Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Evo tranquiliza a las petroleras, sólo habrá nacionalización simbólica
04 gen 2006
España acepta las promesas de Morales de no tocar a Repsol y perdona parte de la deuda externa
EVO DA GARANTÃ?AS A LAS PETROLERAS, SÃLO HABRÃ? NACIONALIZACIÃN SIMBÃLICA

www.econoticiasbolivia.com

Econoticiasbolivia y Agencias (Enero 4, 2006).- El gobierno y las empresas de España que operan en Bolivia aceptaron de buen grado las promesas del presidente electo Evo Morales, que se comprometió oficialmente en Madrid a no confiscar ni expropiar sus propiedades ni reducir sus millonarias utilidades.

âEl gobierno boliviano va a ejercer su derecho de propiedad, (pero) eso no significa expropiar ni confiscar", dijo Morales durante los encuentros que sostuvo con el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y con directivos de las empresas como Repsol, Iberdrola y otras que tienen inversiones en el país y que se mostraron complacidos con estas promesas.

El compromiso de Morales es ejecutar una nacionalización simbólica, que consiste en aplicar, con modificaciones menores, la actual ley de hidrocarburos que mantiene la propiedad de los hidrocarburos para el Estado boliviano mientras éstos se mantengan en el subsuelo o emerjan a la superficie. Una vez allá, un metro por encima de la superficie, en la denominada boca de pozo, todos los hidrocarburos pasan a propiedad de las transnacionales que operan en Bolivia y que continuarán a cargo de la exploración, producción, comercialización, exportación y refinación de los hidrocarburos.

Con la nueva ley, vigente desde junio del 2005, las petroleras deben tributar, en el mejor de los casos, un máximo de 550 millones de dólares al año, por el negocio de explotación de materias primas que alcanza a un total de 1.600 millones de dólares sólo en el uso de los hidrocarburos como materias primas, sin considerar los procesos de refinación e industrialización que casi triplican el monto total del negocio y las utilidades para las transnacionales.

En este marco, la ânacionalización simbólicaâ? planteada por Morales fue aceptada por las petroleras y por el gobierno español, que satisfecho con la promesa de Morales prometió condonar gran parte de la deuda externa que Bolivia tiene con España.

Posteriormente, el secretario de Estado de Comunicación Fernando Moraleda, aseguró -tras la intervención de Morales- que el gobierno español consideraba que los intereses de las empresas españolas y los del Estado boliviano eran compatibles.

En Bolivia, durante la campaña electoral que culminó con la victoria de Morales con el 54% de los votos, el líder indígena enarbolaba demagógicamente la bandera de nacionalización con el propósito de obtener el apoyo de la gran mayoría de la población que se mostraba partidaria de que el Estado retome el control total del millonario negocio de los hidrocarburos y expulse a las transnacionales, tal como ocurrió en las décadas de los años 30 y finales de los 60.

EL CANJE DE LA DEUDA

En la tarde de este miércoles, en el Palacio de la Moncloa, el presidente Rodríguez Zapatero anunció a Morales su compromiso político de condonar la mayor parte de los 120 millones de dólares (casi 99 millones de euros) en deuda externa que tiene Bolivia con España.

Morales reiteró la necesidad de que el Estado boliviano tenga a las empresas privadas extranjeras como "socios y no como patrones", por lo que anunció que su gobierno ejercerá el derecho de propiedad sobre los recursos naturales del país andino sin que ello equivalga a confiscar o expulsar a las compañías con intereses estratégicos en Bolivia, como es el caso de Repsol-YPF, Iberdrola o Red Eléctrica de España.

Ante la inquietud expresada por las empresas españolas sobre la seguridad jurídica de sus inversiones en Bolivia, Morales respondió que él mismo apuesta por dicha seguridad jurídica siempre y cuando garantice el que haya "justicia social".

El líder indígena admitió que cualquier empresa tiene "todo el derecho a recuperar su inversión y tener derecho a la ganancia", pero siempre que haya "principios de equilibrio" con los que el Estado boliviano "se beneficie al igual que la empresa que invierte".

En este sentido, se mostró "convencido" de que es importante tanto la inversión pública como la privada extranjera, y anunció el deseo de Repsol-YPF de invertir más dinero en la industrialización de Bolivia. Por ello, miembros de su gobierno y de la compañía española discutirán a partir de ahora los aspectos técnicos de dicha inversión. "Repito, necesitamos socios, no patronos. Vamos a garantizar la inversión y sobre todo la propiedad del país", insistió.

MÃ?S PROMESAS

En su visita de dos días a España, Morales destacó el "papel fundamental" de la inversión española en Bolivia para la creación de empleo y riqueza en el centro de Sudamérica, durante un almuerzo con directivos empresariales celebrado en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Aunque en el encuentro participaron representantes de diversos sectores con inversiones en el país andino, destacaba la presencia del presidente de Repsol YPF, Antoni Brufau, que se sentó a la derecha del dirigente boliviano.

La petrolera hispano argentina tiene mucho en juego en Bolivia. Repsol YPF es la empresa española con mayor presencia en el país, el segundo de Sudamérica por reservas de gas natural después de Venezuela.

Entre los asistentes al almuerzo se contaban también Carmelo Tajadura (BBVA), Javier Nadal (Telefónica), Ignacio Santillana (Prisa), Gonzalo Pérez (Iberdrola), Luis Ballester (Red Eléctrica), Regino Moranchel (Indra), Juan José Montoro (Unión Española de Explosivos) y Enrique Aldama, vicepresidente de CEOE, que actuó como anfitrión.

Los representantes de las empresas trasladaron a Morales el contenido de su actividad en Bolivia y le expresaron el deseo de colaborar con el nuevo Gobierno del país, además de defender que sus inversiones eran a largo plazo y no tenían carácter especulativo.

Ya tras el almuerzo, Morales tomó la palabra e improvisó un discurso de cerca de media hora en el que lanzó un mensaje de tranquilidad a las empresas españolas. Una idea que completó en su intervención desde Moncloa, en la que el presidente electo afirmó que "toda empresa tiene derecho a recuperar su inversión y obtener una ganancia", pero con el Estado boliviano participando en esos beneficios.

This work is in the public domain

Comentaris

Morales, nuevo puntal del neocapitalismo
05 gen 2006
Evo Morales se muestra contento de su visita a España y dice a los empresarios que no tienen "nada que temer"
El presidente electo boliviano se ha reunido hoy con Gaspar Llamazares y los secretarios generales de CC.OO. y UGT

LVD - 05/01/2006 - 11.26 horas

Madrid. (EUROPA PRESS).- El presidente electo boliviano, Evo Morales, afirmó hoy estar «muy contento» de su visita a España, a la que pondrá fin este jueves y le señaló a los empresarios españoles y europeos que no tienen «nada que temer» tras su llegada al poder.

En rueda de prensa en el hotel Intercontinental tras reunirse con el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, por un lado y los secretarios generales de los sindicatos CC.OO. y UGT, José María Fidalgo y Cándido Méndez, respectivamente, por otro, Morales indicó haber visto «respeto» por parte del Gobierno español hacia el boliviano, aunque él, Evo Morales, no entienda de protocolo.

El líder indígena se excusó por esto y aseguró que Bolivia y España tienen «mucho de que hablar». Morales, que reiteró que todavía no se cree que vaya a ser presidente de Bolivia, anunció que la primera medida que adoptará su nuevo gobierno será fijar una fecha para la Asamblea Constituyente con la que se refundará Bolivia con la participación de los indígenas para acabar con el Estado colonia.

Además, insistió en que su Gobierno garantizará el derecho de los bolivianos sobre sus recursos naturales, y se encargará de que se invierta tanto desde el Estado como desde las empresas privadas para resolver problemas sociales y apoyar a las asociaciones productoras en Bolivia con el fin de evitar la emigración masiva de ciudadanos. El líder indígena aseguró que Bolivia «necesita socios para invertir» y consideró que permitir sólo la exportación de materias primas es seguir permitiendo los saqueos.

Para Morales, la Unión Europea tiene una responsabilidad con Latinoamérica y por eso debe invertir allí. En este sentido, afirmó ser consciente de la importancia de combinar la economía mixta y aseguró que los empresarios españoles y europeos no tienen «nada que temer» del nuevo Gobierno boliviano.

Con respecto a la entrada del Grupo Prisa en ciertos medios de comunicación bolivianos, consideró que este grupo «parece el jefe de campaña del MAS» (Movimiento al Socialismo), en alusión a que tras la llegada de PRISA algunos medios que eran muy críticos con Morales son ahora, más imparciales, bajo el punto de vista del presidente boliviano. Morales se encuentra ya en el aeropuerto de Barajas para tomar un avión con destino a Bruselas.
Re: Morales, nuevo puntal del neocapitalismo
05 gen 2006
recordad poner la fuente. asi podemos profundizar sobre un tema y tambien asegurarnos d su veracidad entre otras cosas.
Re: Evo tranquiliza a las petroleras, sólo habrá nacionalización simbólica
05 gen 2006
Una bona resposta a la nota anterior
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=24784

salut
Sindicat