Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: laboral
La fatalidad no viene de la mar - Noviembre 2005 3er. Aniversario Catástrofe del "Prestige"
20 nov 2005
- Sector del Mar de la Federación de Comunicación y Transporte de CC.OO. -


Los marinos españoles, mercantes o de la pesca, hemos leído con
verdadero asombro y estupor los artículos publicados con motivo del
tercer aniversario del naufragio del "Prestige". Estupor provocado no
tanto por lo escrito como por lo que no se ha dicho, por los silencios
inexplicables acerca de lo que, a juicio de todos los marinos, fue la
causa esencial de la catástrofe del "Prestige": la incompetente y
alocada gestión de la crisis que efectuaron las autoridades
competentes, es decir, el Director General de la Marina Mercante del
Ministerio de Fomento.
Culpabilizar, incluso demonizar, a los capitanes y a los buques se ha
convertido en España en una cómoda escapatoria para las más flagrantes
incompetencias. Sucedió en el caso del "Urquiola", se repitió en el
del "Aegean Sea" o en la explosión del "Petrogem One" y "Camponavia"
en Algeciras, y se vuelve a hacer ahora con el "Prestige". No se
quiere investigar ni sancionar la deplorable gestión que las
autoridades competentes efectuaron en todos ellos, y que fue la causa
determinante de las muertes y pérdidas materiales sufridas. Siempre se
arguye por el gobierno de turno que el interés público es el de cobrar
unas indemnizaciones lo más substanciosas posibles de los armadores y
de los fondos internacionales de compensación y que para ello hay que
cargar las tintas contra los buques. Pero se olvida que el verdadero
interés público es el de evitar que se repitan, una vez tras otra,
este tipo de catástrofes. Y que la única forma de evitarlo es
investigar y sancionar a los culpables, a los verdaderos culpables, en
lugar de echar balones fuera.



El 12 de Mayo de 1.976 una Autoridad de Marina "precipitada,
incompetente y absurda" (son palabras del Tribunal Supremo) ordenó al
capitán del "Urquiola" ciabogar y salir a alta mar por un canal en el
que acababa de tocar fondo. Se obligó al Capitán a estrellar su buque
contra una ya celebre aguja rocosa. A ese Capitán, incluso muerto, se
le abrió un Consejo de Guerra. A la Autoridad de Marina se le concedió
la medalla al mérito naval por su acertada gestión de la crisis.



El 2 de Diciembre de 1.992 la Refinería de REPSOL en La Coruña y el
Práctico de guardia ordenaron al capitán del "Aegean Sea" entrar a
puerto, en unas condiciones atroces de temporal y, además,
incumpliendo flagrantemente las propias normas de seguridad del
puerto. El buque fue incapaz de efectuar la maniobra en aquellas
turbonadas y acabó encallando. Mientras que el capitán acabó en la
cárcel, el Informe oficial de la Dirección general de la Marina
Mercante sobre el siniestro concluyó que el sistema portuario había
funcionado impecablemente aquella noche.



En la transcripción de las conversaciones del Centro de Control de
Finisterre con el remolcador "Ria de Vigo" a las 17.30 de la tarde del
13 de Noviembre que ha publicado EL PAIS (12.11.05) hay una frase más
importante y significativa que todos los sinsorgos comentarios de los
pilotos del helicóptero. Es ésta: "Vosotros las instrucciones que
tenéis son de que cojáis el remolque y lo saquéis hacia fuera, hacia
alta mar",. Se lo dice el Centro de Coordinación de Salvamento al
"Ria de Vigo". A las cinco de la tarde de aquel día fatídico, cuando
los hechos habían comenzado a ocurrir, cuando el derrame era mínimo,
cuando el "Prestige" se encontraba a más de 25 millas de la costa, el
Centro de Finisterre tenía ya las instrucciones claras: sacar el buque
a alta mar. No estudiar la situación, no enviar un equipo a bordo para
evaluar el daño y su más adecuado tratamiento, no pedir su opinión al
capitán. No, en lugar de ello, "sacar el buque a alta mar", alejarlo
como fuera. Y, claro está, las instrucciones las había recibido el
Centro de alguien, de alguna autoridad exterior. Una autoridad que
había decidido, a bote pronto, sin seguir el protocolo de actuación
establecido para estos casos después del ejercicio "Galicia 2000", sin
reconocer el buque ni hablar con su capitán, "sacar el buque hasta que
se hundiese en alta mar". Lo que finalmente consiguió y fue la causa
real de la catástrofe. El Centro de Finisterre graba automáticamente
las conversaciones con la Dirección General y la pregunta obligada es:
¿por qué no se entregan al Juzgado las grabaciones en las que el
Director General ordenó sacar el buque a alta mar y hundirlo? ¿Por qué
tanto empeño en lavarle la cara? ¿De verdad se cree que escondiendo
los terribles errores cometidos por la administración en la gestión de
la crisis se ayuda en algo a la seguridad marítima, se avanza algo en
la prevención de futuros desastres?



Galicia ha sufrido en sus carnes terribles y repetidas agresiones
ecológicas, esto es obvio. Pero es también patente que en todas ellas
ha concurrido como factor esencial la mala gestión de las autoridades
terrestres. En todas, aunque suene terrible el decirlo: "Urquiola",
"Cason", "Aegean Sea", "Prestige", en todos se repite un asombroso
patrón de incompetencia o precipitación ante un accidente. Pues bien,
como marinos también queremos decir "basta ya", aunque en nuestro caso
sea "basta ya de echarnos la culpa". Mientras Galicia no sea
consciente de que la responsabilidad principal está en tierra, no en
la mar, mientras no tenga el sentido y el coraje cívico de exigir la
investigación profunda de los siniestros, éstos se seguirán
repitiendo. Tan fatalmente como las olas llegan a sus costas.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa