Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
cumbres y contracumbres
13 gen 2006
los verdaderos intereses del proletariado.


Notas sobre las cumbres y contracumbres.
El centro d una ilusion.

El capitalismo es una relación social y no una ciudadela de poderosos. Es partiendo de esta banalidad que se puede afrontar la cuestión de las cumbres y contra-cumbres. Representar el dominio capitalista y estatal como una especie de cuartel general (ya se trate del G8 [2] , de la OMC [3] o de cualquier organismo similar) es funcional a quien quisiera oponer a este centro directivo otro centro: las estructuras políticas del llamado movimiento o, mejor, sus portavoces.

Es funcional, en suma, a quienes proponen simplemente un cambio del personal dirigente. Esta lógica, aparte de ser reformista en su esencia y en sus finalidades, resulta colaboracionista y autoritaria en los métodos, en cuanto lleva a centralizar la contestación. De ahí el interés, para estos siniestros opositores tan ansiosos de hacerse escuchar por los âamos de la tierraâ?, de gastar dinero y publicidad política en las cumbres en las cuales cada vez con más frecuencia se dan cita los poderosos con sus comparsas.

Que en el curso de estas cumbres se formalicen simplemente decisiones tomadas en otra parte no turba ciertamente a los diversos representantes de los foros sociales: por otra parte su oposición es del todo formal, consistiendo a lo sumo en seminarios de pago en los cuales se demuestra que el neoliberalismo está equivocado y la humanidad tiene razón, o bien, para los más espabilados, en alguna performance combativa oportunamente orquestada con la policía. Por otra parte, ¿Cómo podría ser real una contestación subvencionada por las instituciones, representada por concejales y parlamentarios, y protegida por los enterradores históricos del movimiento obrero (nos referimos a los servicios de orden asegurados a la CGIL [4] en colaboración con los esbirros)? La paradoja es que se llama a la gente a la calle en nombre de otro mundo posible"otro mundo es posible¿?", en el intento de que..k k Kno suceda absolutamente nada!

Cada vez que una masa más o menos oceánica se desplaza plácidamente, vigilada a distancia, se grita que es una gran victoria del movimiento. No obstante estos pacificadores sociales saben muy bien que su capacidad para situarse como interlocutores de las instituciones no depende tanto del número de personas que lleven a la calle sino de la fuerza de mediación y represión que logren poner en práctica âo justificar âcontra toda rebelión social. De hecho, si se habla tanto de cumbres y contra-cumbres, si los representantes de los foros sociales son acogidos en las mesas de negociación y lisonjeados por los ma$$ media, es sólo porque, en Seattle por vez primera y después en otras ocasiones, algo ha ocurrido: millares de compañeros y de jóvenes pobres han atacado las estructuras del capital y el Estado, han derribado los planes policiales de urbanismo abriendo espacios de comunicación y se han enfrentado con los siervos de uniforme. Sin esta amenaza subversiva âsigno, junto a tantas explosiones insurreccionales que han sucedido en los últimos años, de la época en la cual hemos entrado âlos amos no sabrían que hacer con los múltiples Casarini [5] y Agnoletto [6] .

¿No ha ocurrido quizá algo parecido con los sindicatos? Escuchados y alimentados por el capital en los periodos de gran conflictividad social con el objetivo de dividir, desmoralizar y denunciar a los proletarios revoltosos, han sido llevados al desván en tiempos más recientes; por eso ahora están obligados a berrear contra los ataques patronales por ellos mismos justificados y sancionados.

Los portavoces âdesobedientes [7] â? tienen entonces k distinguirse de los malvados, de los extremistas, de los violentos (es decir de quienes practican la acción directa) y dar visibilidad política a los otros. De un lado, por tanto, los eslóganes de los foros sociales resultan perfectamente aptos a los burgueses ilustrados: tasación del capital financiero, reglas democráticas y transparentes para el comercio global, más Estado y menos mercado, consumo crítico, bancos éticos, pacifismo, etcétera. Por otro, la que venden con sus âmovilizaciones democráticasâ? es una mercancía preciada: la ilusión de hacer algo contra las injusticias del mundo. Las contra-cumbres son, en este sentido, un goloso espectáculo( askeroso a veces ULTIMAMENTE ) ( MUCHAS ). Los pocos malvados reprimidos, y los buenos escuchados en sus justas reivindicaciones: ¿fin de la fábula?
NONONONONONONONONONONONONONONONONONONONONONONONONO

This work is in the public domain

Comentaris

Re: cumbres y contracumbres
14 gen 2006
y tú eres funcional al mantenimiento de la gilipollez onanista en la izquierda.

mientras miles y miles y miles de personas montaban movidas en los últimos diez años, tú te has dedicado a pajearte en casa con el clásico "no es esto, no es esto"...

y encima tu mierda de análisis sectario llega tarde: los desobedientes italianos hace siglos que ya no existen o prácticamente no existen... quieres hablar en serio de génova? entonces no viertas basura.
Sindicat