Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
IAR-Noticias / La intifada piquetera y la falsa "contra-cumbre" con Chávez- Maradona
07 nov 2005
Ensayo de rebelion
Radiografía de la guerra piquetera en Mar del Plata y el plan del gobierno con la "Cumbre de los Pueblos". ¿Perdió Bush?,¿O ganó Kirchner? Contrainformación y perfil de las operaciones mediáticas.
LA INTIFADA PIQUETERA Y LA FALSA CONTRA-CUMBRE CON CHAVEZ-MARADONA

http://www.iarnoticias.com/ 07-Nov-2005
Por Manuel Freytas

LA INTIFADA TELEVISIVA

El viernes 4 de noviembre, durante la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, las pantallas de la televisión mundial con la CNN a la cabeza, comenzaron a difundir imágenes en doble plano, donde por un lado se observaba al presidente argentino, Néstor Kirchner, diciendo su discurso inaugural del evento y por otro se veían imágenes de disturbios callejeros con represión policial y edificios ardiendo.

Estas imágenes dramáticas (que relegaban a un absurdo segundo plano el audio y la imagen del discurso de Kirchner) captaron en minutos la atención de las grandes cadenas internacionales que hasta el momento habían casi ignorado la realización de la cumbre de presidentes latinoamericanos en la ciudad argentina.

Quienes observaban con atención esas imágenes (recreadas por todo el planeta) podían ver a jóvenes encapuchados que arrojaban piedras contra las fuerzas policiales protegidas con sus escudos detrás de la vallas de contención.

En perfecta sincronía, con mentalidad de soldado que tiene en claro el objetivo, los guerrilleros callejeros avanzaban, atacaban y se replegaban, para luego repetir la maniobra táctica de combate.

Las diferencias de poder de fuego y equipamiento eran evidentes: hondas y baldosas arrancadas de las veredas contra contra escudos, escopetas, balas de goma y productos químicos "antimotines" de última generación.

Y como siempre sucede: la pelea de David (la Intifada callejera) contra el Goliat blindado (las fuerzas represivas policiales) concentró la atención morbosa de los televidentes que acostumbran a descargar adrenalina y tensiones con este tipo de espectáculos, generando un alto impacto de rating.

Las bombas de gas lacrimógeno arrojadas por la policía y las rudimentarias bombas molotov arrojadas contra las vallas por los manifestantes, le conferían al "espectáculo mediático" el color rojinegro de las llamas y el humo, que convertían a las pantallas televisivas en un escenario de guerra dantesco.

Un banco ardía, la destrucción y violencia se multiplicaban, el audio informaba de nuevos hechos producidos en otras partes de la ciudad, se hablaba de saqueos e incendios, las imágenes se superponían con camarógrafos que intentaban capturar las escenas en "exclusiva" , las fuerzas represoras comenzaban la ofensiva de contraataque, los combatientes callejeros se replegaban, tomaban una posición y volvían a contraatacar con piedras y hondas, y en su repliegue dejaban tierra arrasada quemando y destruyendo lo que podían.

El suspenso y la dramaticidad se incrementaban por la tardanza de la intervención de los bomberos para apagar los incendios, la tensión crecía y la curiosidad morbosa por conocer el "final de la película" también aumentaba.

El final de la guerra asimétrica librada entre el David de la intifada piquetera y el Goliat blindado represor era previsible, y terminó con 70 combatientes callejeros de la intifada encarcelados y una cantidad no determinada oficialmente de heridos.

El gobierno kirchnerista, que había montado una operación de manifestación "pacifica" con la dupla Chávez-Maradona y la "Cumbre de los Pueblos" en el estadio mundialista vio perplejo como el discurso de Kirchner servía de "telón de fondo" a las imágenes que le conferían "otro escenario" a la Cumbre.

El intendente de Mar del Plata, un kirchnerista fuera de sí, exclamó: "Estos hijos de puta (los de la intifada) rompen e incendian, mientras Bush ni se entera".
Una movilera le respondió: "si no se entera será porque Bush no mira televisión".

