Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: xarxa i llibertat
Wikileft y Copypedia
25 feb 2006
Mucho se ha dicho ya al respecto; gran estruendo, grandes palabras. Wikipedia es demasiado ruido para tan pocas nueces. Nada tiene de revolucionario, salvo que al trabajar gratis -tesitura habitual para los leguleyos bisoños- se le llame revolución: entonces sí. Basta con pensar en el caso probable de que se comercialice la Wikipedia en versión papel. ¿Quién se lucrará con ello? ¿Los esclavos libres que la están dotando de contenidos? Indudablemente no. No sólo no les pagan ni les pagarán (el conocimiento es poder, pero el poder no es dinero), sino que encima sacan tajada de su tiempo generosamente cedido y, no contentos con ello, piden donaciones para mantener el tinglado. âYo estoy haciendo esto por los niños de Ã?frica, que van a utilizar libros de texto y de consulta gratuitosâ?, dice Jimmy Wales, el dadivoso fundador del invento. E imaginamos que también les pagará el ordenador con su sueldo. O con el de Ignacio Escolar, que afirma que âEn la era digital, el coste de una copia tiende a cero. La distribución vale ceroâ?. ¿Una ONG omnipresente? Un fraude como la copa de un pino.

La Enciclopedia ilustrada fue un proyecto cultural exitoso con hondo calado político; la Wikipedia "posmo", su hermanastra venida a menos, es un proyecto político utópico con nulo calado cultural. La repetición del drama, pues, es farsa, igual que la repetición del conocimiento es plagio u ostentación pedante.

¿Conseguirán estos abnegados héroes anónimos, como ya casi presumen de haberlo logrado, una precisión y una calidad textual mayores que la prestigiosa Britannica? Apuesto el meñique a que no, a no ser que se restrinja el acceso a la edición, con lo que iba a tocar cambiar la palabra "libre" del flamante y demagógico lema del producto. Pero, si se diera el caso, habría que reconocer que, con todas sus miserias y su tortuoso camino de inseguridades y mentiras, se ha aportado un factor de utilidad o mejora al panorama previamente existente. La pregunta que a continuación tendríamos que formularnos es: ¿Hasta cuándo? ¿Con qué coherencia sistemática? ¿Con qué avales para quien consulta en tiempo real y sin revisión garantizada?

Todo el estudio de Nature, con sus ya de por sí poco verosímiles y apañadas conclusiones, se basa, si no me falla la memoria, en la comparación de 42 muestras que se tomaron al azar de artículos científicos en sus respectivos apartados de la Britannica y la Wikipedia. Ahora bien, ¿alguien ha hecho una comparativa del peso específico de las distintas ramas de saber en la Wikipedia? Me refiero, por supuesto, tanto a la cantidad como a la calaña. Seguro que se compadecen mal con los eufóricos resultados que acabamos de citar. Por ejemplo, los temas minoritarios y cuya divulgación carece de un mercado editorial robusto, como la filosofía, no encuentran especialistas fácilmente. Y, en general, todos aquellos que no disponen de una autoridad institucionalizada como la de las ciencias naturales, es decir, humanidades y aledaños, pueden sufrir una censura mucho más voraz que los otros, ya que son espacios "opinables", "privados", "ideológicos". Lo real se impone a lo racional. Otra revolución wikipediana.

¿No da que pensar que el artículo dedicado al "pastafarismo" en la Wikipedia española sea tanto o más completo (y probablemente más serio) que el de la entrada "Dios"? ¿No es vergonzoso que una teoría de la importancia de la Monadología, crucial para entender los tiempos ilustrados, el idealismo o la inteligencia artificial, permaneciera casi inabordada en trazos incompetentes hasta que un servidor se encargó de ella?

Pero la Wikipedia es sólo un mojón (dése al término el significado que se quiera entre los tres posibles) en el psicodélico mundo del copyfight y el neoderecho de los amos de la tecnología. Juego de suma cero. "Quid pro quo" y exceso por exceso, como se verá.

