Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Apartat amb codi "Un altre"
Notícies :: @rtivisme
Hay actitudes negativas contra los niños que hablan en español < CCC >
06 feb 2006
El padre que acudió al TSJC lamenta que su hijo sea separado de sus compañeros por hacer valer sus derechos
El padre del niño de siete años de la escuela Feliu i Vegués de Badalona, que recibirá clases en castellano por orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), ha lamentado que el hacer valer este derecho implique que su hijo se escolarice separado del resto de sus compañeros. La dirección del plantel no ha querido hacer declaraciones.

Enrique L. F., padre del menor que denunció que en la escuela de su hijo se impartían todas las clases en catalán, lamentó que por resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el niño tenga que escolarizarse separado de sus compañeros. El auto establece que el menor deberá tomar todas las clases en lengua castellana de forma individualizada y recibir clases de catalán durante tres horas y media a la semana.

El padre ha explicado que se decidió a presentar la denuncia porque "mi hijo tiene siete años y hasta el momento no ha hecho ninguna clase en lengua castellana". Aunque ha celebrado que la resolución del TSJC "crea un precedente" y puede provocar que otros padres "pidan que se impartan también todas las materias en castellano", ha lamentado que en el caso de su hijo ello conlleva que, a partir de ahora, recibirá las clases solo, sin compañía de otros alumnos.

Añadió que "si hubieran hecho las preinscripciones como es debido, preguntando a los padres en qué lengua quieren que se escolarice a los pequeños, mi hijo no estaría ahora marginado". Por su parte, la dirección de la escuela Feliu i Vegués, situada en el barrio de Sant Antoni de Llefiá, no ha querido hacer declaraciones y se ha remitido a la rueda de prensa sobre el tema que ha ofrecido esta mañana la consellera de Educación, Marta Cid.










JOSEFINA ALBERT. Represaliada por facilitar exámenes en castellano

Josefina Albert, profesora de Gramática Histórica del Español en la Universidad Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, logró en el año 2002 que los tribunales sentenciaran que la Universidad actuó de forma incorrecta al excluirla de formar parte de las pruebas de selectividad por facilitar exámenes en castellano.No consiguió, sin embargo, ganar el pleito por presunta prevaricación contra el rector, Lluís Arola.

A raíz de la polémica por la lengua en la URV, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) resolvió que la normativa que las universidades catalanas aplicaban en las pruebas era discriminatoria con los alumnos castellanohablantes y que Albert actuó correctamente al facilitar el enunciado de los exámenes en castellano a los estudiantes que lo pidieron.

Aquella controversia ha hecho de Josefina Albert un activo importante por la lucha a favor del bilingüismo.

Pregunta.- ¿Finiquitó su enfrentamiento con el rector?

Respuesta.- Yo estoy convencida de que se cometió prevaricación y por ello iré hasta el final. En estos momentos, el asunto está en manos de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.

P.- Aquella polémica, ¿ha tenido algún coste personal?

R.- Ellos pretendían que yo metiera la cabeza en una bolsa de basura y les da rabia que vaya normal por la vida. Es cierto que hay gente que no me saluda, pero han cesado las amenazas y yo sigo trabajando porque no tengo nada que esconder. Sólo intento que se cumpla la ley.

P.- ¿Cómo valora la propuesta de Estatuto de Cataluña?

R.- Me parece un disparate. En el apartado de la lengua, tengo cientos de subrayados de los artículos que creo que discriminan al castellano. Las dos son lenguas propias y de uso preferente y se debe respetar el derecho al bilingüismo. ¡No sé qué ganan con ignorar una lengua! Llego a pensar que se trata de un plan diabólico para que los niños pobres lo sean también culturalmente.

P.- ¿Siempre ha sido tan beligerante con el tema de la lengua?

