Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió : educació i societat : sanitat : amèrica llatina : dones
Multitudinaria marcha en reclamo de la despenalización del aborto
26 nov 2005
Miles de personas se encolumnaban a lo largo de la Avenida de Mayo, en la ciudad de Buenos Aires .
âSí, sí, señores,/ prohíben el aborto/ los curas abusadoresâ? era de las muchas consignas que cuestionaban a la Iglesia Católica. âDe nuestros ovarios/ saquen sus rosariosâ?, e incluso âIglesia, basura: vos sos la dictaduraâ?. Pero la consigna más clara y precisa era: âQué destino, qué destino:/ muere una mujer por día/ por aborto clandestinoâ?...
Sábado, 26 de Noviembre de 2005
Multitudinaria marcha en reclamo de la despenalización del aborto
En el Día de la No Violencia contra la Mujer, una multitud marchó al Congreso, donde fueron entregadas 100 mil firmas a favor del aborto.
Por Pedro Lipcovich

Miles de mujeres y hombres marcharon por Avenida de Mayo.Por âeducación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morirâ?, marcharon ayer miles de mujeres y hombres, llegados de todo el país y de las más distintas procedencias sociales: luego de cubrir la Avenida de Mayo hasta el Congreso, hicieron entrega de un petitorio que, avalado por casi cien mil firmas, solicita âdespenalizar y legalizar el abortoâ?, lo cual implica la correspondiente âatención gratuita en los hospitales y obras socialesâ? y âel cumplimiento de la resolución ministerial sobre la atención humanizada del pos-abortoâ?.
A las cuatro de la tarde, en Avenida de Mayo y Perú, decenas de manos sostenían el inmenso cartel que encabezaría la marcha: âNi una sola mujer muerta por aborto clandestinoâ?. Estaba por culminar la primera etapa de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que en seis meses recolectó casi cien mil firmas. Con cintas verdes se identificaban los manifestantes, y muchas mujeres cubrían sus cabezas con pañuelos verdes con la leyenda que presidió el acto y encabeza esta nota: â...para no morirâ?. Otras llevaban los pañuelos atados al cuello y algunas otras, jóvenes, los usarían como velo para cubrir sus caras cuando, desnudos los pechos pintados, danzaran al corear las consignas junto a los redoblantes.
Con la melodía del carnavalito humahuaqueño: âSi el Papa fuera mujer/ el aborto sería ley./ ¡Basta de patriarcado/ y que nos digan lo que hay que hacer!â?, y también: âQuiero ponerme el forro/ y con alegría poder cogerâ?.
Una mujer de piel cobriza sostenía un cartel: âComunidad Barrio Toba de Rosario. Presente. Aborto libre y gratuito en todos los centros de saludâ?. El múltiple aspecto de la múltiple concurrencia, los colores de pelo y de piel, las edades, las ropas, venían a reproducir la diversidad que, siendo característica de la sociedad argentina, rara vez se hace presente en sus manifestaciones. Miles de personas se encolumnaban a lo largo de la Avenida de Mayo y, a las 16.50, empezaron a marchar.
âSí, sí, señores,/ prohíben el aborto/ los curas abusadoresâ? era la más fuerte de las muchas consignas que cuestionaban a la Iglesia Católica. âDe nuestros ovarios/ saquen sus rosariosâ?, e incluso âIglesia, basura: vos sos la dictaduraâ?. Pero la consigna más clara y precisa era: âQué destino, qué destino:/ muere una mujer por día/ por aborto clandestinoâ?. Y, siendo ayer el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, âSe va a acabar,/ se va a acabar/ esa costumbre de golpearâ?.
Es que âno permitir que la mujer decida sobre su cuerpo también es violenciaâ?, advertía Liliana Morales, de Mujeres al Oeste, mientras â¡Nosotras parimos! ¡Nosotras decidimos!â?, cantaban las chicas y bailaban.
También había hombres, como Alfredo Luna, licenciado en enfermería: âJunté 700 firmas para el petitorioâ?, se enorgullecía, y comentaba: âA mi hermana la mató su marido, un policía; como no hubo justicia, lo que me quedó fue luchar para que esto no ocurra másâ?. Diego Di Risso, del Hospital Maternoinfantil de Grand Bourg (recientemente despedido, con otros 27 trabajadores, âpor oponernos a la privatización de neonatologíaâ?), contaba que allí âse atienden por mes 200 casos con hemorragias terribles por abortos ilegales; una de cada diez falleceâ?.
La multitud había cruzado la 9 de Julio y entraba en Plaza Congreso. âBorombombón, borombombón,/ mi cuerpo es mío: ¡mi decisión!â? Cada provincia venía con su problemática: âEn Entre Ríos los legisladores, muy influidos por la Iglesia, quieren modificar la ley que permite la educación sexual en las escuelasâ?, denunciaba Alicia Genolet, de la Facultad de Trabajo Social de Paraná. En cambio, en Neuquén, âla obtención de firmas tuvo muchísimo éxito, y la Iglesia (bajo la memoria del obispo Jaime de Nevares) reaccionó con discreciónâ?, contó Ruth Zurbrigen, del grupo Las Revueltas. Mucho más cerca, en Villa Cildáñez, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, âmuchas veces las familias no dicen la verdad: que se les mueren las chicas por abortar. Nosotros, porque somos de allí, lo sabemosâ?, contaba Alodia, de Mujeres de Izquierda.Ya llegaba al Congreso la cabeza de la columna. Liliana Daunes y la actriz Cristina Banegas leyeron el documento, que pide: âDespenalizar y legalizar el aborto para que las mujeres que decidan interrumpir un embarazo en las primeras doce semanas de gestación tengan atención segura y gratuita en los hospitales públicos y obras sociales de todo el paísâ?. También, âel cumplimiento de la resolución ministerial sobre la atención humanizada del pos-aborto y la efectiva atención a mujeres y niñas que deciden abortar en los casos en que peligra su vida y su salud o ante embarazos causados por violación, que el Código Penal ya exime de penaâ?.
El documento propone âla conformación de una comisión tripartita, formada por organizaciones de mujeres y otras, y representantes de los poderes Legislativo y Ejecutivoâ? para elaborar un proyecto de ley. La declaración fue recibida por los legisladores María Elena Barbagelata, Marcela Rodríguez, Margarita Stolbizer, Claudio Lozano y los electos Silvia Ausburger y Edgardo De Petri, que acompañaron la marcha.
âSiga, siga, siga el baile,/ al compás del tamboril,/ que tenemos las mujeres/ el derecho a decidirâ?, cantaban todavía las chicas mientras sus pechos, ya cubiertos, quedaban a la espera de ser despintados.

© 2000-2005 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more