Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Comentari :: altres temes
Caricaturas teológico-políticas
10 feb 2006
Tomar por enemigo de la libertad al islamismo olvidando que lo que la amenaza aquí, en Bagdad y en Ramallah es la agresión imperial es algo tan estúpido como el reflejo especular consistente en que los musulmanes iraquíes y palestinos consideren que el enemigo es la Dinamarca blasfema e incluso encuentren algún bálsamo a su desolación religiosa en las palabras de consuelo y solidaridad de Bush y de Blair.
Caricaturas teológico-políticas
por John Brown

â¿Acaso os habéis preguntado por qué no es Suecia el país que hemos atacado?â?
Osama Ben Laden, Mensaje al pueblo americano, 20041


Es difícil sentir la más mínima solidaridad con las turbas religiosas que reclaman censura y hasta la pena de muerte contra los blasfemos que han publicado caricaturas del Profeta. La libertad de expresión es algo sagrado y en una democracia, un régimen cuyo único fundamento en teoría es la autónoma acción constitutiva de los hombres, debe ampararse la blasfemia y la propaganda atea del mismo modo que la expresión religiosa lícita. Un Estado laico nada debe temer de la blasfemia ni del ateismo, pues sus fundamentos no son teológicos. Por ello mismo, la tolerancia hacia los actos lícitos de los diversos cultos religiosos no debe ser distinta de la que debe amparar otras opiniones, en particular las contrarias a la religión o a una forma de religión en particular. Ninguna religión merece protección contra lo que considere ella misma como una blasfemia: la blasfemia, a diferencia del delito es una falta de ámbito estrictamente privado y cuya definición obedece a criterios internos a cada confesión. Si la blasfemia se incluyera en el ordenamiento jurídico, se estaría con ello otorgando competencia legislativa en materia penal a una instancia privada como es una confesión religiosa. Si todas las confesiones religiosas tuvieran esta potestad, la lógica interna de la persecución de la blasfemia conduciría a la prohibición de todo culto religioso. Y es que cada una de las religiones constituye por sí misma la más espantosa blasfemia contra las demás. ¿Acaso no resulta blasfemo rendir a Dios cultos idólatras o inmorales o profesar sobre El opiniones heterodoxas? Considerar, como hace el Talmud, que Cristo es un falso Mesías hijo de la peluquera Miriam y del legionario romano que lleva el curioso nombre de Panthera, o, como afirma el cristianismo desde hace siglos, que los judíos son deicidas o que el Profeta del Islam es un falso profeta son constantes y necesarios actos blasfemos de una religión contra otra. ¿Acaso puede aceptar una religión que cree basarse en la verdad revelada que otras pretendan lo mismo sin considerarlas blasfemas?

Sentado este principio, los acontecimientos que se han venido desarrollando a partir de la publicación por el diario danés Jylland Posten de una serie de caricaturas del Profeta del Islam, se inscriben en un marco histórico que las hace particularmente odiosas, a ellas y al conjunto de reacciones que han amplificado su eco, por motivos estrictamente políticos. En primer lugar, vale la pena fijarse en la caricatura que ha tenido más publicidad: la del Profeta tocado de un turbante que culmina en la mecha de una bomba. Por mucho que insistan los musulmanes o los expertos occidentales en integrismo en que aquí el problema radica en que el Islam prohibe la representación del Profeta (en realidad de su rostro: las ilustraciones persas y turcas de la Vida de Muhammad lo representan, pero con el rostro en blanco), lo que está realmente en juego es otra cosa, la calificación del Islam como religión "terrorista".

No es de extrañar que en la Palestina que acaba de elegir triunfalmente a un movimiento islámico de resistencia incluido en la lista de organizaciones terroristas de la UE, las reacciones hayan sido particularmente vivas. ¿Acaso no están hartos los Palestinos de que se los acuse de terrorismo por resistir a un enemigo que desde hace más de 60 años viene expulsándolos progresivamente de su propio país? El colmo es que se considere que la violenta y constante resistencia que oponen a la ocupación de su país tiene que ver con una particular idiosincrasia religiosa sin la cual caracería de motivo. El Islam es hoy, entre otras muchas cosas, una expresión política de un movimiento anticolonial cuyas manifestaciones laicas han fracasado. La operación ideológica y política en que se inscriben las caricaturas de Mahoma y la consiguiente agitación de los sectores interesados en promover una "guerra de civilizaciones" tiene como principal resultado una radical despolitización de las resistencias árabes e islámicas, la reducción de los motivos y objetivos enteramente políticos de su acción a una obcecación ideológica con derivaciones violentas.

Es conocida la anécdota de Alejandro y el pirata que relata San Agustín en la Ciudad de Dios: âCon tanto donaire como verdad respondió un pirata apresado a Alejandro Magno. Preguntado este hombre por el mismo rey, si le parecía bien tener el mar infestado con sus piraterías, el pirata le consultó con insolente contumacia: "Lo mismo que te parece a tí tener infestado el orbe: sólo que yo porque pirateo con un pequeño bajel, me llaman ladrón y a tí, que con una armada imponente pirateas, te aclaman Emperador." El resistente que carece de tanques y aviones es un pirata o en términos más actuales, un "terrorista" por utilizar medios mucho más limitados que quien lo oprime. No hay ninguna otra diferencia entre ambos, salvo la legitimidad que da la fuerza. Dando la vuelta a la famosa definición weberiana del Estado como monopolio de la fuerza legítima, puede afirmarse que lo que hace legítima la fuerza es el propio monopolio...que lo que hace de Alejandro un Emperador es el monopolio efectivo de la fuerza o de la piratería. Esta curiosa idea que para San Agustín resultaría aberrante, pues la legitimidad del poder se basa según él en la justicia, se ha convertido en una verdad de sentido común en nuestra época que confunde el monopolio de la fuerza con la paz y ve en esta paz un bien absoluto. De ahí que la resistencia, que no reconoce la bondad de esa paz quede excluida del consenso universal. Su inspiración no puede ser de este mundo: el resistente, denominado "terrorista" sólo lo es como consecuencia de una afiliación religiosa fanática, no porque reaccione de manera bastante comprensible a la ocupación y destrucción de su país y de sus gentes. Como siempre en toda operación ideológica el efecto se hace pasar por la causa: la carencia material de una resistencia que debe recurrir a medios primitivos como el cinturón de explosivos para vencer el monopolio de la violencia se convierte en "terrorismo" y este se considera exclusivamente explicable mediante una etiología religiosa. Pero el terrorismo es el otro nombre de la escasez de recursos militares y el fanatismo expresa la liquidación del espacio público en que los problemas políticos pueden dirimirse políticamente. 2

Observaba Osama Ben Laden en una de sus cartas encíclicas posteriores al 11 de septiembre que nadie se preguntaba por qué no habían atacado los militantes islámicos a Suecia sino a los Estados Unidos. Con la misma falsa ingenuidad cabe preguntarse por qué los militantes de las facciones armadas palestinas atacan a Israel y no a Mónaco o a Noruega. El furor musulmán ante la blasfemia sería mucho más limitado y sólo afectaría a cuatro beatos con callo de la oración en la frente, si no tuviera como telón de fondo la agresión permanente de las potencias occidentales contra las zonas del mundo árabe y musulmán que no aceptan la subordinación neocolonial. Ante la evidencia de esta agresión resulta cínico condenar las distintas respuestas como manifestaciones más o menos violentas de fanatismo religioso. Aún lo es más hacerlo desde la invocación del principio de libertad de prensa y de expresión contrapuesto al fanatismo. Sería mucho más digno de crédito el recurso a este principio si la misma prensa que ahora lo esgrime tuviera la libertad de contarnos lo que está ocurriendo en Iraq, o en Palestina o en Guantánamo, en vez de silenciarlo o distorsionarlo sistemáticamente. Tendría más credibilidad en general la invocación del derecho si se exigiera su cumplimiento en Iraq o en Palestina y se condenara a los Estados criminales que con poderosísimos recursos lo violan, en nombre, por cierto de la misión providencial de Israel o de los Estados Unidos en la que tanto cree un fanático cristiano como Bush.

Lo que lleva la paradoja y el cinismo de la actual política europea y norteamericana a un límite difícimente alcanzable son las distintas condenas de la blasfemia contra Mahoma procedentes de los principales autores de la agresión contra Iraq y destacadísmos cómplices del etnocidio palestino: George W. Bush y Tony Blair. También resulta significativa la eficacia despolitizadora de toda esta campaña: la gente en Iraq y Palestina se manifiesta contra los impíos daneses y franceses contribuyendo así a dar pábulo a esa monstruosa fabulación que es la âguerra de civilizacionesâ?. Como si quisieran desmentir la sensatísima observación de Osama Ben Laden que encabeza nuestro texto.

Estas maniobras de diversión no impiden que los objetivos anticoloniales de la resistencia, expresados en lenguaje islámico o laico, siguen siendo objetivos políticos. Así la victoria de Hamas, no es fundamentalmente la de un partido islamista, sino la de un movimiento de resistencia que no se avergüenza de serlo. Los miembros de la corriente mayoritaria de Al Fatah siempre se esforzaron por demostrar que no eran terroristas sino amantes de la paz y lo único que consiguieron fue dejar claro ante su propio pueblo que habían renunciado a la resistencia, a la lucha por los derechos legítimos de Palestina reconocidos por el derecho internacional. Lo terrible de Hamas para Israel y sus aliados no es que hable un lenguaje religioso, sino que ha desenterrado algo mucho más peligroso aún que es el lenguaje del derecho internacional. Y está dispuesto a defenderlo, incluso mediante una violencia cuya legitimidad no se pone en duda en ese propio derecho. Algo muy distinto del régimen de Al Fatah que acertadamente comparara Edward Said con el gobierno colaboracionista de Vichy y que desde el primer momento fue aceptado por los israelíes a cambio de que pusiera orden en los territorios ocupados y terminara con la primera Intifada.

Frente a la situación de Palestina y de Iraq, la prensa y la clase política occidentales pasan por alto âdetallesâ? tales como que existe el pueblo palestino y tiene derechos sobre su propia tierra (entre ellos el de resistir a su ocupación); que también existe el pueblo iraquí y ha sido víctima del más grave crimen que reconoce el derecho internacional, la guerra de agresión, y también resiste valientemente a la ocupación angloamericana. Lo único que ven nuestros medios de comunicación y la aplastante mayoría de nuestros ârepresentantesâ? es terrorimo y fanatismo religioso, jamás situaciones de ocupación colonial y resistencia, situaciones de este mundo y no del más allá marcadas por un antagonismo político. En el mejor de los casos, gobiernos progresistas como el de Zapatero, proponen un diálogo de civilizaciones para calmar los ánimos, sin pensar que lo que nos acercaría a una situación más pacífica sería que se aplicase el derecho internacional en Iraq y Palestina.

Para gozar pacíficamente de la libertad de opinión y de expresión que hoy predican nuestros modernos filisteos de la prensa y de las clases políticas occidentales, no sólo es necesario que esta se reconozca legalmente, también es necesario que se den una serie de condiciones políticas: en primer lugar que esta libertad no se utilice en el marco de una guerra contra los movimientos de resistencia a las nuevas formas de colonialismo. La lucha por la libertad de expresión no debe estar fundamentalmente dirigida contra el fundamentalismo religioso, sino contra las situaciones de injusticia y de opresión que a través de él se expresan. Tomar por enemigo de la libertad al islamismo olvidando que lo que la amenaza aquí, en Bagdad y en Ramallah es la agresión imperial es algo tan estúpido como el reflejo especular consistente en que los musulmanes iraquíes y palestinos consideren que el enemigo es la Dinamarca blasfema e incluso encuentren algún bálsamo a su desolación religiosa en las palabras de consuelo y solidaridad de Bush y de Blair.

This work is in the public domain

Comentaris

lo de la sensatez de Osama Bin laden es una perla per se
10 feb 2006
.
Re: Caricaturas teológico-políticas
10 feb 2006
Ja tenia rao Mahoma quan deia "que dur es ser estimat per gilipolles"
Re: Caricaturas teológico-políticas
10 feb 2006
El retorn dels profetes
Aquests dies hi ha hagut qui ha atribuït a Mahoma una sentència que diu: "qui fa riure els seus companys, mereix el paradís". Bé: sembla segur que la frase no es troba recollida a l'Alcorà, i, si de cas, podria tractar-se d'una de les anomenades dites del profeta, entre les quals resulta endimoniadament difícil distingir quines són canòniques i quines apòcrifes, classificació que per altra banda varia segons si ens atenem a la lectura del sunnisme o bé a la del xiisme, etcètera.

Fóra bonic, en qualsevol cas, poder comprovar que el profeta de l'Islam hagués dit això, perquè ens serviria per il·lustrar una cosa que per altra banda ja sabem: i és que gairebé sempre, els zeladors de textos presumptament intocables (ja es tracti de llibres sagrats o de la Constitució espanyola, posem per cas) en desconeixen profundament el contingut. No els importa: tan sols els interessa el manteniment d'una llei cimentada en la por i que no té altra utilitat que la de justificar el poder que ells ostenten i exerceixen contra els altres, retroalimentant la mateixa por en un cercle pervers.

Sigui com sigui, es fa cada dia més clar que només hauríem de tenir per sagrada una única cosa: i és la plena dignitat de la condició humana, de la qual el sentit de l'humor és una característica exclusiva. El sentit de l'humor, el riure, ens distingeix i ens eleva de l'estadi animal: les bèsties no riuen, i els fanàtics tampoc.

La cultura cristiana, i més en concret catòlica, és en aquest sentit més oberta i afortunada que la islàmica. A pesar que la intransigència i l'obscurantisme constitueixen una part tristament vigorosa de l'ideari cristià i de la història de l'Església, les antigues narracions occidentals de transmissió oral són plenes de rondalles farsesques protagonitzades per Jesucrist i sant Pere, facècies en què el primer acostuma a fer el paper d'August mentre el segon exerceix de clown.

I aquesta tradició arriba fins avui, en què estem avesats a abonar la nostra sanitat mental mitjançant la legítima pràctica de la iconoclàstia (vegeu per exemple, ara mateix, l'exposició de Gilbert&Sullivan a Londres). No és que no passi res: perviuen i es manifesten, de vegades amb una força preocupant, els intransigents, els lliberticides i els acòlits de la irracionalitat. Però podem dir amb certa satisfacció que preval encara, com a principi general, el dret de l'individu a la llibertat d'expressió.

De tota manera, és obvi que la situació actual s'ha disparat força més enllà del debat sobre la iconoclàstia en general i de l'incident de les caricatures en particular. D'una banda, es planteja, amb una cruesa i una complexitat que d'una vegada per totes polvoritza tant els plantejaments més o menys xenòfobs com els contes de fades del progressisme més entabanat, la qüestió del diàleg entre cultures. S'han escrit moltes coses a aquest respecte aquests dies, inclòs l'insubstancial article signat a quatre mans per Erdogan i Zapatero, però una de les més sensates que he llegit la publicava dimarts el poeta Bartomeu Fiol al Diari de Balears, i em permeto reproduir-la, perquè crec que té valor de premissa fonamental.

Diu Fiol: "desgraciadament, és ver que el diàleg entre l'agnòstic i el fonamentalista és gairebé impossible. Perquè resulta molt més difícil que un fonamentalista manifesti algun respecte envers un escèptic discrepant que no viceversa. Encara que també existeix el perill que, d'aquesta banda, d'agnòstics passem a sarcàstics. Però, en qualsevol cas, el que és absolutament essencial és que ningú cregui que tot allò que li pugui arribar d'una altra cultura és essencialment nefast i nefand. Hi ha una condició humana part damunt la condició cultural".

L'altra gran qüestió que (amb la desgraciada configuració política actual del Pòxim Orient) sembla en trànsit de desfermar-se definitivament és el rearmament de l'Islam com a instrument de canalització d'un odi contra Occident que es manifesta en glopades cada cop més convulses, i l'eventual revifament de l'integrisme catòlic que pot produir-se per reacció, i que ja ha donat prou senyals de vida en els últims anys.

És a dir, el retorn dels profetes i la constatació, un cop més, de la facilitat amb què les religions monoteistes degeneren cap a discursos bel·ligerants que acostumen a tenir conseqüències devastadores.
Per favor...
10 feb 2006
Després de deu anys d'antisemitisme antiàrab que ha ssassinat a milions. Us estranya de que s'exalten per l'igualació dels sentiments de 1.500 milions de musulmans amb el terrorisme?

Els jueus del Ghetto de Varsòvia tampoc els feia molta gràcia la figura del usurero judío i també lluitaren violentament contra el feixisme

Per favor...
Re: Caricaturas teológico-políticas
10 feb 2006
Qui ofèn a qui? Les dues grans religions monoteistes, la catòlica i la musulmana, han generat tanta ofensa durant tants segles, tant d'odi, tanta gent cremada a la foguera...Qui ofèn a qui? Tants infidels degollats, tanta gent innocent torturada pel simple fet de no pensar com ells, tantes guerres en nom d'un déu que s'ha inventat...Qui ofèn a qui? Tantes dones marginades pels catolicisme i directament humiliades pels musulmans...quina ironia...Qui ofèn a qui? Encara ara tots els països islàmics viuen sota unes teocràcies totalitàries i no fa ni trenta anys que l'Estat espanyol encara estava sota el jou d'una dictadura nacional catòlica i fins i tot encara ara hem de suportar les arengues ràncies i franquistes de certs dirigents eclesiàstics...Qui ofèn a qui?.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat