Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: sanitat
El pueblo contra los miserables
18 jul 2005
El pueblo contra los miserables. Ya sabemos de que va. En los últimos años nos ha tocado vivir algunas aleccionadoras experiencias en este sentido. Lo de Vall Hebron es un caso más, pero no debemos dejar que nos confundan..
Estoy seguro que desde nuestra comodidad cotidiana nadie quiere una prisión, ni un centro de drogas, ni demasiada inmigración, ni una empresa contaminadora, ni... cerca de nuestras casas. Tod@s tenemos nuestros miedos, con nuestras razones, con nuestros motivos. Especialmente si durante años nos han cultivado ese miedo, lo continúan sembrando y hay quien lo cuida.

Las drogas, esas sustancias que nos pierden, dan pánico. Los drogadictos, esa mezcla de degenerado vicioso y delincuente, dan pánico. Podríamos cambiar drogas y drogadictos y ponerle el sustantivo que prefiráis: extranjero, loco, recluso, sidoso, maricon ... En fin hay donde elegir. Romper un prejuicio es mucho más difícil que crearlo. Incluso el etiquetado puede llegar a creerse que él es tal como cuenta el prejuicio.

En la Barcelona marca registrada durante mucho tiempo tuvieron a los yonkis agrupados y invisibilizados en Can Tunis. ¿Alguien se manifestó en contra de aquel lugar inmundo? Unos pocos (nadie) ¿Es que no habían vecinos de cualquier distrito de Barcelona, del Baix Llobregat o del Vallés,.. en aquel rincón insalubre?¿Acaso no hubiéramos tenido que salir y quemar media Barcelona para que los derechos más elementales se respetaran en aquel lugar de Dios?

Pero aquello se acabó y lo que no consiguió la sociedad civil lo consiguió la expansión del capitalismo, léase Consorci de la Zona Franca. Pero, ¿y los yonquis desaparecieron? Por supuesto que no. Muchos se quedaron cerca, en Ciutat Vella, el resto se diseminaron por sus respectivos barrios, los que tenían donde ir.

Ante este panorama desolador, la lógica criminal de la Barcelona marca registrada debería haber buscado un nuevo basurero donde ubicar a los heroinómanos y adictos al crack, alejado de la Barcelona tourist fashion, en algún lugar remoto del área metropolitana a ser posible. O optimizar las herramientas de la represión, la reclusión o el exterminio, como se ha venido haciendo con los adictos a la heroína desde los años 80.

Sin embargo, ante el asombro general, se decide crear recursos nuevos para el cuidado de los consumidores de droga por vía intravenosa. ¡Que dices!¿dónde? ¿En Barcelona? ¡No puede ser! ¿Desde cuando se preocupa Barcelona por sus desheredados? Bueno tampoco es nada del otro mundo, solo dos salas, una en Ciutat Vella, donde la situación es insostenible y otra en Vall Hebron, donde al parecer existe cierto consumo.

Pero no acaba ahí la historia, resulta que estas salas tienen un rechazo social importante y que incluso la de Vall Hebron es asaltada por una masa embravecida, - aquí no hay yonkis, van a venir de fuera de otros barrios, no queremos droga en nuestro barrio, ni inseguridad – dice la gente. El pueblo contra los miserables, se debería titular.

Uno pensaría que la reacción del Ayuntamiento bajo una lógica electoralista seria la de retirar el proyecto de inmediato y la de untar a los lideres vecinales con alguna otra promesa social o con algún favor personal. Pues tampoco, dicen que la sala se va abrir a pesar de la oposición vecinal y que los derechos de una minoría estigmatizada (los drogodependientes) están por encima de las reivindicaciones de los muy normativos vecinos. Ustedes perdonen si llegado este momento uno no entiende absolutamente nada. ¿Se habrá vuelto loco el Ayuntamiento?, ¿que tendrán esos hijosdeputa pordioseros, asquerosos, vagos y maleantes que no tenga yo ciudadano de pro que curro un mogollón, pago mi hipoteca y mis impuestos o al menos se supone? Se preguntaban las supuestas gentes de bien mientras destrozaban Vall Hebron o lo veían con complacencia.

