Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Comentari :: laboral
No llores por Lech Walessa
18 ago 2005
Enviado por Amig@ el 18 Agosto, 2005 - 03:52
Él anunció este domingo 15 en Gdansk que abandonará esa organización (Solidarnosc) en cuanto terminen los actos del XXV aniversario de su creación.
Actualmente se celebran en Polonia numerosos actos de conmemoración del nacimiento de Solidarnosc que tendrán su punto culminante el 31 de agosto, día en el que en 1980 el régimen comunista firmó con los obreros en huelga del astillero de Gdansk, que entonces llevaba el nombre de Lenin, el acuerdo que les daba derecho a crear su propia organización sindical independiente.

Fundador de Solidarnosc, Lech Walesa ex presidente de Polonia (1990-1995) y Premio Nobel de la Paz 1983, considera que la institución que creara en 1980 ya no es la misma que fundó y abandonará el sindicato.

Profundamente consternados están El Opus Dei, la CIA (central de inteligencia estadunidense)â? la Congregación para la Doctrina de la Fé, el FMI, los neo liberales, toda la disidencia cubana del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba y el difunto Karol Wojtyla(El Papa restauró el orgullo polaco). En ese sentido fue fundamental su encíclica Centésimus annus que fundamentó la alianza necesaria para la lucha en contra del âcomunismoâ?y el adviento de Walesa.
El objetivo de la citada Encíclica fue celebrar la derrota del marxismo y legitimar la economía de mercado o capitalismo bueno, como solución apara los países del Tercer Mundo.
La encíclica se desarrolla alrededor de tres grandes unidades temáticas: 1) Propiedad privada, tierra, trabajo y capital; 2) Deuda Externa; 3)!El capitalismo bueno!!!.
'
La revista estadounidense Time, sin embargo sintetizó muy claramente la importancia del legado histórico de Lech Walesa: âEs de las grandes ironías de la historia: una de las cosas más cercanas a una genuina revolución de trabajadores que hayamos visto fue dirigida contra un autodenominado «estado de los trabajadores». Polonia fue el rompehielos para el resto de Europa Central en las «revoluciones de terciopelo» de 1989. La contribución de Walesa al fin del comunismo en Europa, y por lo tanto al fin de la guerra fría, está al mismo nivel que la de su compatriota, el Papa Juan Pablo II y la del líder soviético, Mikhail Gorvachovâ?.

Mientras, la periodista Ruth Ellen Gruber, que informó de las huelgas de 1980 en Gdansk y ha seguido la evolución del bloque del este desde entonces, nos refiere esta nueva realidad como âbastiones en ruinasâ? en la nueva Polonia capitalista.âEl año pasado mes de agosto, cuando políticos polacos y diversos líderes internacionales rindieron tributo en el astillero de Gdansk al papel esencial desempeñado por Solidaridad en el cambio político y social, fueron pocos los trabajadores que asistieron al acto. A Tadeusz Korzinski, un soldador de 45 años de edad que participó en las huelgas de 1980 y sigue trabajando en el astillero, la conmemoración le dejó un sabor amargo.âNo hay trabajadores en el actoâ?, señala Korzinski, âsólo hombres de traje y corbata. No queda nada de Solidaridad salvo su nombre. Ha perdido su esencia, nos han traicionado y olvidado.â?La revolución protagonizada por Solidaridad en Polonia ha dejado un legado complejo y, en ocasiones, contradictorio al país en su transición del estado comunista a la economía de mercado. El desalojo de los comunistas de las instancias de poder, el dinámico crecimiento económico, la incorporación a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la creación de una sólida democracia operativa son fruto en todos los casos de las semillas plantadas en el agosto polaco.No obstante, también son resultado de estos cambios radicales otros hechos menos favorables como la fragmentación política y las penurias económicas que, paradójicamente, han afectado al propio núcleo de Solidaridad y han dado lugar a un acusado deterioro del apoyo a las actividades sindicales.âLas plazas fuertes de Solidaridad eran las grandes empresas estatales: las minas de carbón, los astilleros, etc.â?, afirma Eneusz Onyszkiewicz, miembro del Sejm, parlamento polaco, y portavoz nacional del sindicato en 1981. âEstas fábricas fueron las más duramente golpeadas por los cambios de la década de 1990â?.Onyszkiewicz relata que incluso la cuna de Solidaridad, los astilleros de Gdansk, quebraron en 1996, después de que su dirección, liderada por Solidaridad, se resistiera a la reestructuración poscomunista. La empresa acabó pasando a manos de unos nuevos propietarios privados que emprendieron una transformación radical.âSin duda se trata de una ironía de la historia y de una tragedia para Solidaridadâ?, señala Onyszkiewicz. âPara adoptar cambios históricos, Solidaridad tuvo que cortar la rama sobre la que se asentaba.â?

La clase obrera internacional desea al renegado fundador de Solidarnosc (âSolidaridadâ?), el primer sindicato libre e independiente del mundo comunista, un retiro lleno de salud bajo la merced de la Virgen Maria.
Mira també:
http://www.viejoblues.com

This work is in the public domain

Comentaris

Re: No llores por Lech Walessa
18 ago 2005
Amantísimo y bienaventurado Lech, humilde y efusivamente Nos, primer ministro en la Tierra del Altísimo Capital, te bendecimos como mártir vivo de la perfidia comunista.

Tu nombre será algún día, quiera el Altísimo que lejano, acogido en al altar de todos los santos diplomatiques y forosociales que pacíficamente salvaron al mundo de la fiera blasfema del ateísmo comunista y de la anarquía iconoclasta.
Re: No llores por Lech Walessa
19 ago 2005
Puto walesa!!!

Traidor de clase,verguenza de la clase trbajadora,vendido a la cia y a la mierda de religión católica!!!

Pudrete!!! y recuerda "quién siembra vientos recoge tempestades".

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more