Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Accions per a Avui
Tot el dia

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat
La simple cizaña no equivale a libertad de expresión
05 feb 2006
LA SIMPLE CIZAÃA NO EQUIVALE A LIBERTAD DE EXPRESIÃN

HIPOCRESÃ?A OCCIDENTAL

05-02-2006

J. Ramón Doria Bajo


* J. Ramón Doria Bajo es Notario Público
La tolerancia es uno de los rasgos que más diferencia a los ateos de los fundamentalistas religiosos. Los primeros toleran que haya gentes que sigan sus creencias y no dedican su tiempo a hacer apostolado del ateismo, no así los segundos. Sin embargo, ahora, la laica Europa se rasga las vestiduras ante la queja musulmana por el asunto de las caricaturas, y defiende a ultranza la llamada libertad de expresión cual si fuera una nueva religión. Defender la libertad de expresión consiste en perseguir y condenar a quienes asesinan a periodistas molestos como Couso. La libertad de expresión se debe ejercer, entre otros fines, para aflorar oscuras tramas de corrupción de nuestros políticos o de las transnacionales pero no para el insulto por el insulto. ¿Qué alto fin han perseguido los diarios que han reproducido nuevamente las viñetas? ¿Acaso pretendían echar más leña a la -ya- impresionante hoguera conseguida a base de invasiones armadas, ocupaciones indefinidas, vituperación constante de sus íntimos valores�


La simple cizaña no equivale a libertad de expresión. Como ha dicho un diario de habla inglesa âlibertad de expresión no es gritar ¡¡FUEGO!! en un teatro abarrotadoâ?. No seamos hipócritas quejándonos de que no nos dejan adorar a nuestro Dios/libertad de expresión, ahondemos en la cuestión y examinémonos por dentro ¿Hay islamofobia en nuestra sociedad? ¿Por qué la hay? ¿Quién la fomenta y con qué objetivo? Ahí -precisamente ahí- es donde se debe utilizar la libertad de expresión.


Otro tema donde Occidente demuestra un alto grado de hipocresía es en el de la potencia nuclear ¿Qué divina providencia ha establecido que las armas nucleares sean patrimonio -exclusivo- de cinco Estados miembros del Consejo de Seguridad de la ONU? Si realmente Occidente pretende reducir el armamento nuclear en el mundo ¿por qué no empieza por cumplir el -reiteradamente incumplido- Tratado de No Proliferación Nuclear? Que la OIEA envíe a Irán al Consejo de Seguridad de la ONU, es otra hipocresía más de Occidente y una nueva carga de leña echada al fuego ¿Acaso existe algún interés en iniciar una nueva guerra? ¿Hasta donde los âcultosâ? y pacíficos ciudadanos occidentales soportaremos calladamente la abominable escalada de violencia a que nos abocan nuestros gobiernos y los medios de comunicación?


Sabido es que cada vez en mayor medida las victimas de las guerras son civiles ¿será acaso que los mandamases pretenden ir diezmando a la ingente y desarrapada población mundial?


Dicen que es de sabios rectificar y al respecto, yo le diría, con todos los respetos, al pueblo musulmán: âperdónalos señor porque -hay periodistas- que no saben lo que hacenâ?

This work is in the public domain

Comentaris

La simple cizaña no equivale a libertad de expresión
05 feb 2006
05-02-2006

OPINIÃN. EL CÃMIC DE LA DISCORDIA

CRONOPIANDO

LOS MUSULMANES Y EL SENTIDO DEL HUMOR



Si los musulmanes tuvieran tan desarrollado como los europeos el sentido del humor, nada hubiera pasado en estos días en que la caricatura de Mahoma en un periódico danés ha provocado la ira musulmana de un lado y, de otro, la reproducción del polémico dibujo en algunos medios europeos por aquello de defender la âlibertad de expresiónâ?, pero los musulmanes viven demasiado ocupados en violentas querellas como para disfrutar el regocijo de una buena humorada.

Tal vez no tan buena como la que le costó la vida al cacique americano Atahualpa luego de que el sacerdote español Vicente de Valverde le conminara a acatar la Biblia y a aceptar a Dios como único y verdadero porque así lo decían las sagradas escrituras. Atahualpa, luego de agitar inútilmente la Biblia, se la llevó a la oreja y tras esperar oír durante unos segundos la palabra de Dios, acabó arrojando la Biblia al suelo porque no le decía nada. Pizarro, que tampoco tenía un gran sentido del humor, se ocupó de vengar la gracia del indio.

Y quizás, tampoco tan aguda la humorada que hoy festeja Europa como la que al cacique Nicaragua le supuso la gloria antes de tiempo cuando, después de aceptar el bautismo, se puso el hombre a formular preguntas nada oportunas como, por ejemplo, quién elegía al rey de Castilla o cómo era posible que Jesús fuera al mismo tiempo, hombre y Dios, y María, virgen y madre.

Otro jefe indio, Hatuey, también fue víctima de su buen humor cuando, exigido por los cristianos a que se bautizara para alcanzar el cielo, preguntó a sus torturadores si también los cristianos estarían en el cielo prometido, y ante la confirmación de la compañía Hatuey optó por irse directamente al infierno.

Y es que, el problema, a veces, con el humor, depende de su procedencia. Bastaría que hiciéramos memoria de lo costoso que el humor le ha salido a los pueblos del mundo cuando han tenido que confrontar los humores ingleses en la India, por ejemplo, o en Las Malvinas; los humores españoles en el Caribe o Filipinas; los humores portugueses en Mozambique o en Brasil, para sólo citar algunos casos; los humores holandeses en Sudáfrica; y las muchas humoradas dispersas por la historia, sea durante el âapartheidâ? o la inquisición o durante cualquiera de las muchas guerras mundiales y locales, para entender hasta qué punto son maestros los europeos en un humor que, por culpa de los musulmanes, parece condenado a convertirse en una especie en vías de extinción y eso que, el humor, como asegurase Galileo, no gira alrededor de los seres humanos mas, sin embargo, se mueve.

Pero nada habría pasado si los musulmanes, en lugar de airear su protesta, se hubieran limitado a mostrar en sus periódicos a la familia real danesa con sus nórdicas nalgas al aire, o al príncipe de Edimburgo disfrazado de nazi y ensayando el paso de la oca, o al rey de España atravesando puertas de cristal sin necesidad de abrirlas o al príncipe alemán, creo que de Hansburgo, meándose en el pabellón turco, urinaria humorada, por cierto, que le costó algunos meses de rehabilitación alcohólica. Hubiera sido suficiente poner en entredicho algunas reales descendencias, o mostrar al Santo Padre en ciertos afanes no precisamente santos, para confirmar hasta qué punto el humor es relativo, tanto como la manida âlibertad de expresiónâ? que, en ocasiones, también en Europa sabe dar paso a otros conceptos no tan virtuosos como âel debido respetoâ?, el âoportuno tactoâ?, la ânecesaria discreciónâ? o el acápite legal que condena por injurias lo que casi siempre son... inofensivas humoradas.
La llibertat d'expressio a Israel
05 feb 2006
Doncs a Israel quan els hi publiquen coses com aquesta a Europa no fan tan de soroll:

http://www.guardian.co.uk/cartoons/stevebell/0,7371,538498,00.html

I no tinc ara temps per a buscar totes les caricatures que s'han fet de la religio cristiana, pero ja sabem tots/es que a Jesucrist l'han dibuixat de totes maneres.

El que no t'atreveixes a dir es que aquest musulmans que es queixen viuen a paisos on la llibertat de prensa no existeix, i no entenen perque es pot fer.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more