Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Revolución ¿abortada?
10 jun 2005
¿Qué pasó con la "Revolución Boliviana"? En estos últimos días Indymedia-Barcelona se ha llenado de artículos sobre ella, pero ahora nadie explica porque está fracasando... La principal fuente de noticias (Econoticiasbolivia.com) no escribe nada desde ayer (¿censurada? ¿cambio de estrategia de la COB?) ... Quedan muchas dudas...

Para los "novatos", este es buen artículo:
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/185508/index.php (se reproduce más adelante)

Para los que queremos entender algo de lo que está pasando del otro lado del océano... nos toca esperar a que Econoticiasbolivia se despierte...
Personajes de la historia:

-Mesa: hombre del imperialismo europeo y norteamericano en Bolivia, ex-presidente. Partidario de lograr la "paz social", eso sí, sin ceder nada a los sublevados

-Evo Morales (dirigente del reformista Movimiento Al Socialismo -MAS): próximo Lula boliviano. Probablemente el próximo presidente de Bolivia. Partidario de poner impuestos a las empresas extranjeras, y, lo que más preocupa al imperialismo, quiere cobrar los impuestos (REPSOL pensaba que eso de los impuestos era solo un formalismo...). Reformista en vías de corrupción.

-la COB (Solares): partidario de la nacionalización del gas boliviano. Socialista sincero (o eso parece)... pero sin influencia suficiente (se apoya a la COR, otros sindicatos y organizaciones indígenas)

- mandamases del ejército y de la iglesia: partidarios del "consenso nacional" (léase corromper a las élites del movimiento anti-imperialista). No quieren sangre, porque saben que en caso de guerra civil, una parte del ejército y del clero se pondrá del lado del pueblo, y puede complicar las cosas... (sobre todo sus jugosas comisiones y corruptelas)

-Vaca Díez (y gran parte de la oligarquía boliviana más conservadora): Querían hacer una matanza, y pensaban que contaban con el respaldo de los EE.UU. y el ejército.

-La embajada estadounidense: como siempre, trata de dar un mensaje confuso, no explica su estrategia, pero estuvo jugando con ambos bandos de la oligarquía -los fascistas y los moderados (es decir los partidarios de ceder un poco)-. Al final se decidió por la vía pacífica porque la región andina no está para grandes sobresaltos (aunque, en caso de emergencia, se reservan el derecho de organizar una carnicería mediante la OEA -Organización de Estados Arrodillados).

-La prensa "convencional": dividida igual que la oligarquía, entre partidarios del diálogo y partidarios de la matanza

-La prensa "alternativa": Econoticiasbolivia.com (de la COB, partidaria de seguir la lucha por la nacionalización del Gas -aunque desde ayer guarda silencio). Y Bolpress.com (del MAS de Evo Morales, partidaria del "aquí no ha pasado nada, vuelvan a sus casas")

-Felipe Quispe y los otros líderes indígenas: no se pronuncian ni a favor del MAS ni a favor de la COB... ¿Alguien sabe lo que piden las asociaciones de indígenas? Sólo me falta esta pieza y ya me habré enterado de toda la telenovela...

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Revolución ¿abortada?
10 jun 2005
El presidente del Tribunal Supremo de Bolivia jura como presidente del gobierno con el compromiso de convocar elecciones en 150 días y nacionalizar los hidrocarburos


Europa Press/Rebelión


El abogado de 49 años Eduardo Rodríguez Veltzé juró la madrugada de este viernes como el sexagésimo cuarto presidente de la República de Bolivia, en medio de una de las más crudas crísis políticas y sociales que ha vivido la nación altiplánica, que ha causado la muerte de un minero y cientos de heridos y detenidos, además de graves daños a la propiedad pública y privada debido a las protestas en las que se ha enmarcado una huelga general que mantiene totalmente paralizado al país.


Rodríguez Veltzñe está relacionado con el Movimiento Nacionalista Revolucionario. Algunos movimientos sociales, como los de El Alto, no se han dejado desmovilizar tan fácilmente: mientras no se toque el "tema de la nacionalización de los hidrocarburos", como dijo Edgar Patana de la Central Obrera Boliviana, siguen las manifestaciones y los bloqueos.
"Bolivia merece mejores días", dijo el nuevo presidente, quien hizo un llamamiento a sus compatriotas para recuperar la estabilidad y la paz en la nación.

Rodríguez Veltzé, quien hasta ayer era el presidente del Tribunal Supremo de Bolivia, juró como nuevo mandatario provisional en una ceremonia que se realizó en la histórica Casa de la Libertad de Sucre, a 640 kilómetros al surestede de la capital, La Paz, y tras una sesión parlamentaria en la cual los titulares de la Cámara de Senadores y de Diputados, Hormando Vaca Díez y Mario Cossío, respectivamente, renunciaron a su derecho a asumir la Primera Magistratura del país, tras la renuncia de Carlos Mesa, ocurrida la noche del pasado martes.

Tras horas de tensión, debido al clima de violencia que no daba garantías para la sesión parlamentaria que indica la Constitución y casi una hora después de haber sido elegido como nuevo Mandatario por ambas cámaras parlamentarias, Rodríguez Veltzé juró ante el presidente del Senado, Hormando Vaca.

"Yo Hormando Vaca Díez, presidente del Senado nacional, por la unidad de nuestro país, porque se acaben las confrontaciones, porque Bolivia recupere su normalidad y porque la experiencia vivida por nuestro país jamás sea repetida, renuncio a la sucesión tal y cual lo manda el artículo 93 de la constitución política de Estado", dijo el también presidente del Congreso, antes de tomar juramento al nuevo gobernante.

Ã?NGELES Y NO DEMONIOS

En un emotivo discurso, en el cual invocó a Dios y dijo que llegaba al cargo "acompañado de ángeles y no de demonios" y recalcó que asume por un deber cívico y no por ambiciones personales, el nuevo mandatario anunció su compromiso de convocar a elecciones en un plazo máximo de 150 días y también de respetar la decisión ciudadana de nacionalizar los hidrocarburos."Nada de eso ha cambiado", dijo. Los vecinos de El Alto siguen envigilias en las calles, con fogatas, al igual que varios sectores deCochabamba y los campesinos aymaras: la nacionalización no ha quedadoen el olvido.

En el mismo edificio donde hace 180 años fue fundada la República de Bolivia, Rodríguez Veltzé dijo a sus compatriotas que "un deber constitucional me ha traído a esta posición como un juez de la República que debe cumplir un mandato, convencido de que la democracia, el sentido de unión y de paz es lo mejor para los bolivianos".

