Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: amèrica llatina
Lo Ominoso, por Oscar Portela
06 des 2005
Actual situación politica globalizada. Oscar Portela
LO OMINOSO
POR OSCAR PORTELA


Los signos ominosos con que comenzara éste siglo están en el aire: ayer, eufemísticamente Israel habló de âblancos elegidosâ?, que deben ser exterminados, según según los cálculos de técnica y razón : ya no se trata de hablar de âguerras preventivasâ?:el mundo mismo se vuelto una âprevenciónâ?.
La violencia y el horror, han dejado de ser modos modos de exceso y de catarsis, para convertirse en aburridas abstracciones, que los admistradores de los real, los funcionarios del mundo planificado, han convertido en un sistema de producción y de aquiescencia, al modo de las pesadillas kafkianas de las nadie puede despertar.
Son los operarios de lo virtual, zombis que ignoran que están muertos, y administran los cementerios que Rulfo describiera en su âCómalaâ?, pues para estos el horror de la tragedia, se a incorporado y vaciado de su esencia, para incorporarse a lo âvacuíâ?, de un mundo banal, en el cual el mal a desaparecido y sublimado, a la medida de las demandas del asalto del ente por los âpoderesâ? de la técnica.
Paranoia de sujetos que ya no son sujetos â descentrados â mundo de un viaje que esa deriva hacia ninguna parte: el horror, solo el horror, que Conrad predijera: asusta pensar que los grandes algunos pensadores sigan hablando del fin de la historia, más bien cabría hablar del fin de lo âhistóricoâ? : así Levinas pudo afirmar, âse puede ser cualquier cosa menos naziâ?: resulta increíble ( pues no creemos en su mala fe ) , que ponga a la Shoa, por encima del enterramiento de continentes enteros, etnias desaparecidas, bombas atómicas utilizadas para preservar la paz: increíble en un pensador de su altura:
Se puede justificar la destrucción a la que aspiraba MacCarthur con respecto a Corea, justificar los cien años de genocidio en Indonesia, los campos de concentración y las masivas deportaciones de Stalin, pero la historia se paralizó en los campos de concentración nazis: la destrucción de lo otro, no incorporable a mi mirada, puede ser justificada, menos ser nazis.
¿Pero en verdad sabemos que es el nazismo? Las guerras étnicas y religiosas, son las protoformas de toda visión maniquea de la historia y aquel trágico episodio no fue sino un acto de una tragedia que no termina de consumarse en nuestros días: en este país,
No digamos ni Estado ni Nación, existieron más de cuarenta mil desaparecidos, pero solo parte de estos merecen ser recordados y reivindicados hoy, merced a las sutiles tácticas de poder, que parodian los del reino de Trulalá.
Las muertes por consunción, las guerras civiles de Irak y de los países Bálticos, la situación del hemisferio sudamericano u africano, están ya incorporados a la imaginería de un sujeto sin sujeto: como afirmo Derridá, en cada hombre subsiste un caníbal que se niega a morir y mientras sepamos que Henry Kissinger â un vulgar criminal de guerra-,fue merecedor del premio Nóbel de la Paz â nada queda por decir: pena que Levinas pecara como filosofo de inocente, pues su frase âla política es a la moral, lo que la ingenuidad es a la filosofíaâ?, pone a algunos filósofos en el papel de idiotas útiles, antes que en el papel de ingenuos.
La Argentina, dentro del ominoso panorama de un mundo en que reina una violencia incontenible, esta caminando sin saberlo por la cornisa: los bizqueos ético-políticos u ideológicos, son los soportes de una corrupción que va del brazo, de las generaciones que el modelo político actual, deja a las generaciones futuras: muerte de todo contenido ético de la vida, sentido epicúreo de aquellos que tienen más, necesidad de huir de la realidad a toda costa, psicosis y serialidad, temor al temor, de todo aquello creado por el Hombre, todo aquello que pueda azuzar el sentido de la culpa, cuando el horror nos ciegue con su sus esperpentos, de modo fulmineo y definitivamente.

Oscar Portela
Diciembre del 2005.
Ctes. Argentina
Mira també:
http://www.universoportela.com.ar

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Oscar Portela versionado al Catalan por Joan Navarro.
28 mar 2006
Como debía ser
a Joan Navarro

Sepultado está todo: Ello debía ser.
Se hizo así justicia. Los soles negros
ocupan sus lugares, y el viento ya
dispersa las cenizas que guardaban las Urnas
del recuerdo. Soy polvo ahora.
Disperso en los fragmentos de las horas,
en los ojos mirados, en el caudal de lágrimas,
en infinitas noches alumbradas por gélidas estrellas,
en crueles pesadillas que vuelven hasta mí.
Y aquel lobo afilando los dientes
del verano, en el que amores turbios
encendieron el alma
conterrada en lagunas, en imágenes bárbaras
y espejos de ilusiones que reflejan
las horas, siempre indigentes.
Sombras de tiempo sepultado:
así debía ser: ahora que solo; que solísimo
rimo con los espectros de la sangre
que adviene de subterráneas huellas,
con espectros y animas, pienso que las
preguntas no fueron contestadas,
y que en vano fue todo: ya ni el horror me espera.
Libre soy de abandonar el campus.
Y que el ángelus toque corazones amados.
Conterrado, enterrado entre vivos y muertos,
sombra entre sombras, humo del ser,
todavía me inquietan las indigentes
flechas del destino.
Oh yo, Oscar Ignacio Portela,
sucesión discontinua, vivac de guerras
inconclusas, llevo sólo conmigo
el hambre de infinito, la palabra absoluta,
y el abandono inerte de la suerte impetrada,
como debía ser.


Corrientes. Argentina
Septiembre 2004.






No



Ni el árbol alumbrado en mitad del abra,
ni el empinado pino en la densa colina,
ni el banco oscuro en su espesura
donde un hombre piensa en solitario
sobre el destino del alma errante
sobre la tierra, oculto a las miradas
indigentes, en el sendero oblicuo
que conduce a una umbría cabaña,
ni madre sentada en el "claroscuro" de un patio
en sombras, sitiado por jazmines
que deslumbran las miradas del alma, podrían ya
redimirnos de la deriva y el exilio
de la intemperie y el lamento de Hécuba
conterrada en su patria, de la tempestad
del insomnio sin amor y el desasosiego
de ser y hacer hacia lo ilimitado sin nombre,
aún sin nombre: no hay moradas,
solo espejismos de la escritura, cruz invertida
y la memoria de los muertos que alimentan
la mano en voladura: atrás el blanco
plumaje de una garza y su gracia en volandas,
deseos engendrados en el espacio aéreo
de una vasta llanura y de cálidas aguas,
atrás, atrás, sólo nos queda la ímproba
tarea de limpiar nuestras huellas y desecar
el mar -el mar, el mar-, con la espera sin duelo
de un adviento de mundo.




Corrientes, Argentina, enero de 2004







[Oscar Portela]


Com havia de ser

a Joan Navarro



Tot està sepultat: Així havia de ser.

Es va fer justícia. Els sols negres

ocupen els seus llocs i el vent ja

dispersa les cendres que guardaven les Urnes

del record. Sóc pols ara.

Dispers en els fragments de les hores,

en els ulls mirats, en el cabdal de les llàgrimes,

en infinites nits enllumenades per les gèlides estrelles,

en cruels malsons que tornen fins a mi.

I aquell llop esmolant les dents

de l'estiu, quan amors tèrbols

van encendre l'ànima

conterrada en llacunes, en imatges bàrbares

i espills d'il·lusions que reflecteixen

les hores, sempre indigents.

Ombres de temps sepultat:

així havia de ser: ara que sol, que solíssim

rime amb els espectres de la sang

que arriba de subterrànies petges,

amb espectres i ànimes, pense que les

preguntes no han estat contestades,

i que tot fou en va: ja ni l'horror m'espera.

Lliure sóc d'abandonar el campus.

I que l'àngelus toque cors estimats.

Conterrat, soterrat entre vius i morts,

ombra entre ombres, fum de l'ésser,

encara m'inquieten les indigents

fletxes del destí.

Oh, jo, Oscar Ignacio Portela,

successió discontínua, bivac de guerres

inconclusses, porte sols amb mi

la fam d'infinit, la paraula absoluta,

i l'abandó inert de la sort impetrada,

com havia de ser.



Corrientes. Argentina

Setembre de 2004







No



Ni l'arbre infantat a la meitat de l'escletxa,

ni l'empinat pi en el dens pujol,

ni el banc obscur en el seu espessor

on un home pensa en solitari

sobre el destí de l'ànima errant

sobre la terra, ocult a les mirades

indigents, en la sendera obliqua

que porta a una obaga cabana,

ni mare asseguda en el "clar-obscur" d'un pati

en ombres, assetjat per gessamins

que enlluernen les mirades de l'ànima, podrien ja

redimir-nos de la deriva i de l'exili

de la intempèrie i del lament d'Hècuba

conterrada en la seua pàtria, de la tempesta

de l'insomni sense amor i el desassossec

de ser i fer vers allò il·limitat sense nom,

encara sense nom: no hi ha sojorns,

sols emmirallaments de l'escriptura, creu invertida

i la memòria dels morts que alimenten

la mà en voladura: endarrere el blanc

plomatge d'una garsa i la seua gràcia enlaire,

desigs engendrats a l'espai aeri

d'una vasta planura i de càlides aigües,

endarrere, endarrere, sols ens resta l'ímproba

tasca de netejar les nostres petges i dessecar

la mar -la mar, la mar-, amb l'espera sense dol

d'un advent de món.





Corrientes, Argentina, enero de 2004







[Traducció de Joan Navarro]
Re:Las nuevas formas del TotalitarismO CulturaL, por Oscar Portela
11 abr 2006
LAS NUEVAS FORMAS DEL TOTALITARISMO CULTURAL

¿Que es bien, que es cultura, que es arte, que es industria?


Por Oscar Portela


Con seguridad la organización política de la helade ignoraba lo que significa en la semántica âpost-post-modernaâ? el termino â Industria y Administración de Bienes Culturalesâ?: la noción de bien se asociaba desde el punto de vista platónico con el de verdad y este con el de belleza: â la verdad no es sino reflejo de la bellezaâ?, apotegma que la tardo modernidad ignora olímpicamente : el trípode platónico iba a determinar la noción de justicia y de felicidad sobre la cual reposa la ética aristotélica, aún más ignorada por la época que nos toca vivir: ¿debemos preguntarnos ahora nuevamente que es un "bien" desde el punto de vista del valor? .

Para el hombre de la organización técnica de la producción planetaria, es el artefacto de consumo que âgarantiza racionalmenteâ? la previsibilidad y estabilidad de las políticas de consumo de una complicada ortopedia que incluye â luego de la revolución industrial â fundamentalmente a la revolución de los medios de comunicación: el arte pasa a ser âmercancíaâ? valorada según las alzas y bajas de los mercados, incluyendo en estos la alimentación , el turismo, la investigación tecnológica, la gastronomía y un campo indeliminatable de objetos de consumo, en la cual se borran las diferencias entre âesencia del arteâ? y cultura.

Pero el mercado de bienes cuya administración consiste en la producción cada día mayor de objetos considerados âbienes de consumoâ? tabulan con las mismas medidas y solo según los parámetros del mercado, así una Edición de los clásicos del teatro griego llevados a la pantalla o la televisión pertenecen al mismo ambito que un partido de fútbol, olvidando que el texto griego pertenecía como tal "bien" al concepto de âPaideiaâ? que sostenía el concepto del arte griego como normativa de âeducaciónâ?: la idea de "bien" queda entonces âindeterminada y en consecuencia âin-definidaâ? en tanto pertenezca solo al ámbito de lo que según las demandas impuestas por el consumo debe atenerse a primitivas leyes reflexologicas.

Arte y Cultura

Francis Jamenson vuelve a poner en evidencia el corte entre âarte y culturaâ?, no resuelto ni por vía de mediación dialéctica entre vida social y cultura, pues, sin adentrarnos en abismos ontológicos, la gran literatura Europea o parte de ella, tardo a veces â el caso paradigmático de Holderlin â ciento cincuenta años para integrar el mercado de valores bursátiles de las grandes editoriales del mundo: éste ejemplo pues para la literatura Europea de fines de siglo XIX tanto como para las otras arte
( Van Gogh, Camilla Claudel, y muchísimos más) que luego de décadas movieron el marcado de cotizaciones de remates de obras de arte en millones de dólares o en la actualidad de Euros: la contradicción se agudiza cuando nos preguntamos acerca de que es el arte: ¿son âlo mismoâ? Andy Wharol que Orson Welles más Matisse?.

La respuesta de los mercados y de ciertos teóricos no se hace esperar : es aquello que desde el punto de vista de la âindustriaâ? puede atraer la atención del gran publico y a la vez producir suficiente dinero para permitir la mega corporaciones que dirigen la industria cultural, contribuir al fisco con cuantiosas retenciones impositivas: esto y no otra cosa constituye una industria que merezca el nombre de tal : si el consumo de âbienes culturalesâ? desde el video -porno a los video-games son equivalentes al remate de un Turner en Sotebish todo cabe un una misma estantería: tanto el Rey Lear como Homero Simpson, una novela de Willian Faulkner â que logró vender dos mil ejemplares de su primer titulo antes de que se le otorgara el Nóbel - o âEl Silencioâ? de Bergman estrenada en Nueva York en un cine âpornoâ?, como las filmaciones digitalizadas de escenas de prostitución infantil que mueven en el mercado millones de dólares.

La industria tiene un solo parámetro: se expande o se contrae, cotiza o no, es taquilla o no. No existen políticas de Estado que puedan revertir este dilema fijado aún más por la creciente estratificación económica y âculturalâ? que componen nuestra sociedad.

Alemania invierte euros en subsidiar su industria cinematográfica: 170 películas al año,de las cuales de distribuyen veinte sin grandes ganancias : Estados Unidos â vía adecuados sistemas de producción, distribución y marketing â invierte en una filme de acción doscientos diez millones de dólares- y recauda quinientos cincuenta millones de dólares en taquilla ( un promedio de siete mil millones de dólares de total de taquilla por año) con un total de consumo e âbienes culturales â de alrededor de cincuenta mil millones de dólares anuales.

Más del 60 por ciento del consumo de âbienes culturales del planetaâ? se fagocitan los mercados de los países del llamado primer mundo. Solo Londres recauda siete mil millones de Euros anuales en remates de Obras de Arte en un mundo donde una torta de milhoja imitando la Torre Eiffel puede dar ganancias en el mercado â si no equivalente- al costo del âEl Pensador de Rodinâ?.

La escritora más traducida a todas las lenguas es la señora Ã?gata Christie y el âboomâ? de las últimas décadas el fabulario de Harry Potter , los muñecos terroríficos, o el cine de artes marciales. Todo indica que una Nueva Forma de Imperialismo, el Cultural, es aquel sobre el cual pivotea re-direccionado, la red de comunicaciones con la cual se domestican los mercados marginales, se producen nuevas formas de alienación y â vía transculturalización- y se domina políticamente a los países marginales. Como subsidiar los âmercados internos de culturaâ? si estas medidas son absurdamente ineficaces incluso para Europa, significa que aún debemos esperar que un nuevo Colón descubra el modo de restaurar vía quiasmo , (ruptura) la diferencia abismal entre el âbien artísticoâ? y el bien cultural como valor propuesto como paradigma de nuestra tardo-modernidad.

Oscar Portela
Abril 2006. Ctes. Argentina

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more