Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: @rtivisme : educació i societat
De calles vacías, gatos y niños
29 nov 2005
columpio.jpg
Su pequeño y rollizo cuerpo yacía destripado junto a una alcantarilla, en el bordillo de la acera. El olor a descomposición ya advertía de su presencia antes de que pudieses llegar a verlo. Era una masa grisácea, un peluche sucio y roto, pero ese olor indicaba que no era un juguete o, si lo fue, hacía ya tiempo que dejó de serlo. Tal vez se cansaron de él y acabó vagando por las calles, abandonado. Pero esto es poco probable. Lo más seguro es que naciese y viviese siempre en las calles. En calles como ésa, desierta, gélida, extraña. Corriendo entre los coches; coches como el que acabó aplastándole.

Nunca se vieron muchos por este barrio. O, si los hubo, yo no los recuerdo. En mi niñez, en las impresiones que me quedan de esos tiempos de juego en la calle –balones, carreras, gamberradas, peleas, risas y llantos-, no aparecen demasiados gatos. Esa fauna urbana, esos esquivos habitantes del barrio, eran extraños hace unos años, prácticamente no existían y vislumbrar alguno era motivo de juego, de trastada -a menudo cruel como los son los niños y más con aquello que sienten como novedad, como extraño a su mundo cerrado-. No hay gatos en los recuerdos de esa infancia -ni triste ni alegre, con buenos y malos momentos- y ello a pesar de que mi niñez transcurrió por entero en las calles, en esas calles donde ahora aparecen los gatos.

Desde hace unos años, al tiempo que la niñez se volvía para mí un recuerdo cada vez más lejano, un añorable –mas no añorado- pasado, las calles del que fuera mi barrio se han ido poblando de gatos. Y junto a ese fenómeno he ido constatando como otros habitantes iban desapareciendo lentamente de las calles del barrio, desaparecidos, como si la tierra se los hubiera tragado. Ya no hay niños que jueguen en mi barrio. Prácticamente no se oyen sus risas, sus riñas, sus gritos, sus juegos… ¿Dónde se esconden? La calle ya no pertenece a los niños, y no es que nos perteneciese cuando yo era un mico de 6, 9 o 12 años, pero al menos actuábamos como si lo fuese. La calle les ha sido enajenada a los niños, se la robaron y con ella los sueños. ¿Y a cambio de qué? A cambio han recibido un sucedáneo virtual que no vale absolutamente nada, que tan sólo revela la pobreza de espíritu de este mundo cada día más abyecto, pues nada hay más abyecto robarle la infancia a un niño. Les han robado la niñez y les han expulsado a sus casas, a la cómoda, segura y vacía existencia moderna, encerrados entre cuatro paredes delante de una pantalla que parpadea. Ya no son niños, son máquinas y aprenden a serlo.

Los gatos ocupan el vacío que han dejado en la calle los niños. Tristes, melancólicos, silenciosos. Ya no hay risas y gritos que les asusten, pueden vagar por las calles sin miedo a sus travesuras. Pero tampoco es suya la calle, tratan de llenar, en vano, ese vacío, pero saben que, en cualquier esquina, el verdadero amo de la ciudad puede golpear y sus pequeños y rechonchos cuerpos acabarán aplastados contra el frío y gris asfalto. Tan sólo un ruido extraño y unas gotas de sangre en el salpicadero harán saber al conductor que aquel bache no era tal, sino un pedazo de vida, otro pedazo de vida más de la ciudad aplastado bajo las ruedas del inexorable progreso. Tal vez le acometa una sensación de tristeza, de indecible nostalgia, que va más allá de la provocada por la muerte del pequeño felino. Es la pena de ver pudrirse la vida, de ver languidecer lo que fueron sus sueños. Pero esa sensación desaparecerá tan pronto como al abrir la puerta vea la sonrisa de alegría del pequeño de la casa al enseñarle la sorpresa, el último videojuego, recién salido al mercado. ¡Qué hermoso contemplar su felicidad! Pero que felicidad más horrible que condena a una vida vacía de sentido. Decidme, ¿recordáis las horas pasadas jugando en las calles?, entonces, ¿qué os ha pasado?, ¿qué habéis hecho de vuestras vidas?, ¿por qué les hacéis esto a vuestros hijos?
Mira també:
http://fcuatrocincouno.blogspot.com

This work is in the public domain

Comentaris

Re: De calles vacías, gatos y niños
29 nov 2005
Bravo!!

Yo también crecí en las calles y por suerte no estoy anulado por la playstation , pero temo ke nuestros hijos no se nutrirán de sus viviencias si no ke se akomodarán kómo nos marka el engranaje del kapital ke no se detiene y por lo tanto desearán ke los suyos no irrumpan en su komodiad así pués una buena dosis de ópio virtual!

Sé ke suena apocalíptiko pero andie dijo ke el kamino iva a ser sencillo.

Salu!
Re: De calles vacías, gatos y niños
29 nov 2005
En mi barrio si hay niños en la calle jugando, será porque y lleno de inmigrantes españoles y extranjeros (según sus papeles)es un barrio obrero

NO TODO ESTA PERDIDO
Re: De calles vacías, gatos y niños
29 nov 2005
Efectivamente. En Madrid queda también un reducto en el que todavía se ven niños jugando en la calle, dándole balonazos a una pared sin importarles los coches. Ese lugar es Lavapiés, barrio de inmigrantes. Ellos nos traen la esperanza
Re: De calles vacías, gatos y niños
29 nov 2005
Al del primer comentario:
¿Por qué escribes tan mal?, ¿por qué usas tantas "k" en lugar de "c"?... ¿eres más rebelde así?

Si no conoces tu lengua, ¿cómo vas a conocerte a ti mismo o a tu cultura?

Usa bien la lengua, usa bien tu coco.
Re: De calles vacías, gatos y niños
29 nov 2005
deja q cada un* escriba como qiera. si pierde en poder d comunicacion, es su decisión. no seas dictatorial y deja q cada cual se comuniqe como qiera.
Re: De calles vacías, gatos y niños
30 nov 2005
Wenas!! Entiendes lo ke pone verdad pués ke más kieres , deberías rekordar ke la lengua y la eskritura están para unir i no para dividir , además kien eres para decidir lo ke está bien o mal ?un juez supremo?

Ah!! I no sóc més rebel ke tú per eskriure amb "k" espero ke tú no et kedis en rebel i arribis algún dia a revolucionari!

En kuan a la kultura la meva es karakteritza precisament per saber utilitzar el kap en moments díficils kosa ke tampok ens ha portat a bon port!

SAlut!!I kritika konstruktiva si us plau!!

Al de dalt moltes grácies ,enkara ke no puk perdre poder de comunikació perké mai l'het ingut , akest poder per desgrácia el tenen altres!
Re: De calles vacías, gatos y niños
30 nov 2005
Ai.
Trobo el text un pèl demagog... i pastel també.
Los niños felices jugando en la calle, sus travesuras y la vida creciendoles dentro bla bla bla.
Sembla una peli d'en Garci... No és una mica ridícul tot plegat?

És això... i que em fot que us poseu amb la Play :). Jo de petit jugava a la Mega drive i no he sortit un autòmata alienat menja hamburgueses.
Perqué és millor que els nens juguin al carrer que no pas que ho fagin a la Play? Us recordo que hi ha aplicacions per enxufar fins a 8 mandos a cada consola...
Canvia-li la play a un nano per una baldufa i te la farà menjar... no són tontos, i saben millor que molts que, per molt que us foti, les coses canvien.
I les vostres postaletes descolorides i rancies us les guardeu, junt amb els vostres traumes.

Una opinió.

Shhhhhhhhh Play Station shhhhhh

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat