Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
30 gen 2006
Después de tres semanas de suspensión tras el plante de la defensa, y con más de una hora de retraso, se ha reanudado el juicio contra 56 ciudadanos vascos procesados en el macrosumario 18/98. La defensa ha pedido que la vista se aplace un mes al considerar que no ha tenido tiempo suficiente para estudiar y sacar copias de las diligencias 75/89 que dan origen a este macroproceso.
La abogada Arantza Zulueta ha expuesto nada más iniciarse la vista, a las 11:05, que estas tres semanas no han sido suficientes para estudiar y sacar copias de los 100.000 folios que se esconden tras las diligencias 75/89 que dan origen a este macroproceso, por lo que ha solicitado al tribunal que la vista se aplace durante un mes para poder garantizar el derecho a la defensa.

El fiscal se ha opuesto a esta petición y el tribunal ha ordenado un receso para estudiar la petición.

La última sesión del juicio finalizó sin que Xabier Alegria pudiera responder a las preguntas de su abogada, por lo que la sesión de hoy se retomará con su comparecencia. Alegria está procesado en las piezas Orain y Ekin, por lo que su declaración se prevé larga. Antes de que se suspendiera la vista, el vecino de Lezo sí tuvo oportunidadad de señalar que no iba a responder a "un tribunal que ampara el uso de la tortura".

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Arantza ZULUETA | Abogada de la defensa

­La última sesión del juicio finalizó con un plante de la defensa por la imposibilidad de desarrollar su labor. ¿En qué situación se reincia ahora?

Acabamos aquella sesión diciendo que en esas condiciones no se podía defender, que se estaba dando una grave vulneración del derecho a la defensa y del ejercicio de nuestra labor como letrados. Anunciamos que íbamos que acudir a nuestros colegios de abogados para consultar la situación con nuestros decanos, pero dejamos claro que en esas condiciones no se podía mantener el juicio, que no podíamos seguir así. Viendo que por parte de los colegios de abogados se nos daba amparo en lo que estábamos planteando, que se nos daba la razón, decidimos plantarnos. Eso hizo que la Sala suspendiera el juicio para reiniciarlo, en principio, el 16 de enero. Entendimos que, de alguna forma, nos estaba dando la razón en lo que estábamos planteando. Así y todo, dijimos también que nuestra idea no era volver el 16, sino esperar a que se concretara ese amparo y que se produjera la reunión entre nuestro decano y presidente del Consejo Vasco de la Abogacía con el presidente de la Audiencia Nacional para, visto el resultado de esa entrevista, decidir nuestra posi- ción. Luego, ellos volvieron a echarse para atrás y se suspendió el juicio hasta el 30 de enero, reconociendo otra vez, en cierta manera, que lo que estábamos planteando se ajustaba a lo que establecen las leyes.

­¿Cuál fue el resultado de aquella entrevista?

En aquella reunión, al presidente del Consejo Vasco de la Abogacía, del Consejo General de la Abogacía Española y al decano del Colegio de Abogados de Madrid se les dice que nos van a facilitar las copias de las diligencias 75/89, que no va a haber ningún problema en ese sentido, y también que se nos iba a dar tiempo para que pudiéramos instruirnos de estas copias. Sin embargo, la Audiencia Nacional no nos ha facilitado las copias, alegando «imposibilidad técnica». Nosotros habíamos anunciado que estábamos dispuestos a poner los medios necesarios para que esas copias estuvieran en nuestras manos, y decidimos empezar a escanearlas. En cualquier caso, indicamos a la Audiencia que en primer lugar se nos tenía que conceder un mes para analizar los documentos que hay en las diligencias 75/89, algo que con la fecha establecida, el tribunal no garantizaba. Por ello, recurrimos el auto que fija el reinicio el 30 de enero.

­¿Qué argumentaron en este recurso?

Planteamos lo mismo que el 9 de enero expusimos ante la Sala. Por un lado entendíamos que se debe anular todo el juicio y que, en todo caso, debería reiniciarse desde el principio. Teniendo presente que nosotros siempre hemos pedido el archivo de este proceso porque creemos que no existe tipo delictivo sobre el que se pueda juzgar a estas personas, indicamos que, en cualquier caso, el juicio debía anularse porque habíamos podido comprobar que en la 75/89 había diligencias que afectaban a todos los imputados, incluso a aquellos que ya se había interrogado sin conocer el contenido de estas diligencias. También solicitábamos, de manera subsidiaria, que si no se anulaba el juicio por este motivo, nos tenían que dar el plazo de un mes para poder instruirnos de todos los documentos del 75/89.

­Quienes siguen el juicio hablan constantemente de estas diligencias 75/89. ¿Hasta dónde llega la importancia de estos documentos?

Son documentos que, además de ser la base para el inicio de las investigaciones, observaciones y acusaciones contra los imputados, constituyen la base de los escritos de la acusación fiscal, de los escritos de la AVT, de los informes policiales y, en definitiva, suponen la base de la teoría político-policial de que todas las organizaciones de la izquierda abertzale son ETA. Documentos que necesitan un exhaustivo estudio por la importancia que tienen y que además, en la forma en que se han instruido, son una auténtica chapuza, sin orden ni concierto, como ya hemos descrito más de una vez.

­Podemos deducir, por lo tanto, que la decisión de la Audiencia Nacional no ha paliado la situación de indefensión...

No la ha paliado. Además, ésta es una denuncia que hemos ido haciendo a lo largo de todo el procedimiento, no sólo desde el inicio de las sesiones de la vista oral, donde creemos que también se está vulnerando el derecho a la defensa por la forma de actuar de la Sala. Hemos trasladado nuestras denuncias desde el inicio del procedimiento. Son muchas las irregularidades y muchas las infracciones del derecho procesal y del derecho penal que se están dando.

­A pesar de todo, la decisión del presidente de la Audiencia Nacional parece que reconoce, aunque sea de forma indirecta, que la actuación del tribunal no ha sido correcta, ¿no?

Esto ha sido reconocido, no sólo por el Consejo Vasco de la Abogacía, el Consejo General de la Abogacía o el decano del Colegio de Abogados de Madrid, sino también por otros reputados juristas, por el Colegio de Abogados de Barcelona o el Consejo de Abogados de Berlín, que también han expresado sus quejas. De alguna manera, se está reconociendo que existe una situación muy grave y que se está vulnerando el derecho a la defensa. Luego, la Sala con su actuación, con estas suspensiones, con este acceder a aquello que en un principio nos negaba rotundamente, sí entende- mos que de alguna manera nos da la razón. Aunque insisto en que no palía la situación. Se sigue vulnerando el derecho a la defensa, no sólo por esa prueba documental, sino por cómo se está desarrollando el juicio.

­En calidad de abogados de la defensa, ¿qué importancia le dan al amparo del Consejo Vasco de la Abogacía, del Consejo General de la Abogacía y de los Colegios de Abogados?

Le damos mucha importancia. Creemos que han jugado un papel muy importante, no sólo en el amparo que nos han concedido, sino en la denuncia pública que han hecho incluso de la situación que se estaba dando en la Audiencia Nacional. Ha sido muy importante, porque de alguna manera todo aquello que veníamos denunciando en la Sala, y también públicamente, respecto a las condiciones en que se está celebrando el juicio se ha visto apoyado por gente de esta entidad, lo que en definitiva ha hecho que también la opinión pública y otros ámbitos jurídicos y judiciales pongan atención en qué es lo que está ocurriendo en este juicio.

­Ustedes llevan prácticamente toda la vida trabajando en la Audiencia Nacional. ¿Esperaban llegar a esta situación?

