Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: corrupció i poder
"La isla" que "Pesadilla" (dos pelis, 2da. parte)
28 set 2005
El depredador —implantado en la zona hacía cuatro décadas no se sabía muy bien por quién— se había encontrado en una auténtica balsa de aceite: un genuino "comedor" donde podía servirse a su antojo, devorando bancos de sorprendidos pececillos incapaces de oponer resistencia alguna.

La manipulación de las formas de vida y de los genes, la selección de las especies agrícolas, coordinadas con las estrategias de las grandes organizaciones transnacionales como la OMC, están empobreciendo cada vez más a las poblaciones del Tercer Mundo. Vandana Shiva demuestra cómo la propiedad intelectual se está transformando en un instrumento idóneo para el saqueo de los recursos naturales del planeta por parte de las grandes corporaciones, sin que las comunidades indígenas, muchas de las cuales han velado, seleccionado y acrecentado la calidad de los recursos y los conocimientos existentes, reciban compensación alguna.
laisla03.jpg
demanamen.jpg
En la primera parte hablabamos de dos pelis:

- La isla: una película muy importante de este verano, de Hollywood, que es un auténtico manifiesto anticapitalista.

- La pesadilla de Darwin, una docu-peli que demuestra que el capitalismo no funciona.

Y ahora unos comentarios de la red complementarios sobre las dos pelis tanto comentarios cinematograficos como socioeconómicos relacionados. Importante sobre todo los comentarios sobre el libro de Shiva Vandava:


Hola! Mas que un comentario esta es una pregunta que me estoy haciendo desde que vi la pelicula. Esta cinta esta basada en algun libro? Lo pregunto porque no hace mucho lei un libro llamado "Experimento" cuyo argumento era muyyyyyyy similar. Si alguien conoce este dato por favor haganmelo saber. Gracias.
Enviado por Mirna,
Fuimos con toda mi familia (4) a ver la pelicula ya que nos las habian recomendado y nos parecio muy buena especialmente por sus dos actores no muy conocidos por nosotros y por la trama que está en suspenso latente hasta el final nos deja tambien la conciencia de que nuestro planeta es unico y es nuestra casa por lo tanto hay que cuidarlo para que no ocurra tal desastre ecológico. Enviado por Stella Maris.

---------------

Michael Bay, además, suele incluir dosis de humor en sus historias, y es evidente que aquí tampoco iba a desaprovechar la oportunidad de ser "gracioso" por medio de sus ya cansinos chistes machistas u homófobos, todo ello atado con un montón de citas cinéfilas que van desde la ciencia-ficción como La fuga de Logan, Dark City, Minority Report, THX 1138 o La naranja mecánica hasta comedias inteligentes como Todo lo que quería saber del sexo y nunca se atrevió a preguntar o dramas magistrales como Breve encuentro. Todas ellas citadas más que expuestas o desarrolladas, lo cual, tal y como la mayoría de guiños aparecen en escena, resultan extenuantes, ya que al final uno no sabe si está viendo Shrek en imagen real o una película de ciencia-ficción.

* Aparte de la infinidad de guiños, la base central de la película procede del film The Clonus Horror [vd: The Clonus Horror, 1979], de Robert S. Fiveson. Alberto Rodríguez Alonso (Barcelona. España)

---------------

Las secuencias de acción son adrenalíticas, con una adecuada banda sonora que parece aumentar la velocidad, pero el exceso de primeros planos conlleva que en ocasiones se pierda la perspectiva de lo que sucede. La pareja protagonista sabe estar a la altura, aunque se ven superados por un Steve Buscemi que explota magníficamente el contrapunto cómico a la acción. Sin duda, aunque esta producción es de Dreamworks, los fieles a Bruckheimer la disfrutarán de lo lindo.
Edgar

---------------

El argumento es el siguiente: Corre el año 2019 y hay un grupo de personas a quienes llaman "sobrevivientes", quienes se supone que pudieron vivir después de un cataclismo que "contaminó" al resto del mundo. Al ser pocos dichos sobrevivientes, están todos viviendo en un lugar cerrado y con apretadas normas de convivencia. La única esperanza que estos pobres seres tienen, es que puedan salir sorteados en "la lotería" para poder ir a "La Isla": El único y paradisiaco lugar en el mundo que no fue contaminado y al que eventualmente todo el mundo irá para poblarlo y empezar una nueva vida. Toda una utopía, pues. Lo que estos desafortunados no saben, es que sólo son un experimento científico: clones creados con el fin de ser el reemplazo de órganos humanos de gente quienes solicitaron el servicio a la empresa "Merrick", en un mundo moderno pero evidentemente NO contaminado ni inhabitable. Son objetos puros, ni más ni menos. Inevitablemente, hay un error en una "línea de producción" y uno de ellos ("Lincoln Six Echo", interpretado por Ewan McGregor) empieza a percibir que, probablemente, todo se trata de un gran engaño y decide hacer algo al respecto.


