Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Crónica de la Guerra Contra las Drogas #397
04 ago 2005
Crónica de la Guerra Contra las Drogas

Edición #397 â 29 de Julio, 2005

âCreando Conciencia sobre las Consecuencias de la Prohibiciónâ?
Phillip S. Smith, Editor, psmith ARROBA drcnet.org
David Borden, Director Ejecutivo, borden ARROBA drcnet.org
Martin Aranguri Soto, Traductor, traducidio ARROBA riseup.net

¡Suscríbase GRATIS ahora! - Haga una donación â Haga una búsqueda

La audiencia de condenación de Bryan Epis ha sido postergada hasta el 28 de Noviembre a las 09:30 â no comparezca al palacio de justicia el 01 de Agosto â no escriba al Juez Damrell si usted todavía no lo ha hecho â haga clic aquí para informaciones sobre la escritura de la carta y para leer la entrevista de Bryan.



1. Editorial: Pensar Claramente

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/pensar.shtml

David Borden, Director Ejecutivo, borden ARROBA drcnet.org, 29 de Julio de 2005

Esta semana, los noventa expertos que hablaron en contra del nuevo mito del âbebe de la metanfetaminaâ? [âmeth babyâ?, en el sentido de niños que son âresultadoâ? del consumo de metanfetamina â t.] en una carta a los órganos de la prensa dieron un paso corajoso. Como un defensor explicó en nuestro artículo sobre la carta (abajo), el embarazo y el uso de drogas, especialmente la adicción, están en una intersección de problemas âcalientesâ? y el resultado es un enlodamiento de los hechos y una tendencia hacia la histeria. A pesar de que a todos nosotros nos gustaría creer que nuestra sociedad democrática es favorable al discurso abierto sobre problemas importantes, la verdad es que los signatarios corrieron el riesgo, y ellos pueden muy bien atraer hostilidad e incurrir en costos como resultado de eso. Espero que esto no pase y no es inevitable, pero es muy posible.
Aun dentro de nuestro propio movimiento, la claridad de lógica en esta área en particular puede ser difícil de alcanzar. Yo me acuerdo de una conversación que tuve hace varios años sobre el problema de los âbebes del crackâ? con una fuerte simpatizante de la reforma de la política de drogas, una individua que estuvo de acuerdo con nosotros completamente sobre el lado de las políticas â nosotros necesitamos ofrecer ayuda apropiada, no a alejar las personas con la amenaza de punición que termina hiriendo tanto a la madre como al hijo â pero que todavía no se sentía bien en concordar que no existen pruebas de la existencia de los bebes del crack, por no querer decir algo que pudiera sugestionar que el uso de cocaína durante el embarazo está bien.
Yo tampoco creo que la gente deba fumar crack o inhalar polvo de cocaína durante el embarazo. Pero ese valor no tiene relevancia sobre la cuestión de cuáles son los verdaderos efectos del uso material de drogas sobre el feto. Esos efectos son lo que son y no lo que no son, independientemente de cómo alguien se siente sobre la idea de usar drogas durante el embarazo. Los daños existen si ellos existen y no existen si no existen, punto. Es una cuestión científica, no moral.
Yo no estoy debatiendo que la moralidad no tiene lugar en la ecuación y hay cuestiones morales legítimas que están relacionadas con esta cuestión científica, efectivamente. Pero aunque las respuestas científicas tengan alguna relevancia sobre las respuestas a las cuestiones morales, y las cuestiones morales seguramente ayudan a orientar que cuestiones científicas nosotros debemos estar haciendo, la moralidad no tiene ninguna relevancia sobre cuáles deben ser las respuestas a las cuestiones científicas. Las respuestas a las cuestiones científicas deben venir â ustedes lo adivinaron â de la ciencia. De otro modo ellas podrían no ser verdad. Así que establezcamos lo que esperamos ser un resultado científicamente válido, entonces nos podremos seguir adelante para pesar las cuestiones morales teniendo en cuenta esa información. Pero es vital que la orden del raciocinio sea observada, de otro modo los resultados no tendrían sentido. (¿Les parece familiar?)
Puede aun ser más importante, entonces, preguntar cuáles deberían ser las políticas respecto a las drogas que pueden causar daño al feto, el alcohol, por ejemplo. La madre debería ser arrestada, llevada al hospital esposada, de ahí llevada de vuelta mientras sangra a una celda en la prisión, el niño separado de ella durante las primeras horas y los días de creación de lazos importantes, como ha pasado en Carolina del Sur, ¿dónde fueron iniciados los procesos criminales de mujeres embarazadas que usan drogas? El punto de vista dominante en las profesiones médicas y de la salud pública â y de mi vieja amiga mencionada anteriormente â es no, tal abordaje termina apartando las personas del cuidado prenatal necesario y del tratamiento que ayudaría a sus hijos. Es un abordaje insensible â un abordaje inmoral â a pesar del punto de vista moral de las acciones de la madre. Entonces, el pensamiento científico así como la sabiduría médica necesitan ser llevados a tolerar este nivel de cosas también.
Ãsta es sólo una de muchas formas en las cuales los guerreros antidrogas no han raciocinado correctamente. Yo podía decir que las cosas podrían ser mejores si los estudiantes tuviesen más clases sobre lógica cuando ellos fueron al colegio. Pero yo no creo que ése sea el problema en este caso. Los guerreros antidrogas están actuando ilógicamente porque ellos escogen hacerlo, porque eso es lo que ellos quieren hacer. Aun si eso hiere a los niños y a sus familias.

2. El Efecto Sensenbrenner: Miedo, Demisión y Desavenencia en el Capitolio

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/miedoydesavenencia.shtml

La carta altamente de Junio del Presidente del Comité Judiciario de la Cámara, el Dip. James Sensenbrenner (R-WI), intentando deshacer la decisión condenatoria de un juez en un caso de tráfico de drogas en Chicago ha creado un avispero de controversias en las dos semanas desde que ello se volvió público. Ahora, esa polémica ha costado al autor de la carta, el asesor legal del Subcomité de Criminalidad, Terrorismo y Seguridad Interna del Comité Judiciario de la Cámara, Jay Apperson, su empleo. La mala noticia es que el episodio ha revelado un clima en Capitol Hill en que casi cualquiera ha tenido o podía tener negocios ante el comité de Sensenbrenner tiene miedo de decir cualquier cosa. Y la gente de Sensenbrenner tampoco está hablando.
Cuando Sensenbrenner mandó una carta acusando al juez de condenación de no sentenciar severamente un pequeño mensajero de drogas y al Tribunal de Apelaciones del 7º Circuito de los EEUU de no resentenciar apropiadamente esa persona al 7º Circuito, las campanas de alarma empezaron a sonar en los círculos legales y judiciales. La tentativa de Sensenbrenner de influenciar el resultado de un caso judicial particular era un abuso impropio y falto de ética de su poder, dijeron los juristas y profesores de derecho por todo el país.
Esa opinión sigue todavía. âQue Sensenbrenner envió esa carta fue realmente sorprendenteâ?, dijo la profesora de derecho de la Universidad de Harvard, Carol Streiker el Jueves. âFue completamente fuera de línea. Infringió las reglas de la Cámara e infringió las reglas legales. Tenemos un proceso judicial contrario en este país y cuando el poder judiciario intenta intervenir no como adversario, sino en un esfuerzo para controlar a los tomadores de decisiones judiciales, los elementos esenciales de la equidad según nuestro sistema están violadosâ?, dijo ella a DRCNet.
âEn casos criminales federales, el Departamento de Justicia y el Fiscal de los EEUU representan al gobierno, no al poder legislativoâ?, prosiguió Streiker. âLa idea de que el poder legislativo deba pensar que tiene un interés separado en los procedimientos judiciales individuales socava toda la idea de tener un judiciario independiente. Desde un punto de vista legal, ético y constitucional, las acciones de Sensenbrenner fueron simplemente ultrajantesâ?.
Eso no es lo que Apperson, el hombre que redactó la carta para Sensenbrenner, pensaba. Cuando la carta se volvió pública por primera vez, Apperson la defendió como ejercicio legítimo de la supervisión del Congreso. âNo podemos tener jueces infringiendo la leyâ?, dijo él al Chicago Tribune el 10 de Julio.
El vocero del Comité Judiciario de la Cámara y asesor de Sensenbrenner, Jeff Lundgren, que también aludió a los deberes de supervisión del congreso, defendió la carta también. El hecho de que Sensenbrenner envió la carta al Departamento de Justicia â una de las partes en el caso â pero no al abogado de defensa, como requerido por la ley, fue un descuido, dijo Lundgren en ese momento.
Pero después de recibir fuego por la carta de Sensenbrenner, los jefes de Apperson aparentemente lo pensaron dos veces. La semana pasada, Apperson ya no estaba en su cargo de asesor legal. Porque nadie quiere comentar, no está claro si él fue despedido francamente, si recibió la oportunidad de dimitir o si recibió una oferta que no podía rehusar. Lo que es cierto es que él fue despedido sin ceremonias.
Dada la carrera de Apperson como guerrero antidroga línea-dura, los reformadores aclamarán su salida. Apperson apareció por primera vez en el radar como un duro Subfiscal de los EEUU determinado a perseguir a los abogados que defendían a los reos por drogas hace más de una década. Parlamentando la preeminencia conseguida con esa táctica en un empleo en Washington, Apperson hizo parte de las negociaciones en el proyecto de condenación de 1994 que creó la válvula de seguridad para los reos por delitos federales de drogas. Nuevamente, su papel fue maligno, mientras hacía presión exitosamente para quitar un dispositivo que habría vuelto retroactiva la válvula. Y aunque se escapó de una sanción, fue notado en los medios en aquel tiempo que Apperson y un colega habían hecho presión sobre el tiempo del personal pagado por el contribuyente para lograr eso.
âÃl ha sido una verdadera espina en nuestro lado durante mucho tiempoâ?, dijo un defensor de la reforma de la condenación que pidió para no ser nombrado. âÃl es el verdadero ingeniero del ataque contra el judiciario federalâ?.
Apperson lideró el ataque contra el Juez Jefe federal de Minnesota, James Rosenbaum, un jurista conservador señalado por Ronald Reagan que se atrevió a hacer un discurso desaprobando la falta de discreción judicial en la condenación. Usando el Comité Judiciario de la Cámara como plataforma, Apperson intimó a Rosenbaum y amenazó usar de acción legal contra él. A pesar de que nada salió de la agresión, Rosenbaum fue forzado a contratar un abogado para defenderse y los jueces federales por todo el país fueron notificados para mantener sus cabezas bajas y sus bocas calladas. Segundo consta, Apperson desempeñó un papel importante en la Enmienda Feeney, un esfuerzo exitoso de 2003 de los conservadores del congreso para refrenar más al judiciario federal al requerir efectivamente que los jueces informen y justifiquen todo apartamento hacia debajo de las orientaciones federales de condenación.
Pero ahora Apperson se fue y la gente que lo apoyaba no está hablando. Tres llamadas de la Crónica de la Guerra Contra las Drogas al vocero del comité, Lundgren, todavía tienen que ser respondidas. La oficina de Sensenbrenner también no contestó a los varios pedidos de esclarecimiento sobre la carta y si Sensenbrenner todavía la apoyaba.
Ellos no son los únicos que no quieren hablar sobre todo el caso y el miedo de encolerizar a Sensenbrenner es un motivo. âNadie se quiere meter con élâ?, dijo otro miembro de grupo de defensa que exigió anonimato. âÃl es malo y tiene la memoria de un elefanteâ?.
Los grupos que tienen que tratar con Sensenbrenner y su comité que fueron contactados por la DRCNet se negaron a hablar oficialmente sobre la carta de Sensenbrenner. Jack King de la National Association of Criminal Defense Lawyers se limitó a decir, âLas penas por las drogas ya son demasiado duras â el Congreso no precisa volverlas más durasâ?.
Los Demócratas del Comité Judiciario de la Cámara tampoco querían decir nada. La oficina del Dip. John Conyers, el miembro de la minoría, a quien Sensenbrenner también hizo copias de la carta, contestó a las preguntas de DRCNet con un lacónico âsin comentariosâ?, en tanto que la oficina del Dip. Bobby Scott (D-VA) no contestó tres llamadas telefónicas. El periódico de observación del congreso, The Hill, informó hace dos semanas que los empleados del Comité Judiciario Demócratas estaban acurrucándose para trazar una respuesta a la carta, pero nada todavía ha pasado.
Aunque los Demócratas todavía tengan que actuar, un grupo de defensa legal y de la justicia social, la Alliance for Justice, anunció el Miércoles que ha pedido al Comité de Ãtica de la Cámara que abra una investigación de Sensenbrenner por la carta. Las reglas éticas de la Cámara impiden comunicaciones en privado con jueces sobre asuntos legales, pero Sensenbrenner hizo exactamente eso, dijo la Alliance. En una carta al presidente del comité, el Dip. Doc Hastings, y al miembro inscripto, el Dip. Alan Mollohan, el presidente de la Alliance, Nan Aron, escribió, âPor los hechos a mano, parece que el Presidente puede haber infringido las reglas éticas de la Cámara de los Diputados. De acuerdo con eso, yo insto al comité a abrir una investigación para determinar si tales reglas han sido infringidas o noâ?. Eso no es todo, dijo Aron. âLa interferencia del Presidente Sensenbrenner en el caso Rivera plantea serias cuestiones sobre su respeto por un judiciario justo e independienteâ?.
La Oficina de los Fiscales de los EEUU en Chicago también se negó a hacer comentarios sobre la carta, refiriendo DRCNet al Departamento de Justicia en Washington, que por su vez se negó a comentar, excepto para decir que había recibido la carta.
Por lo menos un lobista en el Capitolio no tenía miedo de pronunciarse. Aunque no profesase conocimiento interno de lo que realmente ocurrió con Apperson, el director de asuntos nacionales de la Drug Policy Alliance, Bill Piper, dijo que ha habido una serie de gafes vergonzosas de Sensenbrenner y su asesor últimamente. âHay esta carta, pero también hay la disposición en el proyecto de drogas de Sensenbrenner que esencialmente creó mínimas obligatorias para toda infracción federal. Desde entonces, él ha dicho que no percibió cómo esa disposición era amplia después que hasta algunos de sus colegas Republicanos empezaron a apartarse. Eso me sugiere a mí que su empleado puede haberse pasadoâ?, dijo Piper a DRCNet. âY pasa lo mismo con aquellas disposiciones de delación en el proyecto. Como asesor, Apperson supervisó probablemente la redacción de ese proyecto. Aquellas disposiciones parecieron tan exageradas, tan absurdas que se tiene que imaginar si quizá eso hizo parte de la salida de Appersonâ?.
Jay Apperson puede haberse ido, pero la campaña conservadora contra el judiciario federal continúa, y la carta de Sensenbrenner debería ser vista dentro de ese contexto, dijo la profesora de derecho de Harvard, Streiker. âSe ve esto en una serie de cosas, como la Enmienda Feeney, que causó ultraje entre los jueces federales que la entendieron como quizá una tentativa de intimidar a jueces individuales. Eso causó una ira increíble en el judiciario. Eso también se reflejó en el discurso del Fiscal General González el mes pasado pidiendo más sentencias mínimas obligatoriasâ?.
El Congreso y el poder ejecutivo ven el judiciario como el punto más débil, dijo Streiker. âEllos creen que el judiciario es insuficientemente duro con el crimen, pero la ironía es que la mayoría abrumadora del judiciario federal ha sido señalada por Republicanosâ?.

3. Congreso: Cámara Rehúsa Revocación de la Disposición Antidroga de la Ley de Enseñanza Superior, Batalla Regresa al Senado

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/heavotacion.shtml

El 15 de Julio, un comité de la Cámara votó en contra de una enmienda para revocar la disposición antidroga de la Ley de Enseñanza Superior [Higher Education Act], una ley que ha negado ayuda financiera para la universidad a por lo menos 160.000 postulantes desde que entró en vigor en Julio de 2000. Pero el proyecto fue âelevadoâ? â la reautorización de la propia Ley de Enseñanza Superior incluyó a una reforma parcial de la ley y dos miembros Demócratas del comité que votaron contra la revocación hace cinco años cambiaron sus votos para âsíâ? esta vez. Ahora, los simpatizantes han puesto su atención de vuelta en el Senado, donde se piensa que las perspectivas son mejores.
La enmienda de revocación, defendida por los Dips. Rob Andrews (D-NJ), Danny Davis (D-IL) y Dennis Kucinich (D-OH), fue sacada a la luz en el Comité de Educación y Fuerza de Trabajo de la Cámara de los Diputados. Los Republicanos del Comité votaron en bloc contra ella, en tanto que con dos excepciones, el Dip. David Wu (D-OR) y el Dip. John Barrow (D-GA), la apoyaron. Dos Demócratas del comité, George Miller y Rubén Hinojosa, no estaban presentes para la votación, pero se sabe que también apoyan a la revocación. Los defensores fueron sumados por el Dip. Bobby Scott (D-VA) en instar fuertemente la aprobación de la medida durante el debate en el comité.
âHay necesidad de cambiar esta ley. Es injusto para gran parte de los estudiantes de nuestro país, que están intentando mejorarse con la educaciónâ?, dijo el Dip. Davis. âPune a los individuos dos veces por la misma infracción y tiene un impacto particularmente significativo sobre las minoríasâ?.
La disposición antidroga de la HEA tiene un âefecto pernicioso y discriminatorioâ?, dijo el Dip. Kucinich. âEl propósito de la HEA era abrir puertas, pero esta disposición cierra abruptamente aquellas puertas. Este dispositivo empuja aquellos que más se podían beneficiar con la educación hacia un ciclo de reincidencia. La guerra contra las drogas no debería volverse una guerra contra la oportunidad educacionalâ?.
El Dip. Souder se pronunció profundamente ofendido por la sugerencia de que su dispositivo tuvo un impacto discriminatorio. âImplicar que esta disposición hace discriminación de algún modo contra las minorías es un terrible golpe en las minoríasâ?, dijo él, añadiendo precisamente que no hay estadística mostrando que los afroamericanos usan drogas más frecuentemente que otros grupos sociales. Pero con todo, los afroamericanos son arrestados, condenados y encarcelados en índices mucho más altos y Souder no presentó pruebas para probar que algo de esta disparidad no está presente entre los afroamericanos que están intentando matricularse en las facultades.
Bajo fuego de un agrupamiento amplio de estudiantes de grupos religiosos, estudiantiles, de la educación, de los derechos civiles, de las libertades civiles y de reforma de la política de drogas organizado por la Coalition for Higher Education Act Reform (CHEAR), el defensor de la disposición, el Dip. Mark Souder (R-IN), actuó exitosamente para reformar la medida al limitar su aplicabilidad a estudiantes que estaban en la facultad y recibían asistencia financiera en el momento en que ellos cometieron sus infracciones. Durante el debate sobre la enmienda Andrews de revocación, Souder dijo que él siempre quiso que su dispositivo sólo se aplicase a los estudiantes que están actualmente en la facultad, el âarregloâ? que el comité adoptó anteriormente. âComo cristiano evangélico que cree en el arrepentimiento, yo no puedo concebir responsabilizar las personas por errores pasadosâ?, dijo él.
âSeguramente damos las bienvenidas a cualquier cambio para reinstaurar el auxilio financiero a los estudiantes, pero esta reforma parcial es como poner un curita en un herida abiertaâ?, dijo Tom Angell, director de medios del Students for Sensible Drug Policy, actor fundamental en la coalición. âÃsta es una solución de 10% para una ley que es 100% defectuosaâ?, dijo él a DRCNet. âEsta ley seguirá afectando apenas a los estudiantes de familias de baja o media renta y a los estudiantes que se están saliendo bien en la facultad porque ya hay solicitaciones mínimas de notas medias para recibir el auxilio financiero. También seguirá teniendo un efecto desproporcionado sobre las minoríasâ?.
Pero, dijo Angell, los defensores de la revocación tomaron a pecho el progreso que ellos han hecho. âEstamos felices en ver que este problema está siendo tratado finalmente en el Congreso después de siete años y todos aquellos estudiantes teniendo las puertas cerradas en sus carasâ?, dijo Angell. âY estamos verdaderamente felices por tener lo que es esencialmente un bloc Demócrata sólido en nuestro lado. Pensamos que nuestras chances son mejores una vez que esto llegue al Comité de Salud del Senadoâ?.
âEl Congreso ha actuado finalmente después de años de abandonoâ?, dijo el vocero de la CHEAR, Chris Mulligan, âpero millares de estudiantes todavía serán quitados de la facultad todos los años con tanto que la cuestión de las drogas siga sobre la postulación al auxilio estudiantil federalâ?.
Aun el âarregloâ? limitado de Souder no habría pasado sin la presión por la franca revocación, dijo Angell. âEl único motivo por el cual la propuesta de Souder fue presentada es por causa de todo el ultraje provocado por el SSDP y otras organizaciones que trabajan para cambiar la ley. Es un embuste, un esfuerzo para quitar la culpa de sí mismo por escribir esta ley en primer lugarâ?.
El director ejecutivo de DRCNet y eminencia de la campaña de revocación de la HEA, David Borden, tenía un abordaje un poco más optimista del âarregloâ?. âEn este punto, claramente hemos dejado claro que el âarregloâ de Souder no resuelve el problema y que nosotros no vamos a desistirâ?, dijo él. âYo no creo que su aprobación causará la pérdida de energía de la campaña de revocación. En verdad, puede ayudar al clarificar el problema. Souder no podrá pasar más como reformador una vez que su âarregloâ se vuelva ley y centenas de grupos alrededor del país todavía estén pidiendo la revocación completa. Y a propósito, ¿por qué él ha demorado tanto para lograrlo? Pero, el arreglo de Souder es un mejoramiento, es una victoria parcial en el camino hacia la revocación total que ayudará a millares de estudiantes en potencial mientras tantoâ?.
No es sólo la CHEAR que está pidiendo por la franca revocación de la disposición. En Enero, el Comité Accesorio Sobre Asistencia Financiera Estudiantil creado por el Congreso recomendó que la pregunta de la condenación por drogas fuese completamente quitada de la postulación al auxilio financiero, llamándola de âirrelevanteâ? para la elegibilidad al auxilio. El comité también decidió que la mera presencia de la pregunta sobre drogas en el formulario impide que algunos estudiantes postulen. Según el âarregloâ? de Souder, esa pregunta seguirá.
Ahora, eso regresa al Senado. âNosotros sabíamos que no podíamos ganar en la Cámara de esta vez, pero era importante hacer presión sobre ello aun así â de otro modo, los legisladores notarían que no les estaban llamando la atención y eso podía habernos hecho retrocederâ?, dijo Borden. âPero nuestro centro de atención durante por lo menos los dos últimos años ha sido el Senado. Yo todavía no sé si podemos ganar allí, pero las señales son muy buenas. Tenemos a funcionarios de Republicanos diciéndonos que esto ni es más polémico porque mucha gente les han contactado sobre elloâ?.
Aunque los defensores de la revocación estén objetivando al Senado, el defensor de la enmienda de revocación de la Cámara, el Dip. Andrews, dijo a DRCNet que regresaría parta luchar por la revocación hasta que sus colegas la consiguiesen. âYo creo en la redenciónâ?, dijo Andrews. âImpedir la gente que cometió un error según nuestras leyes de drogas de recibir educación hiere a la comunidad así como a la persona que cometió el error. Yo sigo haciendo presión por esta enmienda porque aquellos que votaron contra ella deberían tener la oportunidad de redimirseâ?.
La coalición para revocar la disposición antidroga de la HEA no ganó en la Cámara, pero los esfuerzos para hacerlo trajeron la atención favorable de la prensa al problema. Tanto el New York Times como el Minneapolis Star-Tribune escribieron editoriales a favor de la revocación en los días anteriores a la votación, en tanto que el St. Petersburg Times publicó un artículo simpático sobre el esfuerzo contando con, entre otros, Borden de DRCNet.
Algunos defensores de la revocación expresaron frustración con los dos Demócratas del comité que votaron contra la medida. âLa verdadera decepción es con los Demócratas como Wu y Barrow, que rompieron las hileras con su partido sobre este problemaâ?, dijo Mulligan de la CHEAR. âNosotros no hicimos mucho contacto en Georgia, pero sí trabajamos en Wu y él votó contra nosotros. No hay motivo para que cualquiera de estos hombres vote de esa formaâ?.
Mulligan también expresó decepción de que el esfuerzo de revocación no pudo mecer a un único Republicano. âNosotros sabíamos que no teníamos mucho apoyo del otro lado del pasillo, pero es decepcionante que ningún miembro Republicano mudó de idea. Tome el Congresista de Delaware, Michael Castle. Tuvimos a 11 legisladores del estado de Delaware llamándolo e instándolo a apoyar a la revocación, tuvimos 20 organizaciones distintas en Delaware presionándolo sobre esto, y él vota noâ?.
Aunque Mulligan señaló la mitad vacía del vaso, Borden discutió la mitad llena. âNo estoy especialmente perturbado que este comité conservador en la Cámara votó por la forma que nosotros esperábamos, pero estoy satisfecho que conseguimos a dos Demócratas, Carolyn McCarthy de Nueva York y Ron Kind de Wisconsin, que no votaron con nosotros hace cinco años, pero que dieron la vuelta esta vezâ?. En cuanto a la incapacidad de la campaña de sacar Castle a la luz, Borden dijo que la gente en Delaware había hecho un trabajo estupendo y que alguien como Castle podría actuar de modo diferente si su voto hubiera sido decisivo. âEra una votación partidaria para los Republicanos. No es particularmente atrayente para un legislador romper hileras con su partido y enfrentarse a la ira del liderazgo cuando su voto âsíâ aun no habría cambiado el resultadoâ?.
Parte de la intransigencia Republicana en la Cámara es por causa de su ciclo electoral de dos años, sugestionó Mulligan, aunque parte de ello sea debido a la formación de la membresía de la Cámara. âEstos diputados quieren una votación a cada dos años y ellos están temerosos y no quieren hablar sobre drogas. Al mismo tiempo, en el lado de la Cámara, parece que todo Republicano en el comité siempre está de acuerdo con el presidente. Es raro verlos apartarse del presidenteâ?.
El Senado tiene perspectivas más brillantes, dijo Mulligan. âEs un poco diferente en el Senado. Ellos no tienen que preocuparse con la reelección a cada dos años y algunos de ellos, en verdad, tienen sus propias opiniones. Estamos esperando que algunos Republicanos en el Senado enfrenten al presidente y al liderazgo en el Senado y digan que ésta es una ley estúpida que necesita ser revocada. Que nosotros hayamos perdido en la Cámara fue decepcionante, pero no un choque. Nos recuerda que nuestro verdadero centro de atención está en el Senado y que tenemos mucho trabajo que hacerâ?.
La audiencia del Comité de Salud del Senado sobre la reautorización de la HEA está programada provisoriamente para el día 07 de Septiembre.
Mientras tanto, dijo Angell del SSDP, el esfuerzo por la revocación quedará concentrado en la meta más importante. âLos estudiantes quieren la revocación absoluta de la disposición antidroga y no aceptaremos âcuritasâ?. Estaremos aquí sobre este problema hasta que la ley sea revocadaâ?.

4. La Metanfetamina y el Mito: Importantes Médicos, Científicos y Especialistas Avisan Medios Masivos Sobre los Artículos de los âBebes de la Metanfetaminaâ?

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/metanfetaminaymito.shtml

El Lunes, más de 90 médicos, científicos, pesquisadores y especialistas en el tratamiento emitieron una carta abierta a los medios masivos reprendiéndoles por el reportaje âalarmista e injustificadoâ? sobre los llamados âbebes de la metanfetaminaâ? y los âbebes del iceâ?. Los términos âno tienen validad científica y no deberían ser usadosâ?, dijeron los signatarios de la carta, un grupo diverso que representa a algunos de los principales especialistas del país sobre mujeres, niños, adicción y tratamiento químico.
Organizado por Lynn Paltrow de la National Advocates for Pregnant Women, con la ayuda del Dr. David Lewis, profesor de salud y medicina comunitaria en el Programa de Estudios Sobre el Alcohol y la Adicción de la Universidad Brown, la carta fue enviada a grandes órganos de los medios y periódicos regionales cuyo reportaje ha tendido hacia perpetuar el âmitoâ? de los âbebes de la metanfetaminaâ?, como la carta la describe.
El uso de términos como âbebe de metanfetaminaâ? hace eco de la retórica de los âbebes del crackâ? de los años 80, cuando informes en la prensa exagerados salvajemente de los efectos de la cocaína sobre los fetos y los recién-nacidos inspiraron legislación draconiana y concentraron un candelero reluciente sobre las mujeres embarazadas usuarias de drogas. Desde entonces, se ha mostrado que el fenómeno de los âbebes del crackâ? no tienen base ni en la ciencia ni en la medicina, con muchos de los efectos adversos atribuidos al uso de drogas mostrados estar relacionados más con la pobreza y con los malos cuidados prenatales.
Parte y parcela de la creciente preocupación nacional acerca de la âepidemia de metanfetaminaâ? que supuestamente barre el país, el centro de atenciones sobre las madres usuarias de metanfetamina y las mujeres embarazadas amenazan volverlas cabezas de turco para los problemas de drogas del país, dijeron los signatarios y defensores.
âLo que instigó esta carta fue la semejanza extraordinaria entre los artículos de primera plana en los periódicos sobre los bebes de la metanfetamina y los efectos de la metanfetamina y lo que nosotros experimentamos hace 20 años con el crackâ?, dijo el Dr. Lewis. âEsto fue precipitado realmente por la prensa. Lynn Paltrow y su grupo merecen la mayor parte del crédito. Lynn y yo trabajamos en esto, entre una serie de otras personas, y lo que producimos fue una declaración de consenso de un grupo excelente de pesquisadores y clínicos experimentadosâ?, dijo él a DRCNet.
âEstamos siendo pro activosâ?, dijo Wyndi Anderson, directora nacional de educación y contacto para la National Advocates for Pregnant Women. âNosotros vimos como el mito de los âbebes del crackâ evolucionaron y el daño que causó a las mujeres, niños y familias y cómo ello fue usado para criminalizar el uso de drogas durante el embarazo. Nosotros vimos â y todavía vemos â mujeres yendo a la prisión por sufrir de la enfermad de la adicción. Nosotros vimos cómo la desinformación se disemina por la comunidad médica y el sistema de enseñanza y el público en general. Nosotros sabemos la fórmula que ellos usarán porque lo hemos visto antes y de esta vez nosotros queremos detenerla en el principio. Necesitamos responsabilizar los medios desde el comienzo, para que así no terminemos con otro frenesí de âbebes del crackââ?.
âHay una histeria particular en torno de la mujeres y los niños y las drogas, ahí es donde todos estos problemas calientes se cruzan â derechos de reproducción, derechos fetales, raza, clase, drogas, violencia doméstica, acceso a la saludâ?, dijo Anderson a DRCNet. âLa mujer embarazada adicta a las drogas es un blanco muy fácil y el lado malo de la histeria es que dificulta más ayudarlas en realidad. Y eso es realmente triste, porque nuestro fracaso ocurre a un precio tan altoâ?.
âYo trabajo en la industria y sé qué pasó con los âbebes del crackâ. Es una vergüenza que aquellos niños hayan sido rotulados así en el inicio de sus vidasâ?, dijo Jennifer Feiock, directora del programa del Consejo Municipal de la Droga Alcohol en Santa Mónica, California, una de los signatarios de la carta. El verdadero problema no es la metanfetamina o el crack, sino el alcohol, dijo ella a DRCNet. âEl problema prevaleciente que tenemos aquí es con los bebes con Síndrome Alcohólica Fetalâ?.
âFui entrevistada en Voice of America hace unos cuantos años y el presentador me preguntó en un momento, âBueno, ¿y qué de los bebes del crack?ââ?, dijo Nora Callahan, directora de la November Coalition, un grupo de reforma de la política de drogas que se concentra en los prisioneros federales de la guerra contra las drogas. âYo dije, âAh, ¿usted quiere decir aquellos sin almas? Algunos de ellos están en la universidad ahora y parece que todos los bebes tienen almasââ?, recontó ella a DRCNet. â¿Cuán equivocado es estigmatizar un niño con tales rótulos como bebes de la metanfetamina o del crack? Esa es una mala costumbre de que los llamados defensores de los niños deben librarse. Las exageraciones que explotan a los niños llaman la atenciónâ?, dijo Callahan. âEllas también ayudan a acompañar las nuevas leyes caras y contraproducentesâ?.
âYo tengo un historial en pesquisa y trabajo clínico con mujeres embarazadas que estaban abusando de drogasâ?, dijo la Dra. Nancy Haug del Hospital General de la Universidad de San Francisco. âCuando leí sobre algunos de los términos que estaban siendo usados para describir a estas mujeres y a sus hijos, yo decidí que era importante endosar este esfuerzo para ayudar a los medios a hacer reportajes con base en la ciencia. Los medios precisan informar y concienciar el público, no estigmatizar a esta poblaciónâ?, dijo ella a DRCNet.
Todavía no se ha llegado allí. Los artículos sobre los âbebes de la metanfetaminaâ? no están limitados a los medios regionales, como su emisora local de televisión, el Daily Oklahoman o el Arkansas News Bureau, sino también han sido publicados en grandes vehículos de los medios como el New York Times, el Los Angeles Times, el Chicago Tribune, la CBS News, CNN, entre otros. Y aunque el fenómeno de los âbebes de la metanfetaminaâ? en los medios haya estado cogiendo fuerza durante varias décadas, tales artículos empezaron a aparecer más frecuentemente a principios de este año, mientras la casi histeria por el uso de metanfetamina llega a la Costa Este, habiendo pasado por todo el país desde el Oeste Lejano en que la ronda actual de uso de anfetamina empezó a desplegar hace casi una década.
En los últimos meses, el público consumidor de noticias ha recibido material pesado como la âGeneración de los Bebes de la Metanfetaminaâ? (28 de Abril) de la CBS y el especial varias veces transmitido de CNN, âLa Epidemia de la Metanfetamina en los Estados Unidosâ? (03 de Febrero-10 de Marzo), que advertían melodramáticamente mientras la cámara mostraba una foto de un supuesto bebe expuesto a la metanfetamina. âCon esto se parece un bebe de la metanfetamina, prematuro, viciado en metanfetamina y sufriendo de dolores de abstinencia. Ellos no quieren comer ni dormir y las cosas más sencillas les causan grande dolorâ?.
La frase está apareciendo como de uso sin controversias entre algunos reporteros también. âProyecto de Bebes de la Metanfetamina Sobrevive a Votación en Enmiendaâ?, informó el Arkansas New Bureau en Marzo. âJuicio de Asesinato de Bebe de la Metanfetaminaâ? decía parte de una titular en el Los Angeles Times en Septiembre de 2003.
Pero el término también parece en el reportaje sensacionalista âcon la intención de chocar y asombrar en vez de informarâ?, reclamaron los expertos. En Mayo, una emisora local de noticias de la TV Fox advirtió que los âbebes de la metanfetamina pueden hacer con que los bebes del crack parezcan un paseo en la enfermaríaâ?. Pero el Minneapolis Star Tribune puede recibir el galardón por el reportaje más burdo. En un artículo de 17 de Noviembre de 2004, el periódico informó sobre el chisme de las enfermeras en un reportaje sobre los horrores de los bebes afligidos por la metanfetamina. âLos bebes pueden nacer con partes del cuerpo faltantes o dislocadasâ?, escribió el reportero antes de citar su fuente, una enfermera. âElla oyó sobre un bebe de la metanfetamina nacido con un brazo saliendo del cuello y otro que no tenía un fémurâ?.
Pero a pesar de la hipérbole de los medios, no existen âbebes de la metanfetaminaâ? ni existen âbebes adictos a la metanfetaminaâ? más que existen âbebes del crackâ?, dijeron los expertos en la carta. âA pesar de que la pesquisa sobre los efectos medicinales y sobre el desarrollo de la exposición prenatal a la metanfetamina todavía esté en sus estadios iniciales, nuestra experiencia con casi 20 años de pesquisa sobre la droga químicamente relacionada, la cocaína, no ha identificado una enfermedad, síndrome o mal reconocibles que deberían ser llamados de âbebes del crackâ? ni encontró el grado de daño informado en los medios y de ahí usados para justificar numerosas propuestas legislativas punitivasâ?, escribieron ellos.
Tampoco no existe un bebe âadicto a la metanfetaminaâ?, dijeron los cosignatarios de la carta. âEl término âbebe adicto a la metanfetaminaâ no es menos defendible. La adicción es un término técnico que se refiere al comportamiento compulsivo que sigue a pesar de las consecuencias adversas. Por definición, los bebes no pueden ser âadictosâ a la metanfetamina o cualquier otra cosa. Los medios de noticias siguen ignorando este hechoâ?, dijo la carta. La dependencia fisiológica fetal de los opiáceos sí existe, âpero ninguna síntoma así ha sido encontrado después de la exposición prenatal a la cocaína o a la metanfetaminaâ?.
Asimismo, las afirmaciones repetidas a menudo de que la metanfetamina es particularmente adictiva o sus usuarios especialmente inmunes al tratamiento químico no tienen fundamento, dijeron los expertos. âEl análisis de desistencias y retenciones en los índices de tratamiento y reencarcelamiento y otras medidas de resultado, en los últimos varios estudios, indican que los usuarios de metanfetamina responden de manera equivalente tanto como los individuos admitidos por otros problemas de abuso químico. Las pesquisas también sugestionan la necesidad de mejorar y expandir el tratamiento ofrecido a los usuarios de metanfetaminaâ?, notaron ellos.
No son leyes más estrictas o penas más duras que son necesarias, sino los programas comprehensivos de tratamiento, dijo Haug de la Universidad de San Francisco. âHay muchos modelos exitosos en que ellos reciben cuidados prenatales, tratamiento para el abuso químico, habilidades de cuidados paternos, información sobre nutrición, terapia de parejas â un abordaje comprehensivoâ?, dijo Haug, que trabaja en el Centro de Adicción y Embarazo de Johns Hopkins en Baltimore. âTenemos modelos que trabajan con mujeres dependientes de opiáceos y cocaína y podemos aplicarlos a las madres que están abusando de metanfetaminaâ?.
Pero el tratamiento químico comprehensivo par alas mujeres pobres y usuarios pobres no es tan atrayente como los titulares estruendosos y asustadores como âbebes de la metanfetaminaâ?. Pero, los medios han sido notificados. De esta vez, las redes y los periódicos no pueden afirmar que no sabían.

5. Reseña de Libro de DRCNet: "Breaking Rank: A Top Cop's Expose of the Dark Side of American Policingâ? de Norm Stamper (2005, Nation Books, 396 pp, $26.00 HB)


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/breakingrank.shtml

Norm Stamper es probablemente más conocido como comisaria que perdió su empleo en el despertar de la âBatalla de Seattleâ? de 2000 ocasionada por protestas masivas antiglobalización designadas para cerrar el encuentro de la Organización Mundial del Comercio allí. La policía de Seattle de Stamper, acusada de proteger a los procedimientos y confrontada por manifestaciones masivas incitadas con ataques ocasionales de daños a la propiedad por los jóvenes cuadros anarquistas, salió haciendo sus propios estragos, agrediendo violentamente manifestantes no-violentos y â quizá más crasamente en los ojos de los residentes de Seattle â soltando gas lacrimógeno indiscriminadamente en ciudadanos inocentes Capitolio de la ciudad. De ahí, el desempeño de Stamper está abierto seguramente a las críticas y su relato relativamente impreciso de ese evento en este volumen no quietarán las críticas, pero recordar Stamper solamente por ese alboroto es hacer una injusticia a un hombre cuya carrera ha sido un modelo de vigilancia policíaca progresista.
Al escribir âBreaking Rankâ?, Norm Stamper ha dado un gran paso hacia asegurar que su legado es más que imágenes confusas de manifestantes agitados, bombas de gas lacrimógeno y bastones azotadores. En una mezcla cautivadora, directa y a veces brutalmente franca de memorias, comentario social y teoría policíaca, Stamper demuestra sin lugar a duda que él es un policía pensador. Para aquellos de nosotros que se concentran en la guerra contra las drogas, con su número diario horrible de detenciones y prisiones, allanamientos y asesinatos de la SWAT, sus búsquedas en las calles y el estatismo policíaco asustador, sus clichés repetidos ad nauseam por oficiales de la policía por todo el país (así como por políticos complacientes y emprendedores morales surtidos), leer Stamper es un correctivo necesario, una tónica para quietar aquellas tendencias de desprecio de los policías que demasiado fácilmente resultan de examinar muy de cerca los trabajos de la prohibición de las drogas.
Aunque un escepticismo saludable respecto del aparato judiciario-legal sea saludable, algunos de nosotros precisan el recuerdo ocasional de que ni todos los policías son brutos Neandertales. Stamper ayuda inmensamente. Trabajando desde abajo por las hileras de policía de San Diego, él describe el placer enfermo que él tuvo al ser rudo con villanos, pero él también describe la epifania que tuvo en las manos de un fiscal asombroso. Como ejecutivo progresista de la policía, él examina el sexismo y el asedio sexual dentro de los departamentos de la policía, pero no se escapa de tratar de asuntos como el de si las mujeres policías tienen fuerza corporal superior suficiente para realizar el trabajo. Sus relatos de los asesinatos de la policía y de policías muertos revelan un ejecutivo ponderado del aparato judiciario-legal agarrándose con los problemas más fundamentales y da una pausa para aquellos que son rápidos en gritar âasesinoâ? toda vez que un oficial de la policía baja a un sospechoso.
En un capítulo de apertura brutal y personal de quitar el aliento, Stamper aborda la violencia doméstica. El capítulo es escrito en la forma de una carta abierta al Comisario de Tacoma, David Brame, que disparó y mató a su mujer en un acto final de abuso doméstico, de ahí volteó el arma contra sí mismo. Stamper censura duramente el finado Brame como âcobardeâ?, aun mientras describe sin arredrarse sus propias palizas en las manos de su padre y su propio recurso a la violencia física en casa ya como adulto. Pero diferente de Brame, Stamper reconoció sus demonios internos y trató de ellos. Para cualquiera que haya sido afectado por la violencia doméstica â y aun aquellos para quienes no es más que un problema teórico â el capítulo de Stamper es una convocación.
Para Stamper, la guerra contra las drogas es un fracaso, llana y simplemente, y la respuesta es lo que él llama âdespenalizaciónâ?, pero lo que la mayoría de nosotros reconocería como legalización regulada. La guerra contra las drogas es mala para la policía como institución porque genera corrupción y distorsiona las prioridades de vigilancia policíaca, escribe Stamper bajo el titular del capítulo âWage War on Crime, Not on Drugsâ? [Haga la Guerra Contra el Crimen, No Contra las Drogas]. Ya es hora que los ejecutivos de la policía se pronuncien y terminen este fiasco, dice él. âAhorita, las únicas personas haciendo campaña activamente por la sanidad en la escena de las drogas son los marihuaneros, los disidentes políticos y los âdecriminalistasâ de carreraâ?, nota Stamper. âSi un pequeño grupo de impositores de la ley ponderados y actualmente encerrados hiciesen conocidos sus puntos de vista ellos tendrían influencia mucho más allá de sus númerosâ?. Stamper, a propósito, está en la directoria de un grupo de oficiales del aparato judiciario-legal jubilados en su mayoría que están haciendo exactamente eso, la Law Enforcement Against Prohibition.
Aunque menos que 20 de las aproximadamente 400 páginas del libro traten directamente de la guerra contra las drogas, debería ser lectura requerida para cualquiera interesado en la reforma de la política de las drogas o en el tema general del papel apropiado de la policía en nuestra sociedad. La guerra contra las drogas pasa por todo tipo de problemas de vigilancia policíaca, desde el recurso descuidado y frecuente hasta la vigilancia policíaca al estilo de equipos paramilitares de la SWAT a los debates sobre la vigilancia policíaca comunitaria, desde el tratar de los crímenes y la violencia urbana hasta establecer límites en las búsquedas y en la vigilancia. Stamper echa un vistazo en todo esto, examinando la cultura policíaca y las políticas de la policía con un ojo informado e incisivo y un estilo narrativo cautivante. Los lectores pueden ni siempre estar de acuerdo con las conclusiones de Stamper, pero serán bien servidos de hecho en leerlo y pensar bien sobre lo problemas que él plantea. Ellos son problemas de importancia fundamental para todos nosotros.

6. Semanal: Las Historias de Policías Corruptos de Esta Semana

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/estasemana1.shtml

Es principalmente el buen y viejo pequeño robo esta semana, con policías metidos en Kansas, Nuevo México y Texas llegando a los noticieros, en tanto que una jueza de paz de Luisiana estaba intentando ganar dinero ilegalmente. Vamos directamente a ello:
En Pointe a la Hache, Luisiana, una jueza de paz de Plaquemine Parish fue arrestada bajo acusaciones por cocaína la semana pasada. Trish Buras, 26, fue arrestada mientras ella acompañaba a su enamorado mientras él supuestamente vendía cocaína a agentes secretos de narcóticos en Gretna. Ella es acusada de conspiración para distribuir cocaína y tenencia de narcóticos en la presencia de menor de edad â su hija de seis meses, que estaba en el auto mientras el negocio ocurría. De acuerdo con el Gabinete del Sheriff de Plaquemine Parish, Buras y su enamorado, LC Williams, 29, eran sospechosos de traficar drogas y fueron el blanco de un montaje. Fue una pequeña aprehensión, a pesar de todo; los agentes dieron a Williams $200 para comprar, de ahí arrestaron la pareja cuando él regresó con la cocaína.

En Topeka, Kansas, el caso del ex oficial de narcóticos, Tom Pfortmiller, sigue reverberando. Como notado antes en este espacio, Pfortmiller fue arrestado en Febrero bajo más de cien acusaciones de malversación de fondos públicos, robo, perjurio, falsificación e improbidad oficial por robar supuestamente dinero de la policía para compra de drogas. De ahí, en Abril, los fiscales anunciaron que ellos tuvieron que retirar las denuncias en un gran caso de metanfetamina porque Pfortmiller había robado las pruebas â 4,5 libras [2kg] de anfetamina. Ahora, la emisora TV 13 News de Topeka ha informado que la investigación del Fiscal del Distrito de Shawnee County, Robert Hecht, del caso Pfortmiller ha implicado a más oficiales y que hasta dos docenas más de casos de drogas podían ser descartadas como resultado. Algunos oficiales han sido suspensos o reasignados, dijo el Comisario de la Policía de Topeka, Eddie Klumpp. Esté atento en Topeka.

El 22 de Julio en Albuquerque, la KRQUE News 13 informó que la Policía Estatal de Nuevo México había robado pruebas y que oficiales de la policía eran los principales sospechosos. Entre los artículos faltantes estaban $12.000 en efectivo, incluyendo a $1.900 confiscados de un mexicano cuando el polvo blanco fue encontrado en su auto. El polvo resultó no ser droga, el mexicano fue puesto en libertad, pero su dinero no fue encontrado en ningún lugar. âEn el curso de la investigación y del procesamiento el dinero desapareció súbitamente, no estaba más allíâ?, dijo el Comisario de la Policía Estatal, Carlos Maldonado. âLo que nosotros podemos decir es que, con base en las pruebas y con base en las investigaciones que fueron conducidas, un empleado fue responsable por tomar el dineroâ?. Ese empleado fue nombrado como agente de narcóticos Steve Montoya. Los fiscales de Bernalillo County negaron las acusaciones de la prensa, pero Montoya ha sido suspendido del deber y está en licencia administrativa.

En Beaumont, Texas, el ex director de la división de narcóticos del Gabinete del Sheriff de Orange County se confesó culpable de crimen de robo el 22 de Julio. El ex Teniente Steve Mardis fue sentenciado a seis años de libertad vigilada y multado en $5.000 por robar la misma cantidad de una aprehensión de dinero durante una batida de tránsito de 13 de Junio. Los adjuntos observaron a Mardis metiendo un rollo de dinero en sus pantalones en la escena. Mardis devolvió el dinero antes que fuese contado oficialmente, pero el daño ha sido causado. Fue despedido cuatro días después.

7. Los Federales: La DEA No Sigue Sus Propias Reglas Sobre Informantes, Dice Inspector General            

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/losfederales.shtml

La Drug Enforcement Administration (DEA) hace uso extensivo de informantes confidenciales para proveerle información permitiéndole realizar las redadas de drogas, pero la agencia desempeña un malo trabajo de juzgar su propia credibilidad y documentar la cantidad de dinero que es pagada, ha concluido un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia.
El Inspector General Glenn Fine emitió un sumario del informe el 17 de Julio. El informe completo sólo será lanzado a los supervisores de la DEA y del Congreso porque contiene âinformación legal sensibleâ?, dijo el sumario.
La revisión de los procedimientos de control de informantes de la DEA sucedió después de una serie de escándalos envolviendo a informantes de la DEA a principios de esta década. El caso más conocido de aquellos fue el de Andrew Chambers, el âsuperinformanteâ? de la agencia, que consiguió por lo menos $2.2 millones por entregar a 400 personas. El problema era que, él fue atrapado varias veces perjurando a sí mismo, pero distintos agentes de la DEA y Fiscales de los EEUU siguieron usándolo.
De acuerdo con el informe, la agencia tiene unos 4.000 informantes activos, que son pagados â en algunos casos muy bien â por implicar otras personas en actividades ilícitas de drogas. Diferente de los crímenes contra el patrimonio o los crímenes de sangre, las infracciones de la legislación antidroga ocurren entre individuos que consienten y en la mayoría de los casos nadie hace denuncias, entonces la DEA debe sacar a la luz los infractores de la legislación antidroga por otros métodos, como pagar a otros para informarles sobre ellos. âLos oficiales de la DEA declaran que sin fuentes confidenciales, la DEA no puede imponer eficazmente las leyes de sustancias controladas de los Estados Unidosâ?, observó el informe.
Pero la confianza en los informantes pagados tiene sus peligros inherentes, dijo el Inspector General. âA pesar de que las fuentes confidenciales puedan ser críticas para una investigación, cuidados especiales deben ser tomados para evaluar cuidadosamente y supervisar de cerca su uso. Las fuentes confidenciales pueden ser motivadas por muchos factores, incluyendo al miedo, al gano personal, a la evitación de la punición, a la competición y a la venganza; por lo tanto, la credibilidad de una fuente debe ser equilibrada con la información que ella daâ?.
La agencia no hace eso, dijo el sumario. En la práctica, los agentes y supervisores de la DEA infringen rutinariamente los requerimientos reglamentares de la propia agencia y de la Oficina del Fiscal General tanto por las evaluaciones iniciales como las corrientes de la credibilidad de los informantes. Los casos de informantes que salieron mal âresaltan la necesidad de cuidados especiales y orientación en tratar con fuentes confidencialesâ?, concluyó el Inspector General.
Y de ahí hay el rastro del dinero. El Inspector General esperaba encontrar un sistema que rastrease precisa y completamente los pagamentos de los informantes confidenciales. No encontró: âNosotros también concluimos que la DEA no tiene un sistema efectivo que responda por y reconcilie todos los pagamentos a las fuentes confidencialesâ?.
Entonces, entendámoslo: La DEA se fía en informantes confidenciales para defender a sus casos. Pero no pesa efectivamente su credibilidad o mantiene informaciones de cuándo dinero les da. Aun por sus propios padrones, más una vez la agencia se sacó una mala nota.

8. Metanfetamina: Guerreros Antidrogas del Congreso Mantienen Presión Sobre el Secretario Antidroga            

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/congresovssecretario.shtml

Los guerreros antidrogas Republicanos usaron una audiencia del subcomité de la Cámara el Martes para renovar sus críticas del gobierno Bush por los cortes propuestos en el presupuesto que afectarían programas que objetivan a la metanfetamina. El fracaso del gobierno en poner más énfasis en la lucha contra la metanfetamina también estaba en discusión en una audiencia que presenció al azotamiento de un oficial de la Oficina de Política Nacional de Control de las Drogas por los legisladores.
El Dip. Mark Souder (R-IN), que ha usado su cargo como presidente del Subcomité de Justicia Criminal, Política de Drogas y Recursos Humanos del Comité de Reforma del Gobierno para volverse una de los guerreros antidrogas más preeminentes del Congreso, lideró el ataque. âPare de cortar el presupuesto para la metanfetamina y respalde al Congresoâ?, dijo Souder al subsecretario antidroga, Scott Burns. âNuestra frustración está creciendo porque la metanfetamina se está moviendo del oeste al este, del campo a las pequeñas ciudades a las ciudades más grandes. Cuando llega nos abrumaâ?, dijo Souder.
âEntregaré el mensajeâ?, contestó Burns.
El gobierno ha propuesto cortar el programa de Subvenciones de Asistencia a la Justicia de $634 millones, que da dólares federales para financiar destacamentos antidrogas en varias jurisdicciones, así como cortar el programa �rea de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas o High Intensity Drug Trafficking Area (HIDTA) de $226 millones para $100 millones. También cortaría la financiación para un programa del Departamento de Justicia que objetiva a la metanfetamina de $53 millones para $20 millones, una reducción de 60%. El Dip. Souder y sus colegas están usando la creciente preocupación nacional con la metanfetamina en un esfuerzo para restaurar aquellos cortes.
Pero aun en vista de una torrente de artículos sobre la âepidemia de metanfetaminaâ? en la prensa y el grito cada vez más alto de los políticos para hacer una guerra más dura contra la metanfetamina, Burns se mantuvo firme. Ãl no quería decir que había una âepidemiaâ? de uso de metanfetamina, para notar en vez de eso que las estadísticas federales mostraban que los 1.5 millón de usuarios de metanfetamina del país formaban apenas 8% de los 19 millones de usuarios de drogas del país.

9. Asia: Plan Para Legalizar la Producción Afgana de Opio Llama Atención

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/plansenlis.shtml

El mes de Marzo pasado, nosotros informamos sobre una propuesta del instituto de consultoría europeo, el Consejo Senlis, para tratar del cultivo afgano de opio, que constituye 90% de la oferta global, al desviarlo para el mercado medicinal legítimo. A pesar de dispensado por algunos de los combatientes antidrogas de los EEUU, el gobierno afgano no fue tan rápido en negar la idea. En verdad, el Consejo Senlis ha establecido oficinas en Kabul y está metido actualmente en discusiones con organizaciones no-gubernamentales (ONGs) y las autoridades regionales afganas sobre montar programas-piloto a partir del próximo año.
El grupo traerá expertos en políticas de drogas de todo el mundo para encontrarse frente a frente con los oficiales del opio del gobierno afgano, ONGs y otros interesados fundamentales en un simposio sobre el asunto en Kabul a fines de Septiembre. La Crónica de la Guerra Contra las Drogas allí estará.
La noción de desviar el cultivo creciente de amapolas de Afganistán para lejos del mercado negro y, al fin, de las venas de los junkies occidentales y hacia el mercado medicinal global en que las ofertas actuales de opio son tan pequeñas como para volver las medicaciones opiáceos efectivamente no disponibles para los países en vías de desarrollo, está empezando a recibir alguna atención. Con el tráfico de opio respondiendo por 60% del Producto Interno Bruto de Afganistán, intentar eliminar el cultivo podía probarse desestabilizador para el gobierno de Hamid Karzai, que, junto con sus aliados occidentales también está cerrado en una batalla de cuatro años con el resurgente Talibán y los combatientes de Al Qaeda. Pero comprar el cultivo francamente y desviarlo para el mercado medicinal puede ser hecho por menos que el costo de $700 millones del presupuesto antidroga afgano de este año de los Estados Unidos. Y podía quitar la presión de Gran Bretaña, que hasta ahora ha asumido el papel principal en una lucha fútil para restringir la producción y sido atacado por el vocero del gobierno de los EEUU por sus esfuerzos.
La idea apareció en las páginas editoriales del New York Times hace dos semanas. Bajo el titular "Let A Thousand Licensed Poppies Bloom," Maia Szalavitz, una socia sénior en Stats, un grupo de observación de la prensa, amarró todo junto el dilema del opio afgano y lo que ella describió como âla crisis global del dolorâ?, con los analgésicos opiáceos demasiado caros para la mayor parte de la población del mundo. âLos Estados Unidos quieren que Afganistán destruya su cultivo potencialmente misericordiosoâ?, escribió Szalavitz. âPero ¿por qué no reforzar la estabilidad del país y acabar tanto con el dolor como con los problemas de tráfico al hacer con que Afganistán, con el permiso del Consejo Internacional de Control de los Narcóticos, venda su opio legalmente? El Consejo Senlis, la institución europea de pesquisa de la política de drogas, ha propuesto esta solución verdaderamente vencedora. Adoptarla mejoraría la economía afgana, privaría los terroristas de renta y mantendría la heroína lejos de los traficantes y de los adictos, todo eso mientras ofrece analgésicos a los países en vías de desarrolloâ?, sugestionó ella. Ese editorial ha sido republicado en el International Herald Tribune (Paris) y en el London Daily Telegraph y ha estado circulando en varias listas y blogs en la Internet.
El Lunes, el Financial Times (Londres) firmemente conservador abordó el asunto con un artículo intitulado âAfghans to Consider Legalizing Opiumâ? [Afganos Considerarán Legalizar el Opio], un recitación bien amigable de los puntos de conversación del Consejo Senlis. âEl plan puede ayudar a traer mayor estabilidad a Afganistán y reducir los flujos ilegales de opio hacia el resto del mundo. Puede ayudar también a cumplir la grande demanda analgésicos de los países en vías de desarrolloâ?, informó el Financial Times. El [Consejo Senlis] calcula que esta demanda puede ser para dos veces la cantidad de la cosecha anual de opio de Afganistánâ?.
Con cada artículo amigable en publicaciones tan serias como el New York Times y el Financial Times, un esquema improbable para beneficiar los pobres, ayudar a los ciudadanos de los países en vías de desarrollo, los agricultores afganos, el gobierno afgano y la âguerra contra el terrorâ? consigue más apoyo. Es difícil imaginar que un abordaje tan sensible como éste pueda conseguir la aprobación del gobierno de los EEUU, pero aun Washington puede acabar tropezando en las alternativas.

10. Búsqueda y Aprehensión: Flex Your Rights Proporciona Guía de los Ciudadanos Para Rehusar Búsquedas en el Subte de Nueva York

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/guiasubte.shtml

Flex Your Rights, el grupo que produjo el popular vídeo "BUSTED: The Citizen's Guide to Surviving Police Encounters" está haciendo de las suyas nuevamente. Esta vez, la organización aborda el sistema de trenes subterráneos de Nueva York, que ha introducido búsquedas aleatorias y sin sospechas de personas que buscan entrar en el sistema público de subtes de la ciudad en el despertar de los ataques a bomba en el sistema de tránsito público de Londres. Aunque el grupo sea cuidadoso en dejar claro que no toma posición sobre la utilidad de las búsquedas en impedir los ataques en potencial, no se trata de dejar que el susto del terror erosione la Constitución de los EEUU.
En primer lugar, la gente es libre para rehusarse a ser buscada, observa el grupo, citando la directiva de la policía que dice que la gente que se rehúse a ser pasada en revista es libre para quitarse del sistema de trenes subterráneos y que rehusarse a una búsqueda âno debe constituir causa probable para detención o sospecha razonable para una parada forzosaâ?. Si no están de acuerdo con ser pasados en revista, no tiene que responder ninguna pregunta, incluyendo a sus nombres o sus nacionalidades. Ellos tampoco tienen que presentar identificación.
En caso de detención, el grupo aconseja, no resista. Y no corra para la estación de subte después de rehusarse a consentir con una búsqueda, advierte Flex Your Rights. âSi usted se rehúsa a ser buscado y corre para la estación, ¡puede ser albeado hasta morir!â? enfatiza el grupo, notando el asesinato de un brasileño desarmado por la policía londinense la semana pasada. Si usted cree que ha sido abusado, quédese quieto, mantenga abiertos sus ojos e infórmelo a las autoridades apropiadas.
El consejo del grupo a las personas que buscan afirmar sus derechos constitucionales no parece controvertido. Pero en estos tiempos superacalorados, aun aconsejar a la gente sobre cómo ejercer sus derechos atrae respuestas abusivas, especialmente en el mundo libre de guardianes de la blogosfera. âESTAMOS EN GUERRA IMBÃCIL [sic]. QUE SE JODAN USTEDES Y LA ACLUâ?, escribió un mentecato en el blog de Flex Your Rights.
âUsted, mi amigo, es una basura más grande que los terroristasâ?, opinó otro ciudadano preocupado. âUsted vive en un país libre en que el cielo es el límite y no está feliz con nadaâ?.
Pero la mejor (o quizá peor) respuesta vino en la forma de un mensaje de voz de un autoidentificado âneoyorquino nerviosoâ?, a la mañana siguiente de la emisión del guía para los subtes. La persona anónima que llamó por teléfono expresó su oposición al terrorismo diciendo que esperaba que los terroristas perpetrasen exitosamente el terrorismo al poner una bomba en las casas del personal de Flex Your Rights.
La mayor parte de los correos no era de mensajes de odio, claro. Y mucha gente ha visitado la página web desde que la sección fue desvelada â las visitas a la página web quintuplicaron, de acuerdo con el director ejecutivo de FYR, Steven Silverman.
Mientras tanto, el blog de Flex Your Rights ha proseguido para informar que la policía es confundida por aparentes âfetichistas por búsquedas policíacasâ? que han cismado en ofrecer sus bolsas a los oficiales de la policía en los subtes sin que se les pida.

11. Conducción Drogada: Nada de Condenación con Base Apenas en Trazos de Marihuana, Decide Tribunal de Apelaciones de Michigan

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/397/michigan.shtml

El Tribunal de Apelaciones de Michigan ha sostenido que los fiscales que esperan condenar una mujer por manejar bajo la influencia de marihuana deben probar que ella realmente estaba intoxicada en vez de fiarse solamente en un examen de sangre que detectó trazos de THC. Siendo Michigan uno de una docena de estados que han pasado recientemente leyes sobre la conducción drogada, la decisión puede ser un indicio prematuro de que los tribunales del estado vana hacer con que los fiscales prueben realmente el perjuicio de sentidos en vez de permitirles que consigan condenaciones meramente con base en un examen de sangre.
L
Mira també:
http://espanol.drcnet.org/suscribase.html
http://www.stopthedrugwar.org

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa