Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: ecologia
Carta al ayuntamiento de Coria
12 jun 2005
Cada año, por las fiestas de San Juan, un toro es dardado en Coria.
Carta al Ayuntamiento de Coria
Ayuntamiento de Coria
Email: info ARROBA coria.org
www.coria.org

Señores,

Me dirijo a ustedes para comunicarles la gran decepción que tuve cuando conocí en que consistía el evento central de las fiestas de San Juan de Coria.

Su ciudad es, sin duda, rica en patrimonio histórico. No todas las ciudades pueden presumir ser una síntesis de la riqueza de las culturas que han recorrido históricamente de la Península Ibérica, ya que no en todas partes se han podido conservar monumentos tan interesantes como en su localidad, por ejemplo las murallas, cuyo origen se encuentra en época romana, o la catedral gótica.

Sin embargo, todos estos elementos positivos de Coria se truncan cuando se tiene conocimiento de la brutal crueldad inflingida a un animal para festejar el solsticio de verano.

Desgraciadamente, en España, existe todavía muchísima crueldad hacia los animales en nombre de la cultura popular, pero âsu particular eventoâ? probablemente sea uno de los que causa más estupor por su alto grado de sadismo.

Según relatan Carmen Sánchez y Juan Carlos Rubio, en el libro sobre Coria, existen dos versiones sobre el origen de esta tradición. Entre ambas, la más verosímil cuenta que en los tiempos de los vetones cada año un joven era elegido a sorteo para ser corrido por las calles, en consecuencia, casi siempre solía morir cruelmente. Pero un año, la desgracia le tocó al hijo de una rica dama, la cual, comprensiblemente aterrorizada, pidió cambiar a su hijo por un toro, y desde entonces, ustedes han perpetuado tal bárbara tradición con estos bellos animales.

Los vetones, pueblo celta de pastores, fundaron el asentamiento que dio origen a Coria en el siglo VIII a.C. En aquel entonces, en Iberia y en el mundo, costumbres tan crueles como las de los vetones eran corrientes en la mayoría de pueblos y tribus bárbaras.

Sacrificar animales vilmente o sustituir a las víctimas humanas por animales en la práctica de costumbres crueles, no fue ni es, una particularidad de los vetones. Todas las sociedades humanas, durante su camino hasta la verdadera civilización, han pasado por períodos en los que se torturaba de manera supuestamente ritual o por mero entretenimiento. Este tipo torturas eran infligidas tanto a humanos como a animales.

En los tiempos de los vetones, puede que se planteara que los seres humanos sufrimos, pero todavía nadie se planteó que los animales también. Hoy día, existen una gran cantidad de estudios científicos que demuestran que los animales sufren física y psíquicamente, entre los cuales, sólo por mencionar uno entre tantos, les cito el referido a los toros, hecho muy recientemente por el Catedrático de Ciencia Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona, Javier Manteca.

Por la sencilla razón que el toro sufre (cosa obvia, pero científicamente demostrada), su tradición es moralmente injustificable. Pero este no es el único planteamiento que deberían cuestionarse, no hay cosa más degradante que la tortura como espectáculo lúdico, no hay cosa que nos haga más indiferentes al dolor ajeno que familiarizarnos con la tortura y no hay cosa que nos haga más viles que acostumbrarnos a la sangre por placer. Por lo tanto, des de esta óptica, moralmente su tradición es doblemente injustificable.


Puede que ustedes crean que su tradición de lanzar dardos con cerbatanas al toro sea una expresión antropológica de su identidad cultural como pueblo y que ustedes han mantenido una tradición milenaria. Afortunadamente, no todos los pueblos han hecho como ustedes, y muchas cosas que eran tradicionales y formaban parte de los patrones culturales convencionales, han sido erradicadas. Por suerte ya no hay ejecuciones públicas, ya no se quema a personas acusadas de herejes, ya no se opera sin anestesia, etc... Por ejemplo, en Tarazona (Zaragoza) por la fiesta mayor, se solía soltar un preso al cual se le tiraban piedras. Posteriormente, el preso se sustituyó por un arlequín y las piedras por tomates. Incluso prácticas crueles con toros eran comunes en Inglaterra, existía una modalidad de torturas callejeras llamada bull-runnig, muy similar al estilo de Coria, que por suerte, ya forma parte del pasado. La única vía por la cual los pueblos se han civilizado, ha sido abandonando sus costumbres crueles.

Su fiesta es por definición cruel, bárbara, embrutecedora, sanguinaria, etc... pero además incita a los seres humanos a actuar de forma temeraria y a correr riesgos innecesarios delante un toro enloquecido de dolor. No pueden negar que ha habido âaccidentesâ? tan graves, como evitables, entre los cuales debo recordarles el que acabó con la vida de un sensible e instruida mujer británica, Vicki Moore, que muy valientemente, hace diez años, se encontraba en Coria, con el fin de hacer algo para evitar estas torturas injustificables. Esta tragedia, que dio la vuelta al mundo, hace sentir profundamente avergonzados a muchísimos españoles.

En definitiva, esta âfiestaâ? es un síntoma de la poca sensibilidad de los corianos, de su falta conocimientos sobre las facultades de los animales, de su poca voluntad para evolucionar hacia una civilización más completa y real, de su carácter primario y su poca humanidad. ¿Pensarían ustedes que en los países más civilizados, donde actos depravantes como su âfiestaâ? serían un delito, carecen de identidad cultural? Más bien, los países más avanzados deben pensar que ustedes están depravados y que el único que muestra humanidad en este âeventoâ?es el pobre animal torturado.

Por favor, no tomen estas palabras como algo en contra de su ciudad, más bien piensen que una Coria más civilizada es una Coria mejor y que una ciudad hermosa con patrimonio como la suya, no tiene ninguna necesidad de mostrar al mundo una imagen tan vergonzosa de España.

Cordialmente,

Helena Escoda Casas
Coordinadora del Ã?rea de Animales en Entretenimiento & Tradiciones Crueles | AnimaNaturalis Catalunya HelenaE ARROBA AnimaNaturalis.com | www.AnimaNaturalis.com

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa