Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Apartat amb codi "Un altre"
Notícies :: antifeixisme : guerra
Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
03 jul 2005
En la foto Natan Charansky acompañado de alumnas de la Escuela Superior de Jabad Lubavitch en Viena "Chabad Lauder School"
natan.jpg
Enttrevista a Natan Sharansky, ex-ministro del Likud. Dimitido recientemente.

Natan Sharansky, ex disidente soviético y ex ministro israelí: «Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras»

Natan Sharansky explicará en Madrid esta semana, en la Fundación FAES, su teoría sobre la expansión de la libertad y la guerra contra la tiranía y el terrorismo, formulada en un libro que se ha convertido, para su sorpresa, orgullo y satisfacción, en el arma intelectual más poderosa de la Casa Blanca y de los «neocon» norteamericanos. Parece ser que fue el ex presidente del Gobierno español José María Aznar quien primero le habló del libro a George W. Bush. Mientras, se opone con determinación al Plan de Separación unilaterla en la fase actual de Gaza.
Dimitió hace unas semanas por ese motivo como ministro de la Diáspora y de Asuntos de Jerusalén, por creer que el Primer Ministro Ariel Sharón recompensa al terrorismo palestino con su decisión unilateral.

- Hace seis meses, usted se reunió con George W. Bush en la Casa Blanca para hablar de su libro, de su idea de la libertad y de la democracia, de su visión sobre Oriente Próximo. ¿Cómo valora lo sucedido en la región desde entonces? ¿Cree usted en la Primavera �rabe?

Me reuní con Bush por iniciativa suya, al poco de salir publicado mi libro. Hablamos de muchas cosas, centradas casi todas en Oriente Próximo, pero me quedé con una. Bush me pidió que le diera un consejo, uno solo, lo que no era fácil para mí porque tenía muchos consejos que darle. Y le di uno: «Hable con los disidentes, no con los dictadores, y déjeles muy claro, desde el principio, que está de su parte». Así sucedió, por ejemplo, con los discursos de Ronald Reagan, que tuvieron enorme influencia y supusieron un notable apoyo moral para los disidentes de la ex Unión Soviética. O con los del Papa Juan Pablo II para los disidentes de la Europa del Este. Cuando te diriges a un pueblo sometido a una dictadura puedes encontrarte con fieles a ese dictador, con disidentes y con los que yo llamo «doble pensadores», que son la mayoría. El momento crítico es cuando consigues que esos «doble pensadores» crucen la línea y se conviertan en disidentes. En los últimos meses, hay una cosa de la que no cabe duda. Los discursos del presidente Bush han provocado una reacción directa en esos disidentes potenciales. Así se explica, por ejemplo, la concentración de un millón de libaneses en Beirut tras el asesinato de Rafic Hariri pidiendo la salida de los sirios. Si Hariri hubiera sido asesinado hace un año, no habrían salido a la calle un millón de personas de manera tan espontánea. Lo mismo comienza a suceder en Egipto, en Arabia Saudí, en Kuwait... Creo que las cosas están cambiando en gran medida gracias a los discursos de Bush.

- ¿Creyó mientras lo escribía que su libro tendría tanta influencia en Bush y en los «neocon»?

Tenía la esperanza de que mi libro, que no ha sido fruto de un impulso sino de décadas de trabajo, tuviera cierta influencia en los grupos de pensamiento, en las universidades, en los círculos próximos al poder y con el paso del tiempo llegara incluso a las manos de quienes dirigen el mundo. Pero todo ha ido demasiado rápido y antes incluso de llegar a los «think tanks», el libro ya estaba en el Despacho Oval. Hemos empezado por el final.

- Hoy se libra una guerra mundial contra el terrorismo, pero ¿quién la está ganando?

Creo que la guerra la ganaremos al final nosotros, porque la libertad es el arma más poderosa que existe. Hay una lucha entre el mundo del terrorismo y el mundo libre. Creo que a la postre, cuando la gente tenga la oportunidad de elegir entre vivir con miedo o vivir sin miedo y en libertad, elegirá vivir en libertad, con sus tradiciones, sus religiones, sus costumbres, sus diferencias, y no bajo los enormes pies de los dictadores. Pero se necesita todavía más determinación para la victoria, para espantar el miedo al terrorismo que existe en las sociedades libres. Un miedo que hace que los terroristas cada día sean más poderosos.

- ¿Pero no puede haber en estos casos una colisión entre el poder de la libertad y el poder del más fuerte?

Hay que dejar una cosa clara: no se pueden imponer ni la libertad ni la democracia. Si la gente no quiere ser libre, nunca será libre. Pero es muy fácil imponer dictaduras y dictadores, basta con mirar a otra parte, con no hacer nada para derrocar sus regímenes. Occidente ha cometido errores muy graves al apoyar a dictadores reconocidos por intereses más o menos partidistas. Así pasó, por ejemplo, con Sadam Husein en los años ochenta. Sería hasta racista pensar que los pueblos que no se han rebelado contra sus dictadores, tan diferentes a los nuestros, son felices bajo la esclavitud. Con el pretexto de no imponer la libertad a los demás, el mundo libre ha impuesto dictaduras.

