Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Gobierno español tolera impunidad en Colombia
10 jul 2005
Publicat a www.rojoynegro.info Salut
Repulsa a la visita del presidente colombiano �lvaro Uribe Vélez a Madrid


Ecologistas en Accion
Sábado 9 de julio del 2005.

Ante la visita del presidente de Colombia, �lvaro Uribe Vélez, organizaciones sociales, sindicales y políticas, así como ONGs y personas comprometidas con la solidaridad internacional de Madrid expresan enérgicamente su rechazo a la política del mandatario colombiano y le declaran persona non grata.

Comunicado de prensa

Gobierno español tolera impunidad en Colombia. Repulsa a la visita del presidente colombiano �lvaro Uribe Vélez a Madrid.

(8 de julio de 2005) Ante la visita del presidente de Colombia, �lvaro Uribe Vélez, organizaciones sociales, sindicales y políticas, así como ONGs y personas comprometidas con la solidaridad internacional de Madrid expresan enérgicamente su rechazo a la política del mandatario colombiano y le declaran persona non grata. Preocupados además por el "apoyo incondicional" que le presta a Uribe Vélez el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y los gobiernos de la UE a cambio de negocios económicos, convocan una concentración el próximo 11 de julio a las 20:00 en la céntrica plaza Puerta del Sol.

La protesta se solidariza y apoya al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado en la búsqueda de verdad, justicia y reparación integral para las víctimas de crímenes atroces perpetuados por acción u omisión bajo la responsabilidad del Estado. Rechazamos por razones éticas, políticas y jurídicas la ley de âperdón y olvidoâ? llamada âJusticia y Pazâ? del Gobierno colombiano, recientemente aprobada en las instancias parlamentarias del país y que premia a reconocidos criminales y narcotraficantes con cómodos beneficios. Incluso las Naciones Unidas han vetado esta ley, exigiendo la derogación de legislaciones que conducen a la impunidad y que animan a los victimarios a continuar asesinando y aterrorizando a la población civil.

Altos funcionarios del gobierno español conocen los datos sobre el terror aplicado impunemente a colectivos sociales y políticos para destruir su identidad y su potencial de lucha transformadora, lo que constituye sin equívocos un genocidio en toda regla. El paramilitarismo está otorgando una victoria al statu quo, y es premiado por ello bajo la forma de una falaz negociación del Estado con sus aliados. Uribe Vélez está legalizando a los escuadrones de la muerte, responsables de miles de crímenes de lesa humanidad y que han actuado conjuntamente con las Fuerzas armadas. Como se demuestra por ejemplo con la masacre contra la Comunidad de Paz San José de Apartadó en febrero. Debe recordarse que Uribe ha sido denunciado ante la Corte Penal Internacional por su responsabilidad en la impunidad y promoción del accionar paramilitar.

En Colombia se amenaza a periodistas como es el caso de Daniel Coronel, que según la prensa nacional ha sido amenazado por medio de amigos de Uribe que son reconocidos narcotraficantes. Pero no se ha dado ningún tipo de investigación o pronunciamiento por parte de la presidencia colombiana. También en el pasado otros destacados periodistas que documentaron de Uribe sus nexos con narcotraficantes y paramilitares fueron amenazados o obligados al exilio, como es el caso de Fernando Garavito.

Sin embargo el gobierno español continua brindando amplio apoyo a una política de violación de los derechos humanos y de burla del derecho internacional. Es más, informaciones internas de la Moncloa, que han sido filtradas, indican que el ejecutivo español está a punto de financiar el proceso de legalización y reestructuración de los grupos paramilitares.

Con las acciones contra la visita de Uribe Vélez queremos no sólo recordarles su obligación jurídica y política a las autoridades gubernamentales españolas. Pretendemos que no tengan escapatoria moral. El gobierno español y europeo ha extendido la mano donante y el aval político, que colabora en la legitimación de los grupos paramilitares, en el momento en que gozan de la más absoluta impunidad y se pacta por Uribe Vélez su reciclaje.

