Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: ecologia
Historia de 1hombre que saco la basura y le abrieron la cabeza.
08 feb 2006
Muchos de vosotros habréis oído hablar de que la aseguradora mas grande del mundo -Marsh- dejo a Huntingdon Life Sciences hara unos tres años. A partir de entonces ninguna aseguradora quiso relacionarse con HLS. Esto -dado que en Gran Bretaña es obligatorio que todas las compañías estén aseguradas- debió suponer su cierre. El gobierno británico -para no tener que enfrentarse a los ataques de la poderosa industria farmacéutica- decidió ser su aseguradora particular (!). Pero los trapicheos de los políticos no es lo que pretendemos tratar en este texto, sino como el esfuerzo constante nos hace lograr nuestros objetivos.

Pensar por un momento en Mapfre, esa aseguradora que tiene unos edificios enormes en distintos puntos del estado; bueno, pues no os habéis acercado ni lo mas mínimo a lo que es Marsh. Marsh, como decíamos es la mayor aseguradora que existe. En distintos textos se ha mencionado que los activistas por la liberación animal lograron que rompiese sus relaciones con HLS, pero en la península pocos saben lo que tuvieron que sudar para conseguirlo.
El proyecto en cuestión duro nada menos que un año y medio, y muchos fueron los que durante esos meses tiraron la toalla y dijeron eso tantas veces escuchado de "nunca lo conseguiremos". SHAC organizo cientos de manifestaciones, mientras que el ALF se ocupo de que los cristales de los edificios de Marsh fueran reventados incontables veces. Pero la presión se concentraba especialmente en Estados Unidos y en Inglaterra.

Los enormes rascacielos que Marsh tiene en la Gran Manzana de Nueva York eran desalojados un día si y otro también por la policía; la razón? una persona que nadie conocía en el movimiento pero que sin duda le importaban los animales había recibido algún folleto en el que se explicaba la relación de Marsh con HLS. En el panfleto aparecía el número de teléfono de Marsh y en lugar de llamarles para decirles que eran una escoria decidió telefonearles casi a diario para comunicarles que había una bomba en sus edificios. Estas amenazas falsas supusieron que cada día los policías tuviesen que desalojar durante al menos una hora los rascacielos y rastrear todo el edificio; papelera por papelera y escritorio por escritorio. Traducido en dinero significo cientos de millones de dólares en perdidas; por su parte, el estrés y la paranoia de los directivos de Marsh no tenia precio.

Pero hablando de los directivos de Marsh debemos desplazarnos unos cuantos miles de kilómetros hacia el este, concretamente a Inglaterra. En este mismo periodo todos los directivos de la aseguradora habían sido advertidos por la NETCU (National Extremism Tactical Co-ordination Unit/Unidad Táctica Coordinada contra el Extremismo Nacional) de que debían mirar debajo del coche, colocar alarmas en sus casas, extremar la vigilancia en los edificios de Marsh, etc. Cualquiera podría pensar que era una exageración, pero los múltiples sabotajes que -aun siguiendo los consejos de la NETCU- se llevaron a cabo indican lo contrario.

En una ocasión un directivo de Marsh, cuando iba a sacar la basura por la noche se encontró una agradable sorpresa; había un grupo de individuos con pasamontañas colocando unos artefactos incendiarios en el edificio contiguo a su casa, el cual era una mezcla entre garaje y caseta de herramientas o trastero. Los encapuchados, en lugar de asustarse y huir despavoridos se miraron unos a otros con complicidad. Sonrientes decidieron no dejar pasar esa oportunidad que se les había presentado. Sacaron sus respectivos bates de béisbol y se abalanzaron sobre el. El estado en el que quedo el sujeto en cuestión es de imaginar, pero lo peor no fueron las consecuencias físicas que esto acarreo, sino las psicológicas.
El hecho en cuestión fue acallado por los media. Al parecer el gobierno y la propia Marsh estaba muy interesados en ocultar lo sucedido para que no cundiese el pánico. Por su parte, los encapuchados, como suele ocurrir, no hicieron ningún tipo de reivindicación. Pero, tres semanas más tarde, en el Daily Mirror, aparecía una entrevista de una página entera a la mujer del agredido. Triste y apenada comentaba que el ataque había causado en su esposo un trastorno de stress postraumático tal que le había inducido a abandonarla. La vida del director de Marsh se había arruinado aquella noche.

Sobre este hecho muchos opinamos que posiblemente fue en algún sentido "pasarse un poco de la raya", pero lo cierto es que ocurrió. Ocurrió y no debemos ocultarlo. Tampoco podemos negar que fue uno de los muchos granitos de arena que hicieron que Marsh tirase la toalla.

Dentro de las infinitas acciones contra Marsh, por sorprendente que parezca esta no fue la gota que colmo el baso. Por el contrario, la gota que colmo el baso nos hace pensar sobre la capacidad estratégica que tiene SHAC. SHAC conocía a su enemigo, y sabia que uno de sus mayores intereses era el de tener una intachable imagen publica. Imagen que SHAC estaba tirando por la borda día tras día. Con fines publicitarios Marsh llevaba tiempo siendo la patrocinadora del Ballet Nacional Ingles. Aquella noche (otra distinta a la de la "sorpresita" al director de Marsh) inauguraban una nueva obra y el aforo estaba completo. Pocos minutos después de empezar la obra diversas personas, dispersas entre el publico se levantaron de sus asientos y comenzaron a arrojar folletos y flyers; sacaron sus megáfonos y chillaron descontrolados. Los guardas de seguridad no daban a basto. Simultáneamente, en el escenario, otro grupo de personas encapuchadas desplegaba una pancarta enorme en la que se leía: MARSH ASESINA ANIMALES EN HUNTINGDON LIFE SCIENCES. Una semana después Marsh anunciaba a los cuatro vientos que no quería oír hablar de HLS jamás.

La conclusión a la que debemos llegar aquellos que luchamos por la liberación de todos los animales es la siguiente: podemos lograrlo; no tiremos la toalla. La conclusión a la que deben llegar los amigos de HLS y el resto de escoria que habita este planeta es obvia: rendiros; tarde o temprano morderéis el polvo.

This work is in the public domain

Comentaris

Cobardes
09 feb 2006
La proxima vez seria mejor que se metieran el bate de beisbol por el culo, parece mentira que un grupo que lucha por la no violencia se dedique a apalear en grupo a una persona indefensa por muy cabron que pueda ser, eso es de cobardes. Y ahora resulta que los bates de beisbol los tenian por casualidad, es que venian de jugar un partidito y por eso los llevaban encima.

Por las demas acciones que se curraron me parece perfecto.
Sindicat