R.- Qué va. La intransigencia de la Universidad Rovira i Virgili ha conseguido que me meta a fondo en este tema. Ahora, acuden a mí para denunciar abusos contra el uso del castellano y trabajo desde Profesores por la Democracia y Convivencia Cívica Catalana.Lo cierto es que cuando puse la primera querella por lo penal por prevaricación, desconocía totalmente la existencia de Profesores por la Democracia, y en cuanto a Convivencia Cívica Catalana, debo decir que no intervino inicialmente para nada. Cuando el abogado del rector intentó pactar con el mío para que retirara todas las denuncias, recibí el apoyo de esas dos asociaciones cívicas. Yo se lo he agradecido y he visto claro que era justo implicarme en todas sus luchas en la defensa de los derechos fundamentales, especialmente los lingüísticos.

P.- ¿No cree que el boicot al cava catalán también es una forma de intransigencia?

R.- Estoy en contra de cualquier boicot, me parece miserable, pero ¿sabe usted que desde hace dos años hay un boicot a los productos españoles? Creo que los medios de comunicación de Cataluña no hablan de muchas cosas y su obligación es informar.

P.- Como activista de Profesores por la Democracia y de Convivencia Cívica Catalana, ¿recibe usted muchas quejas?

R.- Me llegan denuncias y comentarios que a veces me ponen los pelos de punta. Hay actitudes negativas contra los niños cuya lengua materna es el castellano y se controla hasta el idioma que se utiliza en los recreos. Se enseña el castellano con instrucciones en catalán y se emplean técnicas encaminadas a negar el idioma.

P.- ¿Le ha llegado alguna otra queja desde la Universidad Rovira i Virgili respecto a la utilización del castellano y el catalán en los exámenes de selectividad?

R.- Yo me desvinculé de las pruebas de selectividad un año después de que me tuvieran que readmitir en los tribunales de corrección.Pero los alumnos tienen miedo y nadie habla. Al principio de la polémica, una alumna me comentó que su madre le había dicho que aceptara el examen en catalán sin decir nada. 'No te compliques la vida', le dijo. Es un sistema que obliga al estudiante a alzar la mano para preguntar, para significarse. Pero los derechos no se piden, se ejercen.
17.jpg
Paco Caja, presidente de Convivencia Cívica de Cataluña:


“Buenos días, amigos y amigas. Permitidme empezar mi intervención con la lectura del artículo 2 de nuestra Constitución: La Constitución de fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre ellas.


Este modelo de organización y división territorial del poder, en donde la unidad es el principio y el binomio autonomía-solidaridad son consecuencias de aquel principio (como ha recordado el Tribunal Constitucional, la autonomía (que no es soberanía) no puede oponerse a la unidad sino que es en el interior de ésta donde cobra su verdadero sentido) que se basa en la distribución de competencias, y que está tutelado por la rigidez de la Constitución y la vigilancia del Tribunal Constitucional, no sólo ha garantizado la libertad, la justicia y la igualdad de todos los españoles durante los últimos veinticinco años, sino que ha determinado el período más largo de prosperidad y paz social, aminorando las desigualdades interterritoriales de nuestra reciente historia.



Es este modelo y sus ejemplares consecuencias el que amenaza hoy junto con las bases mismas de nuestra constitución lo nacionalismos vasco y catalán mediante un aparente reforma de sus respectivos estatutos de autonomía, que es en realidad una reforma constitucional en toda la regla. ¿De qué manera? Mediante la proclamación de unos pretendidos “derechos históricosâ€?, que son colocados en el lugar de la voluntad del pueblo español, o sea de la nación española, en donde reside la soberanía y de la que emanan todos los poderes del Estado.


Así podemos leer en el artículo 5 del Proyecto de Reforma del Estatuto de Cataluña: “El autogobierno de Cataluña como nación se fundamenta en los derechos históricos del pueblo catalán... Pero, ¿en qué consisten los tan cacareados derechos históricos? Sin duda nos encontramos ante un ente, éste de los derechos históricos, de una especial consistencia ontológica. La filosofía política que inspira la Propuesta de Nuevo Estatuto (y de igual manera el llamado Plan Ibarretxe) se reduce a la fórmula que, sin duda en un momento de máxima intensidad de su estro político, acuñara recientemente el preclaro varón que dirige los destinos de ERC, el Honorable. Josep Lluís Carod Rovira: “los derechos históricos son incuestionables, pero otra cosa es a qué nos dan derecho; esto es negociableâ€?. Extraordinario apotegma digno de figurar en cualquier antología del disparate jurídico-político, al lado del atribuido a Groucho Marx: “Estos son mis principios, pero si no le gustan se los cambioâ€?. Catalonia como Freedonia.


Pero, abandonemos la ironía y analicemos con rigor la fórmula de Carod. Los derechos históricos son incuestionables; de acuerdo, pero esos derechos no tiene un contenido incuestionable, identificable. Debemos, entonces, descubrirlos al negociar. Alguien, con temperamento de filósofo práctico nos dirá, sí-hombre-sí, por el negocio al conocimiento; ahora la filosofía pertenece al tiempo del negocio y no del ocio. Pero, contestaría el hombre común: Si eso es así, esos derechos no serán históricos, esto es, basados en el (glorioso) pasado, sino en el futuro. ¡Qué descubrimiento! gritarán alborozados los adeptos de la secta carodroviriana: ¡Regresamos al futuro!


Así es. El brocardo catalanista del gurú de la independencia pone al descubierto, en efecto, una estructura propia de la ciencia-ficción. La fórmula política de Carod para solucionar el “encajeâ€? (de bolillos, sin duda) de Catalunya (con ny) con Espanya (ídem) no es otra que la del “regreso al futuroâ€?. Me explicaré. Dicho en términos filosóficos: esa fórmula expresa una “historicidadâ€? precisa: el futuro debe ser lo que hubiera sido de no haber sucedido lo que nunca debió suceder (la contingencia) el trauma de la derrota nacional (1714). O sea, la política nacional, la reconstrucción nacional, es un condicional contrafáctico. Una de las estructuras lógicas literariamente más fecundas: ¿Qué hubiera pasado si no hubiera sucedido lo que sucedió?; si no.... entonces...


Este carácter contrafáctico es lo que confiere la dimensión “idealâ€? (en sentido moral) al proyecto catalanista desde sus orígenes, tanto por los viejos góticos (Prat de la Riba y sus novela de formación: La Nacionalitat catalana) como por los jóvenes turcos (los Pompeu Gener et Cía. con sus racismo modernista). Así los derechos históricos son el arcano, en sentido propio, del catalanismo de ahora y siempre. Arcano en tanto en cuanto desaloja la dimensión misma de la historia, asegurando la inexorabilidad de un tiempo cíclico en el que la repetición es ley. La nación se convierte por este sesgo en el antídoto de la historia. Su construcción, la reconstrucción nacional, es la garantía de la inexorabilidad de ese tiempo eterno, el tiempo del mito. Porque todo está escrito. Un texto al que debemos someternos, al pie de la letra. Lo contrario de la libertad, de la historia.


Concluyo y resumo: nos enfrentamos a una opción tanto política como moral: o la defensa de nuestra Constitución y con ella la posibilidad de futuro para todos los españoles, porque sólo de la fundamentación de la vida política en la voluntad nacional, de todos los españoles, depende la posibilidad misma de la historia, o alternativamente, la ausencia de futuro, la enfermedad del pasado que determinan las voces ancestrales a las que nos esclaviza el nacionalismo, los derechos históricos que entronizan los Estatutos de Carod Rovira, de Maragall, de Patxi López, de Zapatero, de Ibarretxe.


Yo escojo la primera de las alternativas, la del futuro de España, de todos los españoles, el de la unidad de España, de la justicia, la libertad e igualdad, de la autonomía y de la solidaridad interterritorial. Y estoy seguro que Uds., como navarros y como españoles, también. Una España con futuro, la España que nos hemos dado a nosotros mismos: La España constitucional. Muchas graciasâ€?.
Mira també:
http://www.convivenciacivica.org/
http://www.libertaddigital.com/

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona