Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
BIl´in resiste contra el IDF
28 jul 2005
Bil´in continúa resistiendo contra el Muro.
International Solidarity Movement
www.palsolidarity.org
ism_catalunya ARROBA yahoo.es
DAM es un grupo palestino de Rap cuya canción más conocida se llama âMeen Erhabe?â? o ¿quién es el terrorista?. Esta canción resonaba una y otra vez en mi interior mientras participaba ayer en una manifestación no violenta contra el Muro de Apartheid y la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania, explicitada en el asentamiento de Kifliyat Saber, que atenaza al pueblo palestino de Bil´in.

Confeccionamos caretas de George Bush y Condolezza Rice y les colocamos vendas de color naranja que les tapaban los ojos con el objetivo de simbolizar el pretendido desconocimiento norteamericano de que la desconexión de Gaza legitima la expansión de los asentamientos en Cisjordania. La primera línea de la manifestación portaba una pancarta con ese lema.

Nos reunimos enfrente de la mezquita y caminamos desde el centro de Bil`in hasta la zona en que se construye el Muro. La gente cantaba, coreó frases contra la ocupación y, una vez llegados al Muro, se improvisaron pequeños discursos. Por supuesto, el Ejército de Israel vino a nuestro encuentro con una buena dosis de gases lacrimógenos y rodeándonos por todas partes. Llenaron las calles de alambrada de espino para delimitar las zonas por las que podíamos movernos.

En primera fila había palestinos junto a israelíes e internacionales que se sentaron, entrelazados en el suelo mientras los soldados les golpeaban con sus porras. Terminaron por desengancharlos y llevarse a unos cuantos arrestados hasta una casa en construcción.

Estaba filmando todo esto cuando yo misma me encontré con la violencia del ejército. Comencé a gritarle a uno de ellos que estaba golpeando con violencia a un grupo de manifestantes pacíficos. No sé si es demasiado imparcial pero quiero contar mi experiencia: mi atrevimiento me costó la libertad ya que fui arrestada sobre el terreno y arrastrada hasta el improvisado campo de detención en el que ya había alrededor de 40 manifestantes israelíes, internacionales y palestinos.

Todos fuimos esposados con bandas de plástico y nos hicieron caminar colina arriba hasta el asentamiento israelí. Comenzaron a separarnos inmediatamente. Como siempre, el único detenido palestino fue separado de todos los demás y se le maltrató más que al resto. Primero nos permitieron a los internacionales sentarnos junto a los israelíes y posteriormente nos llevaron a los internacionales bajo un árbol, lejos de ellos. Liberaron a la mayoría tras una hora y nos dejaron detenidos a un pequeño grupo. Conmigo, norteamericana, había un sueco, un inglés y otro norteamericano. Permitieron a todos los israelíes que se fuesen inmediatamente excepto a dos, y el inglés también pudo irse.

Los restantes ,Ted Auerbach (EEUU), Natalia Núñez (Suecia), Noga Amil (Tel aviv) y Uri Ayalon (Tel Aviv) fuimos conducidos al asentamiento de Giv'at Ze'ev donde nos llevaron a una celda en la comisaría. Antes de que nos fuésemos, el soldado que arrestó a Natalia le dijo âPor favor, no volvais a mi paísâ? a lo que ella contestó âno estamos en tu país, estamos en Palestinaâ?.

Jawad llegó a la comisaría poco después de nosotros y ya venía vendado. Natalia y Jawad son los únicos que tienen heridas visibles. En el hombro ella y en el brazo él como resultado de los porrazos de los soldados.

A todos nos acusaron de âresistenciaâ? y de haber penetrado una zona militar cerrada. Todos excepto yo fueron acusados de âhaber atacado a un oficialâ?. A mí me acusaban sólo de haberlo insultado. Fui la única a la que se cacheó. Buscaban probablemente alguna cinta que contradijese las acusaciones de los soldados aunque decían que buscaban mi teléfono móvil. Me guardé las cintas en la ropa interior y no se dieron cuenta. Al principio estábamos como grupo delante de los soldados que rellenaban formularios de detención con todos nuestros datos. Esta experiencia fue especialmente surrealista ya que actuaban como en un culebrón televisivo mientras no dejaban de hacernos preguntas. Después se nos interrogó por separado a cada uno aunque a todos de forma similar. Cuando me interrogaron a mí, Moshe Levy, el oficial, después de darse cuenta de que yo era judía dijo âcuando los árabes comiencen a matar judíos, primero irán a por tiâ?, Dijo que sería como el 11-S en Nueva York o las bombas de Londres y Madrid.

Durante todo el interrogatorio me limité a repetir en plan mantra âniego todo aquello de lo que se me acuseâ?. Cuando Noga entró, me dijo que la trataron igual y que además intentaron convencerla de que los palestinos estaban utilizando a los israelíes antes de soltarle la historia de las bombas. Mientras todo esto sucedía, nos separaron en las esquinas del patio de la comisaría. Cada vez que intentábamos hablar, aunque fuese con los israelíes para que nos tradujesen lo que decía la policía, nos separaban más.

Nos dio tiempo a pensar en alguna estrategia porque sabíamos que Jawad podría permanecer detenido una semana y que a nosotros nos liberarían con condiciones. Natalia volaba esa misma noche de vuelta a su país, así que ella no podía quedarse. Ted y yo decidimos que podríamos ayudar mejor a Jawad desde fuera que detenidos con él. Y recordé que podría tener cintas que sirviesen para sacarlo de allí. De todos modos, uno de los israelíes que participaba en la manifestación, Shai, firmó nuestras órdenes de liberación porque tenía material filmado de los mismos hechos. Se lo enseñó a los oficiales y se dieron cuenta de que ninguno de nosotros había atacado a un soldado y nos dejaron ir.

Creo que fue una victoria. Porque Abdallah fue detenido en una de las manifestaciones de hace más de una semana y aún sigue en la cárcel.

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa