Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Evo Morales jura el càrrec de president amb el puny alçat
22 gen 2006
Fa escassos minuts que Evo Morales ha estat investit President de la República de Bolívia, culminant així la històrica revolta electoral dels pobles bolivians, que van decidir acabar així amb 514 anys de colonialisme, imperialisme, explotació i exclusió
Tot el centre de La Paz és una veritable festa des de ben matí. Milers i milers de persones, vingudes de tots els racons de Bolívia i de tots els països d'Amèrica Llatina omplen els carrers carregats amb banderes, samarretes i bufandes que els identifiquen com a simpatitzants del MAS o de les organitzacions indígenes, sindicals i populars; així com de diferents moviments socials d'altres països, els argentins són majoria, però també es poden veure símbols de l'MST brasiler, de la CONAIE equatoriana, banderes cubanes i veneçolanes o, fins i tot, alguna estelada.
La gent ja omple les places i carrers que envolten el "Palacio Quemado" (seu del govern) i el Congrès. Esperen pacientment el començament dels actes, que podran seguir per unes pantalles gegants instalades per lâAjuntament. Lâarribada dels diferents mandataris i ambaixadors interncaionals és rebuda amb aplaudiments i xiulets. Entre els primers es troba Hugo Chávez, el vicepresident cubà Carlos Lage, Kirchner i Lula; entre els segons lâenviat dels EUA i alguns membres de la classe política tradicional boliviana. El president peruà Alejandro Toledo és rebut amb crits dâHomala! Homala! (el candidat indigenista a les properes eleccions peruanes).
Després dels dicursos i actes oficials arriba lâhora del jurament del nou Vicepresident Ã?lvaro García Linera. Sonen els aplaudiments. En el seu discurs parla de canviar Bolívia, dâesperança, de fundar un nou país, de donar una patada al cul als corruptes i dâun nou model econòmic en favor de les majories.
Just després li toca el torn a Evo Morales. Es posa davant de lâestrada, i en silenci i amb el puny esquerre alçat escolta la fórmula de jurament. Tot el país es queda en silenci. En veu baixa diu âSí juroâ? i esclaten els aplaudiments. Al congrès, a la plaça i fins i tot a la sala de premsa internacional, encara que més tímids. La plaça és una festa fins que es queda en silenci de nou per cantar lâhimne nacional. A la sala de premsa tothom es posa de peu. Al carrer és commovedor veure els primers plans de tota aquesta gent, de totes les edats, amb els cascs de miners o amb el vestits típics dâaimares i quítxues, amb les boles de fulla de coca ben visibles, am el ulls plorosos per lâemoció, cantant orgullosa âantes muertos que esclavos vivirâ?. Quan acaba, el âViva Bolíviaâ? se sent fort i sincer.
Ara mateix Evo Morales està fent el seu primer discurs com a President de Bolívia. Ha començat demanant un minut de silenci per Tupaj Katari, Bartolina Sisa, Che Guevara, Luís Espinal, Marcelo Quiroga i âtants i tants altres milers, milions de persones de Bolívia i de tota Amèrica Llatina morts per a construir un futur millorâ?. Durant un minut sols se senten els udols del pututus. Ara mateix està recordant que els indígens, fa 50 anys no pdien caminar per les voreres, eren humiliats, torturats i discriminats. Està recordant els fracassos de lâoligarquia corrupta i neoliberal, que ha empobrit un país riquíssim en recursos naturals i ha obligat als seus ciutadans a emigrar. Està apelant a la unitat de tot el país, de les classes mitjanes i professionals, de les masses indígenes camperoles, dels treballadors urbans i miners (âhem dâestar orgullosos els uns dels altres per haver arribat aquest moment de forma pacíficaâ?) per treure el país de la misèria. Està assegurant que mai més sâintentarà privatitzar un servei bàsic com lâaigua i que es recuperarà els ja capitalitzats (âcapitalitzacions que van descapitalitzar el paísâ?) en favor de les majories del país. També parla de terrorisme mediàtic, del frau del milió de depurats de les passades eleccions, de lâInstrument Polític creat per les bases camperoles, del quítxuaparlant que avui és president del Congrès, de les comunitats sense llum o sense camins, dels privilegiats que exploten el seu poble i sols comsumeixen productes importats i etc, etc, etc. Ãs sens dubte el discurs més radical que he sentit fins avui a Evo Morales.
I després de lâacte oficial ve el popular. A la tarda tornarà a ser investit president (per tercera vegada) pels milers i milers de persones que ja omplen les places esperant ser investits âel poble al poderâ? pel propi president. Després encara espera una tarda de festa i alegria amb la participació de músics folclòrics i cantautors protesta com lâargentí Piero i els xilens Inti Illimani, així com una trobada continental de moviments socials.
I és que lâocasió sâhi val la pena. No cada dia es pot celebrar una victòria dâaquestes característiques. De fet, aquí feia 514 anys que esperaven un dia així.

This work is in the public domain

Comentaris

Evo Morales, el presidente indígena
23 gen 2006
Jesús Ramírez Cuevas
Masiosare 422 La Jornada
DOMINGO 22 DE ENERO DE 2006

Este día toma posesión como presidente de Bolivia Evo Morales Ayma. Será el primer indígena que asuma el poder en su país y el mandatario más votado en su historia. Su gobierno encara difíciles retos: además de cumplir con las demandas del movimiento social que lo llevó a la Presidencia, enfrentará los intereses de las empresas trasnacionales y de los sectores más conservadores. Los indígenas ganaron el liderazgo moral y político de la nación, donde habrá de redistribuirse el poder entre regiones, grupos étnicos y sociales. "Bolivia se ha levantado, es una revolución democrática que apuesta por cambiar el país de manera estructural, sin medias tintas, ese es el mandato del pueblo", afirma Alvaro García, vicepresidente boliviano

Aunque prefiere que lo llamen "Compañero Evo" y no "Señor Presidente", Evo Morales Ayma asumirá este 22 de enero el gobierno de uno de los países más pobres y explosivos del continente.

Atípica fue su elección en un país con una fuerte carga colonial. Quizá para deslindarse de ese pasado, Evo Morales decidió que antes de la ceremonia oficial de toma de posesión, recibirá el bastón de mando de manos de indígenas bolivianos.

En la celebración indígena, Morales recibirá su mandato descalzo "para tener contacto directo y con los poderes de la Pacha Mama (Madre Tierra)", de acuerdo con las tradiciones de su pueblo.

De manera similar, en la ceremonia oficial dos columnas de mineros y campesinos flanquearán la caminata del nuevo presidente por las calles de La Paz, simbolizando las fuerzas que le dieron el triunfo al líder indígena y que defenderán a su gobierno. Detrás de ellos, estarán los miembros de las fuerzas armadas y de la policía, encargados oficialmente de la seguridad.

• • •

La elección de Evo Morales como primer presidente indígena en la historia de Bolivia, es la culminación de una revolución democrática ocurrida en el país andino, señala el vicepresidente Alvaro García Linera.

La estabilidad política será un verdadero reto en ese país que ha tenido más gobernantes que los 180 años de independencia. La desigualdad y la exclusión social serán dos problemas ineludibles para el nuevo mandatario, en cuya nación los indígenas aymaras, quechuas, tupi-guaraníes y otros, representan 60% de la población pero han estado relegados del poder y de la riqueza.

Por eso, Morales declaró durante su gira internacional: "Ha llegado la hora de que nuestra revolución democrática y cultural se expanda en todo el continente y por todo el mundo porque lo único que buscamos es dignidad, igualdad y libertad".

"El gobierno de Evo Morales no habría sido posible sin la lucha heroica de millones de indígenas y sectores populares durante siglos. Con ellos está comprometido", señala Oscar Olivera, vocero de la Coordinadora de Defensa del Agua y de la Vida en Cochabamba.

"Su triunfo es consecuencia directa del ciclo de luchas sociales iniciado en el año 2000 con la llamada 'Guerra del Agua', cuando comienza a quebrarse el modelo político y económico impuesto 20 años atrás", señala Olivera.

Así lo asume el vicepresidente Alvaro García, intelectual y ex guerrrillero: "Bolivia se ha levantado, esta es una revolución democrática y ha dado una señal clarísima a América Latina y al mundo que apuesta por cambiar este país, y lo va a hacer de manera estructural, sin medias tintas, ese es el mandato del pueblo".

El sonriente indio aymara hizo una intensa gira por Cuba, Venezuela, España, Francia, Bélgica, Holanda, China, Sudáfrica y Brasil, donde estableció acuerdos y ratificó los lineamientos de su gobierno. Ocupó las primeras planas de los diarios y disgustó a la derecha española por llevar su suéter de lana a rayas al protocolo (hasta el rey de España le regaló una corbata).

"Queremos socios pero no patrones; las riquezas naturales son del pueblo boliviano; combatiremos al narcotráfico sin injerencia extranjera; el cultivo de la coca es ancestral en mi país y queremos venderle hojas a la Coca Cola pero no cocaína; (...) nos asociaremos a los gobiernos que combaten el neoliberalismo y al imperialismo; integraremos el Mercosur (...); estamos dispuestos a mantener relaciones de mutuo respeto con Washington pero no serán de subordinación ni de sometimiento...", dijo.

Sin embargo, Oscar Olivera advierte que la victoria de Morales "es ante todo la señal de la necesidad y la obligatoriedad de que los gobernantes deben cumplir con la agenda que indígenas, campesinos y sectores populares empobrecidos, han establecido a partir del año 2000: Reapropiación de todo nuestro patrimonio común, fundamentalmente los hidrocarburos; Asamblea Constituyente, popular, sin tutelaje partidario; Reforma Agraria para eliminar el latifundio; Juicio de responsabilidades a los asesinos y vende patrias".

Para cumplir con ese mandato, Evo Morales tendrá que dialogar y acordar con todos los actores bolivianos: los movimientos sociales que han impulsado cambios en los últimos años, incluida su victoria electoral, la derecha, apoyada por los sectores conservadores, las trasnacionales y Estados Unidos, y sus aliados del Movimiento al Socialismo, incluida la clase media y tecnócratas expulsados del poder.

Según Oscar Olivera, "el movimiento social tiene que consolidar su autonomía respecto al gobierno (...) En cabildos y asambleas surgirá el verdadero mandato para Evo y Alvaro, si el "mandar obedeciendo" expresado por ellos es asumido con transparencia y generosidad".

En entrevista con el diario Página 12, García Linera sostiene que "el mandato es muy claro: una nueva economía, un nuevo sistema y un nuevo comportamiento político. Nacionalizar los hidrocarburos, recuperar la presencia del Estado. Acabar con las privatizaciones y el debilitamiento del Estado y potenciar la microempresa, al empresariado, la economía indígena y campesina. En lo político: Asamblea Constituyente, fin del colonialismo, presencia de indígenas en el poder. El poncho y la corbata consolidándose como el símbolo de la unidad de Bolivia. Y un Estado descentralizado política y administrativamente que dé paso a un nuevo régimen de autonomías".

"Se está mostrando que los indígenas tienen el liderazgo moral e intelectual de esta salida que le apuesta a la redistribución del poder entre regiones, grupos étnicos y sociales. Hay una nueva hegemonía histórica que se consagra democráticamente con la elección y debe cristalizarse de forma institucional con la Asamblea Constituyente ", señala García Linera.

