Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Habla la antorcha.Tregua de ETA. Una victoria trascendental de todo el pueblo vasco
27 mar 2006
Lo que veníamos anunciando se ha cumplido: el gobierno de Zapatero se ha visto obligado a recular en toda línea y a hacer concesiones al movimiento de resistencia y, en especial, al pueblo vasco que, en tantos terrenos, ha demostrado estar a la cabeza de la lucha por la conquista de los derechos y libertades democráticos.

Como era previsible este sencillo hecho lo han envuelto en una auténtica polvareda de intoxicación informativa, pero es que este Estado no lo sabe hacer de otra manera. Lo que en el cualquier otro país democrático no hubiera planteado ningún problema, aquí lo tienen que retorcer hasta la saciedad para salir con la cabeza bien alta y decir: No hemos pagado ningún precio político, o lo que es lo mismo: Todo esto nos ha salido gratis.

Debe quedar claro que este absurdo lenguaje mercantilista lo ponen ellos, no nosotros.
Y a partir de ahí el absurdo continúa hasta el aburrimiento. ¿Por qué lo obtenemos gratis? Pues es fácil: porque ETA está más débil que nunca. Luego, como consecuencia -aseguran-, nosotros hemos ganado y ellos han perdido, siempre bien entendido que han perdido totalmente, es decir, que se han rendido incondicionalmente.

Si eso fuera así no sabemos a qué vienen las mesas de partidos, los plenos en el Congreso, el reagrupamiento de los presos cerca de Euskal Herria y demás medidas que van a tener que tomar de forma inmediata.

Eso tiene un segundo aspecto: tratan de convencernos de que ETA se puede debilitar pero el Estado siempre es igual de fuerte, lo cual es igualmente falso. Es más, si hemos llegado a este punto es precisamente porque el Estado ha sido totalmente incapaz de acabar ni con ETA ni con la izquierda abertzale. Y eso que lo han intentado absolutamente todo: las redadas masivas, las torturas hasta la muerte, los juicios a mansalva, la cadena perpetua, cierre de periódicos, radios, herriko tabernas, gaztetxes, guerra sucia, dispersión,... ¿Hace falta continuar? Lo han intentado todo y no han conseguido absolutamente nada porque en realidad son ellos lo que están débiles, más débiles que nunca y no les queda otra más que esa salida: negociar.
Pero es más: este Estado que siempre alardea de fortaleza no es que no haya podido acabar con ETA es que no ha podido acabar nunca con ninguna organización armada antifascista. Que quede claro: las organizaciones armadas que han desaparecido en España (y en Euskal Herria) se han autodisuelto ellas solitas, se han rendido y se han entregado. De donde se demuestra que la resistencia antifascista, si persevera en su lucha, es invencible. Como dice la consigna: Resistir es vencer.

Y lo importante de todo este proceso, lo que resulta verdaderamente interesante es que no se trata realmente de ETA, no se trata de la lucha armada: se trata de todo un movimiento político de resistencia frente a la barbarie fascista y en defensa de los legítimos derechos de una nación oprimida. Eso es lo que realmente le preocupa al Estado y lo que ha tratado de atajar en los últimos años inútilmente: movimientos juveniles, culturales, sociales, partidos políticos, fundaciones y todo un pueblo ha sido pasado por las comisarías, los cuartelillos, la Audiencia Nacional y finalmente la cárcel. Y todo ha sido inútil. Lo han intentado todo para no tener que verse obligados a negociar y, al final, no les ha quedado otro remedio.

Debe quedar claro, en consecuencia, que se trata de una victoria de todo un movimiento popular al cual han tratado de asimilar como terrorista. En estos últimos años todo su interés ha sido demostrar (demostrar para luego condenar judicialmente) que toda lucha política y social que no entraba por sus cauces legales formaba parte de ETA (o de los GRAPO en otro caso). En realidad es justamente al revés: es ETA (o los GRAPO) los que forman parte de un movimiento más amplio de lucha que no ha claudicado entrando en los cenáculos fascistas en los que los han tratado de enclaustrarlos. Precisamente por eso no han podido acabar con la resistencia armada: porque para acabar con ella primero tienen que acabar con los movimientos populares de los que forman parte.

Por nuesta parte, nosotros, los comunistas, nos sentimos partícipes de esta victoria, la consideramos como algo propio porque también hemos luchado por ella y, en la medida de nuestras fuerzas, hemos realizado nuestra aportación, hemos contribuido, incluso en los momentos más duros y más difíciles, aquellos en los que muchos dieron la espalda y renegaron de los principios más elementales. Ya hemos explicado muchas veces que nosotros no tenemos nada personal que defender y, en consecuencia, no hacemos más que cumplir con nuestro deber. A causa de ello también hemos padecido detenciones, torturas, asesinatos y años de cárcel de muchos camaradas. Así que, como es normal, nos preguntan ¿y ahora qué? ¿qué va a pasar con vosotros? ¿en qué os afecta todo esto?

Pues la verdad es que no tenemos nada que decir que no hayamos dicho ya. Lo único que se nos ocurre es aquello que le dijo Lenin a un viejo soldado bolchevique que volvía del frente en los momentos más duros de la guerra civil, cuando la contrarrevolución asediaba Petrogrado y el militante temía por el futuro: No te preocupes. Si vencemos, construiremos una nueva sociedad, y si somos derrotados, combatiremos hasta el último hombre. Los fascistas pueden matarnos a todos o pueden meternos a todos en la cárcel; de hecho es lo que vienen intentado desde que nacimos; hasta ahora no lo han conseguido, pero quizá algún día lo consigan porque, en definitiva, nosotros no somos más que un pequeño destacamento de vanguardia en la primera línea del frente. Momentáneamente pueden acabar con nosotros pero jamás podrán acabar con el proletariado, con la lucha de clases, con las contradicciones y con la explotación y, mientras existan esas cosas, existirá el comunismo y existirán comunistas que continuarán nuestra lucha. Si nosotros existimos podrán aprovecharse de nuestra experencia y si no existimos, las cosas les resultarán un poco más difíciles.

Es lo que ocurrió en 1956: tampoco fueron los fascistas sino los renegados revisionistas los que destruyeron al Partido Comunista desde dentro. Nosotros tuvimos que empezar prácticamente desde cero; fueron muy pocos los comunistas honestos que nos pudieron legar algo de su memoria. A algunos esas cosas les desmoralizan bastante porque les obligan a retomar las cosas y parece que no se avanza, pero a ellos les decimos que la historia misma del movimiento obrero, desde sus orígenes, es así, que los avances nunca son lineales y continuos y que en toda guerra a veces hay que padecer derrotas para aprender a combatir mejor.

Pues eso es lo que hay pensar en la situación actual. Nosotros no descartamos ninguna hipótesis y, como corresponde, tenemos planes elaborados para enfrentar cualquier eventualidad. En este punto no nos corresponde la iniciativa. Ya hemos expuesto muchas veces nuestros puntos de vista al respecto y no vamos a repetirlos ahora. No descartamos que suceda como en 1977 cuando se concedió la famosa amnistía a todos menos a nostros, que éramos justamente los que más habíamos luchado para lograrla; tampoco descartamos que se derogue la ley de partidos y que, a pesar de ello, nosotros tengamos que seguir en la clandestinidad.

Obviamente, en tal caso, recaería sobre nosotros todo el peso de la represión. No nos asusta; lo que no vamos a hacer es renegar de nuestros principios comunistas y de nuestro programa porque el proletariado de este país si de algo está harto –verdaderamnte harto- es de las traiciones de todos esos que hablaban en su nombre y ahora pisan las mullidas alfombras institucionales a cambio de treinta monedas.

Esto es lo único que nos interesa dejar claro: nosotros no nos rendimos, nosotros seguimos defendiendo a nuestra clase, seguimos en la lucha por el socialismo y la libertad. Si nos dejan hacerlo abiertamente y a la luz del día, estupendo; de lo contrario: ¡zafarrancho de combate!

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Habla la antorcha.Tregua de ETA. Una victoria trascendental de todo el pueblo vasco
27 mar 2006
sou els del PCEr?¿

http://www.antorcha.org

sou valtrus?
Re: Habla la antorcha.Tregua de ETA. Una victoria trascendental de todo el pueblo vasco
27 mar 2006
Cuidado amb lo que dius de Lenin i dels "renegats" del 1956, no pixis fora de test, els renegats que van destruir el comunisme van ser els bolxevics de 1917.
Sindicat