Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: ecologia : amèrica llatina
Venezuela: Ambientalistas exigen suspensión del proyecto de gasoducto
11 mar 2006
La Asociación Civil Amigos de la Gran Sabana y la red de Alerta Petrolera Orinoco Oilwatch, advierten que el proyecto de interconexión gasífera del sur es una estrategia "neoliberal y capitalista" que acabará con el Parque Nacional Gran Sabana y la Reserva Forestal Imataca.
Correo del Caroní Ambiente jueves, 09 marzo 2006

El gasoducto seguirá la misma ruta que el tendido, en la fotografía se ven las torres del sistema de interconexión, y al fondo, el Roraima Para los miembros del Comité Ejecutivo de la Asociación Civil Amigos de la Gran Sabana, Amigransa, es importante que la sociedad civil, universidades, poblaciones indígenas y la comunidad en general esté atenta a lo que puede suceder con la construcción del llamado Gran Gasoducto del Sur y exijan al gobierno un debate abierto y plural antes de comprometer la Gran Sabana y la Reserva Forestal Imataca.

María Eugenia Bustamante y Alicia García, miembros del Comité Ejecutivo de Amigransa, advirtieron que el proyecto del Gran Gasoducto del Sur que pretende atravesar toda la Gran Sabana con una tubería que llegará hasta Argentina y que impactará también la Amazonia brasileña, es un atentado contra uno de los patrimonios naturales más importantes que tenemos los venezolanos.

"El Parque Nacional Canaima es Patrimonio Natural de la Humanidad y tiene un plan de manejo y reglamento de uso para el sector oriental, que hicimos aproximadamente en el año 90 ó 91, que da los lineamientos de lo que se puede y lo que no se puede hacer dentro del parque, y por encima de ese reglamento están todas las demás leyes. Entonces desafectar cualquier tipo de área para tomar préstamos,
abrir picas y afectar recursos va en contra del manejo del parque", dijo Bustamante.

Ambas advierten que lo más dramático es que lo del gasoducto lo están dando como un hecho, sin que se haya dado en el país, y tampoco en Guayana, un proceso de consultas y debates públicos, así como tampoco existen estudios previos de impacto ambiental social y cultural, tal y como lo establece la Constitución.

Bustamante alerta que no se conoce un estudio de factibilidad, ni estudios de riesgo, "no hay estudios de nada y tú podrás imaginar un gasoducto que va desde la plataforma deltana y de allí bajaría, cruzaría el Orinoco, atravesaría todo Bolívar, pasaría por Imataca y Canaima. eso es una barbaridad, porque un gasoducto implica plantas de bombeo, carreteras de servicio. Y si ya con el tendido tenemos el problema que tenemos, es una barbaridad plantear un gasoducto en esa zona".

"Puedes solamente imaginar todo lo que significa la pérdida no sólo del valor en biodiversidad y en recursos genéticos, sino también estético desde el punto de vista paisajístico, porque cada 500 metros hay una vía de penetración para hacer el mantenimiento. Y es que nadie nos ha explicado de qué tamaño es el tubo, qué área va a ser, ¿y en caso de incendio? ¿y en caso de derrame? ¿en caso de una explosión?, porque Edelca está obligada a preservar la cuenca, porque todos esos son nacientes del Caroní, imagina
entonces cómo se va a afectar el ecosistema y las comunidades indígenas", aseveró Bustamante.

Todos en alerta
Los miembros del Comité Ejecutivo de Amigransa aspiran que esta iniciativa gubernamental despierte a todos los sectores de la sociedad venezolana, para que defiendan el patrimonio natural y cultural que con este proyecto de interconexión gasífera está en riesgo.
Amigransa está tratando que universidades, académicos, movimientos sociales y los pueblos indígenas comprendan la situación de riesgo en que se van a poner con el paso de este gasoducto. "Queremos que el Ministerio del Ambiente e Inparques fijen una posición, que expliquen si van a dar
permiso y que justifiquen cómo van a dar permisos para abrir más picas. Todavía nosotros no entendemos cómo un gasoducto tan complejo lo van a pasar por la Reserva Forestal Imataca y por la Gran Sabana".

