Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
Barcelona: Posat guapa!!
31 des 2005
La desconfianza por la caída del túnel enciende la oposición contra el trazado del AVE por el Eixample
El hundimiento del túnel del metro en el Carmel y las denuncias por la falta de higiene, y el menguante respeto a las normas de convivencia, han removido a lo largo del 2005 los cimientos de una ciudad que vivía instalada en la autocomplacencia y el ensimismamiento. Si las quejas por el incivismo han concluido con una nueva ordenanza, cuya vigencia se prevé para los próximos días, el Carmel marca un antes y un después en la consideración - negativa- de la obra pública y en cuanto a su control y medidas de seguridad, así como una cada vez más manifiesta desconfianza hacia los políticos. ¿Alguien ha olvidado la polémica del 3% que surgió tras el accidente?

Todavía hoy, permanecen 249 personas en el exilio forzoso.

El cráter que emergió el 27 de enero - tras el aviso de dos días antes y que tuvo una pequeña réplica a la semana del hundimiento- fue el contrapunto a la Barcelona de escaparate, del fallido Fòrum, del diseño, de la arquitectura de autor o de la gastronomía de culto.
Clo$$...
--------------------------------------------------
Maragall

Fusión y confianza en elfuturo es el principal mensaje que el president Pasqual dirigió ayer a la ciudadanía - en especial a los empresarios y a los colectivos más desfavorecidos- en su discurso de fin de año. Maragall aseguró que "la nación grande" que es España entenderá el Estatut que le presenta "la nación catalana".


El president se dirigió de forma especial a los colectivos más desamparados. Tras apuntar que en los últimos 21 meses se han creado 500 puestos de trabajo diarios y de que el paro registrado en Catalunya es el más bajo desde 1979, Maragall dedicó una parte de su mensaje de fin de curso a resumir algunos avances de su Gobierno en cuestiones como educación, salud y familia.


Pasqual auguró que el año 2006 debe ser el de "las obras y los hechos". "Todo lo que hace un año o dos eran planes y proyectos: colegios, hospitales, centros judiciales, vías de comuniación..., serán realidades palpables. Ya empezamos a verlos"



El president comentó que quizás la juventud catalana no es conocedora del pasado y de cómo las circunstancias han afectado a su presente, y conminó a que se expliquen episodios de la historia reciente: la Guerra Civil, la dictadura franquista, las dos guerras mundiales y los "25 años de democracia, autonomía y progreso".

La principal petición de Pasqual a la ciudadanía como conclusión de su discurso fue un mensaje de ilusión que conecta con el nuevo Estatut que espera para el 2006: "Confianza en el presente y en el futuro de nuestro país". El president afirmó estar "seguro de que lo mejor está por venir. En Catalunya y también en el conjunto de España".
---------------------------------------------

En el patio de la abuela ( la abuela Clara, mujer y esposa de Juan Maragall ) se debatieron las grandes líneas de una familia que nunca había acariciado el poder. Hasta que llegó el alcalde. Y después president.

Pasqualet no soporta la crítica descalificativa. Solamente acepta la crítica sutil, Argumentada y siempre aquélla que busque razonablemente los aspectos positivos del enfrentamiento.


Juntos ( el y su hermano) militaron en la izquierda revolucionaria de los años 60, trabajaron en el ayunta_miento organizando el movimiento sindical de los funcionarios municipales en el tardofranquismo y participaron en el nacimiento de Convergencia Socialista de Cataluña, una de las matrices actuales del pPSC.


Pascual Maragall economista en el prestigioso gabinete de programación creado por el todopoderoso alcalde José María de Porcioles.


Pascual era especialista en economía urbana y su tesis doctoral la centró en los Precios -y sus oscilaciones- del suelo edificable en la Barcelona de entre 1948 y 1978.(Dr. en espuculación urbanistica).

Dos de diciembre de 1982. Pascual Maragall hace el discurso de toma de posesión de la Alcaldía de Barcelona: «Soy hijo de una familia y una ciudad que ..."

Me permitirán que pase de puntillas sobre casi más de 15 años, en los que quedan marcados el desacierto de las Olimpiadas del 92 y la apertura de Barcelona al mar como dos grandes...eso.


Nos volvemos a encontrar en el otoño de 1995, cuando ya hacía más de 100 días que se había constituido el gobierno municipal de las elecciones del 28 de mayo. Tiempo de desorientación y los altos cargos del municipio no entendían bien por qué todo estaba detenido y a la vez sumido en un desaire constante por parte de Pascual Maragall. Estaba tomando cuerpo una larga y temida revolución rganizativa, y una nueva redistribución de responsabilidades internas
mpulsadas por el alcalde con la ayuda de su hermano Ernest. La ejecución, con puño de hierro colado, corría a cargo de l'anestesista Joan Clos (que entonces era regidor de Urbanismo). Esa nueva redistribución tenía como finalidad, a corto plazo, coartar la influencia del partido político sobre la gestión técnica del funcionariado.
clo$$ eliminó a los coordinadores políticos del PSC de las áreas municipales, acotó incluso las competencias de los concejales y en la práctica puso el poder en manos de técnicos no dependientes del partido. La reforma sustrajo la capacidad d control del PSC sobre el gobierno municipal.

Ahí empezó el pulso definitivo que acabó dirimiéndose en el congreso del PSC en
Barrcelona, en noviembre de 1996, con el veto del partido a la entrada de Ernest aragall en la ejecutiva local. Inmediatamente, Pascual dejó la alcaldía y partió hacia Roma a trabajar y vivir como un profesor universitario que se desplaza en
moto por la ciudad de las siete colinas y las 27 puertas del retorno.


Ese portazo de Maragall a la alcaldía y la designación de Joan Clos como su sucesor se fraguaron como reacción contra los dos tercios de la ejecutiva ocialista, que dejaron un mínimo margen de maniobra a Clos, Obiols y el mismo Maragall, y vetaron la entrada de su hermano Ernest a la Federación del Partido en la demarcación de Barcelona. Este veto era propiciado por los «inmovilistas»del PSC. Precisamente aquellos que tenían poder sobre la bolsa de votos de la población emigrada y que vivía en el cinturón industrial de Barcelona.
Así es la prehistoria de este nuevo capítulo en la biografía siamesa del político bicéfalo, que estaba dispuesto, hasta que le pararon los pies, a remodelar un gobierno que el secretario general de
el PSC, José Montilla había pactado con ERC Iniciativa per Catalunya-Verds, sus aliados en el
esfuerzo de fidelizar antiguos enemigos y endurecer la lucha contra la derecha de Artur Mas.Gobierno en el que, por fin, iba a dar posibilidades a su hermano Ernest de salir en la foto, como asi no fue.

This work is in the public domain
Sindicat