Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
apoyo a prisioneros chilenos y argentino toma consulado de belgica
23 feb 2006
Declaración Pública
Este miércoles 22 de febrero a las 12 horas
Luego de más de 12 años de exilio en Bélgica, lugar donde trabajo como educador, en el Movimiento contra el Racismo el Antisemitismo y la Xenofobia, MRAX, el día 10 de diciembre llegué a Santiago y fui inmediatamente detenido por la policía de Investigaciones y conducido al Primer Juzgado de Garantía de Santiago, acusado de quebrantar mi condena de exilio debido a que faltarían 80 días a cumplir de una condena de 100 días de prisión por una acción de resistencia al interior de la Prisión realizada en 1991.
Desde ese momento permanezco bajo vigilancia policial y con orden de arraigo. Todos los sábados debo presentarme a firmar un libro en los tribunales, como condición de mi presunta libertad.
Este miércoles, 22 de febrero se realizará una audición en el Primer Juzgado de Garantía de Santiago a las 12 horas, y debido a la petición del Fiscal de Pudahuel, corro el riesgo de caer nuevamente en prisión.
Miles de chilenas y chilenos combatimos a la dictadura haciendo uso de diversas formas en esta lucha, incluso, y lo decimos con orgullo la necesaria Resistencia Armada. Fuimos encarcelados y torturados, condenados en juicios ilegítimos. A algunos ,luego de los años de prisión se nos exilió durante el primer Gobierno de la concertación usando el mismo decreto utilizado por la dictadura para exiliar a los presos políticos.
Paradojalmente el exilio de la democracia se prolonga por más tiempo que el sufrido durante la dictadura.
Numerosos chilenos viven actualmente una situación similar. Algunos viven clandestinamente en Chile desde hace más de 15 años, otros viven exiliados por todo el mundo, ya sea porque tienen aun juicios pendientes en tribunales militares (situación de quienes se fugaron de la prisión de la dictadura) o bien porque han debido aceptar el extrañamiento en conmutación de la condena de prisión.
Esta situación tiene que terminar. El Estado es responsable del exilio y de la clandestinidad obligada de estos ex presos políticos. Es el Estado quien debe resolver rápidamente esta situación que afecta a decenas de combatientes de la resistencia.

Nosotros hemos asumido sin vacilaciones nuestra decisión política de combate frontal a un régimen basado en la explotación y la represión contra el Pueblo, es por esta decisión que el Estado continúa la persecución y el ‘castigo’. Exigimos el término de todas las medidas en contra de los combatientes populares. Hacemos un llamado abierto y fraternal a todas y todos desde el pueblo para juntos exigir el Fin del Exilio y de la Prisión Política.

Marco Paulsen, febrero del 2006.
5.JPG
10.JPG
foto1.JPG
foto3.JPG
k 027.jpg
Declaración Pública
Este miércoles 22 de febrero a las 12 horas
Luego de más de 12 años de exilio en Bélgica, lugar donde trabajo como educador, en el Movimiento contra el Racismo el Antisemitismo y la Xenofobia, MRAX, el día 10 de diciembre llegué a Santiago y fui inmediatamente detenido por la policía de Investigaciones y conducido al Primer Juzgado de Garantía de Santiago, acusado de quebrantar mi condena de exilio debido a que faltarían 80 días a cumplir de una condena de 100 días de prisión por una acción de resistencia al interior de la Prisión realizada en 1991.
Desde ese momento permanezco bajo vigilancia policial y con orden de arraigo. Todos los sábados debo presentarme a firmar un libro en los tribunales, como condición de mi presunta libertad.
Este miércoles, 22 de febrero se realizará una audición en el Primer Juzgado de Garantía de Santiago a las 12 horas, y debido a la petición del Fiscal de Pudahuel, corro el riesgo de caer nuevamente en prisión.
Miles de chilenas y chilenos combatimos a la dictadura haciendo uso de diversas formas en esta lucha, incluso, y lo decimos con orgullo la necesaria Resistencia Armada. Fuimos encarcelados y torturados, condenados en juicios ilegítimos. A algunos ,luego de los años de prisión se nos exilió durante el primer Gobierno de la concertación usando el mismo decreto utilizado por la dictadura para exiliar a los presos políticos.
Paradojalmente el exilio de la democracia se prolonga por más tiempo que el sufrido durante la dictadura.
Numerosos chilenos viven actualmente una situación similar. Algunos viven clandestinamente en Chile desde hace más de 15 años, otros viven exiliados por todo el mundo, ya sea porque tienen aun juicios pendientes en tribunales militares (situación de quienes se fugaron de la prisión de la dictadura) o bien porque han debido aceptar el extrañamiento en conmutación de la condena de prisión.
Esta situación tiene que terminar. El Estado es responsable del exilio y de la clandestinidad obligada de estos ex presos políticos. Es el Estado quien debe resolver rápidamente esta situación que afecta a decenas de combatientes de la resistencia.

Nosotros hemos asumido sin vacilaciones nuestra decisión política de combate frontal a un régimen basado en la explotación y la represión contra el Pueblo, es por esta decisión que el Estado continúa la persecución y el ‘castigo’. Exigimos el término de todas las medidas en contra de los combatientes populares. Hacemos un llamado abierto y fraternal a todas y todos desde el pueblo para juntos exigir el Fin del Exilio y de la Prisión Política.

Marco Paulsen, febrero del 2006.

A Los Pueblos y Comunidades:
A las personas concientes de todo el mundo!!!!

Al mismo tiempo denunciamos la persecución racial
y la tortura que estan sufriendo en barcelona, tres latinoamericanos ( dos chilenosun argentino), tras ser detenidos arbitrariamente por la policia facista de española, luego de un incidente ocurrido en una peña cultural realizada, el sabado 4 de febrero del 2006, aproximadamente a las 18:30h. delante del teatro okupado del carrer sant pere més baix, en el barrio de santa caterina.

Kontra los Estados Facistas y Represivos del Mundo
Solidaridad Internacional!!!!
Mira també:
http://www.sonidoslibertarios.tk

This work is in the public domain
Sindicat