- A las dictaduras también hay que combatirlas desde dentro y no siempre se puede...

Cuantos más años lleva un dictador en el poder, cuanto más quiere acaparar una dictadura, más débil es en su interior y más «doble pensadores» nacen entre bastidores. En sus manos está cruzar la raya y convertirse en disidentes, y ahí entramos nosotros, ahí resulta decisivo el apoyo del mundo libre. Si nos contentamos con mirar, sin hacer nada, pasa lo que pasó con Hitler, con Stalin, con Arafat, con Sadam Husein y con muchos otros. Las dictaduras pueden ser derrotadas sin un solo disparo si se consigue aunar la lucha por los derechos humanos con el apoyo internacional.

¿Cree usted que las últimas elecciones en Afganistán, en Irak, en los Territorios Palestinos, cada una con sus particularidades, pueden ser consideradas democráticas?

No estamos ante una ecuación mágica. No es verdad que porque haya elecciones hay democracia. Hubo elecciones en la URSS, en el Irak de Sadam Husein... Para que unas elecciones sean democráticas deben ser libres, limpias y desarrollarse en sociedades también libres, en las que haya instituciones democráticas que protejan a los individuos y les permitan expresarse con libertad, sin miedos. Pero no por ello deja de ser extremadamente importante el hecho de celebrar elecciones, porque es el principio imprescindible para construir las instituciones democráticas. Por eso, si Abu Mazen es forzado a democratizar sus instituciones, a compartir el poder con la sociedad civil, a luchar contra la corrupción administrativa... con el tiempo podrían celebrarse unas elecciones libres en una sociedad libre.

Este verano se presenta muy caliente en Israel con la evacuación de Gaza. Usted dimitió recientemente del Gobierno por oponerse a dicha iniciativa unilateral de Ariel Sharón. ¿Por qué cree un error el Plan de Separación?

Comencé a hablar de la necesidad de poner fin a la ocupación mucho antes de que lo hicieran Ariel Sharón y el Likud. Empecé a hablar de la necesidad de favorecer la creación de un Estado palestino democrático mucho antes que ellos. No soy de los que no se quieren ir de Gaza para controlar los territorios palestinos. Pero siempre he dicho que la importancia de nuestras concesiones a los palestinos debe estar ligada a la importancia de las reformas democráticas que acometan. Y en este caso esa relación no existe. La idea se le ocurrió hace un año y medio a Ariel Sharón y me la explicó así: «Mira, Natan, no tenemos ningún interlocutor válido entre los palestinos; nunca van a ser democráticos; nunca van a dejar de recurrir a la violencia, al terrorismo, y el mundo nos presiona y nos exige. Lo que tenemos que hacer es tomar algunas decisiones dolorosas, construir un muro entre ellos y nosotros y decirle al mundo: allí están ellos, aquí estamos nosotros, y así el mundo dejará de presionarnos y comenzará a exigirles también a los palestinos».

- Pero no le convenció...

No, porque hacer concesiones sin recibir nada a cambio después de cuatro años de terrorismo supone que los palestinos, Hamás y otros grupos terroristas, piensen que si matando a mil israelíes han sido capaces de obligarnos a irnos de Gaza -cosa que no es verdad, ya que nos vamos porque queremos-, tienen que matar a varios miles más para que nos vayamos de Cisjordania. Lo único que se hace con la desconexión de Gaza es recompensar al terrorismo. En lugar de alentar las reformas democráticas en la sociedad palestina, alentamos el terrorismo palestino. Por eso me opongo a la evacuación, no porque quiera quedarme con Gaza.

- ¿Cree que Gaza puede ser la prueba de fuego de la nueva Administración palestina?

Me temo que muy pocas cosas van a cambiar en Gaza después de nuestra salida. Van a seguir existiendo los campos de refugiados. Va a continuar la incitación contra los judíos en sus escuelas, donde se enseña a odiar y se alienta a matar a los judíos. No vamos a ver una economía libre. Y por supuesto se va a convertir en una base terrorista.

- La evacuación de Gaza ha provocado una importante división en la sociedad israelí. ¿Hasta dónde puede llegar esa ruptura?

En efecto, la división en la sociedad, en el Ejército, en la clase política, está ahí. Algunos colaboradores del primer ministro hablan incluso del riesgo de una guerra civil. No lo hay, es una exageración. Israel ha demostrado a lo largo de las últimas décadas que es una democracia muy fuerte, muy sólida, en la que pueden estallar muchas diferencias pero nunca hasta el punto de provocar una ruptura definitiva. Lo que sí es verdad es que estamos ante uno de los momentos más tensos y delicados de nuestra historia. - ¿Conociendo como conoce a Sharón, cree realmente que es fundado el temor de muchos israelíes contrarios a la evacuación de que después de Gaza habrá que ceder Cisjordania?

No creo que a día de hoy Ariel Sharón esté dispuesto a entregar Cisjordania, pero su gesto de Gaza hará que se multiplique la presión internacional y árabe sobre nosotros. Así sucedió con el proceso de Oslo. Cada año que pasaba se nos exigía más. No tendríamos que haber cometido otra vez el mismo error.

- Esta frase es suya: «El problema palestino es la falta de democracia interna, no la ocupación israelí». ¿Pero cómo es posible desarrollar la democracia bajo la ocupación militar israelí?

- Insisto en ello: la razón principal por la que no se ha resuelto todavía el conflicto entre palestinos e israelíes es la falta de democracia en la Administración palestina. Si la sociedad palestina fuera democrática, si los líderes políticos palestinos dependieran del bienestar de sus ciudadanos para seguir en el poder y no les utilizaran como instrumento para lograr beneficios propios, el final del conflicto estaría más cercano. Hablemos, como parece querer usted, de la ocupación. No ocupamos las tierras palestinas porque queramos controlar a su gente. Las ocupamos en 1967 porque querían destruirnos, acabar con nosotros, echarnos al mar. Nuestro reto es dejar de controlar sus tierras y a las personas que viven en ellas sin el riesgo de ser destruidos por nuestros enemigos. Y para conseguirlo es fundamental esa democratización de la sociedad palestina; algo que no es que sea bueno para Israel sino que, sobre todo, será bueno para los propios palestinos.

- Sin embargo, parece que Israel quiera perpetuar la ocupación...

Es que nos enfrentamos a una amenaza de la que ustedes no parecen conscientes. Cada metro cuadrado que hoy en día se le concede a los palestinos es utilizado para ampliar su base terrorista; cada dólar o euro de ayuda que llega a sus manos acaba, en un sentido u otro, financiando el terrorismo. La creación de un Estado palestino en las actuales circunstancias supondría la creación de un Estado terrorista, controlado por Hamás, a las puertas de Jerusalén, Tel Aviv y Haifa.

Nota: Tomado del Diario ABC de Madrid 03-06-2005. Entrevista realizada por Juan Cierco. A pesar de que la entrevista es muy tendenciosa en sus preguntas , las respuestas de Natan Sharansky no tienen desperdicio.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
03 jul 2005
Vaja quina merda absoluta!. Sisplau gent d´ndymedia, amagueu aquesta porqueria.
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
03 jul 2005
a la fundacio faes...
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
03 jul 2005
"Bush han provocado una reacción directa en esos disidentes potenciales. Así se explica, por ejemplo, la concentración de un millón de libaneses en Beirut tras el asesinato de Rafic Hariri pidiendo la salida de los sirios. Si Hariri hubiera sido asesinado hace un año, no habrían salido a la calle un millón de personas de manera tan espontánea. Lo mismo comienza a suceder en Egipto, en Arabia Saudí, en Kuwait... Creo que las cosas están cambiando en gran medida gracias a los discursos de Bush."

mamma mia...
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
03 jul 2005
Amb els lubavitx? Amb els talibans o els hamas del judaisme? Amb aixó ja esta tot dit del Xaransqui.
Avís!
03 jul 2005
Avís!

Antiterrorista, alias david, jaim, yo(p)mismo i diversos nicks més és un troll professional a temps complert -ho compagina amb l´administració de la seva web sionista www.es-israel.org-. Això significa que el seu únic propòsit es crear "flamewars" o comentaris airats. Ja li pots rebatre amb arguments, perquè es capaç de negar que el sol surt de dia. Es contesta a les seves notícies amb diversos nicks sols per provocar i crear merder...

Si us plau, no li feu cas perquè això és el que li fa més mal.
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
03 jul 2005
Es un apologeta d'el Terrorisme israeliá
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
04 jul 2005
pero quan penseu posar-lo al costat obscur en aquest paio?!
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
04 jul 2005
deu ser cosa del lobby nazi-sionista a imc
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
04 jul 2005
¿Aixó no ès un delicte?...doncs ¿per qué deixa Indymedia apareguer a aquest boig Antihumá?
¡FORA, FORA I FORA D'iNDYMEDIA NAZI-SIONISTA REPUGNANT !
UN=Antiterrorista
05 jul 2005
>deu ser cosa del lobby nazi-sionista a imc

això es una paradoxa o ets nazi o ets sionista, les dues coses a la vegada són incompartibles. I dir això és una tonteria i ganes d´intoxicar

Afegim un nou àlias a antiterrorista= "un"
Re: Sharansky, exdisidente soviético y exministro israelí: "Con el pretexto de no imponer la libertad, el mundo libre ha impuesto dictaduras"
05 jul 2005
doncs no soc un àlias del jaim-antiterrorista, (potser ho ets tu) el sionisme és una ideologia amb moltes semblances amb el nacionalsocialisme alemany (el poble escollit, la resta de les "races" son inferiors, el dret "diví" a la terra promesa) i a la pràctica ja no diguem si s'hi assemblen o no

però que t'he d'explicar, segur que per aquí trobaràs tot el que vulguis i més sobre el tema

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat