Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: un altre món és aquí
Militantes revolucionarios en la universidad de verano de la LCR
12 set 2005
Toda una serie de compañeros y compañeras de Esquerra Unida i Alternativa (así como otros militantes de izquierda de Catalunya, de Madrid y de Euskadi) hemos asistido a la XIV edición de la Universidad de Verano de la Liga Comunista Revolucionaria, sección francesa de la IV Internacional, que este año se desarrolló del 23 al 28 de Agosto en Port Leucate, cerca de Perpiñán.
Toda una serie de compañeros y compañeras de Esquerra Unida i Alternativa (así como otros militantes de izquierda de Catalunya, de Madrid y de Euskadi) hemos asistido a la XIV edición de la Universidad de Verano de la Liga Comunista Revolucionaria, sección francesa de la IV Internacional, que este año se desarrolló del 23 al 28 de Agosto en Port Leucate, cerca de Perpiñán.

El encuentro representó un éxito incontestable, tanto por lo que se refiere a la participación y a la organización (cerca de 800 personas inscritas... y otras tantas que se sumaron al debate de clausura, en un acto que contó con la presencia de los máximos representantes de todas las formaciones políticas implicadas en la campaña por el âNoâ? al Tratado Constitucional Europeo), como en lo concerniente a la calidad y al nivel de las discusiones. Unas discusiones que, aún nutriéndose de las ricas experiencias de la vida política en Francia, se remitían sin cesar a los problemas de fondo que aborda hoy en día la izquierda transformadora en cualquier parte del mundo.


Generaciones sucesivas

Para quienes ya conocían a la LCR, la realidad militante que ponía de manifiesto la Universidad sólo fue una sorpresa a medias; para el resto, todo un descubrimiento. Así, por ejemplo, deambulando entre el centenar de jóvenes venidos de quince ciudades, era posible toparse con todo un âhistóricoâ? como Michel Lequenne discutiendo animadamente con alguno de ellos. Y es que la composición de la asistencia reflejaba perfectamente la evolución de la Liga y su relación de décadas con el movimiento obrero francés y sus luchas. Desde Alain Krivine o Daniel Bensaïd â la generación de la Huelga General del 68 â hasta los animadores y animadoras del actual movimiento de bachilleres, diferentes hornadas de militantes compartían inquietudes y experiencias. Mezclándose con âtrotskistas de toda la vidaâ?, se escuchaba a no pocos militantes comunistas â en algunos casos con largos años de afiliación al PCF â declarar que, hoy, su combate proseguía junto a los internacionalistas. Hacían así balance de un cuarto de siglo de esperanzas y decepciones, marcado por la trayectoria de los âgobiernos progresistasâ? que ha conocido Francia desde la victoria de Mitterrand en 1981. A la misma conclusión llegaba un prestigioso intelectual como Philippe Corcuff, procedente del PS, que animaba un ciclo sobre âclase obrera y movimientos socialesâ?. Nutrida participación de sindicalistas y militantes asociativos, talleres específicos sobre la labor de concejales y cargos institucionales... Y notabilísima presencia de mujeres por todas partes: dirigentes sindicales, como Hélène Adam de âFrance Telecomâ?, activistas de Banca o de Enseñaza; líderes de la âMarcha Mundial de las Mujeresâ? y de incontables luchas feministas, como Anne Leclerc o Josette Trat; la antigua eurodiputada de la Liga, Roseline Vachetta... En una palabra: una composición que, indiscutiblemente, reflejaba el dato objetivo de la creciente feminización del mundo del trabajo. Pero que al mismo tiempo traducía, como bien señalaba una compañera, âel esfuerzo consciente de las mujeres de esta organización, no sólo por alcanzar una paridad formal, sino por apropiarse plenamente el marxismoâ?.

En ese marco, y en medio de la tensa situación que vive Francia (tras la victoria del âNoâ?, el gobierno ilegítimo de Chirac, Villepin y Sarkozy, en una especie de fuga hacia delante, multiplica sus ataques liberales contra la población), es fácil imaginar la vivacidad de los debates. Los trabajos de la Universidad se desenvolvieron siguiendo distintos ejes temáticos y ciclos, según un elaborado programa de talleres, seminarios y conferencias inspirado en la experiencia de los Foros altermundialistas. No podía ser de otro modo: la perspectiva internacional dominaba todas las reflexiones...


Objetivos y experiencias

Incluso los debates de carácter más marcadamente nacional â como el que giraba en torno al âManifiestoâ? que está elaborando la LCR -, partían siempre del análisis de la globalización, de los cambios inducidos en la propia composición de la clase obrera... y se referían constantemente a las experiencias de otros países. Los actos sobre América Latina y, concretamente, sobre la evolución de la situación en Venezuela y en Brasil, congregaron a muchísima gente. Un contratiempo de última hora impidió la esperada visita de la senadora Eloisa Helena, expulsada del PT por su rechazo a las medidas económicas de Lula. Eso no impidió que âla cuestión brasileñaâ? se convirtiese en uno de los temas estrella de la Universidad. La crisis del PT, descalabrado por los escándalos de corrupción que amenazan con arrastrar al propio presidente, significa el final doloroso de todo un ciclo del movimiento obrero de aquel país. La lucha de la IV Internacional es inseparable de la historia del PT. Defensor de la formación de amplios partidos de base sindical en aquellos países en que la clase obrera no cuenta con una expresión política independiente, el trotskismo acompañó los primeros pasos del PT, surgido a principios de los años 80 de las entrañas industriales de Sao Paulo. Sin embargo, este movimiento que suscitó tantas esperanzas desde las favelas a los latifundios, empezó ya a dar señales de adaptación a las instituciones y de alejamiento de su proyecto original en el curso de la última década. En el Congreso de 2001, el 75% de los delegados del PT eran ya cargos públicos y funcionarios. Desde el primer momento, el gobierno de coalición presidido por Lula se mostró decidido a convertirse en el discípulo predilecto del FMI, subordinando presupuestos sociales y promesas hechas al pueblo... al pago de la deuda externa y a las exigencias de los mercados financieros. Como decía uno de los ponentes, âmucho más que de tipo moral, la corrupción que ha gangrenado al PT es de orden institucional, fruto de su adecuación al liberalismo y a su imbricación con una clase política acostumbrada a enriquecerse a costa de los fondos públicosâ?. La crisis ha dividido la propia sección brasileña de la Internacional, la corriente Democracia Socialista, que cuenta con un destacado representante en el seno del gobierno: Miguel Roseto, ministro de la Reforma Agraria. Los hechos han acabado por dar la razón a la crítica de la Internacional, opuesta a brindar cualquier coartada a la deriva del ejecutivo. Si la mayoría de DS parece aferrarse a él, centenares de sus militantes se están agrupando ya junto a otras corrientes revolucionarias en una nueva formación (el PSOL), que pretende sacar conclusiones de este grave tropiezo y convertirse en un referente para la izquierda.

El curso seguido por el PT contrasta con la alternativa bolivariana. Venezuela sigue inmersa en un proceso de revolución permanente. El conflicto con el imperialismo ha desembocado en una dinámica de acción y de organización de los desheredados, y de incursiones cada vez más atrevidas en el terreno de la propiedad privada: en lo concerniente a la tierra, pero también en el ámbito decisivo de la producción petrolera. Las medidas iniciales de Chávez, de carácter democrático, enmarcadas en un proyecto de justicia distributiva de la renta nacional y referidas a cuestiones básicas como la sanidad, la alfabetización o el alojamiento, han desencadenado un potente movimiento transformador. El propio presidente habla ya abiertamente de la necesidad de ir hacia el socialismo. Este proceso de ruptura con el orden imperial está sacudiendo todo el continente, actuando como avanzada de cuantas revueltas populares estallan contra el liberalismo, desde Bolivia hasta Chiapas. Sin olvidar la ruptura del bloqueo criminal que se cierne sobre Cuba. A partir de ahí, es posible entrever la perspectiva de un renacimiento de la democracia política, asociada al fortalecimiento de las conquistas socialistas de su propia revolución. Tampoco es difícil imaginar el entusiasmo que cundió entre la asistencia al saber de los preparativos para la fundación de un nuevo partido, apoyándose principalmente en los cuadros que están reorganizando los sindicatos de industria en ruptura con la burocracia de la antigua central, comprometida, como es bien sabido, con la oposición burguesa al chavismo. Cita apasionante, pues, la que tendrá lugar el mes de enero de 2006 en Caracas, donde ha de celebrarse la próxima edición del Foro Social Mundial.

Y cita capital también la que tienen planteada unos meses después los movimientos europeos en Atenas. El impacto del âNoâ? a la Europa diseñada por las multinacionales planteará nuevos e insoslayables desafíos al FSE. Como lo decía Daniel Bensaïd, âel altermundialismo, dominado hasta ahora por las resistencias de carácter social a la mercantilización del planeta, asistirá a un retorno imparable de la políticaâ?. En efecto, se ha tornado ya incuestionable la necesidad de esbozar una disyuntiva, social y democrática, a la actual construcción europea, definiendo una agenda de Atenas frente a los planes que los gobiernos capitalistas inscribieron en las suyas, hace cinco años, a partir de su cumbre de Lisboa. Numerosas intervenciones se refirieron al proceso constituyente que la crisis de las instituciones y dispositivos comunitarios ha puesto a la orden del día. Un proceso que será necesario levantar desde la acción reivindicativa, las propuestas y la unidad de los movimientos sociales, políticos de izquierda y sindicales. Los cientos de Comités de base por el âNoâ? que se constituyeron en Francia â que siguen activos y en cuyo desarrollo la LCR jugó un papel destacado â han abierto claramente ese camino.


La lucha de clases en Francia

Las ricas discusiones de la Universidad, que iban desde la historia de los movimientos revolucionarios hasta la crisis ecológica, las guerras y los desórdenes mundiales desatados por el capitalismo tardío, tenían que desembocar necesariamente en conclusiones de acción y de combate. La LCR se prepara para un otoño caliente. Así pudimos constatarlo en el curso del multitudinario acto de clausura a que nos referíamos al principio: ni más ni menos que un debate entre todas las fuerzas opuestas all Tratado Constitucional en el referéndum del 29 de mayo, y que contó con las intervenciones especialmente destacadas de José Bové (Confederación Campesina), Jean-Luc Mélenchon (representante del ala izquierda del PS) y Marie-Georges Buffet, secretaria general del PCF.

Olivier Besancenot, portavoz de la Liga, dio inmediatamente el tono: âA pesar de la victoria incontestable del pueblo, un gobierno desacreditado se obstina en atacarnos a golpes de decreto ministerial y de represión policial. Os llamamos a entrar en resistencia con nosotros. A partir de los Comités Unitarios que aseguraron el triunfo del âNoâ?, arrastrando esta vez al conjunto de sindicatos y movimientos asociativos, debemos organizar de inmediato una respuesta contundente en la calle. ¡Retirada inmediata del decreto sobre los nuevos contratos de trabajo! (Que extienden el âperíodo de pruebaâ?... ¡hasta los dos años!) ¡Fuera la directiva Bolkestein! Necesitamos levantar un gran movimiento social, una lucha de envergadura histórica, para emprender el camino del cambioâ?. A partir de ahí, la perspectiva de un nuevo gobierno de izquierdas dominó la discusión. Marie-Georges Buffet, retomando el llamamiento a la movilización, avanzó la propuesta de constituir un frente unitario, una Unidad Popular, de cara a las próximas contiendas electorales. Pero fue el senador Mélenchon quien planteó lo que se ha convertido en uno de los temas periodísticos recurrentes de los últimos meses: ¿cuáles son las intenciones de la Liga? â¡Quiero interpelar a los trotskistas! No podemos movilizar al pueblo sin decirle claramente dónde pretendemos ir. ¿Estaría la LCR dispuesta a participar en un gobierno de izquierdas? En caso de victoria, ¿asumiríais vuestras responsabilidades? ¿O preferiríais quedaros al margen, criticando? No podéis rehuir pronunciaros sobre esoâ?.

La respuesta de Besancenot no pudo ser más clara: â¿Pronunciarnos? Todas y todos los aquí presentes tendremos que pronunciarnos concretamente sobre un montón de cosas. Nosotros queremos la alternativa, no la alternancia. A lo largo de veinticinco años de alternancia entre la derecha y la izquierda, el liberalismo no ha parado de avanzar. El mayor número de privatizaciones ha tenido lugar bajo gabinetes de izquierdas. ¡Pronunciémonos pues! Si llegásemos al poder... ¿lanzaríamos a la policía contra los huelguistas? ¿Sí o no? ¿Aumentaríamos los salarios? ¿Negaríamos las subvenciones públicas a todas esas empresas que, a pesar de realizar beneficios multimillonarios, siguen despidiendo gente? ¿Estamos dispuestos a regularizar a los inmigrantes sin papeles y a requisar los apartamentos vacíos de París? ¿Nos atreveremos a abrir los libros de cuentas de los bancos y de las grandes multinacionales y a favorecer el control de los mismos por parte de sus asalariados y asalariadas? ¿Defenderemos los servicios públicos por medio de las nacionalizaciones que hagan falta? ¿Sí o no?â?.

José Bové, por su parte, había señalado: â¿Alguien piensa que bastaría con ganar unas elecciones? ¿Acaso creéis que podemos sentarnos al frente de un ministerio y esperar que miles de funcionarios, toda una maquinaria estatal vinculada a los grandes poderes económicos, se ponga a trabajar amablemente a favor de nuestro proyecto? ¡No! Es necesario sacudir profundamente las estructuras de la Repúblicaâ?. Eso permitió a Besancenot remachar su razonamiento: âQue nadie cuente con la Liga para rehacer la âUniónâ? del 81 o para repetir la desastrosa experiencia de la âizquierda pluralâ?. ¡Basta ya de una izquierda que promete reformas cuando está en la oposición... y que hace todo lo contrario apenas llegar al poder! No es posible cambiar las cosas âen fríoâ?. Ninguno de los sucesivos gobiernos reformistas consiguió realizar siquiera la sombra de la primera palabra de la frase que encabezaba su catálogo de reformas. Nuestro âNoâ? supuso un rechazo de la derecha, pero también del social-liberalismo. Se trata del acto fundacional de una nueva izquierda. No queremos la alternancia, aunque nos la proponga Fabius. Es necesaria una orientación anticapitalista, del todo incompatible en el seno de un mismo gobierno con los postulados de Hollande y de sus amigos. Y esa orientación requiere el impulso de un gran movimiento de fondo, un formidable levantamiento social como el de junio del 36 o el de noviembre del 95... Ese es el movimiento que debemos construir desde ahora mismo en las empresas, en los barrios, en la calle... con la fuerza de nuestra unidadâ?.

He aquí lo que aparece cada vez más como la clave de la situación en Francia. Las presiones sobre la extrema izquierda para intentar que, en nombre de la unidad de toda la izquierda, acepte, no sólo acuerdos puntuales de acción, sino un pacto de gobierno con el social-liberalismo, aumentarán conforme vaya agravándose la crisis social y política. Hoy por hoy, el binomio PCF-LCR constituye la columna vertebral del frente único. Todo depende pues de su firmeza. Si alguna cosa ha de romperse, mejor que sea el Partido Socialista... Pero no la alianza de rechazo al liberalismo.


Saludos y presagios

Marie-Georges Buffet terminó invitando a los presentes a proseguir la discusión en la fiesta de lâHumanité. Buena propuesta. La dirigente comunista fue muy aplaudida cuando recordó que, hace apenas un año, la unidad de todas esas fuerzas hubiese parecido imposible. ¡Ojalá que esa atmósfera de complicidad permita superar algunos resquemores heredados del pasado! En su día, por ejemplo, el PCF vetó la solicitud de la LCR para ser admitida, con el estatuto de observador, en el Partido de la Izquierda Europea. Si, como parece tener la intención de hacerlo en breve, la Liga volviese a plantear esa petición, tendríamos que procurar que esta vez obtuviese una respuesta favorable. Es impensable que el PIE dé la espalda a una fuerza de estas características.

Vaya un recuerdo especialmente entrañable para los compañeros y compañeras de las secciones de Perpiñán y Tolosa â cuyas voces, por cierto, afinaron bastante cuando entonamos juntos Lâestaca. Y un apunte para terminar. El domingo por la mañana, a la hora de irnos, pudimos ver a Besancenot dirigirse apresuradamente hacia la salida del recinto. Llegaba tarde a otro compromiso. En la puerta, un grupo de trabajadoras del servicio de limpieza le salió al paso pidiéndole un autógrafo. Bensancenot garabateó una dedicatoria, excusándose por las prisas. He aquí unas compañeras que encarnan perfectamente esa parte casi siempre invisible de nuestra gente. (â¡Será porque trabajamos en el turno de noche!â?, ironizaba una de ellas). No, no pretendían obtener la firma de ningún âfamosoâ?. Sencillamente, nos dijeron, se creían eso de que había una izquierda que les permitiría por fin tomar la palabra... Alguna cosa se mueve en lo más profundo de la clase obrera de Francia.

Sylviane Dahan, Anna Gabarró, Roser Galindo, Lluís Rabell, Salva Torres (miembros de EUiA). Joseph Cruelles y Lola García.
1 de Septiembre de 2005
Mira també:
http://www.espacioalternativo.org/node/view/927

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Militantes revolucionarios en la universidad de verano de la LCR
12 set 2005
perdón, pero, todo esto significa que EUiA es una organización trosquista? (!)
Re: Militantes revolucionarios en la universidad de verano de la LCR
12 set 2005
por los nombres creo que los militantes de euia que han ido a esto nada tiene que ver con la direccion del PCC (que copa la direccion de EUiA). mas bien son los disidentes
Re: Militantes revolucionarios en la universidad de verano de la LCR
13 set 2005
Firmando autógrafos y todo... Menudas vedettes de la "revolución"...
Re: Militantes revolucionarios en la universidad de verano de la LCR
13 set 2005
No, no pretendían obtener la firma de ningún âfamosoâ?. Sencillamente, nos dijeron, se creían eso de que había una izquierda que les permitiría por fin tomar la palabra...
Re: Militantes revolucionarios en la universidad de verano de la LCR
15 set 2005
Y claro, toman la palabra para pedirle un autógrafo. Que le digan sus demandas y se dejen de firmitas, ¿no?

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more