Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió
Los tratos secretos del juez Garzón y el GAL
15 feb 2006
arrel de l'autobiografia de l'ex poli nazional Amedo, implicat en el cas GAL, el superjuez Garzón es veu immers en una trama escandalosa que hauria de tenir conseqüències penals
Una historia española de antiterrorismo
Editorial La Jornada

La actuación de Baltasar Garzón como juez de la Audiencia Nacional de España ha sido cuestionada a raíz de la publicación del libro La conspiración, el último atentado de los GAL. En esta obra autobiográfica, José Amedo, ex subcomisario de policía, relata cómo en 1994 Garzón supuestamente participó en una conspiración orquestada por la derecha española ­un secreto a voces en España­ para involucrar a las más altas esferas del gobierno socialista del ex presidente Felipe González en la investigación sobre los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).

Este grupo paramilitar fue creado en aquellos días por el gobierno encabezado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para atacar a los integrantes de la organización separatista vasca ETA; de hecho, los GAL fueron acusados de perpetrar asesinatos y de emplear la tortura, y sus miembros, entre ellos Amedo, fueron procesados por diversos delitos en un escándalo que le significó al PSOE perder las elecciones de 1996 y que afectó profundamente la imagen de Felipe González.

De acuerdo con la versión de Amedo, en diciembre de 1994 el juez Garzón habría decidido presionarlo a él y al policía Michel Domínguez, condenado también por el caso de los GAL, para involucrar a varios funcionarios del gobierno socialista luego de que el presidente González no lo llamara para formar parte de su gabinete. Es decir, la participación de Garzón en la presunta conspiración se habría debido a una vendetta política.

En el libro, Amedo afirma que el juez, mediante entrevistas irregulares llevadas a cabo en su despacho, lo amenazó con procesar a su esposa ­a pesar de que nada tenía que ver en el caso­ si se negaba a testificar en contra de Rafael Vera, entonces secretario de Estado para la Seguridad. En concreto, Garzón le habría dado instrucciones precisas sobre qué declarar ante el tribunal para implicar a Vera en el financiamiento de las actividades de los GAL a partir de fondos reservados del Estado, aunque Amedo nunca tuvo constancia de ello. En pocas palabras, el juez habría preparado y orientado el testimonio de Amedo.

Adicionalmente, el ex policía admitió que recibió cuantiosas sumas de dinero por su falso testimonio de parte de Pedro J. Ramírez, dueño del diario El Mundo y uno de los presuntos conspiradores, junto con Francisco Alvarez-Cascos, entonces secretario general del derechista Partido Popular, y José María Aznar, quien sucedió en el poder a Felipe González.

Aunque las notas previas sobre el libro dejan en el aire muchas incógnitas, las revelaciones sobre la participación de Garzón en esta supuesta conspiración constituirían un duro golpe a la imagen del magistrado, quien se autodefine como una persona de izquierda y un férreo defensor de los derechos humanos y la justicia universal: el juez perdería el reconocimiento internacional que adquirió cuando se encargó del proceso contra el ex dictador chileno Augusto Pinochet, en 1999. Es más, tales revelaciones darían más fuerza a los señalamientos en el sentido de que Garzón es un funcionario motivado principalmente por sus ambiciones políticas personales, en detrimento de los principios fundamentales que deben regir su desempeño como juez, como lo es la imparcialidad a la hora de llevar un caso.

Asimismo, si se confirman las acusaciones de Amedo, el sistema de justicia español quedaría en entredicho, ya que dejaría en claro que la actuación de los magistrados podría estar determinada por intereses políticos extrajudiciales. En resumen, el libro de Amedo podría significar el fin de las aspiraciones políticas de Garzón y afectar la credibilidad de la Audiencia Nacional y del Partido Popular.

This work is in the public domain

Comentaris

Conspiraron Garzón y Aznar contra el PSOE
15 feb 2006
Ex policía denuncia en un libro conjura para quitar el poder a Felipe González

ARMANDO G. TEJEDA
La Jornada
Sábado 11 de febrero de 2006

Madrid, 10 de febrero. Un nuevo escándalo desató el libro de memorias del ex policía español José Amedo, quien reveló los entretelones de una conspiración maquinada en 1994 con el propósito de arrebatar el poder al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), entonces encabezado por el presidente Felipe González.

Los protagonistas de esta historia de corrupción, manipulación de la justicia y pagos al margen de la ley a testigos protegidos son cuatro personajes de la escena política española: el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón; el ex presidente del gobierno del Partido Popular (PP) José María Aznar; su mano derecha de entonces, Francisco Alvarez Cascos, y el director del periódico El Mundo, Pedro José Ramírez.

El libro La conspiración, el último atentado de los GAL fue escrito por Amedo, ex subcomisario de policía y ex integrante de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), comando paramilitar creado por el gobierno de González para interceptar, torturar y asesinar a miembros de la organización separatista vasca Euskadi Ta Askatasuna (ETA).

El texto, editado por Espejo de Tinto y del que se publicó un adelanto en la edición de hoy del diario El País, describe diversos encuentros en las oficinas del juez Garzón en las que se realizaron negociaciones para consumar una venganza política contra el PSOE, porque el entonces presidente González no lo llamó a formar parte del gabinete.

La conspiración orquestada por la derecha española para hacerse con el poder era un asunto de vox populi.

Sin embargo, hasta ahora ninguno de los implicados se había atrevido a romper la ley del silencio que impera en estos asuntos, con el fin de señalar directamente a sus protagonistas.

En la versión de Amedo llama la atención el papel que desempeñó el juez Garzón, quien se define de izquierda y defensor infranqueable de los derechos humanos y de la justicia universal, pero quien es también tildado de "juez estrella", "torpe" en la formulación de sus autos de procesamiento judicial.

Garzón consiguió ser reconocido en el escenario internacional en 1999, cuando inició el procesamiento judicial y logró la detención del ex dictador chileno Augusto Pinochet.

Sin embargo, también destaca por las presiones que ha ejercido en años recientes a otros gobiernos, como el de México, en el proceso de extradición contra seis ciudadanos de origen vasco.

En su primera reacción sobre las revelaciones de Amedo, el presidente del PP, Mariano Rajoy, trató de descalificar al autor, al señalar que es "un señor al que el gobierno del PSOE puso al frente de los GAL, que era un grupo que se dedicaba a asesinar gente, aunque fueran terroristas".

Agregó: "Ese mismo partido que en su momento puso en marcha los GAL ahora quiere poner en marcha un proceso de negociación con ETA, que es lo dramático".

En un pasaje del libro, Amedo asegura que el periodista de El Mundo le confesó la implicación de Garzón -apodado Príncipe- y de Aznar en el asunto de los GAL, con el fin de desalojar del poder al PSOE y de llevar a la cúpula del gobierno ante los tribunales y, posteriormente, a la cárcel.

En el extracto publicado por el rotativo El País se señala:

"Abril de 1993. Amedo relata cómo Garzón interrogó de manera privada en su despacho a Michel Domínguez, policía condenado también por los GAL.

"El juez le indicó que estaría dispuesto inicialmente a solucionar su problema si contaba todo lo que sabía. Michel le dio las claves del secuestro (de Segundo Marey), no las pruebas. En ese momento Garzón los hizo salir del despacho para realizar una llamada telefónica. Eran las 19 horas. Veinte minutos más tarde volvieron a entrar en el despacho y Garzón les dijo que ya no había que decir nada, porque iba en las listas electorales de Madrid por el PSOE y que sería el próximo ministro del Interior. El se encargaría de solucionar la situación desde su nuevo destino. Finalmente, les encargó que dijesen a Amedo que siguiese callado".

Año y medio después de este encuentro, Amedo relata cómo en diciembre de 2004 Garzón amenazó al ex policía con meter a la cárcel a su mujer si no declaraba e implicaba a la cúpula del Ministerio del Interior de ese periodo:

"Las idas y venidas de mi abogado eran continuas. Hasta que un día me indicó que Garzón nos esperaba en su despacho a principios de diciembre (...) Como sabía de antemano nuestra forma de entrada, prácticamente clandestina y sin tener que pasar el control de ningún tipo de detector, iba en condiciones de realizar una vez más la labor que había practicado durante gran parte de mi vida profesional en los servicios de información: incautarme de las próximas horas de cara al futuro.

"La entrevista dio comienzo a las 18 horas. Fueron tres horas de acoso que no reflejó en acta judicial alguna, porque era una actuación, llamémosla judicial, absolutamente irregular.

"No se recató, ni sintió vergüenza alguna, al decirnos claramente que conocía los números de unas cuentas en Suiza de nuestras mujeres. Que sacásemos el dinero mientras no mandase la comisión rogatoria, ya que el dinero no le interesaba, y sólo quería que implicásemos a la cúpula del Ministerio del Interior.

"Asimismo, afirmó que conocía por la conversación con Domínguez, ajena a cualquier norma legal, las claves, no las pruebas, del sumario Marey y que actuaría contra nosotros si no implicábamos al gobierno. En un momento determinado, le espeté:

-Y de lo que me transmitían el año pasado Domínguez y Manrique, ¿qué? De estar callado, ¿qué? De ser ministro, ¿qué? De ser cómplice de usted en sus aspiraciones políticas, ¿qué?

-No sea indiscreto, esos eran otros tiempos, ahora se pone de este lado -dijo indicándome el sitio que ocupaba en su mesa- o, ya sabe, de nuevo a prisión y esta vez en compañía de su mujer. ¿Lo han indultado los que le dieron órdenes? No.

Tras el súbito cambio de postura del magistrado, Amedo da a conocer una confesión que le hizo Garzón en el encuentro:

"Pensará que soy un hijo de puta, pero no tiene otra salida que caminar de mi mano y romper de inmediato. Tengo retenida la comisión rogatoria a Suiza y no puedo hacerlo por más tiempo.

"Bueno, te doy unos días para que pienses si deseas volver a la cárcel. ¿Y tu mujer? ¿Cómo lo aguantaría? No debe ser grato para nadie y menos para sus hijas. Lo que tienes que hacer es no crearles más problemas y tomar la decisión adecuada (...) No tienes mucho tiempo para decidirte, en tus manos está tu destino".

El ex subcomisario Amedo fue una de las piezas clave de los GAL y del posterior proceso judicial contra sus responsables, por lo que fue condenado a 108 años de cárcel por seis delitos de asesinato frustrado, secuestro y torturas al ciudadano francés Segundo Marey, asociación ilícita y falsificación de documentos de identidad.

En otro capítulo de su libro de memorias, Amedo relató sus encuentros periódicos con el director de El Mundo, en su calidad de brazo ejecutor de una supuesta "conspiración" orquestada desde las más altas esferas de la derecha española y, para sorpresa de muchos, desde el juzgado de Garzón, motivado por venganza política.

Asimismo, confesó que él mismo recibió abundantes cantidades de dinero para implicar a la cúpula del entonces gobierno socialista en la trama del GAL, así como sendas promesas de Aznar y Garzón de que sería indultado con la llegada del PP al poder:

"El viernes 16 de diciembre de 1994, por la tarde, cuando la Audiencia Nacional estaba despejada de personal, abogados y periodistas, comparecimos de forma secreta Domínguez y yo, junto a nuestro abogado, ante un Garzón asequible y simpático.

"Comencé mi declaración, como hice ante Pedro J., asumiendo mi papel de arrepentido y dejando claro que asistía a ese acto judicial por propia voluntad (...) Nos convocó para el lunes 19, ya de manera oficial. El estallido controlado y público daba comienzo (...) Ese día sí, todo era riguroso. Asistían las demás partes del proceso con caras circunspectas y perplejas, ajenas a lo que se venía cociendo.

"A partir de ese momento, permanecí declarando lo pactado durante horas, profundizando y detallando todos los aspectos más delicados de la operación Marey (...) A altas horas de la madrugada, Garzón se acercó al lugar donde nos encontrábamos.

-Bueno, ya está, han declarado todos y, como era de esperar, no han reconocido los hechos. Es lo normal, están adoptando la misma postura que tomaste tú. Pero no hay por qué preocuparse, no tardarán mucho en ablandarse en la cárcel.

"Con un descaro absoluto nos contó todo lo que había manifestado cada uno de ellos, hecho insólito en un juez imparcial.

-Me da la impresión que el más débil de carácter es Planchuelo -me decía el Príncipe mirándome".

Amedo finalmente relata el momento en el que Felipe González declaró ante los tribunales por este trama:

"Hasta que el 20 de ese mismo mes compareció el que tenía que dar el gran golpe jurídico, el amigo de José María Aznar, el ex socialista Ricardo G. Damborenea, que tiró por elevación hasta lo más alto, hasta la pieza que más deseaban los artífices y diseñadores de esta maquinaria de venganza y asalto al poder: Felipe González (...) En septiembre de 1995, Garzón ya tenía enganchado en su convulso y prefabricado sumario al ministro del Interior de Felipe González y lo había remitido henchido de orgullo al Supremo.

"La banda de organizadores de todo esto estaba exultante. Faltaban pocos meses para que se cumpliesen todas sus aspiraciones. Eso me transmitían Pedro J. y el secretario de Cascos".

http://www.jornada.unam.mx/2006/02/11/048n1mun.php


Los tratos secretos del juez Garzón
Editorial
La Jornada
Sábado 11 de febrero de 2006
http://www.jornada.unam.mx/2006/02/11/edito.php
Sindicat