La prensa internacional y local, después de registrar y difundir puntillosamente las escenas de los combates, comenzó su catarata de condenas a los "violentos" que habían producido los desmanes y los "saqueos".

Pero, más allá de las condenas descalificatorias, la intifada piquetera ya había conseguido su objetivo comunicacional: llamar la atención mundial sobre la "otra cara" de la cumbre en Mar del Plata.

Como hecho contrainformativo, las operaciones sincronizadas de guerra de guerrillas callejera contra Bush quebraron la "monotonía" de las protestas "pacifistas" y le restaron protagonismo a la maniobra del gobierno de Kirchner con la dupla Chávez-Maradona en la Cumbre de Mar del Plata.

Anibal Fernández, ministro de Interior de Kirchner, desde el recinto de la Cumbre acusó el golpe.
Siguiendo los acontecimientos desde su celular ordenó a los jefes policiales que procedieran "sin tocarles un pelo" a los revoltosos.

"Nos quieren tirar un muerto con todas las cámaras de la prensa internacional en el lugar", vociferó el ministro al teléfono conciente del limite peligroso a que conduce la represión salvaje.

Para el ministro de Kirchner era mejor pagar el costo político de los destrozos e incendios, que pagar el costo político de muertos y heridos que podría conducir al final del gobierno de Kirchner.

Lo que no había conseguido Hugo Chávez con su mega discurso mediático de tres horas en el estadio mundialista de Mar del Plata, lo consiguió la intifada piquetera al concentrar la atención televisiva mundial en cadena en solo 10 minutos de guerra de guerrillas en las calles.

Ni Bush, ni Chávez, ni el "milagroso Maradona" consiguieron que las cadenas internacionales emitan en directo sus desplazamientos por el escenario de la cumbre de presidentes, que, por otra parte, las mayorías planetarias ignoran de que se trata exactamente.

Los hechos demostraban que la intifada callejera en Mar del Plata concitó un nivel de rating televisivo mundial abrumadoramente superior al de la Cumbre y de sus protagonistas, incluido Bush.

Y el rating y el encadenamiento mediático demostró otra cosa: al público masivo le gusta consumir "violencia piquetera" por televisión más allá de que después -inducido por la manipulación mediática- la condene como expresión de "barbarie".

Lo que a su vez conlleva a otra conclusión: la intifada callejera, realizada en el lugar y el momento justos, es un formidable elemento de contrainformación masiva, que utilizado con los contenidos adecuados puede servir para mostrar escenarios diferentes a los que el oficialismo quiere mostrar.

La Intifada callejera, como juego de guerra, es antes que nada un formidable medio propagandístico y de acción psicológica que sirve para mandar "contramensajes" a la sociedad que los consume por puro placer y goce alienado de la violencia.

LA FALSA OPOSICION DE LA "CUMBRE DE LOS PUEBLOS"

El armado oficial del "Tren del Alba" con Maradona fue una operación de "falsa oposición" a la Cumbre, cuya función era diluir y neutralizar toda expresión contra el gobierno de Kirchner y su alianza de "doble discurso" con EEUU.

Maradona, como ya se informó en IAR-Noticias, está en un proyecto junto al Grupo Clarín (su esponsor comercial) de utilizar el "anti-Bush" para generar marketing y negocios internacionales alrededor de su imagen.

El plan del gobierno de Kirchner (incluido Maradona) era meter en una sola bolsa a toda la oposición mediante la "Cumbre de los Pueblos" controlada por los operadores oficiales con Bonasso y el "piquetero oficialista" D Elía a la cabeza.

El objetivo central de la "Cumbre de los Pueblos", controlada por el oficialismo, era evitar una movilización masiva antiimperialista que se expresara simultáneamente contra Bush y el gobierno de Kirchner que ha pagado como ninguno al FMI y a los organismos internacionales de crédito, además de cumplir a rajatabla con todas las imposiciones del Departamento de Estado en la región, incluida la "guerra contra el terrorismo", de la cual el presidente argentino es el principal impulsor en el cono sur.

Por otra parte, también fue una operación a favor de EEUU, ya que, al neutralizar toda oposición violenta contra Bush (como se realiza en cualquier cumbre o evento internacional donde asiste) trazaba un escenario favorable para el presidente imperial, a cambio de que este intercediera a favor de Argentina en las negociaciones con el FMI.

El intercambio "negociado" con Chávez también fue notorio y de mutuo provecho.

El presidente de Venezuela, que venía de firmar la asociación con Enarsa, que abre la puerta a los consorcios multinacionales para apoderarse del petróleo de la plataforma continental argentina, usó a la "Cumbre de los Pueblos" para lanzar su propio proyecto político hegemónico en América Latina.

Como sostiene Prensa Obrera, no debe olvidarse que en el nivel internacional, la organización de esta reunión paralela (la Cumbre de los Pueblos) está a cargo de la Alianza Social Continental, una organización impulsada por los gobiernos de Cuba y Venezuela, en cuyo Consejo Hemisférico revistan funcionarios del gobierno argentino por lo que, y como consigna el diario derechista La Nación, la Cancillería âestá así de un lado y del otro del vallado de seguridad en Mar del Plataâ?.

Quien estudie y analice atentamente la política de Kirchner en la Argentina -un supuesto aliado de Chávez- comprobará que su accionar a nivel económico, político o militar, es de total sumisión a los intereses y a la estrategia de Washington en la región.

Más allá de su falso enfrentamiento mediático con el Imperio (que utiliza como marketing electoral) Kirchner paga puntualmente a los usureros de la deuda externa, acata sumisamente los programas de ajuste del FMI, y cumple con todos los convenios y acuerdos contenidos en la estrategia del Departamento de Estado para la región.

Mientras Kirchner jugaba su doble cara de opositor con la Cumbre de los Pueblos, operaba en la cumbre oficial un acuerdo con Bush para destrabar las negociaciones de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional a quien deberá pagar nuevamente con reserva contante y sonante.

La asociación de Kirchner con Chávez, así como la de Lula, en el rechazo al ALCA, es meramente coyuntural y especulativa.

Tanto Lula como Kirchner quieren sacar réditos políticos con esa "oposición" para negociar favorablemente con EEUU en la cumbre de Hong Kong a realizarse dentro de un mes.

Además el Mercosur (conformado por 4 países) representa una parte minoritaria del PBI de América Latina en relación al de los 29 países, sobre 34, que ya han decidido implementar el ALCA junto a EEUU.

Las afirmaciones de Chávez de que el ALCA "ha muerto" se desmiente rotundamente con la cifra de países, 29 sobre 34, que han adherido al proyecto imperial a través del documento final de la Cumbre.

Ninguna administración política -sea "neoliberal" o "progresista"- piensa seriamente en desafiar o enfrentarse a EEUU para hacer la "revolución socialista" que plantea Chávez en sus discursos, ni tampoco terminar con la dependencia a la estrategia continental de Washington.

Por otra parte, y como sostiene James Petras, Chávez, más allá de su discurso antiimperialista y de corte "socialista", no ha roto ningún eslabón de la cadena de dependencia venezolana a las petroleras, los bancos y trasnacionales norteamericanos que siguen controlando su sistema económico-productivo.
En la visión de Petras, Chávez está más cerca del "New Deal" de Franklin D. Roosevelt que de la revolución socialista de Fidel Castro, quien lo decretó su "heredero".

"Tras las tres crisis políticas âel fallido golpe militar, la derrota del lock-out ejecutivo, y la derrota de la oposición en el referéndumâ el presidente ha ofrecido diálogo y ha propuesto alcanzar un consenso con los principales "barones" de los medios de comunicación y los autócratas de las grandes empresas y del Gobierno estadounidense, consenso basado en las actuales relaciones de propiedad, la propiedad de los medios de comunicación y la ampliación de las relaciones con Washington", señala el pensador.

Después del golpe de abril de 2002, las principales compañías petroleras y los bancos estadounidenses y europeos han seguido manteniendo relaciones económicas estables y provechosas con el Gobierno venezolano.

Los acreedores extranjeros han recibido puntualmente pagos de miles de millones de dólares y no han hecho nada por interrumpir estas lucrativas transacciones.