Si me permiten sugerir una hipótesis, la explicación de todo este embrollo se encuentra en los ovarios de la señora Mayol. Uno acostumbrado a tanta mediocridad, a tanta política de salón, a no parar de retroceder ante el embate conservador neoliberal, a tanto aburguesamiento y atontamiento de la población en general puede llegar a pensar que no hay vida más allá de la televisión basura y que las políticas de izquierda forman parte del discurso de lo políticamente correcto pero no son posibles. El acto reflejo es oposicionarse al poder, sin embargo en este caso por raro que nos parezca y cualquiera que tenga mínima idea de lo que persigue la izquierda debería, desde mi punto de vista, alinearse junto a la señora Mayol, aunque sólo sea por esta vez.

Seguramente habría que recordar que droga hay en todas partes, en bares, estancos, cafeterías, farmacias, ... y de las que se venden por las esquinas, bueno se vendían, con los móviles la cosa ha evolucionado mucho, también. También hay en todas partes. Y gentes con problemas de drogas igual, en todas partes, en todos los lugares, tanto en Pedralbes como en Horta-Guinardó como en el Raval.

Por poner un ejemplo, avisando de antemano que trataré con prejuicios similares a los que antes me he quejado pero es para que se me entienda mejor, y dejando a una banda la voluntad personal y la idiosincrasia de cada individuo, en Pedralbes quien tiene problemas con la droga tiene sus recursos privados para tratarse, en el Raval, quien tiene un problema con las drogas tiene muchos problemas, porque tendrá que cargar con todo el peso de la marginación que conlleva. Las drogas, las duras (heroína, alcohol y cocaína), se ceban en los barrios populares y no por el deterioro orgánico que conllevan, que también, sino por el ostracismo sanitario y social a que son sometidos los consumidores.

Una demanda social clarísima en cualquier barrio es el acceso publico y gratuito al sistema de salud lo más cerca posible del barrio. El tratamiento de las adicciones sin duda es un problema de salud de primer orden y en el caso en que fuera necesario se tendrán que crear centros muy específicos como estas llamadas narcosalas. De hecho se tendrían que reivindicar como un intento de normalizar la situación de unos ciudadanos con los mismos derechos que los demás. Y mientras no exista una nueva y mejor legislación en materia de drogas, cualquier paso adelante en este sentido tiene que ser visto como un triunfo (programas de intercambio de jeringas en prisiones, mantenimiento con heroína, ...). Os recomiendo esta pagina web http://www.faudas.red2002.org.es/

Desconozco la situación concreta de Horta-Guinardó, quizás haya una ubicación mejor para este recurso de inyección higiénica para los yonquis, pero no podemos permitir el conflicto entre pobres y miserables. Estas gentes tiran piedras sobre su mismo tejado, a su futuro, a los futuros alcohólicos, heroinómanos y consumidores de crack de su barrio, que por suerte o por desgracia los habrá. Su rabia se dirige hacia abajo y hay quien se alegra. En muchos casos, se alegran los mismos que continuan cultivando el miedo a lo diferente y cuidando las mismas leyes prohibicionistas que aleja un puñado de ciudadanos de una serie de derechos básicos.

Si el conflicto persiste veremos cosas que no nos van a gustar: patrullas civiles antidroga, agresiones a drogodependientes, …Los movimientos alternativos de izquierda debemos ser capaces de generar discursos de reivindicación de los derechos básicos para tod@s como vecinos que también somos, en contraposición a esos otros vecinos egocentricos y pres@s del temor. Y habrá que dar apoyo a aquell@s polític@s que se lo merezcan, como en este caso Imma Mayol.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El pueblo contra los miserables
18 jul 2005
www.kaosenlared.net
Re: El pueblo contra los miserables
12 nov 2005
Molt bo el comentari,de veritat,hi estic molt d'acord

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more