Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: amèrica llatina
Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
Una lectura reflexiva de los resultados electorales.
¡AHORA O NUNCA!
Lectura del proceso eleccionario.
Por, Martín Guédez

    En las elecciones parlamentarias hay mensajes claros para los sectores revolucionarios que deben ser mensurados y analizados con objetividad. Una abstención del 75% requiere discernimiento más allá de las clásicas comparaciones con otros procesos similares en Venezuela o en el mundo. Argumentos de este tipo para romper una lanza a favor de la legitimidad de la Asamblea sobran. Basta echar una mirada, así sea sólo a las anteriores elecciones parlamentarias celebradas en el año 2000, para enarbolar una defensa ante los intentos de deslegitimación. Pero hay que ir más lejos. En primer lugar es necesario valorar la capacidad del aparato desestabilizador de los EE.UU., y no imaginarlo incapaz o distraído. Es verdad que se le desmontó el plan de violencia que tenía montado, pero está allí, incólume, poderoso y al acecho.

    Desde el momento en que se reunieron en la oficina oval el presidente Bush y la operadora en Venezuela Maria Corina Machado el plan se puso en marcha. A partir de allí todo ha sido cuidadosamente ejecutado. Ya lo advertíamos en trabajos anteriores. El objetivo no eran las elecciones parlamentarias. El objetivo es la cabeza de Chávez. Tras ese objetivo ordenan el sacrificio de sus operadores políticos. Estos aceptaron el sacrificio porque cuentan con la promesa de una Venezuela sin Chávez, objeto de todos sus odios viscerales, sus angustias y desvelos. La presión ejercida por Súmate, Alberto Federico Ravell y Marcel Granier, entre otros, sobre estos partidos, -de lo que sobran pruebas- fue irresistible para ellos. Sencillamente optaron por lo que consideraron más seguro a costa de la patria, especie de eufemismo sin valor alguno para ellos.

    La feroz campaña, inédita por lo salvaje, desatada contra el órgano electoral a lo largo del último año tuvo efectos demoledores sobre sectores importantes de la población que no se ubican dentro de lo que podríamos denominar âel chavismo duroâ?, ese sector de la población con un nivel de conciencia tal que lo hace inmune al veneno de la propaganda. Un sector cuantificado, según las encuestas más confiables, en un 30 a 35% de los electores chavistas. El otro universo chavista, el más vulnerable, cedió a la tentación abstencionista.

    Sobre este sector del chavismo actuó, no sólo la inmensa campaña de propaganda contrarrevolucionaria, sino que se combinaron otros factores no menos destructivos. Un sector qué, presentándose como revolucionario, se mantuvo con un discurso descalificador del equipo de gobierno de Chávez, ya fuera señalando entreguismo, reformismo, autoritarismo, etc., como señalando, desde el chisme irresponsable, casos de corrupción hasta no dejar títere con cabeza. Una campaña constante que mostraba, -y mostrará, porque seguirán en la estrategia- a un Chávez aislado, desconectado de la realidad que ellos sí conocen, por supuesto por supuesto, llegando a mostrarlo, en muchos casos, lerdo, tonto, estulto y ciego.

    La guinda; la joya de la corona, la puso una corrupción real y desbocada que siempre ha estado ahí en las entrañas del chavismo. Un sector enorme de aprovechadores, de ladrones y bandidos que siempre estuvieron en la pomada y sólo cambiaron de boina. Estos entregaron en bandeja de plata los argumentos al aparato de propaganda del imperio y a los francotiradores de oficio. Al final, con este sector, contra el burocratismo corrupto e inmoral se juega la revolución su existencia. Del imperio sólo puede esperarse un incansable y poderoso ataque sin desmayo. No requiere argumentos. El otro sector encuentra piedras para sus resorteras, munición para sus fusiles en la corrupción. Sus ataques exigen argumentos.

    Hoy, más allá, mucho más allá de argumentaciones legalistas, la Revolución tiene que preguntarse: ¿Por qué no votaron los millones de beneficiarios de Barrio Adentro?, ¿Por qué no lo hicieron los millones de alfabetizados por la Misión Robinson, o los de las Misiones Ribas y Sucre?, ¿Por qué decidieron abstenerse los millones de beneficiarios de Mercal?, ¿Qué se hicieron los beneficiarios de las Misiones Vuelvan Caras, Miranda o Zamora?

    Vamos hacia un año en el cual el ataque será aún más feroz. La única forma en que la revolución pueda salir indemne y airosa es enfrentar estos demonios. El primero: el de la corrupción y el burocratismo. La posición en la Asamblea Nacional tiene que traducirse en leyes que vayan, con dureza, al meollo del problema. Hay que extirpar cualquier signo de corrupción. Es relativamente sencillo con decisión política. La riqueza, como la tos, no puede ocultarse. Todo aquel que evidencie niveles de vida superiores a sus ingresos regulares tiene que demostrar su origen. El castigo tiene que ser ejemplar. Si se hace, se le estará quitando municiones al enemigo y sustentando el trabajo de formación de conciencia. Un trabajo tantas veces inútil y torpedeado por el mal ejemplo grotesco de estos ladrones.

    De otro lado, la misma elección de ayer, nos muestra la invulnerabilidad de los sectores con alto nivel de conciencia revolucionaria. Sembrar conciencia tiene que ser tarea, no sólo de unos pocos que inorgánicamente, sin ayuda ni concierto, armados de amor y voluntarismo lo hagan, -como lo venimos haciendo-, sino una tarea masiva, organizada, seria. La conciencia revolucionaria vacunará contra el dardo emponzoñado de la contrarrevolución a nuestro pueblo. ¡Es ahora o nunca!

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
Elecciones legislativas en Venezuela y manipulación de Falsimedia
El movimiento bolivariano arrasa con la mayor participación de la historia

José Daniel Fierro
Rebelión
La extrema derecha venezolana está en horas bajas y, pese al apoyo que reciben por parte del Imperio y de su aparato de propaganda (Falsimedia), sus derrotas se van sumando una tras otra aunque intenten disfrazarlas bajo una lluvia de titulares.

âIndecenteâ podría ser un buen adjetivo para calificar las crónicas que hoy la prensa capitalista realiza sobre las elecciones legislativas en Venezuela. Parece como si se hubieran puesto de acuerdo, pues todos sus titulares hablan de lo mismo: la altísima abstención en la votación de ayer domingo. A la vista de los cuales, a uno no le queda más remedio que pensar en el poco apoyo que recaba el presidente Hugo Chávez o en el éxito de una oposición marrullera llamando a los ciudadanos de Venezuela a secundar la abstención.


Todos los medios de propaganda se hacen eco del â75% de abstenciónâ? y de que eso supone un revés para la revolución bolivariana. El viejo discurso de una Venezuela dividida.

Tomemos El País âaunque valdría cualquier otro medio para analizar este caso- como ejemplo de los que es una crónica veraz. La noticia se inicia así:


La elevada abstención fue, sin duda, la nota dominante de las elecciones legislativas celebradas ayer en Venezuela, en ausencia de la mayoría de partidos de oposición. La retirada unilateral de las fuerzas antichavistas por considerar que no había garantías de limpieza electoral dejó los centros de votación semidesiertos, pese a los esfuerzos del Ejecutivo. Los datos que manejaban anoche, de forma oficiosa, tanto las autoridades electorales como los observadores extranjeros señalaban una participación de entre el 20% y el 25%. Ni el llamamiento a las urnas realizado por el presidente venezolano, Hugo Chávez, ni la ampliación del plazo para votar decretada por Consejo Nacional Electoral (CNE) tuvieron efecto en la población. [â¦]
De confirmarse, estos resultados colmarían las aspiraciones de las fuerzas opositoras, que apostaban por una abstención cercana al 80%.

El resto de la crónica se emplea en confirmar que pese a los esfuerzos del gobierno de Hugo Chávez, utilizando para ello todas las herramientas a su alcance, un recorrido por distintos barrios chavistas y de la oposición en Caracas permitió comprobar la escasa presencia ciudadana en los centros de votación. Ni en el colegio donde emitió el sufragio Chávez había colas de electores. Quienes aguardaban al presidente eran en periodistas y partidarios del líder venezolano.


Y también utilizando el recurso del miedo. La preocupación ante un Parlamento monocolor que permita a Hugo Chávez perpetuarse en el poder. Para redondear la noticia, el diario de Polanco toma nota de las declaraciones de Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática (AD), desde hoy una fuerza extraparlamentaria, que sin embargo se arrogan el pomposo título de âoposición democráticaâ? sólo porque durante 40 años estuvieron repartiéndose el poder, mediante elecciones amañadas, con los otros âdemócratasâ? de COPEI.


Básicamente esa es la información, salvo con pequeñas variaciones, que se maneja hoy en la âgran prensaâ?.


Convendría, no obstante, tener en cuenta una pequeña serie de detalles, quizá irrelevantes para Falsimedia (pues en caso contrario los habría recogido en sus crónicas) pero en cualquier caso, clarificadores.


Sin los datos definitivos, todos esos medios tomaron como fiables y casi inamovibles las cifras que ofreció la extrema derecha, es decir un 25% de participación. Nadie citó siquiera los datos oficiosos que, a medida que avanzaba el escrutinio, hablaban de una participación del 33%.


Tampoco hubo interés por los resultados (también oficiosos) de la votación. Sin lugar a dudas el mayor foco de importancia informativa. El Movimiento V República contaría con 114 de los 167 diputados (casi un 70%).


Casi ningún medio recogió las declaraciones del ministro del Interior, Jesse Chacón, y quienes lo hicieron apenas tomaron un par de frases y las disimularon en la parte final de sus largas crónicas.


Si lo hubieran hecho habrían sabido que, incluso con los datos de la oposición, esas elecciones legislativas estaban siendo las que mayor participación habían registrado en la historia reciente de Venezuela.

