Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
La Otra Campaña en Zacatepec: el reino de la caña
13 abr 2006
Una y otra vez tenemos la ocasión de darnos cuentas de cómo el sistema capitalista reprime al pueblo desde el mando de su propio gobierno, habiendo desarrollado, en el ámbito de la política, la mudanza del control y de la detención del poder económico hacia esta, y confiriéndole con este cambio, el instrumento legal para que el órgano tutelar del pueblo, siga saqueando y afectando a los y las mismas personas que en realidad debería defender.
DSCF4076.JPG
_4123658.JPG
Zacatepec, Estado de Morelos 12/04/2006


Una y otra vez tenemos la ocasión de darnos cuentas de cómo el sistema capitalista reprime al pueblo desde el mando de su propio gobierno, habiendo desarrollado, en el ámbito de la política, la mudanza del control y de la detención del poder económico hacia esta, y confiriéndole con este cambio, el instrumento legal para que el órgano tutelar del pueblo, siga saqueando y afectando a los y las mismas personas que en realidad debería defender.
La Otra Campaña llego esta mañana al pueblo de Zacatepec en la zona sur del estado de Morelos, para escuchar las palabras de denuncia que hicieron trabajadores y obreros en la reunión que se llevo a cabo sobre los problemas relativos a los derechos laborales y como estos están siendo violados, reconociendo que esta temática no es un problema que se encuentra solo en el interior de este país, sino que tiene mucho que ver con una situación que reprime al sector laboral a nivel global; sabemos muy bien como no viene respetado el derecho a la salud publica, a una jornada laboral que tutele una vida digna, de cómo se verifica en el lugar de trabajo, el desprecio de los grandes capitalistas hacia la clase obrera(cuando esta, de hecho, mantiene la clase alta), y como, sin vergüenza se utiliza la fuerza laboral de los niños y de cuantos no saben de los derechos que tienen.
A la llegada en esta ciudad, importante por el cultivo de la caña de azúcar, vimos entre los diferentes verdes de los campos y el amarillo de los palos de cañas que se sobreelevaban encima de estos, un estorbo del panorama ambiental dado por el humo negro que se alzaba de la boca de una alta chimenea negra (en seguida les muestro las fotos), dándome mucho coraje por ver tanta contaminación.
Como nos explicaron los ciudadanos, Zacatepec es un lugar de trabajadores y explotados, que desde ya mas de cincuenta años se enriquece por medio de la esclavización de la clase obrera y campesina (sobretodo la que cultiva la caña), reprimiendo hasta la matanza, y olvidándose del progresivo aumento de la inmigración hacia la zona industrial de Cuernavaca y, en casos desesperados a EEUU.
En el sector campesino, las condiciones son muy inquietantes y precarias: para sembrar una tonelada de maíz, se necesitan 10.000 pesos, sin tener subsidio (y cuando hay es de 1.000 pesos), y la cosecha que se saca es para el autoconsumo y para la sobrevivencia de los animales, considerando además que en el proceso de trabajo del cultivo se utiliza el esfuerzo de toda la familia. Por cuanto tiene que ver con la colocación en el mercado de los productos agrícolas, un trabajador del campo tiene que aceptar la realidad (impuesta por las decisiones de multinacionales respaldadas por órganos como el FMI, BM y otros proyectos de ajustes económicos como el TLC) por la cual el comercio extranjero de estos, resulta mas barato de lo que se produce en el lugar de producción.
En las palabras de un campesino, podemos entender toda la problemática que se padece:â?â¦los trabajadores del campo, necesitan un reordene en el comercio nacional de sus productos, porque ahorita como están las cosas, no podemos dar de comer a México, porque alguien decide lo que pasa y lo que no (la Sagarpa que es la secretaria de agricultura), haciendo que no seamos ni productivos, ni competitivosâ¦â?.
También el sector industrial es dejado de lado, no tutelado y desprotegido a los abusos que se cumplen, como nos contó un obrero del partido comunista, denunciando este que tuvo que soportar las varias presiones del seguro social, tener una jornada laboral intensa en un laboratorio, para luego ser pagado la miseria de 10 pesos; este señor todavía tiene que aguantar de no verse indemnizado por la quiebra fraudulenta que la empresa en la cual trabajo tuvo en el â91.
Otro compañero de la clase trabajadora, declaró de llevar casi un año de huelga, por incumplimiento del contrato colectivo y el mismo tiempo, sin percibir salario (como le esta pasando a él, también viven en la misma situación otros setenta obreros).
No podemos borrar de la memoria los compañeros desaparecidos por haber dado la vida a luchar en contra de la discriminación de los labradores, quienes son un ejemplo a seguir.
En materia de derechos laborales, tuvimos la oportunidad de escuchar la intervención de una trabajadora del IMSS(Instituto Mexicano del Seguro Social), que nos explicó muy bien como el gobierno de la republica quiere aprobar una reforma en la cual se limitan los derechos a la salud publica, disminuyendo el ofrecimiento de prestaciones medica y sus relativos tratamientos.
En el sector educativo, los maestros sufren el control en sus tareas de enseñanza por parte de la política dominante en vigor en determinado momento, teniendo la obligación de alinearse a esa línea gubernamental, y si no se conforman a estos dictámenes, son suspendidos de sus ocupaciones.
Como en casi todas las reuniones, también en este estado, hemos escuchados cómo los gobiernos, o, tramite estos otros capitalistas extranjeros, quieren apoderarse de las tierras, con la poca vergüenza de querer comprarla pagando un precio de limosna, y si no hay consenso del ejidatario, despojando con métodos engañebolos. Asimismo, ayer un campesino nos contó lo que les esta pasando con su ejido en Tlaquiltenango, como hace unos meses, recibió la visita de una empresa muebledora, la cual hizo su âpropuestaâ? (con muy poca vergüenza) de querer comprar la tierra a un precio de 10 pesos el m., un precio muy mísero para esa tierra que rinde 200 toneladas de caña por hectáreas; sabemos que el capitalismo lo quiere todo, y no le importa de lo que se trate y como se pueda adquirir, por esto luchamos y estamos en contra de este mismo enemigo, al cual ya hay que dejarle claro QUE LA TIERRA NO SE VENDE.
Algunas intervenciones quisieron confesar su opinión respecto a La Otra Campaña, declarando que este movimiento pacifico tiene muchos puntos valientes, como por ejemplo lo del espacio que en esta se ofrece para toda la gente, y de cómo esta presta el oído a todos y todas, sobretodo a los y las que esta inconformes al sistema capitalista, a los de abajo que no tiene la libertad para expresarse autónomamente en contra de ese y que ya levantan el grito del ¡YA BASTA!


Claudia Mora

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa