Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Brasil: La esperanza truncada
28 ago 2005
Francesc García

Agrupación de Barcelona del PSUC Viu

26 de agosto de 2005
Dice una conocida canción de "bossa nova": tristeza nào ten fín, felicidade si... un estribillo que puede resumir lo ocurrido en Brasil. La felicidad de los pobres dura, en efecto, muy poco. Los 4 días de Carnaval, como dice la canción... o los 3 años que han necesitado los dirigentes del PT para corromperse hasta la médula, hundiéndose en la ciénaga de intereses creados que configuran una sociedad capitalista.

Las masas populares brasileñas habían forjado un gran movimiento político-social de izquierda en los años 80. Se estaba derrumbando la dictadura militar iniciada en 1964, cuando un golpe de Estado derrocaba al presidente progresista Joao Goulart. El movimiento popular aglutinaba a todos los que habían resistido en los crudos años de la represión: sindicalistas obreros, campesinos sin tierra, "favelados", guerrilleros del MR-8 y otras organizaciones armadas de los años 60, cristianos de base, feministas, ecologistas que lideraba el asesinado Chico Mendes... Todo ello cristalizó en 3 poderosas organizaciones: el PT, la CUT y el MST que se convirtieron en un referente para América Latina. Al caer la dictadura el PT, que era la expresión política del movimiento de masas, fue acumulando fuerzas en diversos procesos electorales. Representando en las instituciones la voz de los oprimidos que luchaban por un Brasil socialista, pues sólo el socialismo puede traer justicia y dignidad a un país donde el 80% de la población vive en la miseria mientras una minúscula oligarquía empresarial, financiera y terrateniente ostenta riquezas escandalosas. Brasil es el paradigma del neoliberalismo, el país donde las diferencias de clase y la injusticia social son de las más brutales no sólo de Latinoamérica sino del mundo.

En octubre del 2002, los votos del pueblo llevaron por primera vez al PT a la presidencia, encabezado por el carismático sindicalista metalúrgico Luis Ignacio da Silva, Lula. El triunfo de Lula fue saludado en todo el mundo como una victoria del movimiento contra la globalización capitalista... otro mundo era posible y comenzaba en ese enorme país de América Latina donde los sueños podían, por fin, hacerse realidad.

Poco ha durado la fiesta. Instalados en el poder, los dirigentes del PT no han dudado en venderse al sistema y traicionar la ilusión de todo un pueblo: financiación ilegal del partido, compra-venta de votos en el Parlamento, enriquecimiento personal de los políticos... toda una lección para cualquier fuerza de izquierda transformadora: ¡el capitalismo no se puede gestionar desde las instituciones para embellecerlo y darle un rostro humano, o intentas superarlo o te devora! Ya sea por la vía expeditiva del golpe fascista (Chile 1973) o por la, no menos eficaz, del dinero que compra dirigentes políticos y voluntades. Triste experiencia la de este pueblo hermano que deberá comenzar de cero otra vez, con una izquierda atomizada y las ilusiones truncadas de millones de personas.

La alegría del pobre dura muy poco... el año que viene hay Mundial de fútbol, pero los goles de Ronaldinho no matarán el hambre ni la injusticia aunque por unos días el pueblo olvidará sus penas.
Mira també:
http://www.psuc.org

This work is in the public domain
Sindicat