Chacón recordó que la última mayoría parlamentaria en el país, en elecciones legislativas que por primera vez se realizaron en forma separada de las presidenciales en 1998, se obtuvo apenas con el 11,24% del total del electorado, âesa mayoría la obtuvo AD con 1.235.473 votos, el 11,24% del total del electorado, que eran entonces 10.991.482 venezolanosâ?.

Asimismo, rememoró que la primera mayoría parlamentaria del periodo bolivariano, elegida el 30 de julio de 2000, la obtuvo el MVR con un total de 1.980.275 votos de un universo de 11.705.702 venezolanos con derecho a voto. Es decir, con el 17% del universo electoral. También explicó que en 2005, el universo electoral está por encima de los 14 millones de electores. Y que con los datos oficiales âcompararemos si ésta Asamblea es más legítima o menos de la que fue elegida en 1998, cuando todos la reconocimos como legítima. Repito: cualquier número por encima del 11,24% y del 17% convierte a la Asamblea Nacional en una institución mucho más legítima que la Asamblea de 1998 y la del 2000â?.


Pero el ministro del Interior fue más allá, y para hablar de legitimidad democrática citó algunos otros datos. Por ejemplo, el golpista Antonio Ledezma fue elegido como Alcalde de Caracas con apenas el 11% de los electores de la capital y el último presidente elegido de la Cuarta República, Rafael Caldera, no obtuvo ni siquiera el 15% del universo electoral en las elecciones de 1993.


En referencia a la oposición, el ministro de Relaciones Exteriores, Alí Rodríguez, consideró que estos partidos âvieron reducir su votos de cuatro millones en el referéndum (agosto 2004), a un millón en la última elección (municipales octubre 2005), lo que explicaría su retirada de última hora, cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) había aceptado sus demandas, tal como lo testificaron los observadores internacionales».

William Lara, ex presidente del Parlamento y directivo del MVR, el partido del presidente Hugo Chávez, expresó mediado el recuento que âla participación está siendo muy superior a la registrada en las regionales de octubre de 2004 y en las municipales de agosto de 2005â?.

El vicepresidente del Gobierno venezolano, José Vicente Rangel, también se refirió al asunto y argumentó que âhay países, como EEUU, en los que sólo un 25% participa en las elecciones al Congreso y en las últimas de Quebec, en Canadá, sólo votó el 9%â?, sin que se llegue a cuestionar la legitimidad, no ya del Congreso, incluso del modelo político adoptado.

¿Alguien recuerda el índice de participación en el referéndum a la Constitución Europea en el estado español y los titulares de la prensa del régimen?
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
La democracia representativa es un anacronismo
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
Joaquin Ibarz, periodista
corresponsal de La Vanguardiaen Mexico DF
antichavista
antizapatista
antilula
progodó, sus amigos y sus negocios
hijodeputa
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
"El vicepresidente del Gobierno venezolano, José Vicente Rangel, también se refirió al asunto y argumentó que âhay países, como EEUU, en los que sólo un 25% participa en las elecciones al Congreso y en las últimas de Quebec, en Canadá, sólo votó el 9%â?,"

Mal de muchos (poca participación en las elecciones) consuelo de tontos.

"sin que se llegue a cuestionar la legitimidad, no ya del Congreso, incluso del modelo político adoptado."
Hay quien si cuestiona el sistema.
¡Abajo con la democracia capitalista!
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
allah akbar
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
inshallah
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
Es necio comparar numeros absolutos entre diferentes paises. Incluso en el mismo país. La abstención se compara con el pasado reciente. En efecto en Chavismo ha sido una maquina de sacar votos. Que pasó esta vez? No solo no votó, tontamente, la oposición. También faltan votos de las pasadas elecciones.

Es bastante más complicado que lo que parece.
Más detalles sobre estos temas en
Rayas y Palabras.

Por cierto, yo también creo que el Joaquin Ibarz hace un pésimo trabajo. Algo escribí sobre ello. La cobertura de la BBC en español está decente.
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
05 des 2005
"trabajo pésimo" es muy suave. Esto es fascismo.
Re: Venezuela: ¡Ahora o nunca!
06 des 2005
Para raya y palabras
Eso te pueda dar una idea de la manipulación y la distorsión adrede de los medios de comunicación, Joaquín Ibarz es solo un pagado, o como lo llaman algunos, un mercenario de la comunicación, pero lo que importante aquí es para quién trabaja,
¿Sabes quienes son los dueños de La Vanguardia?
Pues no dudo que lo sepas, como tampoco dudo que sabes quienes son los dueños de los medios de comunicación, o quienes los controlan.
Pues, la cuestión es simple, si no hay complacencia con los grandes poderes, sobre todo los que controlan a los maasmedia, o le haces la guerra, tarea muy difícil, y si eres Venezolano tienes un ejemplo cercano, o simplemente te entregas y dejas que ellos sean los que verdaderamente mande en este mundo, o sea 4 tipos.
Saludos.
Sindicat