Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: antifeixisme
Un nou antisemitisme
15 feb 2006
A nivell global estem veient la polèmica per la publicació de caricatures de Mahoma. Els ultraconservaodors i fonamentalistes islàmics han atacat violentament la llibertat d'expressió que tant ens va costar guanyar. A Europa fa temps que hem separat Esglèsia d'Estat i la tradició laïca i democràtica occidental ens permet de criticar allò que vullgam. Eixa és la sagrada base de la nostra civilització i de tot el món lliure, amenaçat un altre cop per la barbàrie integrista.
David Segarra / Caracas (Veneçuela)

Tot això que heu llegit és el que escriuria si fòra de la corda de Pilar Rahola. Només amb un poc més de rancúnia i provocació ja hi seria dels de Jiménez Losantos. Però no, jo no sóc un gran periodista a sou del Poder. Des de la humiltat de ser un treballador més, u no pot compartir els mateixos interessos ni valors.

El que des del Poder s'ha plantejat com una nova batalla per la llibertat d'expressió (dels poderosos occidentals contra els tercermundistes) no és ni menys ni més que el penúltim eslabó d'una batalla propagandística per difondre l'odi. Des de la caiguda de la Unió Soviètica, els governs dels Estats Units, Gran Bretanya i Israel van crear l'estratègia de xoc de civilitzacions. L'objectiu de la qual és el manteniment de l'hegemonia (Project for a New American Century) i el sotmetiment no només del tercer món, sinó dels creixents rivals: la Unió Europea, Xina, �ndia i Rússia.

Per dominar a les altres potències emergents cal controlar els recursos naturals. Per això totes les guerres des de 1991. I el mitjà:(l'excusa) la guerra contra el terrorisme islàmic, l'amenaça global que unifique el món sota el paraigües protector nord-americà i permetisca d'invaïr Ãsia Central i Orient Mitjà. Des d'aleshores, ja es compten per milions les víctimes àrabs i musulmanes exterminades a Bòsnia, Txetxènia, Kaixmir, Palestina o a l'Iraq. Els atacs contra els marroquins i algerians pels grups neonazis i policials a Europa també es van sumant. Avui en dia existeix l'inimaginable des de la segona guerra mundial: camps de
concentració i tortura només per a musulmans a Guantánamo i Abu Ghraib. Sense contar les nombroses presons secretes amagades per tot el món. Des de l'onze de setembre, les desaparicions, detencions i agressions als musulmans d'Estats Units són ja incomptables.

La campanya propagandística perfectament dissenyada, planificada i executada, ha aconseguit que associem a 1.500 milions de persones
musulmanes amb el terror, el mal i la barbàrie. Qui no associa
automàticament homes-bomba, vels, fonamentalisme, maltractaments a la dona, talibans, Bin Laden, suïcides, terrorisme, 11S, 11M... quan pensa en l'Islam o els àrabs? La realitat és que és inevitable. Tots nosaltres hem rebut el major bombardeig mediàtic des de... els anys trenta...

Perqué aquesta no és sinó una reedició de la campanya d'odi étnic, racial i religiós llançada per Goebbels contra els jueus europeus. Ãs l'herència del racisme i l'antisemitisme occidental avui transmutat en islamofòbia. Des de la consideració de subhumans als no-occidentals durant l'etapa de la colonització a Ãfrica, Ãsia i Amèrica fins a l'holocaust nazi només hi ha un desenvolupament lògic d'una mentalitat criminal. Si finalment es va poder realitzar el crim més cruel i brutal de la història com va ser l'extermini industrial de milions d'innocents per part dels alemanys, açò va poder succeïr després d'anys de propaganda i deshumanització del jueu. I és que es va fer exactament el mateix que ara: durant anys i anys es van llençar als mitjans de comunicació alemanys notícies manipulades o falses per criminalitzar les comunitats jueves d'Europa responsabilitzant-les de tots els mals. Però sobretot assenyalant-les com a la major amenaça per a la civilització occidental. Per tant, per defensar-se, els alemanys tenien que exterminar-los. A tots. Xiquets inclosos. Aquesta mentalitat diabòlica dels alemanys és la que avui ens presenten els neoconservadors i els seus serfs liberals-progressistes. L'Islam i els musulmans són la major amenaça per a Occident i cal lluitar amb tots els mitjans contra ells. Com amb els jueus, l'argument pareixeria ridícul: els sotmesos, dividits i empobrits musulmans una amenaça? Per favor, però si no són capaços de controlar ni els seus propis països... Ãs el mateix que es deia de Vietnam, de Cuba o Nicaragua: que poc menys que anaven a invaïr els Estats Units. I sí, seria ridícul sinó fòra per l'amarg record de l'holocaust antisemita o de les milions de víctimes causades per la croada anticomunista.

I es que no és casual que l'espurna la llançara el periòdic Jyllands-Posten. Aquest periòdic està lligat a l'extrema dreta neoconservadora i anti-immigrant. No es casualitat que estiga lligat al Partit Popular danés, xenòfob i pro-americà. Res en la política és casualitat. Tal i com va dir el premi Nòbel Günter Grass: "els dibuixos recorden molt als d'un famós periòdic alemany en els temps nazis, Der Strümer, va publicar caricatures antisemites del mateix estil". Ãs a dir, un eslabó més de la campanya.

Doncs sí, entre els massacrats del món àrab i musulmà no va fer massa gràcia que les forces imperials es rigueren de la seua cultura igualant els seus sentiments al terrorisme. Ãs el que venen fent els espanyolistes amb bascos, catalans i valencians des de fa molt de temps. I a nosaltres tampoc ens fa gràcia. No cremem amabaixades, clar. Però és que els nostres pobles no sumen milions d'assassinats.

Afortunadament, després de l'holocaust es van generar legislacions contra l'apologia del genocidi i en concret de l'antisemitisme, claus per a que mai més es puguera repetir. Igual que els progressistes van lluitar colze amb colze en la resistència per defensar els jueus perseguits a Europa, ara el nostre compromís és amb els perseguits, els nous jueus: els musulmans i àrabs. En aquest combat es dibuixa la ratlla entre la resistència, els demòcrates, els progressistes i el nou totalitarisme. En aquesta batalla ens ho juguem tot, perqué com deia Brecht: primer van ser els jueus, ara són els musulmans i demà serem nosaltres.

No oblidem que els islamòfobs d'avui són els antisemites d'ahir.
Mira també:
http://www.lavanc.com

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Un nou antisemitisme
15 feb 2006
"Dejà vu" con otros ropajes de los años 30.
Re: Un nou antisemitisme
16 feb 2006
Els antisemites d'avui son els antisemites.
Re: Un nou antisemitisme
16 feb 2006
Vols veure qui fa caricatures com les dels nazis?

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/237518/index.php
Les caricatures punta iceberg
16 feb 2006
El problema és el neoholocaust a Iraq, Palestina, Guantánamo, neonazis a Europa...

Bush, Aznar, Sharon, Blair...

Mai més holocaust!

Sionisme=islamofòbia=antisemitisme=neonazisme
Re: Un nou antisemitisme
16 feb 2006
Els palestins son tan semites com el jueus, pero aquests es volen apropiar de la paraula.,i per aixo volen exterminar primer als palestins.
Re: Un nou antisemitisme
16 feb 2006
Molt bó l'article de Segarra,estic completament d'acord : el sionisme d'avui ès el nazisme en versió Segle XXI.
Hi ha que llegir també l'opinió de Saramago i GÜNTER gRASS que diuen el mateix.
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
El sionisme d´avui es el nazisme del segle XXI? ves a la merda hipocrita manipulador.El nacional socialisme es i ha sigut Justicia, Llibertat, Conciencia Racial, Anticapitalisme,Patró treball enfront Patró or,alliberament cultural i nacional de Europa i sobretot :fraternitat entre tots els pobles aris d´Europa,units per una causa gran:Europa Nació dirigida per una Alemanya nazi i lluita per l´alliberament nacional i economic contra els dos grans invents dels jueus sionistes:el capitalisme i el comunisme.
En canvi el Sionisme fundat per Theodor Herzl,ha sigut desde la seva fundació una lacra en si destinada a ferse amb el domini mundial jugant brut i amb cops baixos propis de la raça aquesta de usureros i apoderantse dels trons de tot el món mitjançant democracies(res que veure amb les dels grecs,Socrates,Platón,Herodoto) o amb dictadures liberalistes-capitalistes o simplement comunistes.Recordeu que ambdues els principals exponents,continuadors i actuals inquilins son de la raça apestosa de Galilea.Per aixo mateix el sionisme ha tingut moltes cares,des de jueus nacionalistes israelites com:David Ben Gurion,Golda Meir,Ariel Sharon,Menaghem Beguin, capitalistes financers neoliberals com :Roosevelt,Kuhn Loeb, Peixoto,Rockefeller,Felix Frankfuerter,Bernard Mannes Baruch,Rotschild,Rumsfeld, etc a comunistes: Lenin(Vladimir Ulianov David), Trotzky(Leiv Bronstein),Karl Marx(Charles MordechAI) Yuri Andropov,Nikita Kruschev(Salomón Peralmutter) Josef Stalin(Josif Iassaranovitch Iugarschvili),etc etc etc
Que nomès ha simbolitzat unes cadenes horroroses per al poble jueu i per a tota la humanitat.El neoliberalisme,des de la Revolució Francesa,passant per la russa,les dos guerres mundials i acabant amb l´ultima de l´Irak han sigut obra de jueus sionistes.El comunisme:des de la Xina,passant per Rusia,Cambodja,Cuba o Vietnam,nomès en assessinats,deportacions,fosses comuns i mort en camps de treball,des de l´any 1917 es comtabilitzen mes de 140 milions de morts,o sigui el sionisme apart d´una cadena per al seu propi poble creador,ha sigut una plaga de pesta per a tota la Humanitat.I dintre de la pesta hi entra des de Bush i Aznar,com els fills de puta de Al Kaeda,els israelians i tots els comunistes stalinistes:ja sigueu Senderos luminosos,etarres,borrokas,okupas,anarquistes,etc etc etc.
Per aixo abans de parlar informeutos i potser descubrireu que sou la mateixa merda i per dintre vostre ja ha florit fa anys la larva de l´odi,la cobardia i la maldat irracional.
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
Maldat la teva ignorant de merda , ves-te a Israel a apalliçar nens palestins, sicópata !
Visca Palestina Lliure !
Fora nazi-sionistes d'Indymedia !
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
Nazi tú. Islamonazi.
Am Yisroeal chai
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
y tú te vas con los terroristas hamastanis, os reunís en una casa de esa gentuza y os voláis todos juntos. Como se han quedado sin vírgenes, ahora dan de las otras y para compensar, en lugar de 72, dan 73.
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
LA LEYENDA DE LOS SEIS MILLONES DE JUDIOS EXTERMINADOS



En el transcurso de la guerra mundial, el judaísmo que, oficialmente, se declaró parte beligerante, sufrió un determinado número de bajas.

El cargo más grave hecho por los vencedores a los vencidos fue, precisamente, haber exterminado, deliberadamente, por medio de cámaras de gas, hornos crematorios, fusilamientos en masa, etc., nada menos que seis millones de judíos inocentes.

Las primeras cifras oficiales señalaban un número de once millones de judíos exterminados por los nazis. Más tarde, empero, los violines de la orquesta democrática fueron convenientemente acordados, dejándolo en la cifra de seis millones que ha permanecido oficial hasta bien recientemente, que se empieza hablar de cinco millones doscientos mil (N.d.E.: actualmente, los historiadores antinazis "serios", están comenzando a hablar de 4 millones... ¡y seguirá bajando!).

La cifra de seis millones es sencillamente imposible. Antes de la guerra, la población judía de Europa era, aproximadamente de seis millones de personas y si hubiesen sido asesinados seis millones de judíos, no quedaría ninguno, lo cual no es, ni mucho menos, exacto.

Hoy, solamente un Poliakoff, un Schwart-Bart, un Hoffer, un León Uris y otros sionistas por el estilo pretenden, todavía, agarrarse a ese fantasma. No porque los sionistas, unos cuantos publicistas a su sueldo digan que seis millones de los suyos perecieron en la guerra es preciso aceptarlo como un axioma. Un delito no se considera por una simple declaración del acusador.

Según el "World Almanac" (Anuario Mundial) de 1947, en el año 1938 había en el mundo 15.688.259 judíos. Esta cifra fue facilitada al mencionado Anuario Mundial por el llamado Comité judeoamericano y fue confirmada por la Oficina Estadística de Sinagogas Americanas.

En 1948, según el testimonio del demógrafo Hanson W. Baldwin, confirmado por el judío Arthur Hays (a) Sulzberger, director del "The New York Times" y famoso sionista, existían en el mundo entre 15.600.000 y 18.700000 judíos (18).

Tomando como cierta la cifra más alta, resultaría en los diez años que mediaron entre 1938 y 1948 -período que comprende los años de guerra de 1939 a 1945, durante los cuales se pretende que Hitler hizo exterminar a seis millones de judíos- la población mundial judía habría aumentado en más de tres millones.

Efectivamente, si, a efectos de comprobación, supusiéramos que Hitler hizo exterminar a seis millones de judíos, nos encontraríamos con que el aumento de su población fue realmente, de... ¡nueve millones! y esto en tiempo de guerra... Es decir, un aumento de tres millones, más otros seis millones de nacimientos, para suplir los seis millones de judíos pretendidamente gaseados o quemados bajo el régimen nazi.

Teniendo en cuenta que, según las propias fuentes judías, actualmente existen en el mundo 18.000.000 de judíos, el aumento de nueve millones en los años de guerra -sin contar, siquiera, los descensos ocurridos por causas naturales- representaría un incremento demográfico, total del cien por cien, lo cual es absolutamente imposible aunque todos los judíos y judías, desde los doce hasta los sesenta años de edad, en el transcurso de esos diez años se hubieran dedicado a la procreación durante veinticuatro horas diarias.

Para establecer la cifra aproximada de judíos que, por todos conceptos, perecieron durante la guerra en Europa, hay que tener muy presentes los seis puntos siguientes:

1.- El número de judíos que emigraron de Europa antes de la ruptura de hostilidades entre Alemania de un lado, e Inglaterra, Francia y Polonia del otro, ha sido deliberadamente subestimado. Pero el diario judío "Aufbau", editado en New York (19) revela que no menos de 1.500.000 judíos emigraron de Europa (excluyendo la URSS) antes del 1 de Septiembre de 1939.

2.- La cifra de judíos que lograron huir de Europa durante la guerra ha sido, también, pasado por alto. El escritor israelita Kimche (20) estima esa cifra no inferior a 150.000.

3.- El número de hebreos que habitaban en territorios controlados por la Unión Soviética, o emigraron a los mismos, y que fueron, en su mayor parte evacuados al Este de los Urales, ha sido notablemente subestimado. Gerald Reitlinger, otro escritor judío (21) reveló qué 300.000 judíos pudieron llegar a territorio soviético entre 1939 y Junio de 1941. Y esto sin tener en cuenta los 1.700.000 judíos polacos, que vivían en la porción del país ocupada por los rusos en 1939. El periodista hebreo David Bergelson manifes-tó (22) que "... gracias a Dios, los judíos antes de la llegada de los alemanes el ochenta por ciento de ellos residentes en Ucrania, los países bálticos y Bielorrusia, pudieron ser salvados... en ese momento vivían en Rusia, aproximadamente, 5.200.000 judíos."

4.- Tampoco han tenido en cuenta, los propagandistas que sostienen -aun- la tesis de los "seis millones", la cifra relativamente importante de judíos exterminados en pogromos por los polacos, ucranianos, lituanos, estonianos, letones, rumanos y yugoslavos. (1)

5.- Los judíos que murieron a consecuencia de las hostilidades, incluyendo los que formaban parte de las Fuerzas Armadas regulares de los numerosos países Aliados, así como el número desproporcionadamente elevado de judíos formando parte de los grupos de partisanos en toda Europa. Todos estos individuos han sido computados, absurdamente, dentro de la cifra de los seis millones.

6.- En fin, el número de judíos en diversas partes de Europa que habían estado bajo control de Alemania ha sido estimado muy por debajo de la realidad, cuando no negligido totalmente. Se olvidó, muy oportunamente, que más de las cuatro quintas partes de judíos que se instalaron en Palestina entre 1945 y 1948 procedía del Continente Europeo, excluyendo Rusia.

El periódico "Basler Nachrichten" de la neutral Suiza publicó (23) un articulo que denegaba formalmente la fábula de los "seis millones". Tomó, como punto de partida, la cifra de 5.800.000 israelitas viviendo en Europa (excluyendo la URSS) en 1933 (24)

A continuación practicó las siguientes sustracciones: 1.500.000 judíos emigrados de Europa especialmente a América, después de 1933 (25); 413.128 judíos en países neutrales de Europa (26); 800.000 judíos (el ochenta por ciento) que vivían más allá de la "Línea Ribbentrop-Molotoff", y que escaparon, según el ya citado David Bergelson, con el Ejército Rojo, después de la invasión alemana, de Junio de 1941. Por otra parte, 1.559.660 judíos vivían aún en Europa, excluyendo la URSS, al final de la guerra. (27) Esto dejaba un total de -aproximadamente- un millón y medio de judíos desaparecidos, según el citado "Bassler Nachrichten", periódico que ni remotamente puede ser tildado de "nazi" ni siquiera de germanófilo.

Aún cabria deducir de este millón y medio las víctimas de guerra, los partisanos muertos en acción y, sobre todo, las víctimas de los bombardeos aéreos, tanto alemanes como Aliados. Teniendo en cuenta estos conceptos, el periódico suizo Die Tat de Zurich (28), llega a la conclusión de que "el total de víctimas judías, en los campos de concentración alemanes durante la guerra, es de, aproximadamente, 300.000".(29)

Si comparamos los datos facilitados por la "American Jewish Conference" y el Anuario Mundial de 1942 con la Enciclopedia Judía, sobre la población mundial israelita en 1939 y 1945, se encuentra la diferencia máxima posible de 1.277.212. Aún haría falta demostrar que todas esas personas habían sido gaseadas o quemadas, y no estaban en la Rusia Soviética, país que suele facilitar datos deliberadamente inexactos sobre su población.

Hay que tener en cuenta también, que, en período de guerra, el aumento demográfico tiende, naturalmente, a decrecer... En cualquiera de los casos, incluso la cifra de un millón de judíos muertos -por todos los conceptos- parece manifiestamente superior a la realidad. Incluso si se hubiera propuesto asesinarlos a todos, Hitler no hubiera podido exterminar a más de un millón. En 1933, cuando Hitler subió al poder, había en Alemania 600.000 judíos; de ellos, al menos 425.000 habían conseguido huir del país cuando Inglaterra y Francia declararon la guerra al Reich.

En el Este de Europa, ya hemos visto como los propios judíos admiten que, como mínimo, 800.000 judíos de entre el millón que allí había en el momento del ataque alemán a la URSS, pudieron salvarse.

Adrien Arcand, conocido publicista canadiense manifestó que el número total de bajas judías en el transcurso de la pasada contienda mundial se ele-va a 600.000, aunque la mitad de ellos no perecieron en campos de concentración, sino en ocasión de la destrucción del "ghetto" de Varsovia, cuando Hitler ordenó a la Luftwaffe arrasar ese sector que se había sublevado, armas en la mano, en tiempo de guerra y en un país vencido: tipo de represión admitida por las leyes militares alemanas, inglesas, francesas, americanas, soviéticaó y utilizado, después de la guerra mundial, en Argelia, Kenya, Indochina, Ucrania, Vietnam, Budapest, Berlín-Este por los vencedores del Reich.

Los otros murieron, en su mayor parte, a causa de la subalimentación y el tifus. Oleadas de aviones ingleses y americanos atacaban los almacenes de víveres, puentes, carreteras y enlaces de ferrocarriles de Alemania. Se sabe que Hitler hizo comunicar, oficialmente, a los Aliados, a través de Suiza: «Estáis destruyendo los víveres de vuestros prisioneros, pues no tengo la menor intención de privar a mi pueblo de una parte de su alimentación para darla a los vuestros. Vosotros seréis los responsables" (30) Muchos judíos -que fueron, indiscutiblemente, los presos peor tratados- murieron, así, a causa de la subalimentación.

De las cifras facilitadas por el escritor judío Jacob Letchinsky se deduce, Igualmente, que, como máximo, de trescientos cincuenta a cuatrocientos mil israelitas perecieron en la contienda, por todos los conceptos y, aproximadamente, los dos tercios de esa cifra, en los campos de concentración (31).

Otro judío, el renombrado demógrafo Allen Lesser, confesó (32) que "el numero de judíos fallecidos en la pasada contienda ha sido profusamente exagerado", pero no llegó a citar una cifra aproximada.

Aldo Dami, autor que dista mucho de ser un "pro-nazi", con sangre judía en sus venas y casado con una judía, ha escrito un documentadisimo libro (33) en el que demuestra que el total "posible" de víctimas judías en la guerra fue de seiscientas mil aunque, afortunadamente, dicho total posible no se alcanzó, pues hubo muchos individuos, dados oficialmente por desaparecidos en las cámaras de gas y crematorios que aparecieron, años después, en el nuevo Estado de Israel.

Para Dami perecieron, aproximadamente, medio millón de judíos, incluyendo los de la sublevación armada del "ghetto" de Varsovia y las víctimas del terrorismo "partisano", del consiguiente "contra-terrorismo" y de los bombardeos aéreos.

Todo cálculo serio estima, efectivamente, que la cifra no puede ser superior a seiscientos o setecientos mil, por todos los conceptos, debiéndose considerar que solamente podría hacerse responsables a los nazis de la muerte de, como máximo, cuatrocientos mil, en los campos de concentración. Y aún no debemos olvidar que parte de estas cifras y datos sobre los que han trabajado Dami, Letchinsky, Lesser, etc., han sido facilitados por organismos soviéticos, los cuales tienen tendencia a considerar la Estadística como un arma política, y ni siquiera el más ingenuo espectador se sentirá inclinado a pensar que los soviéticos han arreglado las cifras para excusar a los alemanes e inculpar a los judíos, sino al contrario.

Una bombástica campaña publicitaria a escala mundial ha pretendido demostrar que los nazis eran unos criminales y los judíos unas tímidas e inocentes víctimas, que se encaminaban hacia las cámaras de gas y los crematorios entonando el Cantar de los Cantares. No obstante, bueno será tener presente que, cuando alguien insiste en ser juez de sí mismo es por que está convencido de que un juez imparcial le condenará. Y los judíos han sido -o pretendido ser- los jueces de Alemania y del Nacional Socialismo.

En efecto, fue el "Congreso Mundial Judío" quien tuvo el monopolio de la preparación de las "pruebas" de las atrocidades nazis en el Proceso de Nuremberg: el propio Congreso Mundial Judío, reunido en 1948, lo admitió así. En esa parodia de proceso se exhibieron muchas películas. El valor probatorio de films y fotografías es muy relativo, pero en Nuremberg no se trataba de probar nada... No se trataba de establecer una culpabilidad o una inocencia ante unos íntegros magistrados y un jurado imparcial y libre. La farsa fue montada cara al populacho, y a éste le impresionará ciertamente más una buena película de "miedo" que un razonamiento lógico perfectamente construido.

El film más importante de los muchos que fueron exhibidos fue el que presentaba las "atrocidades alemanas en el campo de concentración de Buchenwald". Durante cuatro años este film fue exhibido por los cinco continentes, como preludio de interminables colectas para aliviar la suerte de los pobres supervivientes y de sus parientes. Hasta que un buen día se demostré que tal film había sido tomado por orden de las autoridades alemanas, pero no en Buchenwald, sino en Dresde. Se trataba, en realidad, de atrocidades Aliadas... Se trataba del incalificable ataque contra la ciudad abierta de Dresde, repleta de refugiados del Este. La película fue discretamente retirada de la circulación, pero otras siguieron -y siguen- martirizando retinas y cerebros de los Goyim, cuyo complejo de culpabilidad con relación al "Pueblo Elegido" debe ser cuidadosamente entretenido, pues constituye la principal fuente de divisas del titulado Estado de Israel.

Philip Auerbach, un hebreo que fue nombrado por los ingleses subsecretario de Estado del Gobierno Autónomo de Baviera, en 1945, fue uno de los principales inventores de pruebas, hasta que en 1952 fue condenado a vatios años de cárcel por haber falsificado documentos, que sirvieron para condenar a la última pena a funcionarios del Reich. Auerbach fue uno de los más destacados artífices de la leyenda de los crematorios en el campo de concentración de Dachau. Dicha leyenda pasó a mejor vida cuando el Cardenal Faulhaber, Arzobispo católico de Munich, informó a los americanos que, durante los "raids" aéreos sobre aquella ciudad, en 1944, se produjeron más de cien mil víctimas; concretamente, en cierta memorable ocasión, perecieron 30.000 personas. El propio Cardenal pidió a las autoridades que los cuerpos de las víctimas fueran incinerados rápidamente en los crematorios del campo de Dachau, para impedir la generalización de las epidemias. Las autoridades le informaron que ello era imposible, pues sólo existía, en el crematorio del campo, un horno. Dicho horno se utilizaba para incinerar a los que fallecían a consecuencia de la dura vida concentracionaria. (Especialmente de subalimentación, pues es de suponer que si la población civil alemana debía someterse a un estricto racionamiento, cada vez más insuficiente, las condiciones de vida en los campos de prisioneros y detenidos no debían ser precisamente halagüeñas).

El comunista húngaro Miklós, en su libro "SS Obersturmführer Mengele" pretende que, en su calidad de detenido-empleado en el campo de Auschwitz, controlaba los hornos crematorios y las cámaras de gas. Dice el marxista Miklós: "25.000 personas, judíos, gitanos, rusos, ucranianos, etc, fueron quemadas desde principios de 1940 hasta finales de 1944." El socialista francés Paul Rassinier, ex-alcalde de Belfort y deportado por los alemanes, respondió en su sensacional libro "Le Mensonge d´Ulysse" ("La Mentira de Ulises") que "25.000 personas diarias durante casi cinco años supondría 45.000.000 de incinerados en Auschwitz sólo; y con cuatro hornos crematorios de quince parrillas cada uno, a tres cadáveres por parrilla, harían falta doce años para acabar de quemarlos a todos". Rassinier pagaría su fidelidad a la Aritmética con un proceso en difamación que contra él entablado por la Asociación de ex-Deportados franceses, donde los marxistas tienen predominio casi absoluto.

El Doctor Kautsky, judío, que pasó seis años de su vida en campos de concentración, escribe: "He estado en la mayoría de grandes campos de prisioneros de Alemania y, concretamente, durante tres años, en Auschwitz. Y puedo testificar que en ningún campo, y en ningún momento, ha existido eh ninguno de ellos una instalación parecida a una cámara de gas" (34)

Bertrand Russell, el escritor británico al que ni remotamente podría acusarse de germanófilo y, menos aún, de nazi reconoce (35) que en el campo de Belsen no hubo, contra lo que pretendió la propaganda, una cámara de gas. En el proceso de Luneburg fueron condenados los funcionarios alemanes encargados de la dirección de este campo. Savitri Devi señala (36) que se aceptó como prueba el testimonio oral de tercera o cuarta mano, de meretrices, lesbianas e invertidos, y hasta de una tal Ada Bimko, judía polaca, que resultó estar medio loca. El Juez americano Reitlinger, que dirigió el proceso de Luneburg reconocería, más tarde, en su obra "The Final Solution" que los veredictos habían sido prácticamente impuestos... ¿Por quién? (37)

Paul Rassinier es rotundo en lo que atañe a los famosos campos de Buchenwald y Dora: ".. ni en Buchenwald ni en Dora existían cámaras de gas... (38) Señala que en 1944 los alemanes mandaron al frente a los guardianes de los campos y entregaron la administración a los propios prisioneros. La burocracia concentracionaria encontró en la historia de las cámaras de gas el único medio para justificar el terrible trato dado por ellos a sus compañeros de cautiverio. Dice Rassinier: "Los burócratas del campo, que tan desvergonzadamente nos robaron los alimentos y los vestidos, causaron la muerte del 80 por ciento de nosotros, según demostraron las estadísticas y ven en las supuestas cámaras de gas el único medio con el cual poder explicar todos estos cadáveres y justificarse a sí mismos".

Por lo demás, todos los historiadores están de acuerdo en que, bajo el régimen de autogobierno, las condiciones de vida empeoraron extraordinariamente (39). Kogon y Uris, escritores israelitas defensores de la tesis de los "seis millones" han admitido esto.

El edificio de mentiras fue derrumbándose poco a poco, piedra por piedra. Hasta que el "lnstitut für Zeitgeschichte" (Instituto de Historia Contemporánea) de Munich, siempre en vanguardia del llamado "resistencialismo" alemán y plagado de hebreos en sus cargos de dirección, se vio obligado a comunicar a la prensa que:

"Las cámaras de gas de Dachau no fueron nunca terminadas ni puestas en acción. Las exterminaciones masivas de judíos empezaron en 1941-1942, en algunos lugares de Polonia, pero, en ningún caso, en territorio alemán".

"En ningún caso en territorio alemán", dice el Instituto de Historia Contemporánea. Pero como es un hecho que, hoy en día, existen cámaras de gas en los antiguos campos convertidos en museos para "edificación" de las masas, cuyo complejo de culpabilidad debe ser continuamente atizado, el Instituto de Munich debiera, en realidad, decir: "Las cámaras de gas no fueron puestas en acción durante la guerra... pero fueron construidas por los Aliados, después de la guerra, a efectos probatorios".

El Instituto de Munich sabe hacer bien las cosas, excepto para Juan Pueblo, que engullirá ingenuamente cualquier cosa que le repita suficientemente la radio, la prensa o la televisión al servicio de los poderes políticos establecidos, resulta evidente que la historia de las cámaras de gas es indefendible. En cuanto a los crematorios, todos los testimonios de primera mano han afirmado que se utilizaban para incinerar los cadáveres de los numerosos fallecidos a causa de las epidemias, la inanición y los bombardeos (40), Entonces, los resistencialistas de Munich sitúan las "cámaras de gas" en Auschwitz, en la actual Polonia bolchevizada, donde las autoridades locales no permiten ninguna encuesta histórica seria, y el historiador se ve obligado a creer en el testimonio de las honorables autoridades comunistas bajo "palabra de honor" (re-sic).

Esos "lugares de la Polonia ocupada" citados por el muy oficioso Instituto de Munich son: Chelmo, Belzec, Maidanek, Sobibor, Treblinka y Auschwitz. Por lo que se refiere a los cinco primeros, la existencia y funcionamiento de las cámaras de gas que no ha sido atestiguada más que por el llamado "Documento Gerstein", que presentó tal número de falsedades y exageraciones que el propio Tribunal de Nuremberg lo rechazó.

En cuanto a Auschwitz, la única prueba de la existencia de las cámaras de gas reposa en un documento triunfalmente exhibido en Nuremberg (41). Se trata de una carta de la administración general de los campos de concentración dirigida a la casa Topf & Soh-ne, de Erfurt, en la que se solicita el suministro, no de cámaras de gas, sino de hornos crematorios y de unos llamados "baños-duchas". Estos "baños-du-chas" son, según los germanófobos profesionales, las célebres cámaras de gas. Cuando se les pregunta en qué se basan para llegar a tan peregrina conclusión, responden que los alemanes no eran tan estúpidos para formular claramente órdenes tan acusadoras para ellos, y que "baño-ducha", significa, en lenguaje de código "cámara de gas". Tampoco se molestan en explicamos a los simples mortales dónde y cómo han descubierto la clave de tan abracadabrante código.

En cambio, pretenden haber encontrado una orden de cierto "alto jefe" na-zi en el sentido de que dejaran de utilizarse, temporalmente, dichas cámaras de gas... de donde hay que concluir que los alemanes eran muy estúpidos o muy listos, alternativamente, según conviniera a los especiosos razonamientos de los judíos y sus ocasionales "compañeros de viaje". Pero es que, además, no han hallado tal orden, sino que simplemente se apoyan en un testimonio de segunda mano, de un tal Kurt Becker, que salvó su vida protegiendo a la judía húngara Baronesa Weiss.

El celo de los propagandistas judíos que han explotado el tema de las exterminaciones de Auschwitz ha superado su bien reconocido sentido aritmético y, al mismo tiempo, ha mostrado en cuán poco estiman el nivel de inteligencia de sus lectores.

Una tal Olga Lengyel, autora de una horripilante narración sobre el universo concentracionario (42) se presenta en el mismo como deportada en Auschwitz, y declara que conoció "hasta los más íntimos detalles sobre las cámaras de gas y los crematorios". La Señora Lengyel afirma:

"Después de 1941 cuatro hornos crematorios entraron en servicio y los resultados de este inmenso plan de exterminación aumentaron notablemente. Trescientos setenta cadáveres cada media hora -todo el tiempo que era necesario para reducir carne humana en cenizas-, daba un total de 720 por hora, o sea 17.820 cadáveres diarios, pues los nazis trabajaban día y noche, con asesina eficiencia. Pero también debemos tener en cuenta las parrillas gigantes al aire libre, que podían destruir 8.000 cadáveres diarios. En números redondos, aproximadamente, 24.000 cadáveres diarios eran incinerados". (págs. 80, 81 y 82)

Pero un total de 24.000 cadáveres diarios significa, nada menos, que 8.760.000 al año. Olvidando enteramente el periodo comprendido entre la apertura del campo, en 1940 y la supuesta instalación de los cuatro nuevos hornos gigantes, "después de 1941", y suponiendo que hasta el final de la guerra, en 1945, el sistema de exterminio por medio de los mencionados hornos solamente funcionó la mitad del tiempo (a pesar de que la señora Lengyel pretende que funcionó sin interrupción alguna) resultaría que no fueron ya "seis millones" los judíos exterminados ógaseados y cremadosó sino, casi, 17.000.000... Es decir, más que la cifra de judíos existentes -según fuentes judías- EN TODO EL MUNDO.

Cada día una vieja mentira se derrumba bajo el peso de la Verdad. La placa conmemorativa del campo de Dachau, estableciendo que 238.000 judíos fueron gaseados allí es discretamente suprimida. El Obispo Neuhaussler publica un interesante panfleto demostrando la inexistencia de instalaciones de exterminio en masa en Dachau. Por otra parte, el número de muertes por subalimentación y a causa de la epidemia de tifus declarada a principios de 1945 no pudo ser superior, en el peor de los casos, a 30.000 personas.

En el proceso de los guardianes de Auschwitz, celebrado en 1964 y 1965 en Alemania Occidental, se ha puesto de manifiesto, por enésima vez, el poco respeto que le merece el público a los organizadores de esas mascaradas "jurídicas" y el aún menor respeto que les merece la Aritmética.

Según la publicación irlandesa "Nationalist New" (43) uno de los testigos de cargo, un tal Krath, judío, afirmó que había trabajado en el laboratorio dental del campo, donde vio a los funcionarios alemanes del mismo "arrancando los dientes de oro de miles de cadáveres". Añadió Krath: "Casi a diario los hombres de las SS se presentaban con un camión cargado de dientes". He aquí como razona esta fantástica deposición la mencionada revista irlandesa:

"Con objeto de que el número de gaseados sea subestimado y no exagerado, vamos a tomar como hechos ciertos: a) en cada boca judía hay 32 dientes y cada uno de ellos es de oro. b) los hombres de las SS, en vez de un camión usaban un "jeep". c) La frase de Krath "casi cada día" será interpretada como "un día sí y otro no". Creemos que estas deliberadas subestimaciones son más que honradas para el sedicente testigo de Frankfurt.

"Suponiendo que cada jeep poseía una plataforma de carga de cinco pies de lado (44) y solamente dos píes de altura tenemos una capacidad de carga de cincuenta pies cúbicos. Suponiendo que cada diente judío tenía, en promedio, una pulgada (45) de longitud y una sección de 1/4 de pulgada, obtenemos una capacidad total, por cada boca, de dos pulgadas cúbicas, es decir, 864 series de 32 dientes por boca, por cada pie cúbico. Por consi-guiente, cada jeep transportaba un mínimo de 1.382.400 dientes, procedentes de las bocas -totalmente doradas (!)- de 43.200 gaseados. Considerando que el jeep solo efectuaba su macabro viaje un día sí y otro no, -y no diariamente como pretendió Krath-. debieron ser gaseados, nada menos, que 15.800.000 judíos... solo en Auschwitz. ¡Y esa cifra sólo incluye los hebreos con dentaduras completas... y completamente postizas! Y ese testigo fue escuchado por el Tribunal... Ante esta exhibición de la Justicia democrática de hoy, no podemos por menos de mostrar nuestros propios dientes con una buena carcajada!"

(Realmente el proceso de los Guardianes de Auschwitz, en Frankfurt, consiguió la increíble proeza de igualar, en maligna estupidez, al proceso de Nuremberg. El abogado defensor fue amenazado con ser llevado a un tribunal de "desnazificación", dos testigos de la defensa, Georg Engelshall y Jacob Fries, fueron detenidos en plena Audiencia, tras su deposición; los acusados no podían hablar, etc.)

Como quiera que, sucesivamente, se iba demostrando que ni en Dachau, ni en Bergen-Belsen, ni en Dora ni en ninguna parte de Alemania existieron cámaras de gas para la exterminación de judíos, fue necesario ir trasladando el lugar de esas pretendidas ejecuciones masivas a la actual zona soviética o a Polonia y, concretamente, a Auschwitz, si bien historiadores judíos como Kautsky y Kastzner y socialdemócratas como Dami niegan formalmente que tampoco allí se halla exterminado "en masse" a judíos o a gentes de otras razas.

Precisamente, una de las más curiosas invenciones de la moderna Leyenda -a la que se pretende hacer pasar por historia- consiste en esa extraña manía que, según los cultivadores del género "heroico-resistencialista-concentracionario", tenían los alemanes de hacer viajar a sus supuestas futuras víctimas; los "heimatlos" eran constantemente llevados de un lado para otro.

Tal invención es muy práctica: cuando se demuestra que en tal sitio los alemanes no pudieron, humanamente, haber gaseado o quemado, a tantos o cuantos cientos de miles de judíos, se pretende, muy tranquilamente, que los nazis internaron allí a aquellos judíos... pero fue sólo temporalmente, pues luego los condujeron a otro sitio, donde fueron exterminados. Y si en ese otro sitio se demuestra que tal asesinato colectivo no pudo, materialmente, llevarse a cabo, se prolonga el viaje cuanto es necesario... Generalmente estos viajes suelen terminar en algún lugar del Este de Europa, controlado por los comunistas los cuales, muy seriamente, afirman bajo palabra de honor que, allí, los nazis exterminaron a tantos y cuantos israelitas, y el asunto se da por concluido.

Hasta ahora, sólo hemos presentado pruebas y testimonios emanados de personas que no han sido, ni son nazis, sino que se trata de judíos, medio-judíos y socialdemócratas honrados. Estas personas no fueron obligadas o contra promesa de obtener la libertad, a escribir sus "biografías"... poco antes de ser ejecutadas por los comunistas.., o por los demócratas occidentales.

Estas personas no han buscado ventajas económicas y sociales al negar la falsedad de la historia de los "seis millones": han buscado, sencillamente, decir la verdad. Ello les ha costado persecuciones sin cuento y un sin fin de molestias en su vida privada y profesional. Las estadísticas que hemos utilizado son, también, procedentes de fuentes judías, exceptuando el Anuario Mundial, en cuya redacción no tomaron parte los nazis.

Apelaremos, ahora, al testimonio del sentido común. Creemos que es, para empezar, totalmente absurdo, que una nación comprometida en una guerra desesperada y sufriendo una trágica crisis de transporte, haga viajar a millones y millones de seres humanos a través de media Europa, con el único fin de exterminarlos en un lugar determinado y no en otro.

No es, en absoluto, lógico, que una nación que debe apelar a sus últimas reservas de energía y de material, deba dedicar no menos de 15.000 trenes, más el personal ferroviario necesario, más los miles de guardianes precisos para custodiar a esa ingente masa de viajantes, sólo por el capricho de no asesinar a un judío en Burdeos o en Rotterdam y sí en Auschwitz. En Normandía, en 1944, lucharon muchachos de diecisiete años, de las Juventudes Hitlerianas ... Ah! Pero seis millones de viajantes judíos, dedicándoles aunque sólo fuera un vigilante para cada cincuenta personas, representaban 120.000 soldados armados, con sus consiguientes servicios auxiliares y de intendencia. En total, no menos de 160.000 hombres. Si los nazis, además de sor unos criminales, no hubieran sido, igualmente, unos estúpidos, hubieran sin duda enviado a esos 160.000 hombres a Normandía, o a Rusia, después de ejecutar sumariamente, doquiera se hallaren, a los judíos caídos en sus manos...

¡Pero no...! Los nazis no se apercibieron del tiempo, material y hombres que ahorraban con tan sencillo procedimiento. Y siendo tan estúpidos fue preciso organizar una coalición mundial, luchando al límite de sus fuerzas, y estando al borde de la derrota, en un combate agotador que duró seis años... ¡Si no llegan a ser estúpidos...!

La estupidez nazi parece haber alcanzado proporciones cósmicas. A pesar de los numerosos trabajadores extranjeros, prisioneros de guerra y voluntarios trabajando para Alemania, el problema de la mano de obra era uno de los más acuciantes para los ministros Sauckel y Ley. Todos los hombres sanos, con edades comprendidas entre 18 y 45 años, estaban en los frentes de combate; Seis millones de judíos internados -según la moderna "Historia"- hubieran podido ser utilizados tanto en la construcción de fortificaciones, como en la industria, en los servicios públicos, la agricultura, etc. Esto se le hubiera ocurrido a cualquier gobernante normal. Pero ya sabemos que los nazis eran unos estúpidos y en vez de hacer tal se dedicaron a hacer viajar de un lado a otro del Continente, a ese enorme masa de mano de obra potencial, para terminar por enviarla a ser gaseada y luego cremada en Auschwitz, precisamente en Auschwitz.

Pero no parecen haber sido los nazis sólo los estúpidos. Reflexionemos. Parece ser que, en el transcurso de la guerra, instituciones de tanto prestigio en su género como el Intelligence Service", el "Center lntelligency Agency", el Espionaje Soviético, etc., llegaron a poseer una completisima información acerca de cuanto sucedía en Alemania. Los ingleses estaban al corriente incluso del atentado que contra el Führer se preparaba y que tuvo lugar en la Cancillería, el 20 de julio de 1944. El Almirante Canaris, Jefe del contraespionaje alemán y agente británico, debió ser igualmente -contra lo que todos creían- un estúpido, Porque ni Canaris, ni los Servicios Secretos británico, americano y soviético, ni nadie supo nada en el transcurso de la contienda, de las pretendidas exterminaciones masivas de judíos, por medio de los crematorios y de las cámaras de gas. De haberlo sabido, no es concebible que hubieran dejado de airearlo convenientemente, disponiendo, como disponían, de todo el aparato propagandístico mundial. Precisamente, el "leif motiv" la propaganda aliadófila consistió en presentar a los alemanes como los "villanos de la película".

Sí; decididamente eran unos estúpidos todos los miembros de todos los Servicios de Espionaje de todos los (numerosos) países Aliados. Porque... ¡en fin...! seis millones de personas no desaparecen así como así sin dejar rastro... y menos aún si esos seis millones de personas se pasan los seis años de la guerra viajando por toda Europa... Miles... millones de personas les han tenido que ver. Su presencia ha debido ser constatada, más aún en una Polonia infestada de guerrilleros antialemanes... Pues no. Nadie les vio. Y si fueron vistos, ello no llegó a conocimiento de 44 servicios de contraespionaje en estado cataléptico. Claro es que la catalepsia de los tales servicios de los países aliados era muy especial, pues hasta tenían contactos en el Gran Cuartel General del Führer... ¡Cuán raro todo esto!... Y ¡cuán rara también la catalepsia de la Cruz Roja Internacional que no se enteró de nada!... Por no hablar del siempre tan bien informado "Congreso Mundial judío" que también guardo silencio (46). ¡Qué raro que ni uno solo de los servicios diplomáticos de los servicios neutrales acreditados en Alemania se enterase de nada!

Tampoco se enteraron los Aliados inmediatamente después de ocupar Alemania unas semanas más tarde. Primero había que preparar la escenificación. Había que asesinar a 18.000 miembros de las SS, amontonar sus restos en una enorme fosa y mostrarlo a los periodistas y fotógrafos de todo el mundo, como se hizo en Buchenwald. Había que construir, apresuradamente, cámaras de castigos, había que hacer pasar cadáveres alemanes por judíos, había que traficar impúdicamente con la muerte (47).

Cuatro son los motivos principales de esa gigantesca estafa de los "seis millones" de judíos exterminados.

a) El complejo de culpabilidad de los anglosajones al entrar en Alemania y comprobar "de visu", los terribles destrozos causados en poblaciones civiles sin interés militar alguno. Había que inventar un crimen aún mayor para tratar de justificar o, al menos, explicar los horrores gratuitos de la R.A.F. y los "Liberators" de Roosevelt.

b) Desacreditar al pueblo alemán el cual debía, forzosamente, saber algo de lo que se pretende ahora sucedió en Polonia, aunque ni los mismos polacos se enteraran entonces. Presentar al pueblo alemán a los ojos atónitos de la horrorizada Humanidad como un hato de fanáticos asesinos. Considerando que Alemania -o lo que de la misma resta aún relativamente "libre"- es todavía la mayor, por no decir la única fuerza que en Europa puede oponerse al comunismo, no cabe la menor duda de que este objetivo, en el que parecen colaborar alegremente muchos ingenuos "liberales" es, objetivamente, comunista.

Llamamos la atención sobre el hecho que, con monótona regularidad, cada vez que se da un paso para normalizar la situación de Alemania, se desencadena, a escala mundial, una gran campaña antialemana a base de los consabidos tópicos de los "seis millones", las cámaras de gas, la hornos crematorios, las celdas de castigo, etc. Los medios para provocar esas campañas son variadísimos: Un obscuro coronel al que se rapta espectacularmente, sacándolo de su anonimato para convertirlo en el "mayor verdugo de la Historia"; el diario de una jovencita muy bien dotada para la literatura rosa, el cual es convenientemente lanzado por la publicidad, convirtiéndolo en un asombroso "chef d´ouvre" (48); el intrépido "soplo" de que tal o cual ministro de Bonn fue miembro del Partido Nacionalsocialista hace veinte años; las anotaciones del niño Rubinovich, otro literato en ciernes, describiendo con galanura y estilo las crueldades de los nazis... anotaciones oportunamente descubiertas en un cubo de basura...

c) Saciar la venganza del Judaísmo, cuyas actividades fueron públicamente denunciadas por el Nacionalismo, que a punto estuvo de aplastarlo. Procurar-se una excusa para silenciar a cualquier movimiento político que intente exponer el peligro del Sionismo y del Bolchevismo.

d) Obtener, con el lucrativo negocio de las reparaciones -negocio que lleva trazas de eternizarse- la fuente de ingresos que colme el déficit permanente del Estado de Israel. Limitar el renacer del pueblo alemán con la sangría constante de nuevas y absurdas reclamaciones (49).

El Nacional Socialismo tomó, evidentemente, medidas encaminadas a terminar, de una vez para siempre, con el grave peligro interno que el Judaísmo Político y los movimientos a él infeudados representaban para Alemania. Los mismos responsables del Judaísmo se han ufanado del gran papel por ellos desempeñado en la materialización de la derrota alemana de 1918, en la confección del Tratado de Versalles, en las revoluciones bolcheviques acaecidas en Alemania desde el fin de la primera guerra mundial y en el boicot generalizado contra el Reich, iniciado incluso antes de la subida de Hitler al poder. Pero hay que tener en cuenta que esos judíos que traicionaron a Alemania eran ciudadanos alemanes y gozaron, hasta 1933, de las plenas ventajas de la ciudadanía. Como a tales, estaban obligados a cumplir con las leyes dictadas por los diferentes gobiernos legales de su país; no podían solidarizarse con los enemigos de "su" patria sin incurrir en las sanciones previstas para los traidores, independientemente de su confesión religiosa o de su extracción racial. Es evidente que todos los judíos alemanes no fueron, no pudieron ser culpables pero no es menos evidente que existe un movimiento político internacionalista, Judaísmo, Sionismo o como quiera llamársele, que la fuerza de representatividad del mismo es enorme, y unánimemente reconocida, y que tal movimiento político declaró la guerra a Alemania en 1917... guerra que todavía sigue en pie.

No podrá negarse que el Judaísmo, por boca de sus líderes Weizzmann, Goldmann y Untermeyer, declaró oficialmente la guerra al Reich en 1939.Y de sobras es sabido que, en tiempo de guerra, la Policía de un país no puede analizar, caso por caso, pesando, midiendo, aquilatando y decidiendo con arreglo a una irreprochable Justicia Distributiva. A los elementos susceptibles de representar un peligro para la seguridad nacional se les interna en cárceles y, cuando éstas no bastan, en campos de concentración (50). Los países democráticos no hicieron otra cosa; los japoneses de California y Arizona; los alemanes del Canadá y de Pennsylvania, sin contar los anglosajones de pura cepa opuestos a la guerra, fueron internados en campos de concentración y tratados de manera bien poco amable. Los alemanes del Volga -cuyo número oscilaba entre ciento cincuenta y doscientos cincuenta mil- fueron deportados en bloque a Siberia y nada más a vuelto a saberse de ellos.

Los judíos de Alemania -al menos una gran mayoría de ellos- representaban una "quinta columna" dentro de un país empeñado en una guerra a muerte. El precedente de la puñalada por la espalda asestada por el Sionismo al Reich en 1917 era demasiado reciente para ser olvidado. Los miembros de esa quinta columna eran súbditos alemanes, y todo Estado Soberano tiene derecho (51) a dictar determinadas leyes contra una categoría o grupo de sus ciudadanos. Los israelitas, originarios de otros países conquistados por la Wehrmacht eran, así mismo, un peligro, como las actividades de la Resistencia -donde los judíos eran legión- demostrarían cumplidamente.

Es un hecho histórico que por orden personal de Hitler se fomentó la emigración de los israelitas alemanes hacia Palestina, que la causa principal de que el número de emigrantes fuera tan reducido fueron las trabas burocráticas opuestas por Londres. En 1938, el Doctor Schacht había ultimado un plan que hubiera permitido la evacuación, previa indemnización, de toda la población judía, plan que obtuvo la aprobación de Hitler. Peno la negativa del Doctor Weizzmann, presidente del Congreso Mundial Judío hizo fracasar el proyecto. No nos basamos en el testimonio de un neonazi, sino en el de un bien conocido escritor judío, comunista, y residente en Czernowicz (Polonia). (52)

Las razones de la negativa de Weizzmann son obvias: los judíos de Alemania y Austria sufrirían en caso de guerra, pero tales sufrimientos eran necesarios para el cumplimiento de las finalidades de la Guerra Santa contra Hitler. No hay guerra sin víctimas. Los sufrimientos y el número de muertos serían convenientemente multiplicados por la propaganda, y a cambio de unos miles de víctimas -no de seis millones- conseguiría clavarse el cuchillo de Shylock en el corazón de Alemania. Pero por esa misma razón debe hacerse responsables de lo sucedido a su pueblo, a los Iíderes del judaísmo Internacional.

Cuando los gobiernos de Gran Bretaña, Francia, y sobre todo, los Estados Unidos, interfiriéndose en asuntos que no eran de su incumbencia, empezaron a criticar las medidas discriminatorias tomadas por Hitler contra los judíos alemanes (53) el Führer ofreció, públicamente, en un discurso pronunciado ante el Reichstag, pagar los gastos de desplazamiento de tales judíos hasta Inglaterra, Francia o cualquier otro lugar de los respectivos Imperios. Pero Londres y París no quisieron saber nada. Los políticos anglofranceses se horrorizaban de que sus colegas alemanes quisieran desembarazarse de gentes de tan excelsas virtudes morales como los judíos "askenazim"... pero cuando se les ofrecía, con portes pagados hasta destino, un cargamento humano de tan excelente calidad, en vez de lanzar estentóreos "hurras", lo rehusaban olímpicamente, a pesar de contar con sus semivacios territorios coloniales a medio explotar.

Más adelante ya en plena guerra, Heydrich y Goering sometieron a Hitler el llamado "Plan Madagascar" , consistente en trasladar a esa isla del Océano Indico a los judíos de Europa; Madagascar quedaría sometida a control internacional, y la manutención de sus habitantes correría a cargo de los países de nuestro Continente en proporción al número de hebreos que habían albergado antes de su deportación a la isla en cuestión.

Pero dificultades de orden técnico, derivadas del desarrollo de la contienda, impidieron llevar a la práctica ese plan.

Al "Plan Madagascar" y al posterior proyecto de creación de una "reserva" en el este de Europa, entre Polonia y Rusia, se referían los documentos alemanes que hablaban de la "solución final" del Problema Judío. La propaganda aliadófila y sionista ha pretendido que la palabras "solución final" significaban exterminio en masa pero no se ha tomado la molestia de precisar en qué se basa para propugnar tan insólita transcripción.

El desarrollo de las operaciones bélicas, los bombardeos aéreos terroristas, el bloqueo por hambre, las acciones de los partisanos, etc., fueron empeorando paulatinamente el trato dado a los internados en los campos de concentración. Se cometieron, ciertamente, numerosos abusos, solapados, al parecer, por Kaltenbrunner, y varios jefes de campo fueron castigados.

El "dossier" de los campos de concentración nazis no puede cerrarse sin mencionar otros hechos mediata o inmediatamente conexos. Por ejemplo, en 1941, fue publicado en los, entonces, neutrales Estados Unidos de América, un libro de Theodore N. Kauffmann, judío, titulado "Germany must perish" (Alemania debe perecer).

En tal libro se afirma que: "los alemanes, por el mero hecho de serlo, y sin tener en cuenta si se trata de nazis, comunistas o filosemitas, no merecían vivir, y que después de la guerra serian movilizados 25.000 médicos, cuya misión seria esterilizar, diariamente, veinte alemanes cada uno, de modo que, al cabo de dos meses y medio, o tres meses a lo sumo, no quedaría un solo alemán capaz de reproducirse, y en unos cincuenta o sesenta años esa raza odiada será tan sólo un mal recuerdo".

Kauffmann afirmaba que los judíos alemanes compartían aquella idea, considerándola humanitaria. El Führer ordenó que el libro, que había sido entusiásticamente acogido por la crítica americana, fuera leído por todas las emisoras de radio de Alemania. (54) Es fácil imaginar el efecto que tal lectura produjo.

El libro de Kauffmann no fue único en su género, Maurice Gomberg, otro judío de Filadelfia, escribió un panfleto titulado "Un nuevo orden moral para la paz y la libertad permanente." En él se abogaba por la deportación de los alemanes, que pasarían en calidad de esclavos, a ser propiedad de los Aliados, y el reparto del país entre sus vecinos. También este libro fue leído sin comentarios adicionales, por las emisoras de radio alemanas. Lo mismo se hizo con el famoso Plan Morgenthau, que causó la indignación que es fácil imaginar.

Estos hechos -aunque circunstanciales con relación al inevitable drama de los campos de concentración- lo sitúan en su justo lugar, lo califican y determinan.

La cifra de los "seis millones", desmentida por la Aritmética, no reposa mas que en un vago testimonio de un tal Doctor Hoettl, que declaró en el proceso de Nuremberg haber oído a Eichmann (?) evaluar el número de judíos asesinados en los campos en cuatro millones, más otros dos millones por "otros procedimientos". Observemos el carácter indirecto de este testimonio... cuyo único apoyo es la palabra de honor del tal Hoettl... Pero, ¿ quién es Hoettl ? Se sabe que durante la guerra fue miembro de las SS... y también un agente que trabajaba para los servicios secretos británicos. El periódico londinense "Week End" empezó el 25 de Enero de 1961, una serie de revelaciones bajo el titulo "Our Man in the SS". (Nuestro hombre en las SS). Ese hombre era Hoettl.

Y así, quince años después de Nuremberg, el único testimonio en favor de la cifra de los seis millones de judíos exterminados por los nazis se extinguió brutalmente, Y aunque el mito de los seis millones continúa siendo oficial, cada vez va apareciendo más claramente su falsedad... Unos años más y ya no quedará de él más que el triste recuerdo de la más colosal estafa de todos los tiempos.
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
(18) Nombre clave dado a la invasión de Egipto por los tres asociados: Gran Bretaña, Francia e Israel. (N. del A).

(19) El ex-Presidente del Gobierno francés, Pierre Mendés-France, habló en la Asamblea Nacional en contra de la intervención armada en el Sinaí, pensando, sin duda, en las reacciones antisionistas que la acción no dejaría de provocar. Mendés-France recibió su pago: mientras todos los bienes franceses eran puestos bajo secuestro, los pertenecientes a la esposa (judía), de aquél, los almacenes Cicurel, de El Cairo, eran la única excepción. (N. del A.).

(20) "Le Bulletin de París", 23-VIII-1956.

(21) En colaboración con el cuartel general soviético en Africa, entonces instalado en Addis-Abeba, agentes indios aportaron una ayuda preciosa a los salvajes Mau-Mau de Jomo Kenyatta. Un emisario personal de Nehru, Apa B. Pant, recorrió durante cinco años el Africa Oriental, desde Nairobi hasta el Congo, sosteniendo discretamente las campañas anti-blancas y anti-europeas. (Defense de L´Occident, núm. 27-París).

Los grupos anti-blancos de Malasia y Egipto Y el partido chipriota "Enos-sis" anti-británico y ultra-izquierdista así como los secesionistas y comunistas de Cheddi Jagan en la Guayana Británica, fueron, asimismo, financieramente ayudados por el Gobierno Nehru. Los sucesores del "hombre de la rosa" son, actualmente los abanderados de la Cruzada contra Africa del Sur (Nota del A.)

(21) "Arab news", Jeddah, 2-5-78.

(22) El "hermano" Bourguiba, que gusta presentarse como virtuoso demócrata, no es más que un oportunista de la Política. Durante la Guerra Mundial era speaker de lengua árabe en Radio Sari y sus "affiches" propagandísticos con-sistían en un montaje mostrándole entre Mussolini y Hitler. (N. del A.)

(24) "Défense de L´Occidentí, artículo de P. Hoffstetter; abril, 1963.

(25) La moderna Argelia fue construida, sobre todo, por colonos de origen italiano, maltés y español; en menor escala, franceses de Alsacia y Bretaña. (N. del A).

(26)S. y A. Bromberberg: "Les Treize Complots du Treize Mai

(27) Jacques Soustelle, Presidente del "Comité France-Israel", caería, después, en desgracia (N. del A.).

(28) Antiguo empleado de la "Société Le Nickel", trust controlado por la familia Rothschild, de París. Ministro del Interior con De Gaulle (N. del A).

(28) De la familia de los banqueros Schweissguth y Mirabaud. Con una herma-na casada con Couve de Murville, Ministro con De Gaulle (N. del A.)

(29) Leon Delbecque, "homme á tout faire" del trust "Textiles du Nord" y antiguo colaborador de Mendés-France Él y el israelita Neuwirth recogieron la mayoría de adhesiones en pro de De Gaulle entre los conjurados militares de Argel. (N. del A.)

(30) Michel Debré, sobrino del Gran Rabino de Alsacia, Robert Debré, y esposo de una La Panouse de las familias bancarias De Wendel y Montalembert.

(31) Varios gerifaltes del F.L.N., entre ellos el propio Ferhat Abbas, han reco-nocido posteriormente que, en 1958, los rebeldes fellahga estaban dispuestos a aceptar un armisticio. (N. del A.)

(32) Los "intelectuales" franceses estuvieron (como no!) al lado de los fellahga. Un célebre manifiesto contra "la tortura" fue firmado por 121 de esos subproductos de una sociedad en plena descomposición. Huelga decir que se referían a los malos tratos infligidos por las autoridades francesas a diversos terroristas del FIN. Ningún manifiesto protestando contra los miles de exacciones cometidas por los fellahga contra indefensos civiles fue redactado por esa "troupe" de comunistas, socialistas, "intelectuales", curas progresistas y miembros de la Internacional Coridonesca (N. del A.)

(33) Ben Bella habría sufrido condena por atraco a la Oficina de Correos de Orán. Antiguo sargento del Ejército francés, había, igualmente, sido con-denado por desertor (N. del A.).

(33) Hilaire Du Berrier: "Laborís International Network".

(35) Cuando sólo era Senador por Massachusetts, Kennedy declaró (febrero 1956): "Es vital que nuestros aliados sean informados de que, después de un cierto periodo, sostendremos a todos los pueblos que deseen obtener la independencia". (N. del A.).

(36) "Lectures Françaises", París, agosto 1962.

(37) Rhodesia del Sur se separó, en 1965. de la tutela de Londres que preten-día dar el voto a las tribus negras, lo que hubiera significado la "congolización" de Rhodesia y el fin, político y físico, de su población blanca, que fue la auténtica creadora del actual país. Naturalmente la Conciencia Univer-sal se puso en contra de Ian Smith, sometido al bloqueo de materias primas y a una fuerte ofensiva política, orquestada por la ONU. y obedientemente secundada por Londres (N. del A.)

(38) "Candour", Londres, 30 de marzo de 1962.

(39) "Candour", Londres, noviembre 1963.

(40) "Nation Europa", Coburg, núm. 12, agosto 1963.

(41)"Closer Up", julio 1960.

(42) Agencia A.T.S., 19-7-63.

(43)"Common Sense", Union, New York, no. 435, 15-9-1964.

(44) Regulation Gazette, no. 142 Johannesburg, 16-11(45) Israel es el único Estado del mundo, en la actualidad, cuya nacionalidad se basa en la sangre, es decir, en la Raza. Es bien conocido el caso de Rita Eitani, a la que se rehusó la nacionalidad israelí por ser, sólo, medio-judía. "Europe-Action" (8-3-1965) menciona el caso de tres intelectuales judíos, Amos Kennan, Irgal Turmakin y Uri Zohar, que fueron encarcelados y multados por haber visitado el pueblo árabe de Dir-el-Assad, en Galilea "zona reservada para no-judios".

(46) No se debe exagerar el potencial militar que significaría esa alianza de primitivos y reyezuelos folklóricos de tribus negras. Recordemos que la atrasadisima Etiopía, conquistada y órelativamenteó civilizada por los italianos, no fue "liberada" del colonialismo por los negros, sino por un Cuerpo de Ejército británico, mayormente integrado por tropas blancas originarias... de Africa del Sur! (N. del A.)

(47) Con ocasión del "caso sudafricano", La O.N.U. batió su ya impresionante récord de cinismo y mala fe. Después de una docena de discursos de delega-dos-hechiceros de diversas naciones africanas, el Dr. Louw, delegado sudafri-cano, contestó a los alegatos rebatiéndolos uno por uno, sin hacer caso de los insultos proferidos por los delicados progresistas de charol. Pero a petición del delegado de Ghana, el discurso de Louw no fue registrado en los archivos. Para la posteridad los bóers debieron guardar contrito silencio (N. del A.)

(48). Los Premios Nobel son concedidos por un Comité prácticamente contro-lado por el banquero C. J. Hambro (que fue el último Presidente de la Socie-dad de Naciones) y por su correligionario, el financiero Marcus Wallenberg. Tradicionalmente, estos acaudalados individuos atribuyen los Premios Nobel de la Paz a comunistas o criptocomunistas. Emily Balch, presidenta honoraria de la Liga Femenina pro-Paz y Libertad (comunista), el negro onusino Ralph Bunche, el mundialista inglés Boyd-Orr, el cafre Luthuli, ilustran esta tesis. Los Premios de Literatura, Medicina, Química y Física siguen la misma orien-tación política: Quasimodo, Pasternak Sokholov Andric, Isidor Rabi, Felix Bloch, Bertrand Russell, Gide, Sartre, etc. (N. del A.)

(48) Uno de los líderes de los "nacionalistas" angoleños era un negro políticamente formado en Moscú, llamado Holden Roberto. Las autoridades de ocupación onusinas en el Congo le prestaron una ayuda declarada. Luego sería desbancado por el pro-soviético Agostinho Neto (N. del A.)

(50) Realmente, apátrida, aunque centrado en New York, (N. del A.)

(51) Es probable que, bajo Pérez Jiménez, hubo grandes abusos, pero óa parte de que después ha habido aún másó el nepotismo y el desorden admi-nistrativo en Sudamérica parecen males crónicos (N. del A.)

(52) Rómulo Betancourt había fundado, varios años atrás, el Partido Comunis-ta de Costa Rica. Una de sus frases predilectas era: "Yo soy, he sido y siempre seré un comunista" Cuando los venezolanos se hartaron de semejante individuo, el "lnstitute of Pacific Relations" y el "Rockefeller Center" de New York le acogieron con los brazos abiertos, inventando y acreditando en su beneficio la ridícula leyenda del "expatriado leal y democrático". Más tarde, ese leal demócrata fue enviado a Venezuela para que representara el papel de "presidente" (Véase "The Secret Government of the United States", por Mary M. Davison: pág. 76).

(53) Frondizi parecía estar rodeado de bien curiosos Personajes. Cuando fue depuesto por una insurrección militar en 1962, el General Rauch, Ministro del Interior, llevó a cabo una enérgica depuración de comunistas infiltrados en los altos cargos gubernamentales. De los diecisiete detenidos, diez resultaron ser judíos, incluyendo a Samuel Schmukler ex-Secretario Personal del Presidente Frondizi. Otras cincuenta y dos personas fueron encarceladas por actividades comunistas y "delitos económicos". Veinte al menos de esas personas, eran judías. ("Jewish Chronicle", Londres, 3-5.1963). En la actualidad, tras un efímero regreso de Perón, gobierna en Argentina una Junta Militar, presidida por el General Videla, nacionalista y anticomunista, enfrentada a una latente subversión.

(54) Véanse los nada reaccionarios "The New York Times" (9-VIII-1959) y "Life" (17-VIII-1959).
Re: Un nou antisemitisme
17 feb 2006
EL ESTADO DE ISRAEL

Si el monstruo Hitler, en la cumbre de su poderío militar y político, hubiera pretendido anexionar Francia, España y Portugal amparándose en que, quince siglos atrás, los germánicos visigodos habían vivido y fundado una Civilización en la Península Ibérica y en Francia, la Conciencia Universal se hubiera horrorizado. Y, por una vez, con toda razón. Pero esa misma Conciencia Universal encontró no sólo perfectamente justificado, sino incluso altamente humanitario y justo que en Palestina se constituyera un titulado "Estado de Israel" a pesar de que los judíos habían abandonado aquél país diecinueve siglos antes...

Los sangrantes corazones de los progresistas de toda laya, siempre dispuestos a verter torrentes de lágrimas por los negros "explotados", los amarillos sub-alimentados y, sobre todo, los judíos perseguidos, guardaron extraño y unánime silencio sobre la tragedia de un millón y medio de árabes expulsados de sus hogares y de sus tierras e internados en su mayor parte en campos de concentración (Horresco referens!) (N.d.E.: a la fecha, las cifras señalan que suman 4 millones de palestinos lo que han debido abandonar su territorio a expensas de Israel. Recuérdese que este texto fue escrito en 1977).

Al término de la Segunda Guerra Mundial, el Sionismo exigió a las Naciones Unidas el cumplimiento de las promesas que abusivamente les había arrancado, con relación a la creación de un "Hogar Nacional Judío" en Palestina. Pero, paralelamente otras promesas habían sido hechas a los pueblos árabes para ganar su concurso en la Cruzada Democrática. Las promesas hechas a uno y otro bando era totalmente incompatibles. El sionista Ben Gurion, por su parte, declaró en un discurso pronunciado en Tel-Aviv que "Palestina será un Estado Judío, exclusivamente judío, porque nuestro pueblo no puede renunciar, en esta tierra nuestra ni a la cima de las montañas ni al fondo del Mar Muerto".

Los Estados Unidos y la URSS dieron todo su apoyo a los sionistas; en Inglaterra, el Gobierno laborista de Attlee, en principio favorable -pues, ¡no faltaría mas!- a la creación del Estado de Israel en Palestina, hasta entonces Mandato Británico, debía contar con la firme oposición del pueblo inglés... No entendía muy bien el inglés medio, que se había sacrificado durante seis años de terrible guerra, que la gran victoria contra el monstruo nazi se saldara con pérdidas territoriales... y todavía entendía menos que los beneficiarios de la derrota política de Albión revertieran a los "pobres" judíos, por los cuales centenares de miles de ingleses habían dado sus vidas luchando contra Hitler, su mayor enemigo.

El plan del Gobierno laborista británico consistía en instalar gradualmente a los inmigrantes judíos en Palestina dando tiempo al "Foreign Office" para vencer la oposición de los países árabes, sin dañar demasiado la posición política de Inglaterra en el Oriente Medio. Pero Albión, una vez realizado su papel en la tragedia del suicidio europeo, contribuyendo con todas sus fuerzas, recursos e influencia a la derrota alemana, ya no interesaba para nada al Movimiento Político Judío. Desde el cese de las hostilidades en Europa, al viejo león británico le está sucediendo lo mismo que a Chiang-Kai-Shek, a los nacionalistas polacos, a los monárquicos antifascistas italianos y, en general, a todos los que lucharon contra el Eje, exceptuando la URSS y, en ciertos aspectos, los Estados Unidos... de momento. Es bien sabido que la utilidad del traidor cesa cuando la traición se consuma.

Inglaterra, ajena a Europa desde Cromwell, contribuye más que nadie al asesinato de nuestro Continente como centro rector del mundo... para ser luego traicionada, a su vez, por el Judaísmo, su antiguo aliado y beneficiario principal, a la larga, del impresionante rosario de felonías anti-europeas cometidas por la Gran Bretaña en el transcurso de los tres últimos siglos.

En consecuencia, los judíos no secundaron las iniciativas inglesas en Palestina. Y no solamente no las secundaron, sino que llevaron a cabo una guerra de francotiradores, de la que fueron víctimas propicias las tropas inglesas estacionadas en Tierra Santa. También la población civil, árabe e inglesa, debió pagar su tributo de sangre. El sueco Conde Bernadotte, nombrado por las Naciones Unidas mediador oficial en la disputa, expresó la opinión de que las organizaciones terroristas sionistas "Haganah" e "lrgun Zvai Leumi" eran las principales culpables del caos desatado en Palestina; también manifestó que las tierras del Neguev debían ser adjudicadas a Jordania, y no al nuevo Estado de Israel. Bernadotte fue asesinado por los terroristas del "Irgún".

También por una bala judía fue asesinado Lord Moyne, Alto Comisario Británico. Evidentemente, el eco que encontraron esos asesinatos sionistas en la Gran Prensa Mundial fue muy "moderado" ... los standes titulares de los periódicos se reservaban, entonces, al llamado "caso español" y al terrible peligro que para la paz del mundo representaba el régimen fascista ( ?) de Madrid.

Entretanto, se celebraba en Washington una marcha de seiscientos rabinos, exigiendo medidas contra los antisemitas de Londres. El rabino Korff llevó su impudor hasta el extremo de pedir que los Estados Unidos lanzaran otra bomba atómica... sobre Londres (15).

En 1947, la lucha entre árabes y judíos degeneró en una guerra declarada. Verdaderos arsenales fueron enviados a los sionistas, tanto desde los Estados Unidos como desde la URSS. En cambio, los países árabes fueron abandonados a su suerte, mientras los ingleses intentaban salirse de aquél tremendo avispero.

La O.N.U. reconoció al Nuevo Estado de Israel la plena soberanía sobre unos nueve mil kilómetros cuadrados de la antigua Palestina, pero los sionistas hicieron conocer su intención de anexionarse, así mismo, el territorio del Neguev, con sus ricos yacimientos petrolíferos. De nada sirvió la resistencia de los árabes mal armados frente a los terroristas judíos, dotados del más moderno armamento americano y soviético. El Neguev fue para Israel, sin que las "recomendaciones" verbales de la O.N.U. para que se reconocieran los derechos de los árabes sirvieran para nada.

Algunas semanas antes de la expiración del Mandato Británico sobre Palestina, los sionistas habían bombardeado ciudades árabes y, en Deir Yassine, arrojado al fondo de una inmensa fosa doscientos cadáveres de mujeres, ancianos y niños árabes horriblemente mutilados. La Comisión de Conciliación reunida en Ginebra en 1949, no pudo llegar a obtener nada positivo, por que la Delegación Sionista, por boca de su Presidente Chaim Weizzmann, hizo saber que "el regreso a sus hogares de los refugiados árabes equivaldría "a hacer retroceder las manecillas del reloj de la historia..." y que "el mundo tiende actualmente a resolver la cuestión de las minorías, y la partida de los árabes resuelve, el caso de Palestina".

Una revista belga (16) escribió a este respecto:

"Contrariamente a las resoluciones de las Naciones Unidas... Estas palabras caracterizan todos los actos de Israel desde su fundación que es, ella misma, contraria al espíritu de la Carta. Se ha expulsado a más de un millón de árabes, desposeyéndoles de todo, se les ha obligado a reconocer el hecho consumado... contrariamente a las resoluciones de las Naciones Unidas.. El Departamento de Socorros de la O.N.U. distribuyó a los desgraciados árabes harina enmohecida, ropas usadas y tiendas de campañas agujereadas; les dejó abandonados a la intemperie, contrariamente a las resoluciones de las Naciones Unidas... Las autoridades israelíes bloquearon, el 28 de julio de 1948, los bienes árabes depositados en los bancos, alrededor de seiscientos millones de libras esterlinas... contrariamente a las resoluciones de las Naciones Unidas... El 30 de marzo de 1950, el Gobierno Británico cedió a Israel todos los derechos y propiedades del Gobierno Mandatario y, en 1951, desbloqueó, en provecho de Israel, catorce millones de libras esterlinas... contrariamente a las resoluciones de las Naciones Unidas..."

Desde luego, sería pecar de candidez creer que, al obrar contrariamente a las resoluciones de las Naciones Unidas, el Estado de Israel, y la O.N.U. se situaron en campos antagónicos. La O.N.U. ayudó, con hechos, a los sionistas, mientras se oponía con palabras. Todo ello formaba parte del plan encaminado a engañar y desmoralizar a los países árabes.

El Estado de Israel nació del genocidio, el rapto, el robo, la rapiña y la expoliación de los árabes de Palestina que allí vivían legítimamente, pues Palestina era tierra árabe desde docenas de generaciones. No es sorprendente, pues, que ningún estado árabe haya reconocido la existencia legal del Estado de Israel, verdadero "peligro para la paz" -según la terminología en boga- en el Cercano Oriente.

A pesar de que Israel ocupaba el último lugar en la lista de los estados que habían solicitado su admisión en la O.N.U., fue inmediatamente acogida en la misma, a consecuencia de una "propuesta especial de admisión", presentada, simultáneamente, por los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Desde su creación, Israel ha sido un foco de guerras y de intrigas constantes en una de las regiones de mayor importancia estratégica del orbe. El Estado-Gángster, que vive de la explotación de las riquezas minerales del Mar Muerto, de los pozos petrolíferos del Neguev y, sobre todo, del chantaje contra Alemania Occidental y Austria es, a pesar de su elevado nivel de vida el único en Oriente Medio que posee un partido comunista legalmente organizado. La principal industria de Israel es la del armamento, según versión oficial del "New York Herald Tribune" periódico que ni remotamente puede ser calificado de "nazi".

Mencionemos, finalmente, que la mayoría de los miembros de la casta gobernante del Estado de Israel, Ben Zvi, Moshe Shertok, Ben Gurion, Sharett, Dayan, Golda Meyr, etc., son oriundos de Rusia Occidental y antiguos revolucionados bolcheviques.
Sindicat