Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme
El derecho a vivir.Desheredadxs de nuestro tiempo.
05 mar 2006
Ã?QA
En la actualidad existe un mundo que se mueve a ritmos acelerados, un mundo que hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo, necesita ser aprovechado al máximo. Este mundo, que es el nuestro, está cuadriculado en un calendario o redondeado en un reloj, pocos segundos se ceden a la improvisación, es decir no hay futuro si no se planifica antes.
La prisa y la aceleración forman parte de nuestra vida cotidiana, todo está diseñado por un Sistema que nos ha producido para consumir y sólo tenemos tiempo para ello.
El Capitalismo globalizado ha hecho que las grandes corporaciones se trasladen a los países pobres con el claro propósito de acumular y eso supone más y más trabajo con casi nulos salarios. El hecho es que esa inmensa producción necesita ser rentabilizada y aquí es cuando solamente los países ricos pueden consumir lo que se produce en el resto del mundo. Y claro, para ello el Capitalismo requiere aumentar los tiempos, acelerándolos de forma exagerada para que lo nuevo parezca viejo y lo viejo antiguo. Esto, significativamente absurdo, es el corazón que marca los ritmos de vida cotidiana. Digamos que es el gran pilar del consumismo irracional y descerebrado de nuestros días. Es la cultura de la histeria, nadie puede ralentizar sus pasos, porque nadie es dueño de su vida.
Propongo a lxs presentes que hagan una pequeña prueba y que si algún día andando por la calle se encuentran a algun/a conocidx intenten entablar conversación más allá del â¿cómo estás?â?. Verán que es una mera quimera en todas sus dimensiones.
Por otro lado el control de los ritmos del tiempo, filosóficamente es el poder absoluto. El control total, pero eso sí, es en un tiempo artificial, un tiempo que fue inventado por lxs humanxs. Más allá de estos esquemas está el verdadero tiempo, aquel que marca los ritmos de la vida, aquel que hace envejecer y embellecer la naturaleza del mundo. Y, como no, marca la vida y la muerte. Aquello que tanto nos asusta no es aquello que hemos llamado tiempo, sino el tiempo verdadero, el tiempo natural que es sinónimo de muerte. Aquello que nos recuerda que nuestra vida es efímera, fugaz y no eterna como nos han vendido en el mejor de los mundos.
El culto a la vida, la eterna belleza, la aceleración de la vida moderna, todo eso es un invento de esa inmensa maquinaria propagandística que hace que lo artificial pase como lo más normal. Esta misma propaganda es la que diariamente adoctrina nuestros deseos incrementando nuestro instinto narcisista a niveles inimaginables. Queremos ser más que lxs demás, por supuesto poseer más y además más rápido. Creemos ser el resultado de nuestros propios impulsos cuando no somos más que cobayas de este inmenso laboratorio capitalista.
Somos autómatas rodeadxs de autómatas adversxs en un mundo hostil. Y luego además es necesario que trabajemos para que nos administren nuestra propia opresión y así poder consumir como cosacxs.
A veces me pregunto que entendemos por recuperar nuestra vida, nuestra existencia. Yo sólo entiendo eso, ser dueño de mi propio tiempo. Un tiempo que me pertenece y que nos pertenece a todxs por naturaleza y no al Capital.
Paremos pues de una vez este tiempo acelerado que nos oprime y que no nos deja disfrutar de la vida. Empecemos a vivir y a gozar ya de la insurrección de ser nostrxs mismxs. Hagamos lo únicamente posible, que la Anarquía forme parte de nuestra vida.

âSe suele decir que la utopía es como el horizonte que por mucho que se persiga jamás se alcanza y que tan sólo sirve para hacernos andar. Hubo un día en que las trágicas nubes taparon la utopía el mundo dejó de andar. La gente decía: ¿Andar para qué, para ir a dónde? Todo se paró, hasta la vida dejó de moverse y empezó a marchitarse. Por suerte alguien dijo: el futuro es ahora, no hay camino si no se anda, andemos pues y construyamos la Utopía. Entonces el dilema se convirtió en soñar o marchitarse, ahora tú escojesâ?.
Ã?QAgaray

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El derecho a vivir.Desheredadxs de nuestro tiempo.
05 mar 2006
genial, pero yo no solamente relacionaria el tiempo con el consumismo, sino con un sentido mas amplio del disciplinamiento del hombre en sociedad, de coordinación de sus movimientos para la realización de tareas de cualquier tipo, desde productivas hasta consumistas, pasando por ritos religiosos o sociales.

En el fondo, lo terrible del tiempo es que es un instrumiento no solo alienante, sino (sobretodo) alienado. Es decir, un instrumento que te pone al servicio de otro; un otro que no te considera mas que en una lógica instrumental, y por tanto te instrumentaliza, instrumentaliza tu tiempo, y te instrumentaliza a través del tiempo.

En la producción misma el hombre-apendice de la máquina es infinitamente menos protagonista del proceso productivo que el mismo tiempo, que al final gobierna el proceso marcando ritmos y cadencias (había una cosa muy bonita en los manuscritos económico-filosófico de marx al respecto, eso de que el hombre se siente animal en sus funciones específicamente humanas como el trabajo).

En fin, el tiempo, un bonito tema sobre el que discutir perdiendolo, ganándolo.
El derecho a vivir.Desheredadxs de nuestro tiempo.
05 mar 2006
Igor Quevedo
Anarquista preso desde septiembre de 2003 por el estado español.
Sindicat