Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
Cartas de José Fernandez Delgado con respecto a su huelga de hambre
27 nov 2005
Cartas de José Fernandez Delgado, preso anarquista en Alemania, con respecto a su huelga de hambre y de sed durante 13 dias.
Cartas de José con respecto a su huelga de hambre del 13 al 26 de
Octubre de 2005

Prólogo:
En la noche del 12 al 13 de octubre José Fernández Delgado ha sido trasladado desde la prisión de Aachen [Aquisgrán, RFA] hacia la prisión de Colonia, sin noticia previa. No le permitieron llevar cualquier de las pertenencias suyas. En Colonia le metieron en aislación total y trataron de forzarle de vestirse el traje convicto. Su respuesta fue: "Teneís dos
opciones. Que o mi ropa o desnudo". Ningun de sus pertenencias personales - libros, papeleria, todas las cartas que recibió en la prisión, postales, fotos, ropa, radio, direcciones de gente, su televisora, no le fueron entregados. Empezó una huelga de hambre el 13 de octubre y después de una semana también empezó una huelga de sed. Abajo siguen dos cartas. Una
del décimo día de la huelga de hambre y una del décimo cuarto día de la huelga,
lo que sería el último día de la huelga de hambre.

Carta de José del 21 de octubre de 2005

Aquí con esta siguiente entrega viene algun cambio. Hoy viernes 21 de octubre, 10, 11 de la mañana ha venido el mismo tipo, debe ser algun jefecillo en esta cárcel, ese que ya os dije que el primer día quería que vistiera el traje convicto y me dice que si seguio la huelga debo ir a
otra celda, ¿adónde hay que ir? le digo, me dice que primero me cambie de ropa, o sea que me ponga el traje convicto y le digo lo mismo que el primer día:que o mi ropa o desnudo. Con que he aterrizado en otra celda de la misma galeria pero en pelotas. En seguida ha venido el médico, me pregunta que por qué no como. Es una forma de protesta contra el aislamiento que se me aplica, le digo. El quiere hacerme un chequeo, pulso, tensión, le he dicho que no necesito ningun médico, que lo que necesito son mis cosas, unas condiciones de vida dignas, mínimo como las aplicadas en la prisión de procedencia, me dice que iba a preguntar que él no sabe nada, le digo entonces que me parece bien pero que de seguir todo así no sólo me
mentengo en huelga de hambre sino que ademas tampoco voy a beber y que los responsables de mi muerte soís todos vosotros por mucho que os empeneís en hecharle la culpa al juez. Porque todos me dicen: Ordenes del juez, sabeis?
Bueno se han pirado estos personajes y enseguida han vuelto a venir a traer todos los efectos
que había en la otra celda que antes estuve: traje convicto, 3 mantas, este bolígrafo, papel, cepillo dientes y el tabaco y dos noticias que recibí ayer: una postal de H. y carte de mi abogada P. Me puso contento ayer saber que no estaba tan aislado en el mundo. Bueno ya enroscado ahi en las mantas, viene uno y me pregunta que si salgo al patio; sí! Pero me
tengo que vestir me dice, otra vez la misma repetición, que yo me visto mis cosas o no me visto nada ni ahora, ni ayer, ni mañana. Entonces lo siento mucho pero no salgo al patio. Yo le pregunto que si se siente bien con lo que hace. Me dice que no, pero que él no tiene la culpa y de nuevo menciona al juez. Y la verdad yo ya no sé que pensar. De que estos aquí en la
prisión son altamente criminales no tengo ninguna duda. Pero hasta ahora había pensado que ese juez no fuera si no más que una marioneta más del sistema.
Puedo ser que este sujeto tenga autoridad realmente para que mis derechos de hombre sean respectados? Porque yo no estoy pidiendo nada extraordinario, tan sólo ser uno más de los presos que tienen en esta "HAUS 5" de la prisión de Colonia [la ciudad Köln en la RFA], tener acceso a lo que ellos: vestir mis propias ropas, disponer de el mismo horario de patio
con todos, poderme reunir en los horarios establecidos en la sala común, acceso a la escuela, las visitas que me corresponden en las mismas condiciones. No acepto "vivir" al margen de todo esto en una celda encerrado por que así lo determinen sin mostrar mi disconformidad.
Igual desde aquí os pido a todos los que me leís que a ese juez Sr. Nohl, del juzgado de Aachen, le pregunteís si aún le sientan bien los vinos españoles que se bebe después de ordenar que me arroyen al mazmorra, privado de toda condición humana. Que dónde está la personalidad de la que hace gala ante periodistas y que allí en la sala durante nuestro juicio mostraba. Debo entender que cuando le hemos llamado fascista, fue oír la verdad lo que le
ofendió, y no solamente una muestra de: "Debemos guardar un respeto al Tribunal , no usen mas estas expresiones."? En todo caso os agradecería a tod@s vosotr@s que a ese señor Nohl le lleneís su Postfach y su correo electrónico de mensajes referentes a lo que particularmente conmigo esta haciendo es algo más que aplicar una sentencia de 14 años. Me esta matando
o contribuyendo muy activamente en ello que es lo mismo. Que si en algo se considera recto, que consienta en que pague la condena sin más, sin añadidos especiales y que me quite esos titulos de terrorista que me ha puesto y para nada es a mi a quien corresponden. Un abrazo libertario a tod@s compas. Os quiero.

Recien se acaba de ir una psiquíatra de la celda, yo ahí en pelotas hablando con ella, no soy exibicionista pero solo voy a vestir mis trapos le he dicho y mientras no me los den, con el resto de mis cosas, aquí aguanto hasta que me muera. La hé planteado mis exigencias después de asegurarla que no necesito tampoco psiquíatras. Tan solo que me dejen cumplir la sentencia dignamente. Me siento muy indefenso ante todo lo que conmigo estan haciendo durante estos 16 meses que dura mi detención.
Siempre encerrado en la celda, apenas contacto con otros presos, traslados amordazado al tribunal mientras ha durado el juicio, cambios de cárcel con traslados de la misma manera. Obligado a protestar finalmente contra el aislamiento con una huelga de hambre y de sed. Compas, por favor, desconozco como funcciona aquí la maquinaria justiciera, pero de no
morirme, exigir a quien competa que sean respetados mis derechos humanos que como hombre y como persona y como humano deben permitirme cumplir esta sentencia impuesta en unas condiciones dignas. Quién aplica ese criterio de absoluto aislamiento contra mi? Otro gran abrazo a tod@s y hoy soy yo pero mañana o luego quién... ? Solidaridad !!!
José Fernandez Delgado
JVA [cárcel de] Köln [Colonia, RFA], 21 de octubre 2005


Carta de José del 25/26 de octubre 2005

Me duele todo el cuerpo pero por aquello de la intriga te cuento como ha ido esta dolorosa vivencia hasta ahora; he estado 13 días sin comer, los cuatro últimos también sin beber; la noche del domingo al lunes tuve un delirio consciente en el que sufrí un acelerón de las pulsaciones cardiacas mientras todo a mi alrededor, por arriba y por debajo de costado y
Cruzado era agua maravillosamente clara y cristalina como alumbrada por un sol de
mediodia y ahí vengo a la cruel realidad de esta mugrienta mazmorra donde me tienen encerrado con dolor en el pecho, las pulsaciones golpeándome el coco y mucha sed, me aguanto, me tranquilizo, consigo regular las pulsaciones, tengo mucho frio, me enrosco, no lo sé igual me volví a dormir otra vez, de todas las maneras desde que el viernes me trajeron a esta celda si la luz del dia la alumbrada le encienden la luz y me molestan con algun golpe en la puerta, de siguiente, esta última [noche] pasada del lunes al martes me ha vuelto a pasar lo mismo pero mucho mas violento, yo no sé lo que es un infarcto cardiaco por que finalmente de algun modo lo pude controlar; veras, me despierto en uno de esos golpes a la puerta de la
escena maravillosa del agua totalmente convulsionado como si estuviera luchando con alguien o con muchos con la sensación de sudar pero sin sudar en absoluto, de hecho lo que tenía era mucho frío, sobre todo en las manos y los pies, el coco martilleándome muy fuerte y así he debido de estar unos minutos sin ser plenamente consciente de que era a mi a quien le pasaba
eso, haciendo toda la fuerza con las manos sobre el pecho, sin control, sin saber donde estaba, sin recordar para nada la realidad me he disparado hacia el grifo y como con mucho miedo he bebido unas gotas de agua y ahí se me ha dado una bronca terrible en mi mismo:"¿Pero tío que haces?" Te has cargado todo el esfuerzo en un momento! Estás gilipollas!" Pero
enseguida he tratado de pensar con sensatez: bueno el mensaje ya esta dado y no me puedo esponer y que la próxima noche me dé otra de estas crisis que lo mismo la palmo, con que he bebido mas agua, en eso oía los preparativos del desayuno, lo que quiere decir que serían las 5.30/6.00 de la mañana. He tratado de tranquilizarme y pensar y no tener tanto frío y me enroscado otra vez en la cama abrigado con el simulacro ésta de mantas que te dan aquí y ha llegado el carro del desayuno a la puerta y así con las mantas de abrigo y tapando mi desnudez he salido al pasillo y le he dicho al guardia: Dame lo más rápido la comida que me teneís ahí secuestrada y dile al médico que [mi] corazón esta noche casi se rompió y eso no es mentira, le digo señalando un cartel que yo puse en la puerta en el que dice: ISOLATION
IST TOD ¡!! (aislación es la muerte). Porque es el mismo guardia con él que,hace un par o tres de días, discutía sobre la vericidad de las tres palabras cuando le pillé mirando el cartel y al preguntarle yo qué le parecia me dijo que eso no era verdad. Con que he pillado el esayuno: dos pequeños tarrinas de queso fresco, la que me correspondia y la que me ha regalado el hombre que las reparte mientras que me decía: "esa es la mia", y una jarra de un té rojo sin
azucar que reparten aquí, y ahí he abondonado la huelga por que no han tardado mucho en traerme dos cajas grandes con bastante comida que yo tenía en la otra carcel de Aachen [Aquisgrán, RFA], luego después del mediodia ha venido el médico, ha dado orden para que me hagan una de esas pruebas de corazón en la que te aplican muchos cables; en un espectáculo de luces: han encendido todas las sirenas de luz amarilla para casos de emergencia o algo así, me han acompañado el que parece haberse convertido en mi ángel
custudio y el guardia del cartel hasta la enfermeria, se trata de un paseo un poco largo dado que esta es una prisión grande, todo muy bien coordinado a toque de walki-talki hemos llegado, me han hecho la cosa en un par de minutos y vuelta a la celda con el mismo número especial previo desalojo de pasillos para no cruzarnos con nadie. Y en la celda y en honor a la
verdad hoy mi ángel custodio ha sido amable y me ha contestado razonablemente que voy a ser traslado a otra cárcel y que no es posible por openerse el director entregarme mi propria ropa. Ya en la tarde he recibido carta de K., una revista Abolishing [the borders from below (Aboliendo las fronteras desde abajo - una revista de tendencia anarquista, publicado en inglés desde Berlin sobre diversos temas en Europa del este) con postal de la gente que la hace allí en Berlin, me he puesto muy contento, la revista es inglesa y no puedo leerla pero entiendo que el contenido es bueno y el trabajo bien hecho y también el juez me ha enviado una autorización escrita para telefonear a mi madre desde esta prisión con que me he puesto a reconsiderar la situación: "bueno, enroscado en la manta no me dejan salir del diupano, lo de esta mañana ha sido una excepción porque lo ha mandado el médico, pero ni para telefonear a mi madre, ni para la visita que K. me anuncia me van a dejar ir así." Así las cosas he, decidido calzarme el traje penado que tenía ahí tirado en la puerta y he pulsado para que vengan, decidido hacer la llamada en ese momento; pero no son así las cosas, ahora antes de nada debe también permitirlo el jefe de la seguridad. No obstante ya estoy esperando que venga el desayuno para volver a reivindicar la llamada, sabes? Y como que estoy muy cansado, a
pesar del espionaje que me siguen haciendo voy a intentar dormir un poco.
Un abrazo, os quiero. Solidaridad y a tomar por culo las cárceles.

José

This work is in the public domain
Sindicat