidable evocación de las huellas que las prostitutas han dejado con sus tacones en el mármol de algunos portales de la Rambla de Santa Mònica: "En una ciudad oficialmente higiénica como la nuestra, turística, minimal, amante de la historia y de la arqueología recreativas, en la que todo se entierra bajo capas de arquitectura, volvemos ahora a imaginar la Rambla como el gran río, torrentera, cloaca, jirón de prostituta, gran avenida, descubriendo de repente, aún, esas huellas, uno de los últimos monumentos vivos de Barcelona y uno de los pocos que podemos admirar".

http://www.azotacalles.net/flaneuse/arxius/20050718-1204.php
barcelona?
26 abr 2006
Aki no keda ni Dios!
Pero resurgira, resugira el espiritu-
oS ESTAREMOS ESPERANDO.
Re: per a qui és barcelona?
26 abr 2006
q el dinero q esta asfaltando barcelona y restaurando algun edificio no venga solo d los vecinos d barcelona, no significa una parte d ese dinero venga d l*s vecin*s y a est*s les tenga q preocupar en q se lo gastan y qien realmente se beneficia.

yo personalmente no me beneficio del turismo, todo lo contrario. en mi barrio, el gotico, han subido los alqileres a vecin*s y comerciantes q hace q nos tengamos q ir pq vete a comprar algo, busca un bar donde te puedas comprar un bocata, intenta traer la compra con esas manadas d turistas q solo miran edificios y no ven a las personas, da una vuelta en bicicleta, intenta sentarte en alguno d tus rincones preferidos, aguanta sus borracheras desfasadas (aqi la ley cinica no se aplica a los turistas) y muchas cosas mas.

qien sale beneficiad* del sector turistico es la gente d pasta y cuatro emplead*s.
yo no qiero ni d lejos mas turistas, si no muchos menos. prefiero viajer*s q no solo buscan cuatro piedras para fotografiar y no se enteran d la cultura local y q vienen pq esta d moda, pq aqi mola emborracharse y drogarse y pueden hacer lo q nunca harian en sus paises d origen.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more