Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
La resistencia que no cesa pese a la represión
30 ago 2005
Imanol ARRIARAN | seudonimo de los brigadistas de askapena
Mientras el Estado sionista israelí ha llevado a cabo una operación de marketing con la «retirada» de Gaza tras haberla convertido en una gran cárcel, la salvaje represión que padece la población palestina bajo el yugo sionista no cesa. Fuimos testigos directos de dos ejemplos gráficos y elocuentes de ello:

Durante el día estuvimos en Hebrón, la ciudad donde más palpables son los efectos negativos que para la población palestina suponen los asentamientos, y en cuyos alrededores se está ubicando a colonos que han dejado Gaza, tal y como pudimos constatar. En el centro de la parte vieja de la ciudad, entre una población de 200.000 palestinos, viven 400 colonos que se creen los legítimos dueños de esta ciudad, a pesar de haberse establecido hace unos pocos años. Miles de soldados israelíes tienen como única función protegerlos y darles cobertura. Hay varios check-points permanentes en el centro de Hebrón, donde los soldados humillan a los palestinos cada vez que pasan.

w Colonos en Hebrón. Los colonos, por su parte, llevan a cabo un continuo asedio a la población palestina imposible de explicar con palabras: los comercios palestinos están llenos de pintadas sionistas, y desde los edificios que en el centro ocupan los colonos se arroja basura (latas, aguas fecales, etc.) a las calles donde transita la población palestina, hasta el punto de que la población palestina ha tenido que poner redes para impedir que la basura caiga a las calles. Como consecuencia de este acoso, el espectáculo es dantesco: decenas de comercios han cerrado y la parte vieja se parece más a la de una ciudad devastada por la guerra, que a un zoco árabe. Mientras paseábamos por allí con un compañero palestino, fuimos testigos de lo que afirmamos, ya que en ese mismo instante nos arrojaron agua sucia desde uno de los pisos ocupados por colonos y custodiados por soldados israelíes, sin que éstos hiciesen nada.

Por la noche, cuando volvíamos de pasear por Jerusalén Este a eso de las ocho de la tarde, nos topamos con que el Ejército israelí estaba cerrando las puertas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, alegando que un ultraortodoxo judío había sido atacado y asesinado, aunque hay diferentes versiones, ninguna de ella confirmada.

w Soldados en Jerusalén. Lo que sí presenciamos directamente fue la represión que los militares israelíes ejercieron brutalmente durante la hora y media siguiente contra la población palestina. Tras cerrar las puertas de acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén, impidieron el paso por las mismas a todos los palestinos que querían atravesarla, incluso a los niños, mujeres y adultos. Decenas de personas se quedaron de esa forma sin poder salir de la Ciudad Vieja o entrar en la misma. La tensión fue aumentando, dado que miles de personas suelen transitar por este lugar a esa hora. Nosotros estábamos en la puerta de Damasco (la principal), donde el Ejército cargó varias veces con porras y bombas de ruido contra toda la gente, tanto dentro como fuera de la puerta, sin hacer distinción alguna entre jóvenes, niños, mujeres o ancianos. A las 21.30, el Ejército cargó por tercera vez con porras y, en esta ocasión, utilizó también armas de fuego en la parte interior de la Ciudad Vieja. Oímos las detonaciones perfectamente, a pesar de hallarnos en el lado exterior de la puerta de Damasco. Un joven resultó herido por arma de fuego. A pesar de que el hospital más cercano se encuentra a un minuto de la puerta de Damasco, la ambulancia tardó cerca de media hora en llegar. Cuando el joven era sacado en una silla de la Ciudad Vieja, pudimos constatar su gravísimo estado, y el hecho de que estaba herido en la tripa por arma de fuego y que sangraba de la cabeza abundantemente.

Alrededor de las 22.15 conseguimos acceder a la Ciudad Vieja de Jerusalén y ver también a otro joven herido y detenido. Durante varias horas soldados y policías israelíes de uniforme y de paisano continuaron patrullando en las calles de Jerusalén.

Todo ello sucedía mientras se cometía una nueva masacre en Tulkarem, asesinando a cinco palestinos. ¿Es esto lo que el Gobierno de Sharon entiende como pasos hacia la paz? En Palestina, como en Euskal Herria, si se quiere avanzar hacia la paz, la represión debe cesar. . -

http://www.gara.net/idatzia/20050830/art127922.php

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La resistencia que no cesa pese a la represión
30 ago 2005
Contra el nazi-sionismo : RESISTENCIA
Sindicat