Estoy de acuerdo en que el mercado no debería tener potestad implícita, por razones de interés comercial, para confinar al olvido ninguna obra, y menos si esa obra es relevante, aunque no sea muy conocida y venda poco. También concedo que la relativización del derecho de autor es una forma de cribar la cultura basura, no menos excremental por resguardarse en la propaganda pagada. Vale. Pero se cambian los términos para que todo siga inalterado. Ya que, ¿existe acaso alguna diferencia palpable entre dejarse llevar por los altavoces de los grandes almacenes a hacerlo siguiendo la turba enloquecida? ¿Cambia mucho el que la moda impuesta desde arriba se imponga, tal vez con más fuerza y disimulo, desde la víctima misma, desde abajo? Como en la Wikipedia, hay en el tema del copyleft quien, ávido de fácil notoriedad, se presta a trabajar gratis: esta vez no son los articulistas voluntarios, sino los publicistas voluntarios, enésimo rol del lacayo inconsciente que llevamos dentro.

El copyleft es bueno para gente como yo, que sólo quieren ser leídos y no están en la brecha para ir tirando. Pero, en general, se está promoviendo una concepción lúdica del trabajo, contraria al esfuerzo y a la recompensa, igualitarista, despersonalizada. Hasta las clases más humildes han podido comprarse el libro o el CD que les gustaba con sus ahorrillos, y ahora preferirán destinar su dinero a otras cosas. Con un poco de suerte lo donarán a la Wikipedia. En fin, bromas aparte, ¿qué especie de mano invisible va a hacer que el lucro cesante para un autor se convierta en beneficio años a venir? Sólo funcionará en unos pocos supuestos. Burdas hipótesis. Ningún patrimonio significativo se ha edificado sobre ellas, salvo los pelotazos y los premiados en las loterías.

Se objeta que, además, al impulsarse el uso social de una obra en varios medios interactivos, se fomenta también su transformación enriquecedora. Mas si el talento fuera una moneda tan común y espontánea, su intercambio estaría falto de interés. ¿Por qué no, entonces, empobrecedora? ¿Por qué no se habla de la saturación de la oferta y del desincentivo anejo? O, más crudamente, ¿por qué se deja de lado el insuperable techo de la mediocridad de las masas? Porque eso sería pecar de elitistas y puede que los pobres niños africanos, persuadidos por Wales, nos escupieran en mitad de nuestra burguesa cara.

Todo esto está muy bien (es un decir), pero representa sólo y a duras penas una revolución en la superestructura: Pseudomarxismo. ¿Cómo? Evidente. El que se ocupa de esta clase de bienes del ámbito del ocio, o es un creador nato, o es que ya dispone de tiempo bastante para ello, o puede esperar largamente a que su labor se difunda y se popularice, con lo que tiene cubiertas sus necesidades materiales inmediatas. Al utilizar equipo de su propiedad, como ordenadores, grabadoras e impresoras, así como servicios ajenos (webmasters, dibujantes, etc.), es cabal deducir que tales individuos disponen de poder adquisitivo para dotarse de los instrumentos de reproducción de los frutos del intelecto. Aunque, por lo que parece, no lo tienen o no lo quieren emplear para el producto final, tan maquiavélicamente tutelado -dicen, y dicen medio bien- por los derechos de autor. Pero cuelan mosquitos y tragan camellos. Al divulgador y al promotor gratuitos se suma ahora, en alegre coro, el artista de balde. Invita el "socialismo".

Es hipócrita. Los anti-derechos de copia se defienden con las llamadas vías alternativas de reembolso para el autor. Insisten en que cuanto más se difunda una obra más mercado potencial gana: que si uno piratea un libro y le gusta, puede regalarlo en formato legal; que si se baja música de su agrado, puede ir al concierto de ese grupo, que acabará forrándose por este procedimiento (al margen: ¿gozan los grupos o sus fans del don de la ubicuidad?). O sea, que los ciberanarquistas se guardan siempre un as de legalidad y de derecho en la manga. Pero, ¿qué hay del que no tiene dinero (o ganas) ni para comprarse ese libro ni para regalarlo? ¿O del que no lo tiene (ni ganas) ni para comprar el CD ni para ir al concierto? ¡Socialismo de pega, a la carta del consumidor y para pijos desahogados! ¡Disneylandia! "Cuando el material es libre no existe pirateo". Muerto el perro, sin duda, se acabó la rabia.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Wikileft y Copypedia
25 feb 2006
porqué dices que es un fraude? no lo veo por ningún sitio. cuando alguien contribuye a la wikipedia se le obliga a renunciar a sus derechos sobre lo que escribe. si no quiere renunciar a sus derechos, entonces no puede contribuir. ¿dónde está el fraude? si no te gustan las condiciones no escribas, siempre puedes buscar trabajo como escritor profesional y hacerte rico vendiendo libros.

después, sobre la calidad de la wikipedia. ya lo veremos. ¿cuántos años tiene la enciclopedia britannica y cuántos la wikipedia? para hacer una comparación justa se tendría que considerar el mismo lapso de tiempo. la wikipedia practicamente está en sus inicios todavía. en cualquier caso, es cierto que tiene problemas como los que dices, pero es que nadie lo oculta. cuando hay una entrada dudosa, ya sea parcial o poco fiable o lo que sea, se indica bien claramente, puedes verlo aquí por ejemplo:

http://en.wikipedia.org/wiki/Christianity

"the neutrality of this article is disputed"

eso es algo que raramente encontrarás en una enciclopedia comercial, puesto que cuando hay un negocio de por medio todos sabemos que el dinero manda, incluso por encima de la honestidad.

lo de trabajar gratis, nadie te obliga, querido. quien lo hace es porque cree que no es ético restringir la libertad de las otras personas sobre algo que tu has escrito. puedes estar de acuerdo o no, pero no digas chorradas como que es un fraude, porque simplemente no lo es.
Re: Wikileft y Copypedia
25 feb 2006
Estoy de acuerdo con el segundo comentario en referencia a que, Wikipedia, lleva muy pocos años funcionando, y la Británica, larrousse y compañía llevan muchísimos.

Pero estoy de acuerdo en el primer comentario en que la Wikipedia no tiene nada de revolucionario, ya que consiste en muchxs esclavxs que trabajan (editan, traducen) gratis para el proyecto.

Lo verdaderamente revolucionario sería, hacer una cooperativa editora de libros y, todxs lxs trabajadorxs juntxs en asamblea decidieran cómo llevar el projecto: habrían diseñadorxs, habrían editorxs, habrían traductorxs y redactorxs... y todxs trabajarían juntxs lxs unxs con lxs otrxs.
Re: Wikileft y Copypedia
25 feb 2006
¿POR QUÉ NO ES POSIBLE OTRA WIKIPEDIA?

Lo ideal sería que de entrada todos fuéramos comentaristas para poder proponer enmiendas a cualquier artículo que nos pareciese inexacto o incompleto. Proponerlas en un documento aparte, como el de la actual pestaña de discusión, y someterlas a votación entre todos los enciclopedistas de esa rama de saber.

¿De dónde salen los enciclopedistas? Bien, la Wikipedia debería tener en primer lugar un pequeño equipo de gente ilustrada en todas las ciencias y saberes, aunque no pasasen de dos docenas. Ellos serían los encargados de revisar en primera instancia los trabajos de los aspirantes a wikipedistas sobre determinados temas. Y, a partir de la valoración de los mismos, si superasen el listón exigido, se les asignaría una o varias categorías de conocimiento en las que poder enviar artículos. Por supuesto, el grupo de revisores iría aumentando, siendo integrado por los enciclopedistas más activos y solventes.

En cuanto a la creación continua, aunque determinado artículo ya exista, uno puede proponer los añadidos o reestructuraciones que le vengan en gana a la comunidad de enciclopedistas en activo de esa disciplina, que examinaría las mejoras y las aprobaría con determinado quorum de votos. Las rectificaciones sólo podrían hacerse con el mismo número de votos que aprobó el artículo, o bien con más, pero nunca con menos. Así se garantizaría la corresponsabilidad.

Fuente: "http://es.wikipedia.org/wiki/Usuario:Phaidros"
Sindicat Terrassa