Rodríguez pidió a los bolivianos trabajar juntos por la unidad para llegar a un acuerdo nacional que permita atender las demandas del pueblo que, según dijo, "no son de hace dos semanas", sino que tienen que ver con la historia del país.

"Quiero desde el fondo de mi corazón decirles que cuando conversaba con mis hijos veía una enorme desesperanza en el futuro, porque no estábamos siendo capaces de dejarles, sobre todo a quienes nos van a seguir en las próximas generaciones, un país más ordenado", señaló.

"Estoy convencido de que una de mis atribuciones será convocar a ese proceso electoral donde se renueve la representación ciudadana, para que este Congreso siga agregando a una construcción democrática más justa, más equitativa", explicó.

"Bolivia merece mejores días", dijo Rodríguez, quien fue aplaudido por los congresistas, y con mayor fuerza cuando aseguró que quiere hacer "una gestión breve". "No me anima ningún propósito personal en torno de la Presidencia, soy un magistrado de la Corte Suprema de Justicia y pretendo seguir siéndolo", agregó.

VACA DÃ?EZ

Tal como lo habían demandado los grupos políticos y sociales que han paralizado la nación en una huelga que dejó un minero muerto por la represión policial, el presidente del Senado, Hormando Vaca Díez habló en el hemiciclo tras renunciar a su derecho constitucional a asumir la Presidencia y pidió a los bolivianos "que esta noche duerman tranquilos, que mañana con la tranquilidad del alma, e iniciando una nueva etapa, podamos tener un nuevo escenario, que le den el tiempo prudente y necesario al nuevo presidente, que se paren todas las presiones y todas las movilizaciones, porque los demonios desatados por la histórica decisión del Congreso nacional han sido controlados para siempre".

En un directo llamamiento al líder cocalero, Evo Morales, presidente y diputado del partido Movimiento al Socialismo (MAS) --quien ha sido la cara visible de la resistencia al dimitido presidente Carlos Mesa y quien públicamente exigió que Rodríguez Veltzé asumiera la Presidencia-- Vaca Díez le pidió que desmovilice a los manifestantes que mantienen al país en tensión y completamente aislado en sus fronteras terrestres.

SESIÃN SUSPENDIDA

La sesión del Parlamento estuvo a punto de suspenderse definitivamente debido a los desórdenes ocurridos frente a la Plaza de Armas de Sucre, en las inmediaciones de la Casa de la Libertad y actual sede provisional del Congreso.

Después de una suspensión de varias horas "por falta de garantías" argumentadas por los parlamentarios, los congresistas decidieron reunirse para terminar con el suspenso respecto de quién asumiría la Presidencia.

Poco antes, y en medio de la incertidumbre, las Fuerzas Armadas bolivianas se habían sumado a la petición de la Iglesia Católica local, y, en un comunicado público en el que confirmaron que estaban "en alerta máxima", pidieron al Parlamento "que interprete el sentir de todo el pueblo" y advirtieron que no permitirían "acciones de insurrección contra la legalidad".

"Nosotros vamos a respetar la decisión que tome (el Congreso), pero, al mismo tiempo, hacemos un llamado para que interpreten la situación del país con serenidad", había señalado en una petición televisada al país el comandante de las Fuerzas Armadas, el almirante Luis Aranda.
Re: Revolución ¿abortada?
10 jun 2005
EL ALTO Y LA COB DAN 72 HORAS PARA QUE NACIONALICEN EL GAS

La convocatoria a nuevas elecciones y la designación de un nuevo Presidente no han quebrado la lucha de los bolivianos por nacionalizar el gas y el petróleo. Sigue la huelga y las movilizaciones. La maniobra de la burguesía ha caído en saco roto, a pesar que el MAS de Evo Morales se emplea a fondo para socavar la rebelión de los más pobres

Redacción de Econoticiasbolivia

La Paz, junio 10, 2005.- El cambio de fichas en Palacio de Gobierno no ha quebrado la lucha revolucionaria en Bolivia. La Federación de Juntas Vecinales de El Alto y la Central Obrera Boliviana (COB) han otorgado hoy un plazo de 72 horas para que el nuevo presidente Eduardo Rodríguez nacionalice el gas y el petróleo.
Una Asamblea de emergencia de los alteños decidió no dar un paso atrás en la agigantada lucha popular y, por el contrario, decretó endurecer el cerco sobre La Paz, que está sin gasolina, transporte ni abastecimiento.

"Vamos a continuar el paro cívico indefinido. La lucha es inclaudicable", dijo a Econoticias, el presidente de los vecinos de El Alto, Abel Mamani. La decisión de los alteños fue respaldada por los dirigentes de la COB y de la Asamblea Popular, reunidos de emergencia.

"Sea cual sea el presidente, nosotros seguimos de pie. Nosotros no hemos pedido la renuncia del ex presidente Carlos Mesa. Nosotros queremos la nacionalización (...) No hay tregua ", agregó.

UN DEBATE INTENSO

Desde las primeras horas de este viernes, el movimiento obrero, campesino y popular movilizado en La Paz y El Alto debatía intensamente si debía o no hacer un alto en la lucha revolucionaria, tras la elección de Eduardo Rodríguez como nuevo presidente de Bolivia. Unos, los reformistas y moderados, planteaban suspender de inmediato las medidas de presión, mientras que otros, los más radicales y revolucionarios, querían seguir batallando y no dar tregua a las transnacionales.

Los primeros argumentaban que la elección de Rodríguez había cerrado el paso a los sectores más reaccionarios y duros de la oligarquía, que querían asumir el poder a través del Presidente del Congreso, Hormando Vaca Diez, para barrer la movilización popular con bala y metralla. Los segundos replicaron, sin embargo, que Rodríguez era otro neoliberal, igual a Mesa, vinculado al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y que, llegado el caso, usaría también la violencia del Estado para defender los intereses de las transnacionales y de la burguesía.

Unos y otros coinciden, sin embargo, en que no se han alcanzado el principal objetivo de la lucha como es la nacionalización de los hidrocarburos y la recuperación de los más de cien mil millones de dólares que están en manos de las petroleras como Repsol, Total, Petrobras, Enron, Sheel, British Petroleum y otras.

"No se ha cumplido con el objetivo de la nacionalización. En el poder, nadie quiere tocar el tema de la nacionalización. Incluso Evo (Morales) solo tocó al final, cuando sus bases ya lo estaban rebasando. Ahora este Rodríguez tiene que hablar claro para saber lo que haremos", dice Edgar Patana, dirigente de la Central Obrera de El Alto.

En el debate de los dirigentes vecinales y sindicales, esta evidencia jugó a favor de los más radicales, a pesar de que los más moderados insistieron en que tres semanas de lucha, que ha dejado ciudades paralizadas, sin transporte y con pocos alimentos, ya había mermado la resistencia y colmado los niveles de sacrificio del pueblo. Los otros también creen que es enorme el sufrimiento de los más humildes, pero que era necesario seguir en la lucha para que todo este sacrificio no haya sido inútil. La reciente experiencia de octubre del 2003, cuando el pueblo luchó y derrocó al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y entregó el poder a Carlos Mesa, está aún fresca en la memoria colectiva.

"El Alto ya ha vivido este tipo de transición política cuando Mesa reemplazó a Sánchez de Lozada y siguió gobernando a favor de las petroleras y de los ricos. No debemos cometer el mismo error con Rodríguez", dice José Luis �lvarez, dirigente del magisterio de La Paz, que pugna por seguir en la batalla al igual que otros dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB), de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, de Mineros, Maestros, de la Central Obrera de El Alto y otras organizaciones.

Los cuestionamientos sobre el presidente Rodríguez contribuyen también para no aflojar en la pelea. "No hay que dejarse engañar con las maniobras burguesas que han encumbrado en el poder al asesor jurídico de la Embajada de Estados Unidos y al socio del bufete de Carlos Sánchez Berzaín (ex ministro de Gobierno de Sánchez de Lozada y responsable de la masacre de octubre del 2003), dice Wilma Plata, de la Federación de Maestros de La Paz.

En la ciudad de El Alto, paralizada aún por la protesta social, centenares de activistas se han concentrado desde las primeras horas de la mañana en la sede de la Central Obrera y de la Federación de Juntas vecinales para escuchar lo que dicen los dirigentes que evalúan cómo potenciar la lucha y cómo evitar que los Poderes públicos y los sectores reformistas desinflen la protesta.

Desde esa misma hora, desde las pantallas de televisión y radios locales, los dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS) repiten una y otra vez la necesidad de dar una tregua al nuevo gobierno, de desmovilizarse, de apagar las protestas. Ellos saben que no hay nacionalización del gas, aunque tampoco les interesa demasiado, porque ya han puesto a salvo las elecciones de fin de año y la posibilidad de ser gobierno a través del voto. Varios grupos de campesinos ya han comenzado a levantar los bloqueos en los valles y el oriente. Los cocaleros, colonizadores y mineros cooperativizados hacen lo propio. El resto de los sectores resiste de pie, sin claudicaciones ni traiciones.


