Pues sí, porque este tipo de chapuzas y de vulneraciones de derechos se dan en muchos juicios de la Audiencia Nacional y también en las medidas que adopta esta audiencia contra la gente que, en calidad de detenidos o de imputados, pasa por la misma. Lo que ocurre es que este juicio tiene una mayor repercusión mediática, y los medios no están tan atentos en otros juicios en los que se denuncian estos mismos hechos. También ocurre que, al ser un macrojuicio y al haber tantos imputados en las mismas condiciones en un sumario de esta envergadura, todo pasa a un nivel más exagerado. Eso es lo que está sucediendo ahora, pero estas vulneraciones del derecho a la defensa y de derechos fundamentales ocurren y se manifiestan continuamente en la Audiencia Nacional.

­Toda la atención se ha situado ahora sobre el asunto de las diligencias, pero la vista ha estado marcada por las irregularidades desde el inicio. ¿Qué ba- lance hacen de la misma?

En este tiempo hemos visto cómo se corta la palabra a los procesados y se les impide explicarse y contestar, cuando se está pidiendo hasta 51 años de prisión contra ellos. Hemos visto recortes en el ejercicio de la defensa por parte de los letrados cuando intentan poner de manifiesto algún tipo de infracción de norma procesal o de vulneración de derechos. Comprobamos también que existía una prisa para iniciar el juicio, que viene de un impulso político clarísimo, parece que desde fuera de la Sala, porque hasta al propio tribunal se le ve completamente forzado tanto en sus decisiones como en el momento de tomar declaración a los procesados. Parece que llevamos de juicio mucho más de lo que llevamos realmente, porque ha sido muy intenso, la tensión ha sido muy fuerte, y porque la actitud del tribunal hacia los procesados ha sido tremendamente hostil, con miedo a que existan denuncias políticas cuando es más que evidente que las acusaciones aquí son políticas.

­Han llegado incluso a recusar al tribunal por «parcialidad manifiesta»...

Nosotros en su día, cuando se decidió quién iba a ser el tribunal, ya lo recusamos por haber tenido actuaciones judiciales con referencia a estas diligencias. Tanto al señor Javier Gómez Bermúdez, que era el que estaba destinado a juzgar, como a la señora Angela Murillo. La recusación de Gómez Bermúdez, aun cuando él se opuso a la misma, se admitió, pero la de la señora Murillo no. Iniciadas las sesiones del acto de vista oral, y viendo cuál era la actuación por parte del tribunal, ordenando leer documentos sobre las que nadie había solicitado su lectura, sin ningún criterio jurídico, entendimos que aquello estaba manifestando la parcialidad y la arbitrariedad del tribunal. Es lo que nos llevó a recusarlo. Nosotros entendemos que desde ese momento, y lo planteamos con toda la razón, el tribunal quedaba invalidado para actuar con imparcialidad.

­Al juicio están acudiendo varios reputados juristas internacionales. ¿Qué impresión se están llevando?

Hemos tenido contacto con ellos, y sabemos también que han hecho una serie de declaraciones ante la opinión pública. La verdad es que nos estamos encontrando con mucho apoyo, con mucha solidaridad, y que desde todos los foros y desde todas las personas que entienden de la judicatura y de derecho, se nos está dando la razón en cuanto a la denuncia que estamos haciendo de las vulneraciones de derechos.

­El mismo día en que el tribunal rechazaba la recusación ordenaba que todos los procesados deban acudir a todas las sesiones del juicio. ¿Puede ser una especie de venganza?

No sé si se puede hablar de venganza, pero sí que da toda la sensación de que el juicio, por una serie de criterios y de impulsos políticos, se está dirigiendo desde fuera del tribunal. Esto hace que decisiones que la propia Sala había acordado con los letrados antes del inicio de las sesiones de la vista oral no se hayan cumplido. Se hablaba de un juicio por piezas, en las que los procesados sólo tendrían que comparecer en las piezas en las que están incluidos, se hablaba de flexibilidad en las ausencias... Sobre todo eso se llegó a un acuerdo. De repente, por una decisión que tiene que ver más con criterios políticos que con criterios jurídicos, se ha establecido que todos los procesados deban acudir a todo el juicio. -

This work is in the public domain

Comentaris

Re: 18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
30 gen 2006
(...)Me dices que ...en una sala de justicia, en un estado democrático, se juzgan hechos y las certezas morales están fuera de lugar. Estoy de acuerdo contigo, pero lo que no entiendo muy bien es porque me atribuyes algo que no solo no he dicho, sino que tampoco pienso. ¿En qué lugar he dicho yo que lo que las certezas morales, en éste o en cualquier otro juicio, deban sustituir a los hechos? Creo haber dicho algo bien diferente. He escrito, por ejemplo: ... ahora ha llegado el momento de la verdad, de la verdad jurídica, esa verdad que en un estado de derecho no debería contradecir la verdad moral, sino refrendarla. Advierte que no identifico ambas verdades, la moral y la jurídica, sino que las diferencio, y tampoco digo que en un estado de derecho la verdad jurídica debería plegarse a la verdad moral, ni adaptarse a ella, sino refrendarla. Tal vez no he utilizado el termino más preciso de los posibles, pero lo que pretendo decir con refrendar es confirmar con pruebas lo que por simples indicios todos, o muchos, pensamos. Es decir, que me parece sano que en una democracia lo frecuente sea que la justicia se muestre capaz de probar legalmente aquello de lo que la sociedad moralmente tiene certeza. Obviamente esto no siempre será posible, pero me parecería muy preocupante que ambas verdades rara vez coincidieran, pues eso indicaría o bien que los tribunales son inoperantes, o bien que la sociedad está muy perdida. No voy a negar que esas certezas morales que a veces se instalan en la sociedad tienen su peligro. Hace no mucho tuvimos un caso, muy diferente es cierto, que lo demuestra. Me estoy refiriendo al juicio contra Dolores Vázquez por la muerte de Rocío Wanninkof.

Pero voy a ponerte otro ejemplo que es más próximo al que nos ocupa: el caso GAL. No sé tú, pero yo desde luego sospechaba, desde mucho antes de que hubiera ninguna acusación formal, que detrás de este grupo criminal estaba "el estado", así, con unas comillas que pretenden sugerir una idea difusa que incluiría funcionarios públicos, cargos políticos, tal vez al gobierno o parte de él, etc. Yo pienso que estuvo muy bien que la justicia actuara y pusiera nombres y apellidos a los sospechosos de esos crímenes, los sometiera a un juicio penal con todas las garantías, demostrara la culpabilidad de algunos de los acusados, y los condenara, aunque es cierto que probablemente no procesó a todos los responsables, y yo personalmente no dejo de lamentarme por ello. Aún con toda la manipulación que hubo en ese caso por parte de la prensa y de la entonces oposición política, creo que fue muy positivo que esa certeza moral que parecía acompañar a la inmensa mayoría de los ciudadanos no se quedara dentro del ámbito de las opiniones privadas, sino que saltara a la arena pública y creara un clima que, probablemente, ayudó a que finalmente el caso llegara a los tribunales, aunque no de una manera plenamente satisfactoria para muchos de nosotros.

Me parece que el caso GAL guarda más de una similitud, al menos para mí, con el que ahora nos ocupa. En aquel momento lo que pedía una buena parte de la ciudadanía era que se investigara y se persiguiera a los autores de determinados delitos. Muchos de los que así pensábamos no señalábamos con el dedo a nadie en concreto, pero teníamos una cierta idea de dónde se les debía buscar. Ahora ocurre lo mismo. Te habrás dado cuenta de que ahora tampoco he hecho imputación alguna contra nadie en concreto, sino que he dicho que los culpables del clima terror y coacción que se vive desde hace años en el País Vasco, no son sólo quienes disparan a la nuca y ponen bombas, sino también quienes de forma absolutamente coordinada con ellos les alientan, les justifican, les informan, les financian, les dan cobertura política y mediática, etc. Quien ha puesto nombre y apellidos a esas personas, y quien les ha imputado cargos tipificados en nuestro código penal, no he sido yo, sino los instructores del caso.

Yo tengo la certeza moral de que, en efecto, ETA es algo más que sus comandos, pero no sólo creo que ésta convicción personal es insuficiente de todo punto para procesar y condenar a alguien, sino que por puro sentido común pienso que entre los encausados en este proceso, ni están todos lo que son, ni son todos los que están, por decirlo coloquialmente. A pesar de ello creo que la justicia ha hecho muy bien en investigar el asunto, que ha sido eficaz al encontrar indicios suficientes para procesar a unos cuantos presuntos responsables de esos delitos, y espero que consiga en el juicio probar la mayor parte de sus acusaciones, porque para mí eso significaría que ha cumplido con su deber de perseguir un delito que, como digo, estoy convencido de que se ha cometido y se sigue cometiendo. No he dicho nunca, ni diré, que los responsables de tales o cuales delitos sean tales o cuales personas, porque carezco de información suficiente para afirmar tal cosa, ni siquiera como mera opinión personal, como tampoco nunca dije que el Señor X fuera tal o cual persona, pero como demócrata apoyaré cualquier proceso que pretenda despejar esa incógnita aún no resuelta.

Por si este ejemplo no fuera suficiente te pondré otro: El caso Pinochet. Yo tengo la certeza moral de que el general Pinochet tiene responsabilidad en muchos de los crímenes cometidos durante su dictadura, y por ello apoyé moralmente su extradición y procesamiento, y si mi apoyo en ese caso no fue material fue porque, quizás equivocadamente, me pareció que entonces ya había suficiente gente mostrando su apoyo a la acción de la justicia. Digo que tal vez me equivoqué, y no dejo de pensar que si en aquella ocasión los ciudadanos de a pie hubiéramos sido más decididos, Pinochet tal vez no se hubiera librado tan fácilmente. Sin embargo, lo reconozco, no tengo ninguna prueba de la implicación de Pinochet en esos crímenes. ¿Las tienes tú? ¿La presencia en embajadas, consulados y parlamentos de manifestantes apoyando el procesamiento en aquellos días provocó que te echaras a temblar porque lo que siempre se pretende, se sea consciente o no, es limitar las garantías democráticas y el alcance de las libertades cívicas?.

Me dices también que los hechos que se juzgan en una sala de justicia lo son individualmente porque los delitos son individuales, no colectivos. Perdona que te lo diga, pero creo que estás poco informado. Hasta donde yo sé en esta causa se juzga a 56 personas físicas, acusadas individual y diferenciadamente de diversos delitos presuntamente cometidos por cada uno de ellos, solos o en compañía de otros. No me extenderé mucho sobre este particular, porque creo que si de verdad te interesa contrastar esa opinión tuya, lo único que tienes que hacer es consultar cualquiera de los muchas fuentes que hay con información oficial sobre el caso, y si en ellas encuentras que en efecto se están haciendo imputaciones colectivas de delitos colectivos, me lo dices y lo discutimos.

Lo que añades a continuación, eso de que lo que yo quisiera es una "causa generalâ?, una causa general en la que también cabría, por qué no, el PNV... me parece una acusación gratuita hacia mis convicciones democráticas, por decirlo educadamente. ¿Dónde he sugerido yo que eso es lo que deseo? ¿Quién ha pedido que se procese al PNV? Es más ¿Dónde has escuchado que habría que procesar a toda Batasuna, a todos los empleados de Gara, o los de cualquiera de las empresas bajo sospecha de colaborar con ETA? Hasta donde yo sé, y corrígeme si me equivoco, los procesos, o los intentos de procesamiento, contra miembros de Batasuna han sido siempre eso, procesos contra personas concretas por delitos concretos, tales como apología del terrorismo, colaboración con banda armada, injurias, etc. Que yo sepa Batasuna fue ilegalizada, pero nadie ha respondido ante un tribunal por su mera pertenencia a ese grupo político.

Unos cuantos de los miembros de ese grupo, no uno ni dos, además han sido miembros confesos de ETA. A veces algunos miembros de Batasuna han simultaneando su militancia activa en la banda con el desempeño de cargos públicos y otros han dejado la política para pasar a formar parte de comandos terroristas. También los hay que "abandonaron" su militancia en ETA para "pasarse a la política", como por ejemplo el mismísimo Arnaldo Otegui, quien como sabrás fue condenado por pertenecer a la banda y participar en varios delitos, entre otros el secuestro del empresario Luis Abaitua en 1979. Mis entrecomillados en esta ocasión, que tal vez te parezcan injuriosos, se deben a que después de cumplir la mitad de su pena de seis años y salir a la calle, el señor Otegui, que yo sepa, no solo no ha hecho la más mínima autocrítica por haber pertenecido a ETA, sino que no desperdicia oportunidad para mostrar su apoyo a la banda terrorista, en algunas ocasiones con gritos de "Gora Euskadi Ta Atkatasuna", en otras promoviendo homenajes a etarras convictos y confesos, o llamando luchadores por la libertad a quienes murieron victimas de la bomba con la que una vez más iban a asesinar a algún enemigo del pueblo vasco.

Creo que con este curriculum, que si no lo conoces podrás comprobar en cualquier hemeroteca, o simplemente echando un vistazo a los archivos del propio Gara, el señor Otegui se merece que yo entrecomille las palabras "abandonar" ETA y "pasarse a la política". No obstante he leído hace poco en un foro que alguien decía que Otegui, después de cumplir condena, se había rehabilitado, y tal vez tú pienses lo mismo, pero a mi eso me parece un chiste. A pesar de todo ello, si los tribunales no encuentran pruebas suficientes para procesar y condenar a Otegui o a otros como él, yo, como demócrata, aceptaré todas y cada una de esas sentencias, aunque más que a la inocencia de los acusados crea que se deban a la falta de pruebas. (...).

Por Renault.
Re: 18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
30 gen 2006
Hay un razonamiento que finaliza todas las pseudoentrevistas concertadas que salen en el Gara (Que son las únicas que conceden los terroristas o colaboradores). Este juicio es un proceso contra un colectivo por un delito de opinión o activismo. MENTIRA. Punto.

Otra cosa es que la chapucera jerga batasuna engañe a alguien que se quiera dejar engañar aquí, en Barna.
Re: 18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
30 gen 2006
ESTE JUICIO ES UN PROCESO CONTRA UN COLECTIVO POR UN DELITO DE OPINIÃN Y ACTIVISMO

AIXÃ HO TINC CLARÃ?SIM, AQUÃ?, A BARNA, SENSE NECESSITAT D'HAVER-ME DEIXAT ENGANYAR PER NINGÃ


I MOLTÃ?SSIM MENYS M'ENGANYARÃ EL TEU DISCURS BURGÃS, MERDÃS
Re: 18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
30 gen 2006
atuf@
Redad@ .
Macrofarsa 18/98 cont. del 75/89 y los que tedran por ahí estos hijos de puta.
lo dicho atuf@s.
Re: 18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
30 gen 2006
La juez Murillo frena el acceso a diligencias secretas desde 1989
Revocando la decisión adoptada oficialmente el día anterior, la presidenta del tribunal del juicio del «caso 18/98», Angela Murillo, impidió ayer que las defensas accedieran a las diligencias acumuladas por el juez Garzón desde 1989 y que han estado secretas hasta ahora. Argumentó para ello la necesidad de confirmar la procedencia de los documentos, cuya dimensión ha sobrepasado al propio tribunal, ya que al parecer se acerca a los 500 tomos. Pese a ello la jueza ha concedido sólo unas horas, en diferentes días de las vacaciones navideñas, para que las defensas revisen su contenido. Iñigo Iruin preguntó «qué poderosas razones» existen para actuar de esa manera.
Re: 18/98 defensa solicita que la vista se aplace un mes. 75/89.
31 gen 2006
Discurso burgués dice.

JOJOJOJOJO.

Tendrías que ver lo obreros que son la mayor parte de los batasunos-terratenientes en Guipuzcoa
Sindicat