La película plantea un fuerte dilema ético que tiene mucho que ver con temas actuales con respecto a clonación y aborto: no pude evitar ver la referencia en la manera en la que se deshacen de "los productos" con respecto al aborto. Amén del tan moderno y trillado tema sobre la clonación humana. Tećnicamente, Ariel me dice que le parece imposible que para ese año pudiera realizarse algo a ese nivel, y que además en lo que se está trabajando ahora es en tratar de hacer sólo algunos órganos y no un humano completo pero muchas cosas pueden suceder en pocos años. Sí está para pensarse.
Las referencias que no puedo dejar pasar con respecto a la película, es la gran cantidad de comerciales nada sutiles y más bien descarados de marcas como "MSN Search", "Xbox", "CISCO", entre muchas otras. Tampoco pude dejar de notar la similitud de los aparatos en los que "cultivan" a las personas con los mismos en "The Matrix" y mucho menos la referencia de Ewan a "los clones" haciendo una clara alusión a Episodio II. La imitación que hace Ewan a su clon con el acento escocés está para morirse de la risa también. Imoq, computólogo de corazón, usuario de software libre por convicción. Me gusta disfrutar de la vida y la compañía de los amigos. Me encantan los videojuegos, sobre todo los RPGs.
---------------

La pesadilla de Darwin. Ganadora del Premio al Mejor Documental 2004 en el European Film Awards, Premio a la Mejor Película en el Viennale y el Premio al Mejor Documental en Montreal.

---------------

Historia para no dormir. Érase una vez un país situado en la zona de los Grandes Lagos, una de las más hermosas del planeta, si hemos de hacer caso a Kapuscinski y su Ébano. Habituado a guerras tribales, hambrunas periódicas, gobiernos corruptos y SIDA pandémico, esta tierra maldecida por los Dioses creyó por un momento que la suerte se le ponía de cara cuando un extraño y descomunal pez empezó a colonizar el limítrofe lago Victoria, para regocijo de propios y (sobretodo) extraños.
El país se llamaba Tanzania y sus jerifaltes no querían saber nada de viejas rencillas entre hutus y tutsis. Habían aprendido de sus colegas occidentales a promocionarse, a "vender" los atractivos económicos de su tierra sin preocuparse de desagradables asuntos secundarios, como la miseria que reinaba entre sus conciudadanos o la altísima tasa de mortalidad infantil.

Como una bendición, pues, fue recibida la implantación de numerosas fábricas en la orilla del lago, encargadas del procesado y manipulación de tan preciado alimento. Un pescado que, además, comenzaba a gozar de una gran demanda en los mercados europeos y japoneses. La perca del Nilo, lo llamaban. «Auténtico oro en barras», les aseguraban analistas y observadores, que auguraban un vuelco en las desalentadoras estadísticas de crecimiento que manejaban.

Como una bendición fue recibida la implantación de numerosas fábricas en la orilla del lago, encargadas del procesado y manipulación de tan preciado alimento. Un pescado que, además, comenzaba a gozar de una gran demanda en los mercados europeos y japoneses. La perca del Nilo, lo llamaban. «Auténtico oro en barras», les aseguraban analistas y observadores, que auguraban un vuelco en las desalentadoras estadísticas de crecimiento que manejaban.

El todopoderoso Fondo Monetario Internacional alentaba la iniciativa privada, animando a empresarios y emprendedores en general, interesados en la explotación de una especie que indudablemente redundaría en infinitos beneficios para los habitantes del lugar. Cierto es que este animal —que parecía extraído de las profundidades abisales del Pacífico— había acabado con todas las demás especies autóctonas, debido a su increíble voracidad. El depredador —implantado en la zona hacía cuatro décadas no se sabía muy bien por quién— se había encontrado en una auténtica balsa de aceite: un genuino "comedor" donde podía servirse a su antojo, devorando bancos de sorprendidos pececillos incapaces de oponer resistencia alguna.

Dinero llama a dinero. Desde Europa, decenas de aviones despegaban cada día con destino africano, para volver cargados de suculentos filetes de la dichosa perca del Nilo. No parecía haber nada malo en aquella relación claramente simbiótica: los parabienes del capitalismo se demostraban una vez más. Si ofertas un producto de calidad, la demanda va a crecer. Y si además eres capaz de minimizar tus costes fijos (con un sueldo que, con todo, a los deprimidos africanos les parecerá una millonada), el negocio se antoja redondo.

Pero hete aquí que "algunos factores externos" comienzan a desarmonizar el conjunto. Resulta que el súbito incremento de la población masculina —la única válida para echarse a la mar y capturar ese pescado que las fábricas le arrebatarán de las manos por un precio irrisorio— provoca un flujo migratorio, en paralelo, de mujeres dispuestas a cubrir los "apetitos animales" de sus nuevos convecinos. Las comunas obreras quedan así constituidas por dos clases de explotados: la mano de obra (que trabaja durante el día) y las prostitutas (con una jornada eminentemente nocturna). Existe también un tercer tipo de desarrapado: los niños. Esos niños que nadie quiere, que nacen no se sabe muy bien cómo ni porqué y que vienen a amargarle a uno la vida cuando no ha cumplido ni los quince años. Hay que deshacerse de ellos, claro está. Abandonarlos a su suerte en las calles, donde se juntarán con otros de su misma estirpe anónima y lograrán así sobrevivir entre montañas de detritus, esnifadas de cola y sodomizaciones de compañeros mayores, igualmente drogados.

La pesadilla de Darwin nos baja del limbo con un golpe de culata (culata manufacturada en algún lugar no tan lejano… quizás en nuestro propio país). Es nuestra decisión pretender seguir creyendo que nada extraordinario ocurre o informarnos sobre una tropelía que —hasta ahora sin saberlo— ayudamos a consumar. Si quieren saber algo más sobre el tema, les invito a que visiten (ya no como oidores de un cuento, sino como conocedores de una realidad cruenta) la web www.notecomaselmundo.org. En ella descubrirán, sin ir más lejos, que en Mercabarna (Barcelona) se vendieron el año pasado 2 millones de kilos de perca del Nilo, la mayoría procedente de ese mismo lugar que vemos en la película. La venden en nuestros mercados y pescaderías, convenientemente filetada y etiquetada a veces como mero... a precios sorprendentemente (¿o no tanto?) asequibles.

No se pierdan este cuento de terror, escenificación cruenta de la batalla norte-sur, genuina guerra de los mundos, genuino exterminio. Pero sin un final alentador que llevarnos a la boca. Jorge Mauro de Pedro

---------------

Deuda ecológica: ecopiratería. En el contexto económico actual, parece claro que las industrias del Norte se han aprovechado de los países del Sur mediante acuerdos injustos y han adquirido, por lo tanto, una Deuda Ecológica hacia las comunidades que han cuidado y cuidan de la biodiversidad y de los conocimientos relacionados con ella.
El Equipo del Rural Advancement Foundation International de Canadá ha demostrado que, si se tiene en cuenta las aportaciones de los campesinos del Tercer Mundo, los Estados Unidos deberían a los países del Tercer Mundo 302 millones de dólares en concepto de regalías al sector agrícola y 5.1 trillones de dólares al farmacéutico. Es decir, sólo contando estos dos sectores, los Estados Unidos habrían adquirido una Deuda por Biopiratería de 2.7 trillones de dólares anuales con el Tercer Mundo.

La reclamación de esta deuda complementa la necesidad de un cambio profundo en el contexto económico actual, incorporando una reflexión seria de la conveniencia o no de la mercantilización de los recursos genéticos y sobre los Derechos de Propiedad Intelectual.