Directo al abismo
En un comunicado de la Red Alerta Petrolera Oilwatch, titulado "El Plan Estratégico de la nueva Pdvsa: un nuevo salto al abismo" , se advierte que los proyectos que plantea llevar adelante el Gobierno nacional responden a un claro "plan de racionalismo liberal" que pretenden ejecutar una masiva extracción petrolera y gasífera en todo el territorio nacional, en tierra y mar, y también de construcción de nuevas refinerías e instalaciones petroquímicas, oleoductos y gasoductos a lo largo y ancho del país, con el sueño de convertir a Venezuela en "la primera potencia de petróleo y gas del mundo".

El comunicado alerta sobre las implicaciones ecológicas que tales proyectos podrían tener para Venezuela y el planeta, impacto que además está olímpicamente desdeñado por los formuladores del plan. Se exigía así mismo la paralización de este proyecto, hasta tanto no hubiese un debate y consulta nacional sobre sus serias implicaciones.

Acota el comunicado que lo que el Gobierno nacional conseguirá con la ejecución de estos proyectos de inversión será comprometer el futuro del país.

"De lo que no se habla suficientemente en la frenética carrera de consultas y preacuerdos que se ha lanzado para "amarrar la obra" (el gasoducto), atizada por toda clase de claras y menos claras pretensiones geopolíticas, es de los otros costos -además del monetario- que tendría la faraónica infraestructura para el futuro de la vida en el continente y el planeta, en vista de todo lo que la gigantesca tubería implicaría", dice el documento.

Encendiendo las alarmas
Advierten que "el plan de atravesar el Amazonas ya debería encender las alarmas de la gente preocupada por el ambiente y ese vital pulmón de la vida en el planeta que es la selva tropical amazónica, hogar además de ancestrales e invalorables culturas aborígenes".

El detalle está en que "tanto el gas natural como las tuberías que lo transportan comportan serios riesgos para el ambiente y los seres humanos... la pregunta obligada es: ¿En nombre de quién o a cuenta de qué, se inmola literalmente en venas abiertas a Venezuela por siglos, con todo el daño al ambiente y todo el compromiso de soberanía-integridad del país que ello entrañaría?".

El gas natural es riesgoso para el ambiente y la salud de los seres vivos; ya que por sí mismo es un peligroso contaminante químico. La exposición de los seres humanos a la inhalación del gas o los subproductos de su combustión puede ocasionar alergias, asmas y enfermedades respiratorias y dañar el sistema inmunológico. Además, su combustión es fuente de compuestos químicos volátiles como
el benceno y el tolueno, capaces de producir cáncer; así como de dióxido de nitrógeno, causante de enfermedades respiratorias; y monóxido de carbono, que disminuye la oxigenación en las células, y puede ser causante de severos problemas cardiovasculares-circulatorios.

Lo que no se dice
"No se dice todo lo que la construcción de una gigantesca y larga tubería como la planteada, y su complementaria hilera de plantas de compresión, entrañaría para la integridad de
todos los ecosistemas naturales y prístinos que atravesaría; al requerir de gran deforestación y remoción
de tierra para hacer posible su paso, así como caminos nuevos en sitios antes vírgenes, a fin de asegurar el permanente mantenimiento y vigilancia que la obra demandaría".

Añade que "las tuberías de hidrocarburos son proclives al desgaste y la corrosión (esta última particularmente relevante en el caso de los ambientes húmedos tropicales como el Guayanés-Amazónico). Todo lo cual convierte a las tuberías en propensas a las filtraciones contaminantes o
rupturas con derrames. No se dice, aun más que son vulnerables al pillaje, saboteo y terrorismo con adversas consecuencias sobre el medio ambiente, incluyendo la posibilidad de ocasionar devastadores incendios en un bosque como el amazónico".

"Ninguna bonanza basada en el depredador modelo de los hidrocarburos, aun cuando pretenda pagar una deuda social, puede ser confiable, más aun cuando genera nuevas deudas sociales y ambientales. Por todo ello el superar la alienante hegemonía del modelo de los hidrocarburos y de
quienes detenten su poder es una tarea vital para garantizar democracias, economías y sociedades sanas".

Basado en todos los argumentos expuestos, la Red Alerta Petrolera Orinoco Oilwatch, exige al Gobierno nacional "que los acelerados planes del mega gasoducto que se pretende imponer al contiene suramericano se suspendan hasta que no haya un auténticamente democrático debate en la región acerca del hegemónico modelo de los hidrocarburos que se pretende imponer".

La red convoca además a una amplia y urgente movilización
internacional de movimientos sociales, de organizaciones de la sociedad civil, de grupos indígenas, comunidades y pueblos, así como de organismos internacionales responsables, a fin de alertar sobre los graves riesgos del pretendido gigantesco Gasoducto Trans-Amazónico; en salvaguarda de la vida y el ambiente, y por ese otro mundo posible que la humanidad y el planeta reclaman".

Discurso de dos caras
La posición de la Asociación de Amigos de la Gran Sabana, Amigransa, es clara al calificar el modelo "bolivariano de desarrollo que se está implementando en Venezuela" como un
"plan de racionalismo neoliberal", que no sólo "mantiene el viejo paradigma, sino que profundiza el modelo de desarrollo capitalista y neoliberal basado en la sobreexplotación de los recursos naturales, donde lo ambiental está totalmente subordinado y la participación protagónica de las comunidades y movimientos sociales se desestima".

Esta organización no gubernamental advierte que el impacto social y ambiental de este "modelo bolivariano" será tan grande que "pondrá en peligro el futuro del país y su soberanía, la seguridad alimentaria y la calidad de vida de todos los venezolanos".

"Este modelo ha traído la destrucción irreversible de recursos naturales con la consecuente pérdida de diversidad biológica, el aumento del endeudamiento y la dependencia, la asociación con empresas trasnacionales de conocida trayectoria anti-ambiental y vulneradora de los derechos humanos y un sinfín de contradicciones que terminan impidiendo un proceso auténticamente transformador que
erradique la pobreza y garantice la soberanía política, económica y ambiental".

Para Amigransa el discurso de los diferentes voceros del Gobierno es contradictorio, pues al tiempo que alertan sobre los cambios climáticos y firman el Protocolo de Kioto, promueven un mega plan denominado "Siembra Petrolera para la Integración y la Vida" que pretende convertir a Venezuela en la mayor potencia energética mundial.

Destrucción sin parangón
Apuntan que algunos de esos proyectos que están poniendo en jaque nuestro futuro son la "explotación del petróleo y gas a gran escala, la construcción de una compleja red de gasoductos, puertos y refinerías, la explotación del carbón en territorios indígenas de la Sierra de Perijá, la explotación de la madera, oro y diamante a expensas de la destrucción de los bosques nativos tropicales de la Reserva
Forestal Imataca y otras reservas naturales, creando nuevas deudas sociales y ecológicas".

Mientras que por otro lado, el Gobierno nacional plantea la vuelta al conuco, la agricultura ecológica y la prohibición de los transgénicos, pero promueve la siembra de grandes monocultivos, entre ellos la palma africana y pinos, la importación de soja transgénica, permite los agroquímicos e impulsa la construcción de petroquímicas para la fabricación de fertilizantes".

Esta ONG recuerda que Venezuela "ha sido tristemente pionera con la puesta en marcha del tan cuestionado proyecto del tendido eléctrico hacia Brasil, que atravesó -a pesar de la oposición de indígenas y ambientalistas y de los argumentos geopolíticos, científicos, ecológicos y sociales- la Gran Sabana, el Parque Nacional Canaima y los territorios indígenas, dañando este patrimonio ecológico y
cultural de la humanidad, y ahora, con el recién acordado Proyecto Chávez-Lula-Kirchner de un mega-gasoducto de 12 mil kilómetros se extendería la destrucción desde Venezuela hasta la Argentina, pasando por Brasil y Uruguay y que dañaría de manera irreversible los frágiles ecosistemas de la Guayana venezolana y la Cuenca Amazónica.

"Con la puesta en marcha de este equivocado, inconsulto y anti-ecológico modelo de desarrollo bolivariano venezolano, se han permitido atropellos en el cumplimiento de la normativa ambiental lo que contraria el modelo de Estado democrático, social y de justicia establecido en la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, con las graves consecuencias de una mayor contaminación de las aguas, una degradación ambiental irreversible y una merma en la calidad de vida".

Advierten que "de norte a sur y de oriente a occidente, Venezuela está amenazada por este modelo de desarrollo sobre-explotador, que se ejecuta a través de proyectos depredadores que desafían cualquier lógica. Las venas abiertas de Venezuela están más visibles hoy por la nueva apertura petrolera, gasífera y minera concretada con la entrega de licencias (hasta por 35 años con la posibilidad de 30 años de prórroga) a las trasnacionales para la exploración y explotación de estos recursos.

Ante este dramático panorama, advierten que lo lógico y sabio sería promover en Venezuela una discusión amplia, participativa y protagónica con comunidades y movimientos
sociales, enmarcada en los principios de respeto a la naturaleza y al ser humano, que permita construir un modelo de desarrollo que haga posible la eliminación de la pobreza, mantenga la salud de los ecosistemas, contribuya a la disminución de los cambios climáticos, aumente la seguridad alimentaria y la soberanía. En el mundo de hoy, ningún gobierno que no asuma el tema ecológico seriamente, puede llamarse revolucionario.

¿Quiénes son?
La Sociedad de Amigos en Defensa de la Gran Sabana, Amigransa, es una asociación civil sin fines de lucro, constituida en abril de 1986 para la preservación, conservación y defensa del patrimonio ecológico y cultural de la Gran Sabana-Parque Nacional Canaima y de todas
aquellas áreas del macizo guayanés.
Está integrada por profesionales de distintas disciplinas, jóvenes, estudiantes y una amplia red de colaboradores formada por habitantes de la Gran Sabana, científicos y amantes de la naturaleza.

Por su parte, la Red Alerta Petrolera-Orinoco Oilwatch, por muchos años se ha opuesto al "paradigma hegemónico de los hidrocarburos, depredador corruptor y generador de dependencia", elevando su voz de denuncia y alerta ante los planes de la nueva apertura petrogasífera del actual gobierno.
Con diferentes documentos, la Red Alerta Petrolera exige al Gobierno nacional un "verdadero debate y consulta nacional" sobre cada uno de los planes que pretenden llevar adelante.

Otra experiencia devastadora
Los casos de daños ecológicos por los gasoductos a nivel mundial son incontables, uno de ellos, y quizás uno de los más dramáticos se registró en Perú con el gasoducto de Camisea, que es una obra de considerables proporciones que ya ha ocasionado cuatro grandes derrames de gas líquido, lo
que ha generado perjuicios al ambiente y a los pobladores aborígenes de esa zona peruana, al punto que esa experiencia ha sido catalogada como uno de los peores desastres ambientales que ha habido en todo el Amazonas y uno de los mayores del mundo.

Los indígenas afectados han actuado enérgicamente para bloquear el acceso a la zona de los "invasores gasíferos".
Además, una amplia coalición de importantes grupos ambientalistas entre las cuales han estado Amazon Watch, Oxfam America, Defensa Ambiental, SEEN, el Fondo Mundial para la Vida Salvaje, Amigos de la Tierra y la Alianza Amazónica, así como varias organizaciones internacionales han denunciado la situación. Incluso figuras del espectáculo como Rubén Blades y Bianca Jagger (esta última galardonada recientemente con el Premio Nobel Alternativo) se han sumado a la protesta.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Venezuela: Ambientalistas exigen suspensión del proyecto de gasoducto
11 mar 2006
Ara els que mai s'havien preocupat de la fam,la misèria i l'explotació per part de l'oligarquía veneçolana i del benestar de les persones...parlen d'"ambientalisme".
Ambientalisme el que drisfutaven els Cisneros,Carmona etc.a Veneçuela : el seu aire acondicionat.
Re: Venezuela: Ambientalistas exigen suspensión del proyecto de gasoducto
12 mar 2006
Si alguien crítica al gobierno de Venezuela, a mi no me parece que los suyo sea llamarle escualido, sino comprobar si tiene razón.

De todas formas, aqui podéis ver algo sobre las andanzas de los peculiares aliados internacionales de esta lucha ecologista:
http://argentina.indymedia.org/news/2004/12/248968_comment.php
Re: Venezuela: Ambientalistas exigen suspensión del proyecto de gasoducto
12 mar 2006
Qué bonito es llenarse la boca de ecología "ambientalista" cuando tienen aire acondicionado en tu casa, dos coche (o cuatro bicis) y disfrutas de la opulencia de la empresa privada de tu papi...

El mejor ecologismo es acabar con el capitalismo!!!
Re: Venezuela: Ambientalistas exigen suspensión del proyecto de gasoducto
25 mar 2006
skkhjjjjjjjjjjjjj,clvm jhljkñlxghjihhklgxñhjgxklnmk ,.kghjklzhñgk,hkgxjhlg
Sindicat