Zapatero puede estar haciéndose cómplice de una perversa estrategia. Queremos que no sea así. No puede contribuir al triunfo de una guerra sucia, ni reforzar un modelo de exclusión que burla los derechos humanos fundamentales. Hasta ahora no ha desplegado una política de distancia con un régimen de barbarie. Al contrario, lo respalda directamente, haciéndolo merecedor de indulgencias internacionales. Da un voto de confianza a un gobierno que se ha basado en los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el paramilitarismo. Esto significa implícitamente, en un conflicto no acabado, aplaudir su cometido. Incontables investigaciones han demostrado que el paramilitarismo fue una estrategia de Estado en Colombia desde los años 60 cuando se llamaba âdoctrina contrainsurgenteâ?.

No entendemos como Zapatero condena enérgicamente actos de terror y barbarie como los atentados de Londres mientras recibe unos pocos días más tarde a Uribe que encabeza un régimen autoritario que además incumple sistemáticamente las obligaciones internacionales de DDHH y que encubre actos de terror paramilitar.

Queremos alertar sobre lo que está pasando en Colombia, donde los paramilitares ejercen el control militar, político, social y económico en gran parte del país mediante acuerdos con las autoridades, las Fuerzas del Orden y los grupos políticos con la libertad para matar, torturar, violar o descuartizar con motosierra a sus víctimas. Un país donde se están desarrollando operaciones sistemáticas de persecución y amenaza contra líderes políticos, sindicales y sociales, y organizaciones de derechos humanos, campesinas e indígenas que han expresado posturas divergentes a las políticas del gobierno.

En un encuentro con periodistas españoles, Uribe dejó muy claro el objetivo de su viaje a Europa: «España es un gran inversor en Colombia...puerta de ingreso a la UE...deseo que la inversión española sea más grande.» Estas y otras declaraciones son una demostración más de que el respeto a los derechos humanos está supeditado a los acuerdos comerciales y facilidades para la expansión de las empresas españolas en América Latina. No extraña por lo tanto que Endesa auspicie la conferencia del Foro Nueva Economía que Uribe pronunciará el lunes por la tarde en el Hotel Ritz. Que el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, colabore en este acto deja mucho que desear sobre la coherencia de esta institución.

Estamos convencidos que sólo la presión de la sociedad civil internacional unida contra el terror de Estado podrá echar atrás el reino de muerte y miedo en que los paramilitares y la política de Uribe pretenden dejar emplazadas a la población civil y las comunidades en Colombia.

Las protestas contra la visita de Uribe están apoyadas por unas cuarenta organizaciones, y también por diputadas y diputados del Congreso y concejales del Ayuntamiento de Madrid. Llamamos a la sociedad civil para que convierta cada cita de Uribe en un acto de protesta.

En Valencia la Coordinadora Valenciana de Solidaridad con Colombia ha convocado una concentración frente al Consulado de Colombia el mismo día a las 13:30 horas bajo el lema âImpunidad nunca másâ?.

Primeros firmantes: COMITà M. OSCAR ROMERO - MADRID; ECOLOGISTAS EN ACCIÃN; FEDERACIÃN DE ASOCIACIONES DE DEFENSA Y PROMOCIÃN DE LOS DERECHOS HUMANOS - ESPAÃA (Asociación para las Naciones Unidas en España, ANUE; Asociación para la Defensa de la Libertad Religiosa; Asociación Pro Derechos Humanos de España, APDHE; Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR; Institut de Drets Humans de Catalunya; Instituto de Estudios Políticos para América Latina y Ã?frica, IEPALA; Justicia y Paz; Liga Española Pro Derechos Humanos; Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad, MPDL; Paz y Cooperación; PTM Mundubat; Miembros invitados: Comunidad Baháâí de España)
Par: Ecologistas en Accion
Mira també:
http://www.rojoynegro.info/2004/article.php3?id_article=5925

This work is in the public domain
Sindicat