---------------

Biopiratería: el saqueo de la naturaleza y del conocimiento, Shiva Vandava

¿Hay alguien que pueda considerarse propietario de la naturaleza o de la vida o del conocimiento acumulado por las poblaciones indígenas? Tratados como el Acuerdo sobre Aranceles y Comercio (GATT) definían los derechos de propiedad como derechos de propiedad intelectual que pertenecían a individuos y corporaciones. ¿La empresa para la que trabaja un científico especializado en manipular genéticamente organismos es propietaria, no sólo del espécimen alterado sino también de las posteriores generaciones del organismo manipulado? Y qué decir de los agricultores que compran semillas híbridas y que no pueden sembrar las que obtienen de sus cosechas sin pagar derechos a la compañía que les suministró las primeras. Además, la dependencia agronómica de los híbridos comporta la paulatina desaparición de las naturales a cambio de la vaga promesa de mayores cosechas que a menudo el impacto de las plagas y las condiciones climáticas acaban reduciendo a nada. Si los ecosistemas se autoorganizan y evolucionan para adaptarse a las condiciones existentes y protegerse, si es preciso, de los cambios, la introducción de formas de vida manipuladas genéticamente puede tener efectos imprevisibles y romper la capacidad de un ecosistema concreto para recuperar el equilibrio. Vandana Shiva analiza estas y otras cuestiones en Biopiratería (1996) desde una óptica ecologista, prestando especial atención a la ingeniería genética, el ecofeminismo, los derechos propios de las comunidades indígenas y los ecosistemas y, sobre todo, al impacto que están teniendo las políticas de propiedad intelectual y de comercio hoy en curso.

La manipulación de las formas de vida y de los genes, la selección de las especies agrícolas, coordinadas con las estrategias de las grandes organizaciones transnacionales como la OMC, están empobreciendo cada vez más a las poblaciones del Tercer Mundo. Vandana Shiva demuestra cómo la propiedad intelectual se está transformando en un instrumento idóneo para el saqueo de los recursos naturales del planeta por parte de las grandes corporaciones, sin que las comunidades indígenas, muchas de las cuales han velado, seleccionado y acrecentado la calidad de los recursos y los conocimientos existentes, reciban compensación alguna. Además, los tratados internacionales de comercio se encargan de penalizar a aquellos países que no abren sus fronteras y su «conocimiento tradicional» a los «piratas» multinacionales, debilitando cada vez más la soberanía y la capacidad de autoorganización de los países en vías de desarrollo y las comunidades locales.
Por último –pero no menos importante–, la privatización de la actividad de descubrimiento es fuente de malestar social. En un clima dominado por la competencia, cuando las cosas van mal, se buscan chivos expiatorios. Así, las raíces del desorden de países como Somalia y Ruanda se hallan, a juicio de Vandana Shiva, en las políticas agrícolas que les impuso la llamada Green Revolution, ideología agraria que las empresas occidentales exportaron en la década de los setenta al resto del mundo. Asimismo, la ingeniería genética y la clonación de los organismos, lejos de tener una utilidad social, constituyen la «expresión última de la conversión de la ciencia en una actividad comercial y la reducción de la naturaleza a mercancía». El libro recuerda, por ejemplo, la historia oculta de los organismos que han sido manipulados genéticamente, desde el toro transgénico Herman hasta Dolly, la oveja modificada genéticamente.

Uno de los capítulos del libro de Shiva Vandava: «¿Es posible crear la vida? ¿es posible ser dueños de la vida?»

Algunas citas: «La biodiversidad está pasando a convertirse rápidamente en el eje de la discordia entre visiones del mundo, unas basadas en la diversidad y la no-violencia, y otras basadas en el cultivo de lo uniforme y la violencia. […] La producción se basa en la destrucción de la biodiversidad. […] la nueva tecnología y la nueva legislación se inclinan por el monocultivo y la uniformidad, […] La problemática de la biodiversidad constituye una oportunidad para recuperar la diversidad a nivel ético, ecológico, epistemológico y económico, […] la conservación de la biodiversidad consiste en el reconocimiento ético de que otras especies y otras culturas también tienen derechos, […] es el resultado de las contribuciones culturales de comunidades que respetan a las demás especies y que han desarrollado un conocimiento de las diversas especies y de su interacción.»De este libro, afirma Jeremy Rifkin que «marca un hito en una de las cuestiones más importantes del siglo venidero». Es, sin lugar a dudas, un texto básico para quienes se sienten preocupados por la conservación de la diversidad humana y cultural y por la unidad que representan, en la diversidad, los ecosistemas naturales y el conocimiento indígena.

afc euroimmersion.com 26S5
Mira també:
http://usuarios.lycos.es/euroim/laisla.htm

This work licensed under a
Creative Commons license
Colera camping CNT