Mientras Chávez denunciaba planes y conspiraciones de la CIA para asesinarlo, su embajador en la OEA declaró, el 19-02-05, a la agencia ABN que Venezuela se convirtió en el primer proveedor de petróleo a EEUU, por encima de Canadá, Arabia Saudita y México, que son abastecedores tradicionales.

Venezuela tiene una fuerte dependencia comercial con EEUU, es su principal proveedor de petróleo y mantiene inversiones estadounidenses millonarias, en especial de multinacionales petroleras en la Cuenca del Orinoco, lo que subordina su estructura económico-productiva a las transnacionales y bancos norteamericanos.

Mientras los "gusanos" de la mafia cubano americana de Miami elaboran planes para asesinarlo o derrocarlo por "comunista", la central financiera del Imperio, Wall Street, sede real del poder estadounidense, tiene en Chávez a uno de sus principales generadores de negocios en la región.

La política del "doble discurso" y la estrategia del beneficio mutuo juntó a Chávez y a Kirchner en la trichera falsamente opositora y antiimperialista de la Cumbre de los Pueblos.

Fuera de esa coyuntura, la asociación entre ambos es solo un arsenal de frases y discursos demagogos.

JUEGOS DE REBELION CON LA INTIFADA

La Intifada callejera del viernes en Mar del Plata no fue una protesta convencional sino que fue un simulacro casi de combate militar, con ataques, repliegues y desmovilización que comenzó mientras hablaba Kirchner en la cumbre de presidentes.

Los combatientes callejeros, armados solamente con piedras y hondas, se enfrentaron al poderoso aparato blindado de seguridad desplegado para defender a Bush y sus presidentes-empleados que protagonizaban la farsa de la cumbre oficial.

Muy jóvenes, portando mochilas desde donde extraían las piedras y las improvisadas bombas molotov, aparecían y desaparecían, y comenzaron un repliegue también organizado cuando las fuerzas represivas de la Policía Federal comenzaron a desplegar centenares de efectivos provistos con carros y grueso armamento antimotines.

No fue una protesta sino un ensayo sincronizado de lucha de calles como se daba en la década del 70, no con furia histérica, sino con metodología y accionar militante.

La "izquierda" oficialista, con Bonasso y otros mercenarios del gobierno kirchnerista, calificó a la intifada piquetera de "provocación al servicio de la derecha", sin agregarle una coma a lo que dicen habitualmente los gobiernos títeres de turno cuando aparecen intifadas callejeras contra sus aparatos represivos sicarios.

En general, medios, periodistas asalariados del sistema, también se refirieron a los guerrilleros callejeros con las dos calificaciones de costumbre: "violentos" y "vándalos".

Algunos, más sutiles y con aire "progre-democrático" se preguntaban: ¿Para que sirve tirarle piedras y hondazos a la policía? ¿Es revolucionario quemar bancos y negocios?

Como es de uso, se olvidaron de formularse otras preguntas:

¿Para que sirve votar "democráticamente" a los turnos gerenciales de Washington (a los Kirchner, Lula, Tabaré, etc) en las urnas, y luego, cuando consumaron el nuevo saqueo, decir que "fracasaron"?

¿Para qué sirve hacer foros para hablar del antiimperialismo, y luego legitimar sin contradicciones al sistema capitalista exportador de consumo y alienación?

¿Para que sirve (aparte de votar a los políticos) un alienado que consume TV, fútbol, Maradona, teléfono celular, moda fashion, música top o entretenimiento por computadora?

¿Para que sirve el sistema capitalista con tres mil millones de marginados y hambrientos, que mata a tres chicos de hambre cada segundo?

Si nos preguntamos para "que sirve" un piquetero que combate y tira piedras a la policía represora en las calles, habría que empezar por formularse básicamente esas preguntas.

Sino, hay que dejarse de trasmitir oficialismo represor y gozar del espectáculo de la "violencia piquetera" por televisión.
¿Para que sirve
la intifada piquetera que tanto molesta al mundo "civilizado y democrático"?

En primer lugar, sirve para romper el "orden" establecido según el cual el sistema tiene el poder armado y represivo , y los demás acatan en forma sumisa y pacifica el sistema de injusticia social establecido por el capitalismo imperial.

El "pacifismo", la "antiguerra", el "antimilitarismo" fueron establecidos históricamente para darle el monopolio de la fuerza armada al imperio dominador de turno, desarmando a las víctimas de los saqueos económicos del capitalismo o de cualquier otro sistema de explotación del hombre por el hombre.

La abrumante supremacía militar-nuclear y tecnológica de EEUU es tan funcional y necesaria al capitalismo explotador, como la policía es necesaria para proteger de sus víctimas al usurero.

Es imposible pensar la explotación del hombre por el hombre realizada por el capitalismo, sin el poder militar-tecnológico-imperial detrás.

Estadísticamente, en el desarrollo histórico de todos los procesos imperialistas de la humanidad, primero estuvo la conquista militar- territorial, luego la conquista y el sometimiento económico, luego la colonización cultural, y hoy, en la era de la informática y las comunicaciones digitales, la colonización mediática, que cierra el círculo de dominación en la cabeza del sometido.

Es imposible pensar en un sistema de dominación (aún implementado con la fachada "democrática") sin el poder militar detrás y con una consigna de máxima: desarmar mentalmente a las víctimas para que no resistan.

El Imperio, Bush, el capitalismo de Wall Street que se beneficia tanto de las invasiones militares como de los sistemas de dominio con democracia y elecciones, se mueren de risa con las cumbres o los foros pacifistas que no plantean acciones concretas contra los bancos, trasnacionales y embajadas imperialistas.

El Imperio y sus establishment de poder locales, como ya se demostró en Bolivia, no temen a la "revolución democrática y con elecciones" del traidor Evo Morales, sino a las masas organizadas de la COB cortando rutas y enfrentándose a la policía y al ejercito del régimen.

El Imperio y sus transnacionales saqueadoras no
temen a los pacifistas democráticos con sus carteles de "Bush asesino", sino a los cuadros y mayorías organizadas que les arruinan (con tomas de fábrica, huelgas, cortes de ruta, y violencia callejera) el funcionamiento ordenado de sus negocios en las colonias del patio trasero.

Los "revolucionarios pacifistas", inventados en la década del 80 por Amnesty Internacional, cumplen el papel de "falsa oposición" en el escenario de dominio con democracia y elecciones que hoy rige en el universo latinoamericano.

Por eso la "izquierda rosada", la "izquierda democrática", esa que estuvo en la Cumbre de los pueblos en Mar del Plata, financiada por las multinacionales a través de las ONG, es tan funcional como la derecha para el sistema de dominio capitalista con urnas y elecciones.

Y por esa razón, en un mundo "democratizado", "pacificado" y sin rebeldías según el decálogo del dominador, la Intifada piquetera suena como una piedra en el estanque en las conciencias domesticadas por el "pacifismo" y la sumisión.

Ese es el símbolo psicológico más emblemático del rechazo a los piqueteros y a sus intifadas callejeras por parte de las mayorías alienadas por los medios de comunicación del sistema.

La caracterología "delincuencial" que se le asigna a las protestas callejeras violentas, forma parte del arsenal de "criminalización" de los conflictos sociales manipulados en la psicología colectiva por los comunicadores del sistema.

Los alienados masivos, la población "pacifica" que vota periódicamente el sistema de dominación con elecciones y democracia exportado por Washington, se asustan con los piqueteros que le tiran piedras a la policía o queman bancos, pero les resulta totalmente indiferente que en Argentina se mueran de hambre, o por enfermedades de la desnutrición, millones de niños argentinos.

Por eso la estrategia de dominio estadounidense, cuando impuso las democracias y las urnas en sustitución del dominio con las dictaduras militares setentistas, ya no tuvo necesidad de utilizar ejércitos militares represores en Latinoamérica.

Habían desarmado con el "pacifismo" las conciencias de la resistencia, y por lo tanto ingresaron otros actores en el esquema del control político y social para la dominación.

Con la sociedad pacificada y sin armas, nivelada y colonizada mentalmente por la ideología globalizadora, sin huelgas ni tomas de empresas, con sindicatos asimilados y sin resistencia popular colectiva, ingresaron al teatro de operaciones los medios de comunicación como los nuevos ejércitos represivos y de control social.

En un mundo "pacificado" y "democratizado" nadie amenaza al sistema.

La "revolución" es meramente discursiva, catártica, intelectual, incapaz de modificar o cambiar el sistema estructurado alrededor del dominio mediático y el reaseguro del aparato represivo y militar como prevención.

Entonces comienza a cobrar vigencia el nuevo status: la gente tiene derecho a expresarse, a "ser libre", a decir lo que quiera, pero el poder real, el poder de represión militar, lo controla exclusivamente el sistema dominante.

Para aquel que no se someta a estas reglas: represión con el Código Penal, como pregonan los ministros de Kirchner.

Este es el punto de inflexión social que quiebra la intifada callejera con su enfrentamiento casi militar a las fuerzas represivas del sistema en las calles.

Psicológicamente, marca una actitud distinta y un quiebre en la conducta del dominado frente al dominador. Lo enfrenta, lo desafía, le avisa que su monopolio del poder armado puede terminar en cualquier momento.

En otras palabras, ejercita la vieja actitud de los pueblos invadidos por imperios militares. Como en Irak resiste al invasor con las armas en la mano, aunque sean piedras y palos.

Esa es la sustancia medular de las intifadas callejeras que sacuden las entrañas tanto de dominadores como de dominados.

El aparato mediático-represor del sistema descalifica masivamente esas acciones de guerrilla urbana en estado larval, sencillamente porque prenden como reguero de pólvora entre los jóvenes que hoy sólo pueden vehiculizar su violencia por medio de los simulacros de guerra con juegos electrónicos.

Las intifadas callejeras con jóvenes que enfrentan a las policías represoras recrea el espíritu perdido del combatiente, del héroe con causa, del Che Guevara que le quitaron a las juventudes latinoamericanas con la alienación televisiva, musical o informática.

Por eso a los expertos militares del sistema se les encienden las luces rojas cuando ven violencia social contra el aparato policial en las calles.

Un especialista sabe que las intifadas callejeras son una forma larvada y primitiva de lucha armada que permite ensayar estrategias de combate en pequeña escala y con medios rudimentarios contra el aparato represor del sistema.

Esta escala embrionaria es peligrosa, dado que un joven que se enfrenta sistematizadamente al aparato policial en las calles no es un lúmpen violento común, sino un embrión de lucha armada contra el sistema de dominación: un revolucionario en potencia que conoce su propio poder

El objetivo de máxima dominante es domesticar las conciencias juveniles por medio del "consumismo" individualista y alienante, sea de música, modelos "tribales", o modas consumistas, lo que evitará que adquiera conciencia totalizada del sistema de injusticia social en que vive, y por lo tanto sus reacciones sociales serán fragmentadas.

En una sociedad construida con mensajes y símbolos mediáticos, un joven que quema bancos y se enfrenta a la policía en las calles por razones ideológicas, está quebrando el orden de sumisión establecido por el sistema de dominación.

De ahí, como decía Franz Fanon, a humanizarse con un fusil, hay un sólo paso.

VER OTROS INFORMES: http://www.iarnoticias.com/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: IAR-Noticias / La intifada piquetera y la falsa "contra-cumbre" con Chávez- Maradona
07 nov 2005
Em sembla molt interessant el text, i crec que deixa vore una mica allò que que ja intuïa.

Ho sent molt però no em crec tot allò que diuen del Chávez, potser sí li hem de reconéixer algunes coses però d'ahí a que passe a ser de nou un altre lider com ja ha passat tant al llarg de la història, passe.

Jo passe del populisme barat del Chávez.
Re: IAR-Noticias / La intifada piquetera y la falsa "contra-cumbre" con Chávez- Maradona
07 nov 2005
CIA-r noticias? vaya, no sabía que la "agencia" tuviera agencia de prensa. Que adelantaditos van...si hasta parecen de los nuestros...
Sindicat Terrassa