Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: mitjans i manipulació
Haro Tecglen, homenaje (y 3)
16 nov 2005
Ni capilla ardiente, ni funeral, ni catafalco, ni velatorio, nada. Pura disolución. Sus humores, sus músculos, sus entrañas, sus órganos, servirán para que los estudiantes jueguen a los médicos o presuman de haber cortado su cerebro en láminas...
haro02.jpeg
Resumen de la primera parte:

---Sus comentarios eran una mezcla de experiencia, memoria y lealtad hacia la gente libre o independiente.

---Se le notaba que había convivido mucho tiempo con la derechona más derechona que la conocía muy bien algo que no le perdonaban porque claro Haro les atizaba con acierto y les metía el dedito en donde más les duele.

---A pesar de los problemas que nos fue apuntando, en el fondo y sorprendentemente Haro era optimista.

---No hay que descartar un proceso de involución antidemocrático (tipo Bush) parado parcialmente y provisionalmente con Zapatero.

Resumen de la segunda parte:

--- Leía Triunfo, y era una bocanada de aire fresco en aquellos años, he leído y seguido a Eduardo Haro Tecglen, como oyente o lector, tengo una buena opinión de el, me parecía acertado e inteligente sus comentarios.

--- Conservo el optimismo de que pese a los grandes vencedores de la guerra fría la rebeldía y la necesidad encontrarán, como a lo largo de la historia, sus salidas. Eduardo Haro Tecglen, 11En0

--- La España profunda, o hundida o antes olvidada, la que veía pasar la civilización de lejos, ha mejorado mucho con la televisión, y puede mejorar más con Internet si los políticos no la utilizan para sí mismos. Eduardo Haro Tecglen, 3En1

--- Internet es un medio escrito, con imágenes, y a veces con sonido, pero la escritura es su medio, y por primera vez la radio aparece simultáneamente escrita y hablada, y a mí me parece un progreso considerable. Eduardo Haro Tecglen, 15Fb1

---------------------

Tercera entrega y última en recuerdo de Haro Tecglen aunque seguiremos consultando sus textos:

Progreso y Sociedad civil

Civil: de los ciudadanos. Mas tarde, lo que no es militar. Ahora, lo que no depende de gobiernos ni de dirigentes -líderes- mundiales. O sea, nada. Leo: "Frustrados por la Cumbre de Naciones Unidas representantes de sociedad civil presentan su propia declaración". La cumbre se refería a la "Sociedad de la Información", en la que se supone que vivimos. Otras veces es "Sociedad de comunicación", y los dos términos se confunden.

El ciudadano ha ganado con la sociedad de la comunicación: Internet y todas sus largas colas. La telefonía. El mero ordenador que a veces le permite comunicarse consigo mismo. ¿Para que comunica? Para "enterarse", para adquirir "conocimiento", para "solidarizarse". Supongamos que la mayoría únicamente lo utiliza para jugar o distraerse: bueno, como la imprenta.

En Información, el ciudadano ha perdido. El tumulto de la información dirigida y manipulada le aleja del conocimiento; no solo no ayuda a su conocimiento, y le distrae de su solidaridad al darle datos falsos, sino que penetra en su personalidad por la vida de la deformación del lenguaje que a su vez forma el pensamiento -o se interactúan--; la fuente de información deformada puede encontrar una defensa en personas mas preparadas, o con mas costumbre, mas letradas: esa defensa es el escepticismo, que es un gran paso delante de la cultura.
La desaparición de los grandes dogmas ha permitido dudar de millones de datos anteriores o paralelos y, sobre todo, dudar de la forma "dogma". No es nuevo: otras ocasiones de difundir la información obtuvieron la misma deformación y la misma respuesta. La imprenta de Gutemberg fue invadida por los libros de pensamiento religioso --¡que gran contradicción!-y los mismos religiosos tuvieron que hacer hogueras de libros -y a veces, de autor-cuando su lenguaje se empezó a hacer obsoleto y su hipnosis inútil.

La actual conformación de la sociedad civil que se siente frustrada por declaración oficial de la reunión de la Cumbre Mundial se queja de que no ayuda a las "necesidades humanas". La palabra humano la repiten siempre: esta vez no como oposición a lo divino -ni se ocupan de eso-sino a lo tecnocrático. (Se puede saber mas a través de http://es.oneworld.net/)
Yo no creo mucho en la oposición técnica-humanidad, y es un debate que se planteó ya en el mismo momento de la revolución industrial en el XIX; todo lo que viene sucediendo en este momento es una continuación de aquello, como la guerra del Tercer Mundo en la actualidad. Es el tema de la propiedad de los medios de producción. Eduardo Haro Tecglen, 17Dic3
----------------------------------
TITULITIS.

Recuerdo el cartel de un candidato a las elecciones en la República: "Francisco Largo Caballero, estuquista". Había empezado a trabajar a los siete años: recadero, aprendiz de encuadernador, cordelero. Pablo Iglesias era cajista de imprenta, como el Julián de La verbena de la Paloma. Me viene a la memoria cuando veo las calidades de la ejecutiva del Partido Socialista Obrero: no hay ningún obrero. Son licenciados y doctores: sobre todo, en Derecho, que es la carrera española (uno es "maestro industrial" y va sin corbata). Eso sí, la mitad son hombres: aguantan la "discriminación positiva".

Debía haber más selecciones: obreros, empleados, funcionarios. Y por edades: un cupo de gente mayor, que tiene tanto raciocinio como la de media edad, y gente muy joven, aunque algunos lo son. Sería bueno una amplitud mayor en la representación de la sociedad. No sé la razón por la cual un partido que quiere representar la izquierda se inclina hacia esa clase. Puede ser que España haya derivado a una situación de "profesionales", palabra genérica que hoy tiene un falso contenido superlativo y se refiere a estos titulados que ejercen por su cuenta. O que la política necesite de personas con unos conocimientos específicos: además del derecho, empresariales, ciencias políticas (una contradicción: la política no es una ciencia, aunque haya "politólogos"), sociología, economía (la gramática no cuenta).

Parece un regreso a los tiempos de la transición (los posteriores a la revolución francesa) en que había unas condiciones para votar, y otras más estrechas para los elegidos: cierto grado de instrucción, cierto nivel de ingresos, algunas posesiones, edades "responsables" y un sexo macho: el "sufragio censitario" que llegó a ser "universal". Tampoco se debe pretender una aristocracia al revés, en la que primen los desfavorecidos por el mero hecho de serlo. Muchos de los profesionales, con sus carreras duras y caras, y su "máster" de propina, están sin empleo o ganan menos que un buen estuquista. Pero esta decantación hacia los "profesionales", que se encuentra en todo -la exigencia o la primacía de un título para cualquier puesto de trabajo-, y se suele llamar "titulitis", crea la sensación de que quien no tiene tal título no tiene capacidad, o calidad. Un sentido de clase, no socialista.

(Ah, en Internet, o por el correo electrónico, se suelen ofrecer títulos universitarios de Estados Unidos por poco dinero. Pero dinero, al fin). Eduardo Haro Tecglen, 6Jul4
----------------------------------
Haro. Juan José Millás, El país, 12Oc5

Ni capilla ardiente, ni funeral, ni catafalco, ni velatorio, nada. Pura disolución. Sus humores, sus músculos, sus entrañas, sus órganos, servirán para que los estudiantes jueguen a los médicos o presuman de haber cortado su cerebro en láminas...

Haro Tecglen, como empezamos a llamarle antes de que se convirtiera en Eduardo Haro, o Haro a secas, ha donado sus dos metros de estatura a la ciencia. Es un modo de no incordiar en alguien que, curiosamente, no hizo otra cosa en vida. Sin duda, juzgó que hay formas de molestar que no tienen sentido. La capilla ardiente es muy aparatosa, pero carece de significado, y el whisky de la cafetería del tanatorio sabe a madera de pino. Posiblemente, no pensó que su cuerpo fuera importante para la ciencia, pero como coartada para desaparecer sin ser visto / oído podía funcionar. No hay nada después de la muerte, quizá antes tampoco. Tomamos nota de su mutis por el foro y evitamos las frases de rutina.
----------------------------------
Entrevista de Alejandro Luque, El país, Cádiz 13En20.99

Pregunta. A veces se intuye en sus palabras cierta nostalgia. ¿Piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor?
Haro. No. Todo va a mejor, dentro del pequeño círculo en el que nos movemos. La vida ha ido progresando: las casas, la comida, la medicina. La nostalgia que tengo es de mí mismo. Yo estaba encantado de ser jovencito.

P. ¿Se atreve a hacer premoniciones para el siglo que viene?
Haro. Yo no suelo tenerlas. Si las hubiera tenido, mi vida habría sido más fácil.

P. ¿Adivina al menos qué papel desarrollarán los medios de comunicación?
Haro. Hay una gran cantidad de información, mayor pluralidad. La abundancia no me asusta, lo malo es la escasez. Pienso que la libertad de prensa no debe ser cosa de los periodistas, sino de quienes la reciben. Si al mismo tiempo hubiera un conocimiento, una universidad, unas escuelas que preparen al ciudadano, al ciudadanito, sería ideal.

P. ¿Veremos la asunción de la idea de Oriente por Occidente, libre de los prejuicios imperantes?
Haro. No tendremos más remedio. El proceso actual es el de reducción de los núcleos: los países que no comen se multiplican, nosotros reducimos la natalidad. La acumulación de riquezas y el desarrollo de la miseria van a seguir. El principio de la guerra en el tercer mundo arranca con la descolonización, cuando los abandonamos porque no necesitamos su mano de obra ni sus materias primas. Ahora queremos que no vengan, que no nos coman. Cuando dicen que en el mundo hay posibilidades para que todos vivan... las ha habido siempre.

P. ¿Qué momento histórico y qué país se ha acercado más a sus ideales?
Haro. La guerra civil, aunque sea una atrocidad. En mi vida, y en la de muchos otros, existía la sensación de que estábamos cambiando el mundo.

afc euroimmersion.com 14Nv5
Mira també:
http://usuarios.lycos.es/euroim/haro.htm
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/215668/index.php

This work licensed under a
Creative Commons license
Sindicat Terrassa