Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió : educació i societat : mitjans i manipulació : xarxa i llibertat
¿Hay censura ?
14 oct 2005
Para poder descubrir cuál es el verdadero consenso TACITO en una sociedad, el intelectual norteamericano Noam Chomsky sugiere buscar lo que los críticos âinfluyentesâ?,los criticones que estan en contra de todo, NO critican.Hoy más que nunca necesitamos divulgadores honestos, personas que capten las cuestiones de fondo y vuelvan a plantear los problemas en forma comprensible.
CENSURA, LIBERTAD Y OTRAS BARATIJAS DEL TERCER MILENIO.
(Entrevista inédita con Wu Ming, realizada en 2004, por Tiziano Colombi y Antonella Costanzo).
Traducida por Mariana Gomez


âEl poder se esconde porque cuanto más secreto, más fuerte se siente.â?
Norberto Bobbio - Diálogo en torno a la República.
P: ¿Existe una especie de âcensura tecnológicaâ? según vuestra opinión? ¿Cómo se puede combatir?

R: La expresión âcensura tecnológicaâ? nos parece inapropiada, o mejor dicho, la usaremos en otro contexto, en el del digital divide [abismo digital]. De hecho la gran mayoría de la población mundial está excluida del flujo informativo porque no tiene los medios para recibirlo. No hablamos solamente de Internet, según la ONU el 50% de la población mundial nunca ha realizado una llamada telefónica. Ãsta es la âcensura tecnológicaâ?. Por lo que concierne al bombardeo informativo, sí, es una realidad; hoy en día nos invaden con una cantidad abrumadora de datos de modo que no se puede realizar una síntesis. Se necesita una âreducción de complejidadâ? que no banalice el mundo, hoy más que nunca necesitamos divulgadores honestos, personas que capten las cuestiones de fondo y vuelvan a plantear los problemas en forma comprensible. Personas que se dediquen a hacer las conexiones justas y que las expliquen, cuya militancia cotidiana sea la investigación, que mantengan un archivo, que decodifiquen para quienes no tienen el tiempo para hacerlo.
Un fenómeno ambiguo y arcaico como la censura, ¿puede sobrevivir en un contexto social donde el flujo de información y los medios por los que se transmite parecen casi infinitos? Echando una mirada a la crónica italiana sólo podemos responder afirmativamente. Para aclarar este asunto recurrimos al colectivo de escritores anónimos Wu Ming, que acaban de volver a las estanterías de las librerías con la reedición de Asce di guerra [Hachas de guerra], escrito junto con el ex combatiente romagnolo Vitaliano Ravagli, de la editorial Einaudi.
En los períodos de crisis la critica al poder degenera en complotismo, un pensamiento desordenado que mete todo en el mismo saco, e incluso hace coexistir complots que en teoría tendrían que anularse recíprocamente, milagros de la paranoia... La realidad se pierde en una malla de conjuras y conspiraciones, y la psicosis de la âtrastiendaâ? genera impotencia y una especie de inconsciente âalianza con el enemigoâ?, es decir, con el poder. Lo que queremos decir que ciertos complotólogos describen el poder como más fuerte de lo que es, y esto tiene un efecto desalentador. En cambio, nosotros creemos en un modelo de información que se nutre con las contribuciones de profesionales y âaficionadosâ?, sin que los primeros se conviertan en una casta sospechosa, una corporación de personas que teme los cambios, y sin que los segundos crean que pueden sustituir totalmente al periodismo.

P: ¿Que es lo que los grandes críticos,los âinfluyentesâ? no critican?. Es aquí donde se revelará su grado de deferencia y obediencia al Estado. Por ello dice: âNi siquiera los debates más acalorados constituyen un buen indicio para pensar que los valores del consenso están en discusión. Es lógico que los halcones y las palomas tengan opiniones diversas sobre la naturaleza de las tácticas, reales o imaginarias, adoptadas por los enemigos del Estado en un determinado momento, pero la discusión presumiblemente se mantendrá dentro de un ámbito delimitado por premisas ideológicasâ?. ¿Creéis que la distinción entre las ideas inaceptables y las aceptables, aunque sean críticas, pueda surgir en este nivel?

R: Lo que verdaderamente no se puede criticar en este ordenamiento social, el turbo-capitalista, es la propiedad de vidas y bienes en todas sus formas y articulaciones,incluida la del propio cuerpo al que se somete y prostituye. El principio de propiedad, el derecho de propiedad, la propiedad material, la intelectual... Cualquier crítica se considera aceptable, aún cuando sea dura, mientras no ponga en discusión la propiedad. Son épocas de integralismo propietario, propietófilo, propietómano. Es suficiente que alguien recuerde que en todas las sociedades históricas siempre existieron áreas comunes y de âdominio públicoâ?, o que explique - como lo hizo Polanyi - que el mercado, es decir el conjunto de las dinámicas propietógenas, no puede y no debe invadir todo lo existente, para que sea calificado como loco, criminal o loco criminal. Basta ver toda la histeria sobre la âpirateríaâ?, las cruzadas en defensa del copyright-tal-como-lo-conocemos... A menudo, los defensores de la propiedad evocan escenarios romántico-bucólicos: el recinto que delimita la pequeña finca rústica, la fábrica familiar creada con mucho esfuerzo, el músico que, guitarra en mano, compone con un lápiz en la fría buhardilla rodeado por trastos viejos... Dejando de lado que en la Inglaterra de inicios del siglo XVIII, la expropiación y recintado de las tierras comunes (enclosure) fue un acto de guerra propiamente dicho del proto-capitalismo contra la sociedad, y que por lo tanto, incluso ese recintado y esa pequeña finca rústica quizás tendrían que mirarse con menor indulgencia, esto ya fue explicado por Marx: el capitalismo monopólico, el de las asociaciones financieras de compañías, sociedades anónimas, multinacionales y gigantescos conglomerados, ha convertido a este tipo de propiedad en algo marginal y pernicioso. Es más, la boutade de Marx era que el capitalismo ¡es el verdadero enemigo de la propiedad privada! En la actualidad, las âprivatizacionesâ? agreden todos los ámbitos de la vida asociada, la ganancia sobre todo, y quien quiera poner límites a este proceso es fuertemente criticado por los medios como enemigo de la libertad. Mucho cuidado con expresar una crítica, aún parcial, de la propiedad; dirán que quieres dejar a la gente en calzones, robarle el oro o el móvil como un vulgar ratero. Evocarán a Rusia, el âlibro negro del comunismoâ?, a Stalin, cualquier cosa que puedan usar para despistar. Mientras tanto ellos, los defensores de la libertad, se apropian de lo que era común: tierra, agua, aire y lenguaje, y hacen de este mundo un infierno. Hoy la voz más censurada es la que dice que la propiedad privada tiene que tener límites precisos e infranqueables.

P: Históricamente, en las grandes dictaduras, la censura se imponía en nombre del bien común. Las comisiones de censura se arrogaban el derecho de vida o de muerte sobre las obras intelectuales y artísticas. En la actualidad la censura parece adquirir otras formas y se aplica sobre sujetos culturalmente más preparados, y no obstante, todavía existe. ¿Creéis que la causa es la indiferencia del âpuebloâ? o el refinamiento de las técnicas coercitivas del poder?

R: Frente a la censura directa y evidente no hay indiferencia. Al menos, no hay indiferencia generalizada. Es que hoy la censura es algo resbaladizo, escurridizo, reconocerla y definirla es como intentar aferrar una anguila. Además, el discurso que justifica la censura se ha vuelto más rebuscado, complicado, difícil de seguir, y por ello el interés en la opinión pública decae, se deja hipnotizar por estos verborrágicos sacerdotes que te explican el porqué ciertos discursos se tendrían o no tendrían que hacer. Antes teníamos solamente la cuestión de la decencia y el ultraje al pudor, hoy junto a curas y beatas encuentras del mismo lado al psicólogo, al sociólogo, al mediólogo... Estos personajes a menudo se escudan detrás de los niños, como los malotes de ciertas películas. Tal cosa no puede transmitirse porque puede perturbar a los niños, tal sitio no puede estar en línea porque si lo ve un niño quién sabe que podría suceder, tal película tiene que estar prohibida para menores de 18 y por eso no puede ser comprada por la TV porque hay una blasfemia o, de pasada, se puede ver una polla arrugada... En épocas de Luther Blissett hemos analizado este asunto de los niños utilizados como pretexto en varios artículos y ensayos. Sin dudas, esta es una de las estrategias. La otra, tan vieja como el mundo, es quitar el derecho de ciudadanía a opiniones consideradas âfacciosasâ?; pero vaya uno a saber por qué el poder se ensaña siempre y únicamente con la (presunta) facción que se le opone, y nunca jamás con la propia, que tiene efectos infinitamente más nocivos porque se lanza desde lo alto y si encuentra poca resistencia por parte del aire cae a una velocidad impresionante. Perdón por la metáfora...


Por otro lado, lo que actualmente ha desaparecido es el periodismo de investigación, serio, documentado y riguroso, salvo las pocas excepciones de las cuales se habla tanto y todos señalan como cuando aparece el arco iris en el cielo. Ha desaparecido la crítica al poder. Fíjate como los medios norteamericanos se arrodillaron ante la política de la Casa Blanca a inicios de la guerra en Irak, con periodistas embedded [empotrados] y conferencias de prensa domesticadas... De algunas cosas, se dieron cuenta muy tarde y sólo en parte; algunos como el New York Times incluso han pedido disculpas a los lectores, pero ya era demasiado tarde... Los âperros guardianesâ? de Internet y de los blogs garantizaron un nivel mínimo y vital de contrainformación, pero no sabemos si esta es la única solución posible, porque a menudo la contrainformación âen estado naturalâ? se limita a contemplar la complejidad en vez de reducirla; además

P: ¿Cómo es posible ser libres en un contexto en el cual los medios son empresas que comparten intereses con los grandes grupos que dominan los gobiernos?

R: No existe la libertad donde no se necesita luchar por ella. Puede parecer una paradoja, pero queremos decir que la âlibertadâ? no es algo definitivo, un estado de situación, una condición que una vez alcanzada, no pueda ser perfectible y no pueda ser puesta en discusión. La libertad es un horizonte hacia el cual dirigirse, nunca lo alcanzas porque siempre se desplaza en el mismo sentido junto contigo. Nunca puedes dar por descontado el resultado obtenido, nunca hay un momento en el cual puedes decir: âBien, ahora soy libre, ya no tengo necesidad de lucharâ?. La libertad debe ser reafirmada continuamente, siempre es necesario alcanzarla; el sentido está en caminar, no en alcanzar la meta. Puede haber bloqueos, desviaciones, incluso marchas hacia atrás, pero nada puede ser definitivo. Aún en una situación de gran concentración de poder, la lucha por la libertad continúa, prosigue en los nichos, en los resquicios, los invade, los altera, los infiltra y los pudre hasta lograr horadar las paredes y derribar un ala del edificio de la opresión. Perdón por la alegoría...


P: Existe otro fenómeno relevante, la autocensura, una herencia de la concentración del poder y de los intereses, una problemática que no es solamente un fenómeno del pasado. ¿Creéis que esta situación pueda llevar a una autocensura personal por parte del individuo? En vuestra vida profesional, ¿os habéis preguntado si existe un límite/compromiso? ¿Os habéis autocensurado alguna vez?

R: Si por âautocensuraâ? se entiende resignarse a no decir lo que consideras importante, entonces no, nunca nos hemos autocensurado. Si en cambio, usas la expresión en sentido amplio, es decir, aceptar que no todo se puede decirse tal como lo piensas, que necesita tiempo y reelaboración para poder transmitirlo con eficacia, en modo no irresponsable ni autolesivo, pues, eso se llama ars retorica, es una de las más antiguas del mundo y todos deberiamos estudiarla y enseñarsela a los niños desde los primeros años de vida.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Hay censura ?
14 oct 2005
Lo que los criticones nunca cuestionan es el dogma de Auschwitz como mayor crimen de la historia de la humanidad. En realidad, Auschwitz sólo fue una pequeña parte de los 25 millones de personas que asesinaron los nazis, y muy poca cosa, numéricamente hablando, frente a los 100 millones de personas asesinadas en sistemas industriales de exterminio en nombre de unos valores que los propios criticones comparten: los de la izquierda. Algo que no pueden digerir, algo que callan y encubren con la constante pantalla de humo de Auschwitz, Auschwitz, Auschwitz... el mal absoluto.

¿Hasta cuando?

Pensemos en una izquierda renovada que recuperara la inciativa frente a las oligarquías financieras mundiales, tendría que condenar el horror del Auschwitz, es cierto, però tendría que condenar también a la izquierda marxista para poder refundar una izquierda radical.

Esta tarea está por hacer, y quiero recordar aquí que Chomsky se ha opuesto a las leyes que prohiben revisar el Holocausto, algo que le honra como intelectual sin hacerlo en absoluto sospechoso de ser nazi, pero hace falta ir más allá.

Nosotros seguimos esperando a que los retrasados mentales de la izquierda radical lleguen a la altura en que nos encontramos desde hace 20 años.
Re: ¿Hay censura ?
16 oct 2005
Auschwitz, es sólo uno de los cientos de campos nazis, que ha servido como ejemplo del exterminio nazi, pero no ha sido el único exterminio de la derecha o de los estados. La gravedad de los exterminios no se magnifica por su valor cuantitativo, sino porque el exterminio llegó a ser una estrategia a diferencia de lo que sucedía en los campos de trabajo. Todo exterminio es rechazable, sea llevado a cabo por los tontos fascistas o nazis como tú, como si lo ha llevado a cabo cualquier otro régimen de ideología de izquierdas. Para lo único que realmente tienes capacidad, es para refundar la estupidez y la tontería radical. ¿Cuándo vas a explicar por qué está muriendo actualmente tantas personas en prisión?. Tú, como carcelero del reino de Catalunya, ¿algo tendrás que ver con tantas muertes y suicidios?.
Re: ¿Hay censura ?
18 oct 2005
Marginació absoluta a Indymedia dels tontets neonazis del gremi de carcellers agrupat a ADECAF. Saben que aquesta negació de l'Holocaust està penat per la llei? Que no ens toquin més les pilotes!!!
sobre ADECAF
20 oct 2005
Donat que promotors i usuaris d'Indymedia són bàsicament desfavorables a les presons i els carcellers, i que la gent d'esquerres (que no l'equerra de la tele) vol gaudir del seu propi espai d'expressió,

Com podria ADECAF explicar els seus objectius quan intervé així a Indymedia, doncs fora de la seva pròpia web?

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more