De esta manera, Evo Morales y su pueblo tienen frente a sí, la nada fácil tarea histórica de refundar Bolivia.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2006/01/22/mas-cara.html
Recibe Evo Morales en Tiwanaku el mando de los pueblos indígenas
23 gen 2006
031n1mun.jpg
El líder aymara jura hoy en La Paz como nuevo presidente de Bolivia

Domingo 22 de enero de 2006
La Jornada

Recibe Evo Morales en Tiwanaku el mando de los pueblos indígenas

"Sólo con la fuerza y la unidad podremos acabar con el Estado colonial y neoliberal", asegura

Más de 20 mil miembros de las etnias del altiplano andino asistieron a la ceremonia ancestral

LUIS A. GOMEZ ESPECIAL PARA LA JORNADA

La Paz, 21 de enero. El amanecer en el Altiplano andino fue húmedo y claro. En las grandes extensiones de tierra, que llevan por un lado a la cordillera y por otro al lago Titicaca, el verde claro era el tono dominante. Y en el camino que serpea desde La Paz a las ruinas arqueológicas de Tiwanaku, decenas de automóviles, muchos autobuses, acarreaban indígenas alegres a la zona de la fiesta.

Este sábado, a mediodía, los hombres y mujeres que llevaron a uno de los suyos a la presidencia de Bolivia recibieron la promesa y otorgaron el mando a Evo Morales, ritual realizado a medias entre el exotismo y la tradición.

Así comenzó, como dijo el presidente electo de este país mayoritariamente indígena, "el nuevo año para los pueblos originarios del mundo, una nueva vida en la que buscamos igualdad, justicia".

Ante una multitud morena, ataviada con sus símbolos de mando (chicotes, ponchos rojos), Morales, quien jura este domingo como nuevo presidente de Bolivia, pidió a los suyos apoyo, pero sobre todo consejo y llamadas de atención.

"Me puedo equivocar", justificó su pedido un Evo vestido de rojo, tocado con un particular gorro cuadrado y elevando al cielo sus bastones de mando.

La mañana de los ponchos

Poco antes de salir el sol comenzaron a llegar, en autobuses y camionetas. Algunos, como la policía sindical campesina aymara encargada de la seguridad y el orden, pernoctaron ahí. A las 10 de la mañana eran ya muchas las delegaciones, portando la multicolor bandera andina, la wipala, y ansiosas por ver llegar a su gobernante.

Querían conocerlo, no por las fotos y las promesas, sino en la vitalidad de gobernar para ellos.

En la mayor concentración indígena no beligerante de los últimos tiempos, había de todo. Inclusive espacio para dos chavos, visiblemente agotados, que llevaban dos días de viaje desde el Distrito Federal portando alegres una bandera mexicana. "Somos del Foro Social Mexicano", dijeron.

Como los chilangos, había por ahí franceses, suecos, australianos, chilenos, decenas de argentinos y varios peruanos llegados especialmente para ese día.

Todos fueron bienvenidos y pudieron gozar del espectáculo y del cariño orgulloso de los indígenas bolivianos. Danzas, música y mantas de las diversas organizaciones alegraron durante varias horas el ambiente.

Y todos aguardaron hasta poco después del mediodía, cuando un sol cómplice de su alegría se dejó ver entre las nubes. Por un costado de la vieja y casi derruida pirámide de Akapana llegó "el Evo".

El ritual empezó con la purificación del mandatario y el cambio de ropas: Evo Morales fue investido casi como inca. Más allá de lo original del suceso, como comentó el vicepresidente Alvaro García Linera, "en 500 años no se había visto una ceremonia de entrega de mando como ésta en estas tierras".

Durante los poco más de 45 minutos que duró la purificación y ofrenda del futuro presidente, poco más de 20 mil de sus iguales aguardaron expectantes su regreso al reino de los mortales, ataviado como su líder, para aclamarlo.

Evo volvió, sonriente y tomando del brazo a su invitado Eduardo Galeano, para hablar con ellos.

Igualdad y no venganza

Durante su discurso, Evo Morales agradeció el apoyo de los pueblos originarios durante su campaña y pidió de nuevo su respaldo, "convencido que sólo con la fuerza del pueblo, con la unidad del pueblo, vamos a acabar con el Estado colonial y el modelo neoliberal".

En ese sentido, prometió defender a los indígenas bolivianos y en general a los de América, pero pidió unidad: "Necesitamos la fuerza del pueblo para doblarle la mano al imperio".

Morales explicó enfáticamente que se trata de unidad para buscar la igualdad, "no la venganza" porque, profundizó, "los indígenas no somos rencorosos". Y volvió a repetir que los 500 años de resistencia indígena deben terminar.

"Se acabó eso de resistir por resistir", dijo, y propuso a los indígenas reunidos allí ir a la ofensiva para reconquistar derechos y propiedad sobre esta tierra.

Hubo más aclamaciones, vinieron los presentes indígenas de otras tierras y a las 14 horas, ahí en Tiwanaku, miles de originarios entonaron el himno nacional boliviano, que en su letra reza que "es ya libre, es ya libre este suelo". Y volvieron todos a sus vidas.

Por la noche, cansado pero sonriente, el presidente electo recibió a particulares visitas en su humilde casa alquilada al este de La Paz. Hasta ahí se desplazaron Thomas Shannon, subsecretario de Estado estadunidense para el Hemisferio Occidental, y David N. Greenlee, embajador de Estados Unidos en Bolivia.

No trascendió mucho de la reunión, en la que al parecer se acordó crear grupos de trabajo bilaterales sobre diversos temas de interés común.

Cuestionado por los periodistas apostados afuera del domicilio del futuro mandatario de Bolivia, Shannon alcanzó a decir que vino nomás a "saludar a un ganador", rehuyó comentar las broncas del pasado y dijo, antes de salir hacia la rica zona sur donde se aloja, que "Estados Unidos siempre está con la vista hacia adelante".

Las "platas" del gobernante

El líder indígena admitió un patrimonio neto de 109 mil 778 dólares en declaración jurada de bienes y rentas entregada a la Contraloría de la República antes de asumir este domingo la presidencia, informó Afp.

La Contraloría señaló que Evo Morales dispone de 139 mil 480 dólares, una deuda de 29 mil 702 y un patrimonio de 109 mil 778.

El patrimonio fue acumulado con sus dietas de legislador desde hace una década y un premio de la paz dotado de 50 mil dólares otorgado por el gobierno del dirigente libio Muammar Kadafi.

.....


El líder aymara jura hoy en La Paz como nuevo presidente de Bolivia

Domingo 22 de enero de 2006
La Jornada

Recibe Evo Morales en Tiwanaku el mando de los pueblos indígenas

"Sólo con la fuerza y la unidad podremos acabar con el Estado colonial y neoliberal", asegura

Más de 20 mil miembros de las etnias del altiplano andino asistieron a la ceremonia ancestral

LUIS A. GOMEZ ESPECIAL PARA LA JORNADA

La Paz, 21 de enero. El amanecer en el Altiplano andino fue húmedo y claro. En las grandes extensiones de tierra, que llevan por un lado a la cordillera y por otro al lago Titicaca, el verde claro era el tono dominante. Y en el camino que serpea desde La Paz a las ruinas arqueológicas de Tiwanaku, decenas de automóviles, muchos autobuses, acarreaban indígenas alegres a la zona de la fiesta.

Este sábado, a mediodía, los hombres y mujeres que llevaron a uno de los suyos a la presidencia de Bolivia recibieron la promesa y otorgaron el mando a Evo Morales, ritual realizado a medias entre el exotismo y la tradición.

Así comenzó, como dijo el presidente electo de este país mayoritariamente indígena, "el nuevo año para los pueblos originarios del mundo, una nueva vida en la que buscamos igualdad, justicia".

Ante una multitud morena, ataviada con sus símbolos de mando (chicotes, ponchos rojos), Morales, quien jura este domingo como nuevo presidente de Bolivia, pidió a los suyos apoyo, pero sobre todo consejo y llamadas de atención.

"Me puedo equivocar", justificó su pedido un Evo vestido de rojo, tocado con un particular gorro cuadrado y elevando al cielo sus bastones de mando.

La mañana de los ponchos

Poco antes de salir el sol comenzaron a llegar, en autobuses y camionetas. Algunos, como la policía sindical campesina aymara encargada de la seguridad y el orden, pernoctaron ahí. A las 10 de la mañana eran ya muchas las delegaciones, portando la multicolor bandera andina, la wipala, y ansiosas por ver llegar a su gobernante.

Querían conocerlo, no por las fotos y las promesas, sino en la vitalidad de gobernar para ellos.

En la mayor concentración indígena no beligerante de los últimos tiempos, había de todo. Inclusive espacio para dos chavos, visiblemente agotados, que llevaban dos días de viaje desde el Distrito Federal portando alegres una bandera mexicana. "Somos del Foro Social Mexicano", dijeron.

Como los chilangos, había por ahí franceses, suecos, australianos, chilenos, decenas de argentinos y varios peruanos llegados especialmente para ese día.

Todos fueron bienvenidos y pudieron gozar del espectáculo y del cariño orgulloso de los indígenas bolivianos. Danzas, música y mantas de las diversas organizaciones alegraron durante varias horas el ambiente.

Y todos aguardaron hasta poco después del mediodía, cuando un sol cómplice de su alegría se dejó ver entre las nubes. Por un costado de la vieja y casi derruida pirámide de Akapana llegó "el Evo".

El ritual empezó con la purificación del mandatario y el cambio de ropas: Evo Morales fue investido casi como inca. Más allá de lo original del suceso, como comentó el vicepresidente Alvaro García Linera, "en 500 años no se había visto una ceremonia de entrega de mando como ésta en estas tierras".

Durante los poco más de 45 minutos que duró la purificación y ofrenda del futuro presidente, poco más de 20 mil de sus iguales aguardaron expectantes su regreso al reino de los mortales, ataviado como su líder, para aclamarlo.

Evo volvió, sonriente y tomando del brazo a su invitado Eduardo Galeano, para hablar con ellos.

Igualdad y no venganza

Durante su discurso, Evo Morales agradeció el apoyo de los pueblos originarios durante su campaña y pidió de nuevo su respaldo, "convencido que sólo con la fuerza del pueblo, con la unidad del pueblo, vamos a acabar con el Estado colonial y el modelo neoliberal".

En ese sentido, prometió defender a los indígenas bolivianos y en general a los de América, pero pidió unidad: "Necesitamos la fuerza del pueblo para doblarle la mano al imperio".

Morales explicó enfáticamente que se trata de unidad para buscar la igualdad, "no la venganza" porque, profundizó, "los indígenas no somos rencorosos". Y volvió a repetir que los 500 años de resistencia indígena deben terminar.

"Se acabó eso de resistir por resistir", dijo, y propuso a los indígenas reunidos allí ir a la ofensiva para reconquistar derechos y propiedad sobre esta tierra.

Hubo más aclamaciones, vinieron los presentes indígenas de otras tierras y a las 14 horas, ahí en Tiwanaku, miles de originarios entonaron el himno nacional boliviano, que en su letra reza que "es ya libre, es ya libre este suelo". Y volvieron todos a sus vidas.

Por la noche, cansado pero sonriente, el presidente electo recibió a particulares visitas en su humilde casa alquilada al este de La Paz. Hasta ahí se desplazaron Thomas Shannon, subsecretario de Estado estadunidense para el Hemisferio Occidental, y David N. Greenlee, embajador de Estados Unidos en Bolivia.

No trascendió mucho de la reunión, en la que al parecer se acordó crear grupos de trabajo bilaterales sobre diversos temas de interés común.

Cuestionado por los periodistas apostados afuera del domicilio del futuro mandatario de Bolivia, Shannon alcanzó a decir que vino nomás a "saludar a un ganador", rehuyó comentar las broncas del pasado y dijo, antes de salir hacia la rica zona sur donde se aloja, que "Estados Unidos siempre está con la vista hacia adelante".

Las "platas" del gobernante

El líder indígena admitió un patrimonio neto de 109 mil 778 dólares en declaración jurada de bienes y rentas entregada a la Contraloría de la República antes de asumir este domingo la presidencia, informó Afp.

La Contraloría señaló que Evo Morales dispone de 139 mil 480 dólares, una deuda de 29 mil 702 y un patrimonio de 109 mil 778.