econews ARROBA ceibo.entelnet.b

Copyright © Econoticiasbolivia.com 2004 - Designed for 800 X 600
Bolivia: Cambia el gobierno, mismos problemas
11 jun 2005
Modificat: 04:34:46
Un "gobierno tapón" que no cierra la crisis ni crea ilusiones entre las masas
Notas para avanzar en un balance
Por Eduardo Molina 10/06/05
1. En las últimas semanas y días, en el marco del impasse burgués y de un "vacío de gobierno", ampliado con la fractura del Parlamento, la irrupción de un nuevo levantamiento de masas con epicentro en El Alto detonó nuevas "jornadas revolucionarias", que es lo que caracterizó a la semana que termina. En el marco de una agudísima crisis, con elementos de un embrionario poder dual surgiendo en El Alto-La Paz (y a nivel territorial en varias zonas del Altiplano), se desarrolló una gigantesca movilización de masas. Esta sin embargo, tiene su punto más débil en el carácter reformista y contrarrevolucionario de sus direcciones, como el MAS, –que se oponen por todos los medios a que se desarrolle en un curso políticamente independiente, imponiendo la lógica de presionar por reformas democráticas y nacionalistas al régimen.
1. Los sectores más poderosos de la clase dominante creyeron llegada la oportunidad –y la necesidad- de aprovechar el hundimiento del Gobierno Mesa para imponer un recambio sólido y poder enfrentar la movimiento de masas. En torno a Hormando Vaca Diez, convertido en la figura visible de la articulación de este proyecto burgués, sostenido en los viejos partidos neoliberales y en el Parlamento a reunirse en Sucre, tomó cuerpo una salida que bajo la cobertura constitucional, no podía menos que encubrir fuertes tendencias bonapartizantes en base a la alianza con las Fuerzas Armadas y el apoyo de todos los "factores de poder" (comenzando por los "cívicos" orientales y con al menos el "visto bueno" del imperialismo).
2. El movimiento de masas leyó este intento, con toda justicia, como una declaración de guerra, lo que detonó una dinámica insurreccional ya no sólo en El Alto, sino extendiéndose rápidamente a nivel nacional, con radicalización de medidas y acciones avanzadas como toma de campos petroleros, cierre de válvulas de gasoductos, etc. y un incremento de los preparativos para la lucha en El Alto, mientras La Paz, Cochabmaba y otras ciudades seguían paralizadas.
3. Esto se expresó en que aún antes de poder reunir el Congreso, ayer en la tarde hubo enfrentamientos con cooperativistas mineros y campesinos en la propia Sucre –con un muerto y heridos- y los parlamentarios se vieron acorralados en el centro de la ciudad por miles de manifestantes, mientras que la ruta al aeropuerto era cortada por los campesinos para que no pudieran escapar a Santa Cruz y AASANA entraba en huelga interrumpiendo todo el tráfico aéreo. Las contradicciones interburguesas jugaron a favor, con Mesa dejando vía libre al movimiento de masas para frustrar la jugada de Hormando a la que juzgaba como muy peligrosa para el régimen burgués en su conjunto.
4. El plan de la derecha burguesa –que no se sintió lo bastante fuerte para imponer su mayoría parlamentaria- se vio así frenado y la sucesión constitucional recayó, como querían el MAS y el centro burgués, en el presidente de la Corte Suprema de Justicia. Arriesgarse a un enfrentamiento abierto entre las masas insurgentes y el aparato represivo era la única forma de imponer a Vaca Diez desde Sucre. Esto, en un momento de parálisis y comienzos de disgregación de los poderes centralizados del Estado, con elementos de poder dual extendiéndose y el auge de masas en volcánica erupción fue leído como una apuesta demasiado arriesgada por la burguesía, pues desatando como respuesta una insurrección generalizada, podía iniciar una guerra civil a la que todavía no quiere llegar ni se siente preparada para ganar.
5. El rol del MAS y de las direcciones alineadas con su estrategia de "reformas democráticas", fue clave para asegurar un desenlace provisional en los marcos de la continuidad constitucional, cuando todo el andamiaje del régimen democrático burgués se resquebrajaba en medio de la enorme polarización y bajo el poderoso empuje de las masas, impidiendo en esta ocasión que se le asestara un golpe decisivo al régimen, protegiendo al reaccionario Congreso heredado del 2002, nido de la conspiración, y permitiendo que el vacío formal del gobierno sea cubierto por las vías regulares. Esta es una enorme "traición anunciada" –pues era la política del MAS desde que Mesa anunció su renuncia, y se continúa ahora con la política de instaurar una tregua, llamando a desmovilizar y buscando desmontar todo atisbo d epoder dual. Le abre así un crédito imprescinidble al naciente gobierno, para su instalación y al parlamento para que desde el martes vuelva a funcionar en La Paz.
6. El MAS volvió a jugar en esta crisis revolucionaria el rol de salvador del régimen que había jugado en Octubre del 2003. Consolidándose como el principal partido nacional (tal como había demostrado ya en las elecciones municipales y luego, ratificando su influencia en el movimiento de masas en las movilizaciones de marzo). El MAS aparece más consolidado como aparto político, y más integrado al Estado burgués, cumpliendo el rol de pata izquierda del régimen y contención d elas tendencias más revolucionarias de las masas. Con su bancada más unificada y fogueado en las maniobras parlamentarias enfrentándose a duchos políticos profesionales dee la burguesía. Pero al mismo tiempo, más cuestionado por sectores avanzados de las masas y con crisis en su propia base, lo que lo obligó a izquierdizar el discurso con poses más nacionalistas, pero sin poder imponer hegemonía entre los sectores movilizados (lo que se expresa sobre todo en El Alto).
7. El resultado de los acontecimientos de ayer es, desde el punto de vista de las superestructuras políticas, una situación de "empate", sin ganadores claros, sin resolver ninguno de los grandes problemas del régimen, que sale aún más desgastado. Pero también, sin que el movimiento de masas haya podido lograr más (aunque son logros parciales el haber demolido a Mesa y frenado el plan original con Vaca Diez a la cabeza), aunque son una gran conquista la acelerada y gran experiencia política, de lucha y organización en estos días por amplias masas, así como una relación de fuerzas favorable para continuar el ascenso.
8. El Gobierno Rodríguez es un "gobierno tapón", un gobierno ultradébil cuyo objetivo parace limitarse a administrar una "transición" hacia elecciones adelantadas. Representa el empate circunstancial entre los dos polos decisivos, la derecha reaccionaria y el movimiento de masas en ascenso, gracias a la traición política de las direcciones. El MAS es la bisgara necesaria para que esta inestable solución provisional funcione mínimamente. Al miso tiempo, detrás de Rodríguez, podría intentarse una cierta recuperación del centro burgués –a través de los alcaldes y de la "bancada patriótica"-.
9. La designación de Rodríguez viene acompañada del adelantamiento de elecciones y de promesas no muy claras del tratamiento en el Congreso de la constituyente, el referéndum autonomista, etc. Pero no hay ninguna oferta que pueda ser presentada como una concesión importante ante las masas, ni siquiera en el plano democrático y en el de los hidrocarburos, parece ser más "pro-petroleras".
10. La política de adelantar elecciones crea contradicciones con la idea de unir agendas para AC y referendum autonomista. Impica una necesidad del régimen y al mismo tiempo intentar una postergación al menos de la Constiyutyente. Por otra parte, la dificultad para unificar y ordenar una "agenda política" electoral y un nuevo tratamiento de la cuestión del gas siguen trabando un "consenso". La derecha y los cívicos orientales no cederán nada sin pelea, por lo que muhco depende del propio MAS. ¿Hasta que punto podría Evo aceptar la postergación indefinida de una AC y justificar la espera ante el movimiento de masas para canalizar todo a un proceso electoral? Por ahora, todo indica que tras estas convulsiones de la lucha de clases, ante la debilidad política agudizada de la burguesía, para descomprimir y alejar el riesgo de nuevas conmociones revolucionarias, se hará inevitable una dosis mayor de "reacción democrática" que la que quería conceder la derecha burguesa.
11. En las próximas jornadas estará más claro el el nuevo escenario político, en la medida en que Rodríguez explicite más sus planes y defina su gabinete, con lo que estará más clara cuál será su relación con el Congreso, del cual depende, y con el MAS, sin el cual se le hará muy difícil consolidarse. Particularmente, habrá que seguir las discusiones en el congreso desde el próximo martes, pues es el viejo Congreso encabezado por vaca Diez y Cossio, pese a su crisis y descrédito, el poder que queda en pie como ámbito de discusión y legitimización de cualquier plan político y seguirá siendo el centro d elos intentos de rearticulación del campo burgués.
12. Hay mucho menos margen para que Rodríguez, cuya tarea es administrar la crisis en la "transición" hasta traspasar la banda presidencial a un recambio legitimado en las urnas, pueda jugar un rol propio, al estilo Mesa, como equilibrista entre el MAS y la derecha. Es también posible que, como expresión del viejo régimen, apoyandose en las cúpulas congresales de las que depende y que siguen en funciones, trate de armar un nuevo esquema de gobierno más a derecha, apoyado en el Ejército para ir recomponiendo el "principio de autoridad". Un curso así, sin concesiones formales, podría reabrir un curso de enfrentamiento con las masas a coto plazo y obligar al MAS, incluso, a tomar distancia. ¿O bien, si el ascenso prosigue, se verá empujado a coquetear a izquierda, asumiendo rasgos kerenskistas y frentepopulistas, con más concesiones aun retaceadas y formales a las masas en el tema hidrocarburos y Constituyente?
13. En este marco de crisis, es posible un salto en la ingerencia imperialista y de los "gobierno amigos" como pide la burguesía Santa Cruz, reclamó el propio Vaca Diez, y se discute cada vez más a nivel internacional, todo ello en nombre de recuperar y consolidar la democracia. Es muy posible que Lula y Kirchner pasen a jugar este papel aún más activamente que hasta ahora.
14. Por lo pronto, aunque haya una relativa distensión y se tienda a una tregua, con cierta expectativa en el movimiento de masas, la salida que defiende el MAS no termina de cerrar en El Alto y otros sectores avanzados. La Paz, donde aun hay marchas y se escuchan dinamitazos, también sigue paralizada. El Alto se mantiene en pie de guerra hasta las reuniones de esta tarde -un ampliado común de la COR y FEJUVE donde las direcciones propondrán un "cuarto intermedio" y mantener las demandas por el gas, etc.- y no se han levantado muchos bloqueos en el campo. La crisis revolucionaria aunque está "descomprimiéndose" no se ha cerrado aún y el clima de enorme tensión, casi de "pre guerra civil, no se ha disipado.
15. Por lo pronto parece posible afirmar que como mínimo queda abierta una nueva situación, de carácter más abiertamente revolucionario, que es lo que la burguesía, a través de la reacción democrática y con la colaboración del MAS tratará de reabsorber, para recomponer el régimen tratando de no verse obligada a recurrir al menos por ahora ni a la salida bonapartista ni a un recurso frentepopulista abierto. Así puede haber un compás de espera, cierto grado de tregua de días o semanas, difícilmente una "luna de miel" como la que gozó Mesa después de Octubre y no podemos dar por cerrada la coyuntura de enorme crisis burguesa e insurgencia de masas. En cierto sentido, después de las últimas jornadas puede instalarse un escenario tipo "pos Octubre" pero mucho más degradado, polarizado, con el régimen desagstado y sin recambios, y con un movimiento de masas que ha avanzado mucho políticamente en estos 18 meses, y es previsible que auqnue se detenga la dinámica insurreccional, el ascenso de masas continúe desarrollándose aunque con otros ritmos y modalidades, por ejemplo, con luchas sectoriales duras, tomas de tierras, movilizaciones contra las "capitalizadas", etc.
16. Que en la inmediata coyuntura las salidas extremas den un paso atrás, no quiere decir que salgan de escena (sigue pendiente el peligro bonapartista si Rodríguez no logra consolidarse, si ocurre un nuevo cortocircuito congresal o para enfrentar nuevas arremetidas de masas) y hay que ver el momento actual, con su fluidez y contradicciones en el marco de la creciente espiral de enfrentamientos cada vez más abiertos entre revolución y contrarrevolución.
17. Un problema clave será la evolución desde el punto de vista subjetivo de las masas. Aún cuando haya cierta descompresión y finalmente se encarrile una nueva agenda de reacción democrática, al revés que después de Octubre (donde primaron las ilusiones) parece avanzarse en un proceso de radicalización política en sectores de vanguardia, entre esas nuevas capas de dirigentes sindicales y vecinales que han renovado en el último tiempo la composición política de las juntas vecinales en El Alto y que ganan fuerza en otros sectores, así como en una nueva franja juvenil radicalizada, más politizada y ligada a las masas. Por lo pronto, la incipiente experiencia de sectroes avanzados con el MAS deja abiertos importantes espacios que la impotencia de las direcciones "radicales" tipo Solares o Roberto de la Cruz, con su "radicalismo táctico y miopía estratégica" difícilmente puedan copar. Aunque su evolución puede retrasarse, es un elemento muy importante y podría alimentar nuevos fenómenos que hay que caracterizar y en los que tenemos que prepararnos para incidir luchando pro extraer todas las leccions revolucionarias de Octubre y de las últimas joranadas, para pelear por un reagrupameinto revolucionarioa de la vanguardia.
18. En lo inmediato, los ejes de una polìtica ante la nueva situaciòn parten de:
Denunciar el acuerdo de Sucre y al nuevo gobierno, insistiendo en que sólo un gobierno obrero y campesino puede responder a las demandas de las masas, como la nacionalizaciòn del gas, y que ésta pelea por el poder sigue estando planteada.
Denunciar firmemente la traición del MAS y en segundo lugar el rol nefasto e impotente de Solares y otros "radicales".
Rechazar toda tregua política. Aunque se haga un "cuarto intermedio" en las medidas de lucha, esto sólo puede servir para reagrupar fuerzas, clarificar un balance político y prepara los nuevos pasos en la lucha para imponer la efectiva nacionalización del gas y demás demandas.
Esto requiere ante todo defender, conservar, desarrollar los elementos nacientes de poder dual. La necesidad de la asamblea Popular sigue estando planteada para la acción. Lo mismo, de los comités de autodefensa, comités de trabajadores y del conjunto de las propuestas para que las masas tomen en sus propias manos la resolución de todos los problemas.
El problema de la autodefensa y de una política obrera hacia las FF.AA. sigue siendo capital, pues la reacción y el peligro de golpe o guerra civil están agazapados, se vieron obligados a retroceder pero no han sido vencidos.
Si la ofensiva de masas cede en el terreno político provisionalmente gracias al MAS y compañía, es posible sin embargo que se desplace temporalmente y extienda en otros campos, como toma de tierras, huelga, demandas de nacionalización, etc. Hay que impulsar con todo un proceso así, a través de las demandas concretas de los trabajadores y campesinos, pero ligado a la estrategia soviética y la lucha por el gobierno obrero y campesino.
Partiendo del combate por la Asamplea Popular y toda forma de poder obrero y popular que surja, así como por la más amplia y radical democracia edirecta en todas las organziaciones de masas, para que estas tomen en sus propias manos la resolución de sus problemas, es necesario impulsar un amplio debate en los sectores avanzados, extrayendo las lecciones de Octubre y de estas últimas jornadas, para pelear por el reagrupamiento de la vanguardia en torno a una estrategia de poder (concretada hoy en la lucha por la AP y el gobierno obrero y campesino) hacia la construcción de un partido revolucionario.
Los militantes de la LOR-CI, hemos volcado nuestras todavía modestas fuerzas participando de estas jornadas revolucionarias con una intensa campaña de agitación, con miles de afiches, declaraciones, boletines y volantes, donde levantamos la lucha por la Asamblea Popular y por un Gobierno obrero y campesino como ejes de nuestra política. Promovimos diversas actividades en las movilizaciones y en El Alto, participando en eventos y debates sindicales donde se discutieron los rimeros pasos de uan Asamblea Popular. Apoyamos la Casa Obrera y Juvenil, como espacio de encuentro, reflexión, organización y lucha abierto a los vecinos movilizados, trabajadores y jòvenes, así como a los jóvenes trabajadores y estudiantes de la UPEA, de El Alto y de la UMSA que estàn organizando el Movimiento por una Juventud Cobista, al calor de la lucha. Estos primeros pero importantes pasos son un punto de apoyo y un compromiso para redoblar el combate por un reagrupamiento de la vanguardia en torno a un programa y una estragia revolucionarios, en el camino de construir el partido de trabajadores, revolucionario, socialista e internacionalista, a la altura de las tareas de la revolución obrera y campesina en Bolivia.
Mira també:
http://www.lorci.org
http://www.ft.org.ar
Re: Bolivia: Cambia el gobierno, mismos problemas
11 jun 2005
Bueno, solo un comentario para los que creen que luchar no vale la pena...

El G8 ha decidido perdonar la deuda a Bolivia y ahora los movimientos sociales de Bolivia tienen cogido de los huev*s a la burguesía.

Todavía hay mucho camino por recorrer, pero esto demuestra que cuando más luchemos y mejor nos organicemos, siempre se puede conseguir algo, aunque sean reformas

Hasta la victoria!!! Siempre!!!
Imatges de concentració davant Consulat Bolivia a Barcelona
11 jun 2005
Modificat: 08:58:54
Malgrat que Bolivia ja tingui nou president, E. Rodriguez, els reclams basics fets per les organitzacions camperoles, obreres (miners, mestres, transportistes...) i indigenes, nacionalitzacio dels hidrocarburs i assambea constituyent, continuen a la espera.
La Assamblea popular i dels pobles originaris, amb seu a El Alto, ha decretat un termini de 72 hores per satisfer les seves demandes.
Des de SAnta Cruz els empresaris i "civics" han declarat la seva creuada contra aquestes propostes i mantenen la seva voluntat de realitzar el refernedum autonomic el 12 d'agost, la independencia de les transnacionals. Tot encara está per vere's a Bolivia, i axi anem, tu!
Aragó es molt bonic.
Re: Imatges de concentració davant Consulat Bolivia a Barcelona
11 jun 2005
les fotos:

http://barcelona.indymedia.org/media/all/display/15547

http://barcelona.indymedia.org/media/all/display/15546/

http://barcelona.indymedia.org/media/all/display/15545
Bolivia y el fin de las alternativas reforma o revolución
11 jun 2005
Candorosa puede ser la palabra con que podríamos calificar la actitud de quienes aún siguen creyendo que la alternativa pasa por escoger uno de los dos caminos: reforma o revolución.

A nivel de discurso o de intenciones constatamos que aún persiste esa dicotomía, que sobrevive en el tiempo merced al predominio de la voluntad estatista centralizadora por sobre la necesidad de liberar la potencia de las multitudes en sus localidades.

No es posible dudar de las buenas intenciones de los compañeros que aspiran a la toma del poder, pues ciertos intelectuales, líderes o grupos continúan aspirando a dirigir el pastel y no vacilan en desarrollar las más variadas tácticas y estrategias, planes y programas, recetas y guías para la acción, así como agitación, charlas y formación de cuadros para tales objetivos. Estas notas de hoy tienen un objetivo muy claro, eso es verdad, pues van a que cada militante o miembro de un grupo haga un análisis personal de los acontecimientos bolivianos. Que se desprenda un tanto de la línea para dar una pequeña oteada al horizonte de las realidades. Que se libere un instante de la ideología que determina su acción y asome la cabeza a los hechos. Que permita a su cuerpo y a su mente que vayan directo a ver la praxis sin la intermediación de interpretaciones, aunque sea unos instantes. Valga como ejercicio. Veamos juntos:

A esta altura del campeonato comienza a percibirse que Solares y la COB lentamente quedarán aislados y sólo les quedará el recurso de bajar el programa adecuándolo a las nuevas circunstancias. Y así ha sido: Ahora dicen que van a mantener las movilizaciones hasta que se apruebe la nacionalización de los hidrocarburos, con lo que la consigna de armarse para la autodefensa en las pretendidas asambleas populares tendrá que ser replegada o mantenida a ultranza. Ya los militares se encargaron de pasar el aviso que no permitirán la autodeterminación de El Alto, lo mismo hacia los secesionistas de Santa Cruz.

Está claro que el entusiasmo revolucionario e insurreccional de Solares lo llevó junto a sus seguidores a perder una buena oportunidad de estimular la autoorganización de base por localidades, pues su propuesta era que cada asamblea quedara subordinada a la Confederación Obrera local, lo que no era ni es posible por la desconfianza que existe en el resto del territorio del estado boliviano hacia esa instancia, meramente formal en muchos casos. Distinto hubiese sido si en acuerdo o en llamado conjunto con otras organizaciones, no sólo algunas de El Alto, se hubiese convocado a la formación de asambleas o coordinaciones locales de los distintos sectores sociales, con autonomía territorial de base, con lazos o vasos comunicantes que permitiesen la cooperación y el apoyo mutuo más que una sumatoria a un proyecto nacional o estatal que para nada interpreta el sentir de las comunidades originarias, campesinas, laboriosas, barriales, etc. Lo mismo le va a pasar al MST brasileño con su propuesta de asambleas teledirigidas que culminarán en una asamblea nacional.

Era demasiado obvio que los actores institucionales encontrarían salidas y más aún si el ejército, la iglesia, el parlamento, el empresariado y otros más entraban en acuerdo con Evo Morales para la reorganización centralizada. Evo Morales ya no es más un reformista, pues ha adscrito plenamente al modelo Lula de administrar el capital con la mano del gato de la izquierda. Evo ganará las elecciones y la tarea hoy es rápidamente consolidar las organizaciones de base en las localidades, antes que empiece la operación Lula. El reformista ahora es Solares, pues pretende mantener cierta movilización a partir de la reivindicación de la nacionalización, con lo que sabe que puede continuar con cierta parte de la población bajo su orientación con el objetivo de disputar fuerzas a Morales en la influencia sobre los movimientos sociales y la población en general. Como vemos, como siempre, no es difícil que los estatistas pasen de un lado al otro.

La nacionalización, siendo una reivindicación adecuada, no va a ser posible sin romper con Brasil, que tiene instaladas allí enormes inversiones e instalaciones, pues Lula ha jugado rápido para la subordinación de esos territorios a las redes del funcionamiento capitalista. La visita de Marco Aurelio García, consejero principal de Lula, un verdadero Richelieu capitalista, sin duda buscará cuidar de esos intereses analizando y evaluando el potencial de Morales para contener la lucha social, esto es, de hacer lo mismo que ha hecho Lula, para un capitalismo de rostro humano.

Solares sabe eso y juega con ello agitando aún más la nacionalización, lo que le permitirá bonos y crédito popular por cierto tiempo. La lucha parece darse más en el terreno de la voluntad y al arte del convencimiento agitativo que en el terreno de las realidades y de los actores sociales.

Cuando hablamos del futuro aislamiento de Solares no nos estamos refiriendo a su distancia con las instituciones y los institucionalistas, sino de las dinámicas sociales reales, que ya hemos anotado en textos anteriores se orientan más hacia la asamblea constituyente.

Esta tan mentada asamblea constituyente no es un recurso institucional, pues ha nacido principalmente de la lucha y exigencia de variados sectores sociales que ven allí la posibilidad de instalar sus delegados para ventilar sus reivindicaciones específicas. El empresariado está tratando de que la convocatoria a elecciones que hará el presidente interino no incorpore la asamblea y sólo se refiera a elegir presidente, vicepresidente y el congreso, cuando las tratativas anteriores consideraban también a los miembros de la constituyente, la nacionalización y las autonomías regionales.

El escenario ahora estará en los tira y afloja con relación a estas tres últimas cuestiones. Lo más probable es que cuando se hable de la nacionalización se buscará un acuerdo que al menos respete la presencia de los brasileños y argentinos, por lo que el sistema buscará por todos los modos neutralizar a Solares y a la COB otorgándoles ciertos beneficios por otras vías, para eso todos ellos son expertos negociadores. Nada de extraño sería que junto a García arribase de Brasil alguien de la âizquierdaâ? del PT para conversar con la COB. De todos modos tendrán que esperar un tiempo para el desgaste de Solares, pues las instituciones tienen claro que el peligro real viene de la consolidación de las organizaciones de base más que de la capacidad de dirección de un burócrata de la izquierda. Habiendo fracasado el llamado de la COB para organizar las asambleas populares en las otras regiones y habiendo fallado el llamado al alzamiento de un sector patriótico dentro de las fuerzas armadas, los actores institucionales tienen claro que la COB es más discurso que efectividad, pues además para nadie es secreto que las grandes movilizaciones en La Paz no fueron organizadas solamente por los cobistas, sino también por otros sectores sociales.

¿Por qué fracasaron los llamados de Solares a las asambleas populares y al golpe militar patriótico?

En primer lugar es un indicador muy claro de que esos llamados obedecían más a la voluntad que a un serio análisis de la realidad, a la necesidad agitativa que a la interpretación de los hechos, a una disposición de llevar la batuta de los acontecimientos que a sumarse y potenciar las movilizaciones.

Solares confundió las diversas movilizaciones con sus deseos de dirigirlas, imaginando que podría darse el encuentro entre ambas direcciones: la dinámica social y su voluntad estatista. Lo mismo que echaban en falta muchos analistas con relación a las grandes movilizaciones argentinas y ecuatorianas: que no estaba la vanguardia, que faltaba el partido revolucionario, o la unidad de la izquierda, en fin. Lo que podrá seguir formando parte de esos sesudos análisis, en especial cuando se sigue aspirando a una vanguardia que lidere a las masas, sea para las elecciones y las reformas, sea para la insurrección y la revolución, en definitiva: la toma del poder central, la ansiedad de erigirse en dirección y administradores de la cosa pública.

La disputa entre Solares y Morales sólo resultará en un debilitamiento de las organizaciones locales, uno por la insurrección, el otro por la institucionalidad, cada uno pensando en globo, cada uno imaginando que los cambios sociales sólo pueden hacerse si se captura el aparato del estado, la vieja disputa que la historia ha demostrado que no conduce a nada.

Era sólo cuestión de tiempo. Mientras los militares chilenos esperaban que la institucionalidad abriese paso al golpe, lo que se dio cuando Eduardo Frei como presidente del Congreso declara la ilegitimidad del gobierno de Allende, los militares bolivianos esperaron que el congreso declarara los siguientes pasos y ahora salen a la calle con el mismo pretexto: defender la institucionalidad, amenazando a la asamblea popular de El Alto y desplegando tropas con traje de camuflaje por todo los territorios controlados por el estado. Consolidar manu militari los acuerdos alcanzados en la cúpula. Demostrar que están por la democracia y no más por el golpismo.

Morales está en su salsa, feliz como chancho en barro. Ha conseguido lo que quería, esto es, bloquear las movilizaciones y recuperar el ritmo institucional, aunque parcialmente. Sin duda va a ganar las elecciones. Un sector importante del capital, apoyado por los brasileños y argentinos ayudará desde las bambalinas al MAS desestimando a las eventuales candidaturas de los partidos tradicionales, que se tendrán que unir para enfrentar el tsunami social que se les vendrá esperanzado con poner a Evo en el sillón presidencial. No le será difícil neutralizar a Solares, para eso cuenta con todo el aparato institucional y sus ramificaciones regionales. Tratará de erigirse como el héroe de las jornadas convocando a fiestas populares desde ahora para capitalizar el actual estado de las movilizaciones y redireccionarlas por fuera de las aspiraciones de la COB. Para ello tendrá que tomar la bandera de la nacionalización también, para arrebatársela a Solares y penetrar en sus terrenos con fórmulas más viables y eficientes que la demagogia del sindicalista. Tendrá que convocar de inmediato un ampliado de sus militantes y dirigentes sociales para adecuarse a estas nuevas exigencias.

Desde el lado de lo social en localidades, esto es, las perspectivas reales de avanzar hacia bolsones de contrapoder territorial, será necesario consolidar la asamblea popular de El Alto volcándose rápidamente a levantar un programa de hechos y realizaciones locales que envuelvan a la población, sacándola del papel de masa de maniobra para dirigir las energías y la potencia hacia tareas de consolidación de la vida en común, formar escuelas populares autónomas, sistemas de salud comunitaria, formas de autogestión y de autogobierno, modificar de inmediato el ritmo de las batallas para asumir el territorio como el mundo concreto que hay que cambiar, pues de otro modo el sistema, el estado y el mercado van a retomar poco a poco el control del espacio. Habrá que reunir a los maestros para que elaboren metodologías y contenidos alternativos de educación local. Habrá que coordinar a los productores para generar redes internas de abastecimiento popular, en fin, habrá que pasar de la reivindicación del asalto al poder central a la instauración de las bases de la comuna. Sin eso, la población continuará siendo objeto de las voluntades y batallas entre reformistas y revolucionarios, entre electoralistas e insurreccionalistas.

Hay que aprender de los errores de continuidad que presentó la guerra del agua en Cochabamba, donde Ãscar Olivera y muchos otros se encontraron con una desmovilización posterior que no les permitió abordar las tareas de autoorganización barrial, pero ahora las condiciones son propicias para ello, siempre y cuando se acompañen los programas o llamados generales con convocatorias a las tareas propias dentro de los barrios para enfrentar los problemas cotidianos.

Por suerte los vaivenes de estos días no han afectado esencialmente a los procesos en andamiento de autonomía local de bases organizadas. Muchas organizaciones han participado de las movilizaciones sin hipotecar sus actividades en aras de seguir las tácticas de Solares o Morales, sino más bien apoyándolas desde sus propias perspectivas.

Hay que asumir lo local como un todo, no más como una parte de otra totalidad. Hay que desprenderse del globo y de lo social abstracto para pasar a concretar las tareas internas de avanzar a la comuna, allí está el mundo, uno de muchos.

Desde El Alto no pueden provenir llamados a organizar lo mismo y menos a seguirlos, sino más bien una convocatoria a organizarse de maneras distintas acordes con cada realidad y necesidad, tejiendo lazos de intercambio horizontal por donde puedan circular las experiencias y quizás también productos, de manera de quebrar el predominio del mercado capitalista. Pero ello implica primero hacerlo en El Alto. La pregunta sería saber si los compañeros de esa zona podrán desprenderse de las orgánicas estatistas y de las convocatorias centralizadoras para volcarse a su propia localidad en único lugar para construir la cotidianeidad de una nueva sociabilidad.

Los tiempos están para desprenderse ya de las opciones únicas que se nos han puesto por delante para la toma del poder central: reforma o revolución, y pasar a ser revolucionarios de lo cotidiano en el desarrollo del contrapoder o antipoder o como le quieran llamar. Ya es hora de comenzar a superar, como muchos lo están haciendo en muchas partes, las viejas lecciones de las luchas emancipatorias que no nos llevaron a parte alguna.

Como decíamos en un texto hace varios años atrás, el pájaro prisionero no desea el cielo infinito, sino realizar su ser alado, y por eso abre las alas y se arroja contra los barrotes, desea volar. Así, para nosotros, la libertad no es ya más algo a alcanzar, sino algo para vivir y desde allí crecer. Somos libres cuando podemos hacernos cargo de nosotros mismos junto a los que nos rodean, cuando asumimos en nuestras manos la tierra y nuestras vidas, nuestra educación y nuestra salud, nuestra producción y nuestra alimentación. Ya nos tienen mucho tiempo con la promesa de la utopía. No necesitamos un modelo abstracto para tener esperanza. La esperanza está en nuestra rebeldía, y por eso los zapatistas prefieren ser rebeldes antes que revolucionarios. Nuestra rebeldía nos hace oponernos con todo al capitalismo, pero esa oposición no puede ser meramente voluntariosa, debe ser transformada en hechos constructivos. Hacer una nueva sociedad es mejor que soñarla, pero el sueño de dos juntos es el comienzo de la realidad, por eso es urgente el establecimiento de lazos concretos de nueva sociabilidad en los espacios de la vida en común.

La burguesía lo ha hecho hasta ahora mejor que nosotros, primero afianzaron sus lazos de explotación del hombre por el hombre en muchas partes antes de lanzarse a la dominación política y nosotros recién estamos comenzando a comprender que más importante que la toma del poder desde el cual dirigir pretendidos cambios es hacerlos de hecho.

No importa que el capitalismo nos rodee por todas partes, lo primario es desprenderse de ello de hecho y no de pensamiento conciente. Habrá que descubrir en cada barrio y localidad como zafarse de las relaciones capitalistas que operan sobre nuestros cuerpos. Cada uno de nosotros es portador de las relaciones capitalistas, mil veces cada día ejecutamos operaciones que van en beneficio de la reproducción del sistema, aún cuando trabajamos estamos alimentando el capital, cuando tomamos un ómnibus estamos contribuyendo notablemente, cuando compramos alimentos lo hacemos aún más, cuando vemos un profesional, cuando compramos ropa, cuando vemos televisión, cuando consumimos electricidad, cuando hacemos papeleo bancario o vamos a una oficina pública, si entramos en un bar, cuando leemos un libro, cuando asistimos a clases, en fin, cuando hablamos y caminamos. Cada minuto de nuestras vidas es vida para el capitalismo.

Es ilusorio continuar con la idea de que hay que destruir el capitalismo ocupando el estado. Eso no ha sucedido nunca. Hay que destruirlo haciendo otra cosa distinta, una sociedad diferente. Y eso sólo es posible en la cotidianeidad de las nuevas relaciones sociales en el barrio o la localidad, en lo que hemos llamado más arriba bolsones de contrapoder, donde la potencia de la comunidad se exprese como tal, como conjunto interrelacionado de personas de carne y hueso que empiezan a autogobernar sus vidas. Más que nuevas organizaciones, se trata de nuevas actividades, escuelas diferentes, tratamiento de salud diferente, cuidado de los niños diferente, en fin, cientos de actividades cotidianas donde podemos poner en efectividad nuestra capacidad de hacerlo diferente.

Eso es mucho más difícil que hablar de revolución, o de organizarse para ella. Por eso también las universidades se llenan de revolucionarios que luego salen a ocupar sus puestos sistémicos reproduciendo las relaciones capitalistas, aunque, claro, se oponen en el discurso, en las marchas, en los deseos y en los programas.

Proponemos no ser más anticapitalistas, sino comunistas. Trabajemos para establecer las bases de las comunas, ahora, no después. Y para ello no necesitamos para nada el estado, que ha pasado a ser un obstáculo en todo sentido. Ya es hora de mandarlo al museo. Y que me perdone Marx, pero el comunista ha dejado de ser el que mira hacia delante imaginando que llegaremos a la sociedad sin clases, como dice el Manifiesto, que los comunistas se diferencian de los otros socialistas por ello. El comunista hoy construye las bases de la comuna donde vive.

Que los acontecimientos bolivianos no nos hagan perder la esperanza ni ilusionarnos con falsas expectativas. Vayamos con más fuerza aún a nuestros barrios. A hacer de la rebeldía de uno y de otros una fuerza social concreta capaz de instaurar otro mundo y otro mundo, muchas totalidades.

Hay mucho que decir aún sobre este tema. ¿Qué tal si usted escribe algunas letras sobre ello? Que camine la palabra.

Abrazos
Profesor J
profesor_j ARROBA yahoo.com

PD. Acaba de llegar el último comunicado de la Coordinadora de Defensa del Agua y del Gas, en una de cuyas partes sustanciales dice: âhemos de abrir una amplia reflexión y debate en todos los barrios y comunidades de Cochabamba y del país, acerca de la necesidad de construir poco a poco nuestra propia capacidad de AUTOGOBIERNOâ?.
Saludamos con alegría la declaración de los compañeros.
Vea el Comunicado completo en: http://clajadep.lahaine.org/articulo.php?p=4404&more=1&c=1
Mira també:
http://clajadep.lahaine.org
Re: Revolución ¿abortada?
11 jun 2005
imc-bolivia
http://bolivia.indymedia.org
Sindicat