El patrimonio fue acumulado con sus dietas de legislador desde hace una década y un premio de la paz dotado de 50 mil dólares otorgado por el gobierno del dirigente libio Muammar Kadafi.




Día clave en América Latina

LA REDACCION La Jornada
Domingo 22 de enero de 2006

Día clave en América Latina, al asumir hoy un mandatario indígena en Bolivia

La privatización de recursos básicos viola los derechos humanos: Evo Morales

Usará la vía legal para llegar al poder y transformar el Estado, dijo en 2003 a La Jornada

DE LA REDACCION

Cuando Evo Morales descubrió la fotografía del subcomandante Marcos se quedó mirándola durante más de un minuto. "Ese es Marcos", dijo con tono cercano a la admiración, el mismo que ha hecho evidente en los últimos días. Acababa de llegar a la ciudad de México. Vestía una sencilla camisa a cuadros y una chamarra azul índigo con grecas de colores con motivos indígenas en la espalda y al frente.

Estaba en las oficinas de La Jornada y sonreía, no paraba de obsequiar sonrisas. Era la noche del 23 de octubre de 2003. Se disponía a participar en el Primer Encuentro de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, que el día siguiente comenzaría en el Poliforum Siqueiros.

Esa noche el dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS) platicó largamente con un grupo de amigos, colaboradores, directivos y periodistas del diario. Allí estaban, entre otros, Carmen Lira, James Cockroft, Adolfo Gilly, Blanche Pietrich, Inmanol Ordorika, Pascual Serrano, Angel Guerra, Gilberto López y Rivas y Karen Wall (quien grabó y transcribió parte de la entrevista a la que se hace referencia en este escrito).

No le importó el cansancio del viaje. Parecía tener todo el tiempo del mundo para transmitir su palabra.

Dejando de lado su evidente cansancio, con la misma sencillez de la que la prensa internacional ha dado cuenta ahora, el dirigente político boliviano dio respuesta, sin pausa pero sin prisa, a algunas de las preguntas que los asistentes le formularon.

En relato en forma de trenza, narró trozos de su vida, análisis de la situación política boliviana y propuestas de acción política. Los ecos de la guerra del gas resonaban aún en América Latina.

Morales hizo referencia directa a ese levantamiento: "Hay un sentimiento nacional de recuperar los recursos naturales. Imagínese que nuestras riquezas nos han empobrecido. Las transnacionales se están llevando nuestros recursos. Y nosotros igual planteamos que nuestros recursos naturales como el gas e hidrocarburos no pueden estar en manos de ellas, ser propiedad de ellas. Yo estoy convencido de que no puede ser que los servicios básicos sean negocio privado, no puede ser. Privatizar los servicios básicos es violar los derechos humanos. Eso debe beneficiar a los bolivianos. Hay que recuperar nuestros recursos naturales. Este es el sentimiento nacional que ha crecido en este levantamiento".

Añadió más tarde: "No hay cerrada posición de no vender el gas, hay que vender, pero en mejores condiciones. El gas debe ser de los bolivianos, al igual que su industrialización y la venta correspondiente. El gas primero debe beneficiar a los bolivianos. Ese es el tema central. Yo sé que es un recurso energético muy importante en este nuevo milenio, pero ese recurso energético es importante. Debe servir a la humanidad, a las mayorías en todo el mundo, y no solamente a las trasnacionales. Por eso la gran conciencia nacional en Bolivia de recuperarlo".

Pero, también sonaban fuerte en la prensa internacional las acusaciones de narcosindicalista y terrorista por parte del ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y otros políticos de Washington.

Para responder a las calumnias, Evo platicó cómo en su infancia cuidaba llamas, para después dedicarse a la música, apasionarse con el futbol y organizar a los pequeños productores de hoja de coca. "La hoja de coca -aclaró- es un producto muy importante dentro de la cultura quechua-aymara, es sagrada. En su estado natural es un producto agrícola, una de las medicinas naturales más importantes del mundo. Sin embargo, hay un mercado ilegal que condenamos, no aceptamos la cocaína, no es parte de la cultura andina".

Desde octubre de 2003, estaba en el aire la posibilidad de que Evo y su partido obtuvieran un triunfo en la contienda por la presidencia. La movilización social había producido un equilibrio de fuerzas catastrófico entre el movimiento indígena y popular y la oligarquía, y la presencia y autoridad del dirigente popular se extendía hacia sectores sociales medios con gran rapidez.

Morales le explicó a Karen Wall este avance con un ejemplo contundente: "En mi última reunión en Santa Cruz se incorporaron dos ex señoritas Bolivia al partido. Una de ellas es abogada y me regaló un libro. En su discurso de incorporación dijo: 'Compañero Evo, en el MAS ustedes no sólo saben valorar a las mujeres de la cintura para abajo, sino de la cintura para arriba'. En Julio se presentaron 18 chicas a candidatas a Miss Bolivia en Sucre y un periodista les preguntó: '¿Quién es el político más popular?' De las 18, 14 dijeron 'Evo Morales'. Entre ellas estaba la hija del ministro de la presidencia, Guillermo Justiniano".

Uno de los asistentes preguntó cuál era la ruta del MAS hacia la transformación social? "Primero vamos por medio de las vías democráticas -respondió sin dudarlo-, vías de la Constitución política del Estado boliviano, para llegar a las estructuras del poder del Estado y después empezar a transformar pacíficamente y hacer todo lo que el pueblo pida. ¡Tantas cosas podemos hablar en lo económico, en lo político, en lo legislativo, en lo ejecutivo! Pero transformaremos basados fundamentalmente en una cuestión de identidad cultural. Es el pueblo el que tiene que defender lo que hace y es suyo. Yo creo más en el poder del pueblo que en el poder del partido".

¿Qué va a suceder si ganan? ¿No temen una provocación de Estados Unidos?, preguntó Inmanol Ordorika. Y Evo le contestó: "Claro, ellos justifican e inventan cualquiera tontería. Que si los armamentos de destrucción masiva, que si las guerras preventivas. Pero cuando nosotros ganemos democráticamente, no lo podrán hacer. ¿Qué van a pretextar? ¿La droga? ¿La coca? Seguramente van a tratar de inventar cualquier cosa. Pero si vamos a unir al pueblo, el mismo pueblo va a rechazar eso. Si hay una intervención, un golpe de Estado, Bolivia se va a defender".

¿Hacia donde caminaría un gobierno del MAS? De acuerdo con Morales, "nosotros planteamos la refundación porque los quechuas, aymaras y guaraníes, cuando se fundó el país en 1835, no participamos en su fundación. Ahora queremos refundar el país mediante una Asamblea Constituyente Popular de las naciones originarias, donde nosotros seamos actores de nuestro propio desarrollo y tengamos derecho a decidir nuestro destino. Un destino que hasta ahora sólo decidieron unas cuantas familias. El pueblo es la fuerza motriz que cambia políticas, que cambia hasta presidentes, que cambia modelos económicos y que se proyecta con perspectivas más promisorias hacia el futuro".

Hoy, 22 de enero, Evo Morales tomará posesión como presidente de Bolivia. Las palabras que pronunció en La Jornada hace dos años y tres meses mantienen una sorprendente actualidad. El proyecto de gobierno que ha anunciado mantiene una fidelidad básica con su programa de lucha. En el país donde luchó y murió asesinado Ernesto Che Guevara, en la tierra de Túpac Katari, en la nación donde los mineros establecieron una dualidad de poderes, allí un presidente indígena proveniente de una vigorosa y sostenida movilización popular se hace cargo de los destinos de su gente. Hoy es un día clave en la historia de Latinoamérica.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2006/01/22/031n1mun.php
http://www.jornada.unam.mx/2006/01/22/032n1mun.php
Re: Evo Morales jura el càrrec de president amb el puny alçat
23 gen 2006
Joaquin Ibarz, fill de la gran puta! Informa, cabro, mentider, informa!
Sindicat Terrassa