Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Represión a saco en Bolivia.Minero asesinado por policia.
09 jun 2005
tensión en Sucre tras la muerte de un minero obliga a suspender el pleno.
MENSAJE DEL MANDO MILITAR
Los jefes castrenses advierten que no tolerarán una insurrección ni aceptarán una sedición    
POLÃ?TICO CUESTIONADO
El presidente del Congreso, cuya renuncia es un clamor, se resiste a dejar de ser el nuevo jefe de Estado    
CIUDAD TOMADA
Miles de mineros, indígenas y cocaleros llegaron a Sucre para exigir elecciones inmediatas
Bolivia ha entrado en situación crítica tras la muerte por la policía de un minero y la suspensión,sin siquiera haberse iniciado, del pleno del Congreso que fue convocada para aprobar la renunciad elp residenteM esay d esignar a su sucesor. Los militares advirtieron que no tolerarán una insurrección ni una sedición yque intervendrán"para preservar la unidad nacional".
- El Congreso de Bolivia no ha sido capaz de reunirse ni un minuto en Sucre pese a la situación dramática que vive el país. La sesión convocada para decidir sobre la renuncia del presidente Carlos Mesa se suspendió tras largas horas de deliberaciones de los grupos parlamentarios sin llegar a ningún acuerdo.No hay ni hora ni fecha para su reanudación. La muerte de un minero por balas de la policía agravó las tensiones, provocando marchas de protesta en Sucre, que fueron reprimidas con gases lacrimógenos.

El líder cocalero Evo Morales dijo que la sesión fue suspendida "por la actitud cobarde" del presidente del Congreso, Hormando Vaca Díez, quien pese a tener a todo el país en contra todavía aspira a suceder a Carlos Mesa. En 23 días de manifestaciones no había habido ni una víctima mortal. El minero fallecido se llamaba Carlos Coro, de 52 años, que se dirigía desde Oruro a Sucre para exigir que el presidente del Congreso, Hormando Vaca-Díez, renuncie a su derecho constitucional de suceder a Mesa con el fin de poder convocar elecciones anticipadas. El ministro de Gobierno, Saúl Lara, explicó que el minero murió por la reacción de las fuerzas de seguridad al lanzamiento de dinamita por parte de los manifestantes.

La muerte del minero encendió aún más los ánimos y la indignación popular. Los manifestantes intentaron acercarse al emblemático edificio Casa de la Libertad, donde debían reunirse los legisladores. La policía actuó con contundencia para disolver la concentración de mineros, algunos de los cuales portaban cartuchos rebajados de dinamita. Los legisladores acordaron reunirse en Sucre porque consideraron que en La Paz no había garantías para su seguridad; la sesión bicameral que debía analizar la renuncia del presidente Mesa aplazó su inicio porque líderes de grupos parlamentarios propusieron la discusión previa de la renuncia de Mesa. Al parecer,Vaca Díez todavía seguía insistiendo en asumir la presidencia, a pesar de que con ello incendiara aún más al país.

Vaca Díez, al igual que Mario Cossío, presidente de la Cámara, segundo en la línea de sucesión de Mesa, son representantes de lo que los sectores populares desprecian y llaman la "vieja política", ligada a la corrupción. Cossío está dispuesto a dimitir si le garantizan la renuncia de Vaca Díez. El cuestionado senador parecía tener el apoyo de su partido, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), y del Movimiento Nacionalista Revolucionario, que ostenta el bloque mayoritario en la legislatura, con 157 representantes. Evo Morales advirtió que no permitirá que Vaca Díez asuma el poder y amenazó con bloquear la sesión si no se produce un acuerdo que permita a los bolivianos elegir al nuevo presidente.

"No podemos tolerar que un representante de la mafia política vuelva al palacio sólo para asaltar al Estado, sólo para robar el pueblo. Si Hormando asume la presidencia, propiciaría una guerra civil", advirtió Morales.

Ante el peligro de desintegración que acecha a Bolivia, el Ejército proclamó que no tolerará sediciones ni secesiones. El alto mando militar, que durante la larga crisis política y social se ha mantenido como garante de las instituciones, advirtió al dirigente cocalero Evo Morales y a los otros líderes radicales que paralizan el país que no permitirá "una insurrección".

Respaldado por su Estado Mayor, el almirante Luis Aranda, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, dio una rueda de prensa en uniforme de campaña para recalcar que los militares no aceptarán "ninguna decisión fuera de ley". Esta referencia iba dirigida a la "asamblea popular" que la Federación de Juntas Vecinales, la Central Obrera Regional y representantes sindicales han proclamado en la ciudad de El STR / EFE Alto (aledaña a La Paz), donde han establecido el "cuartel general comob astión de la revolución boliviana".

Las Fuerzas Armadas no están dispuestas a que se acentúe el caos y la anarquía que impera en el país desde hace tres semanas. Las tropas permanecen acuarteladas y en estado de alerta máxima. El almirante Aranda advirtió que harán respetar todos los acuerdos del Congreso, siempre que se ajusten a las normas constitucionales. "Estamos en nuestros cuarteles, a la espera de que todo lo que acontezca esté en el marco de la democracia y la Constitución", anunció el alto oficial.

Las Fuerzas Armadas, que junto con la Iglesia, se proclaman como último bastión de unidad de Bolivia, también formularon una advertencia a los líderes autonomistas de la rica provincia de Santa Cruz al señalar que intervendrán, si es necesario, "para preservar la integridad de Bolivia".

Pese a que 2.000 policías y soldados controlaban las entradas a la ciudad colonial de Sucre y los ocho accesos a la Plaza de Armas, los miles de mineros, indígenas y cocaleros llegados lograron manifestarse por las estrellas calles de la ciudad, que pronto se vio envuelta por la humareda de los gases lacrimógenos y los choques con la policía.

(Aupa Bolivia!! K son pocos y cobardes. Para no variar)

This work is in the public domain

Comentaris

El imperialismo y la oligarquía fascistoide retroceden: ahora quieren su Plan B
10 jun 2005
Ayer parecía que todo estaba preparado para que Vaca Díez fuese nombrado presidente (y se iniciase una represión brutal, es decir, profundizar la guerra de clases). Ese era el plan A de la oligarquía boliviana.

Pero había otro plan (plan B, el "diálogo social, consenso, blablabla"): poner al "Lula boliviano" Evo Morales de presidente. Y eso parece que van a hacer, ya parece que anuncian elecciones.

La COB parece inquieta... temen que esto vaya a desmovilizar la revuelta...

Pero, por mucho que pongan a Evo Morales de presidente, la miseria no va a cesar en Bolivia. Y mientras no dediquen sus riquezas naturales para el desarrollo de toda la sociedad, la revolución estará siempre a punto de estallar...
Lo que dice Econoticiasbolivia.com (de la COB)
10 jun 2005
LLAMAN A ELECCIONES PARA LIQUIDAR LA LUCHA SOCIAL

El Congreso eligió a Eduardo Rodríguez, de la Corte Suprema de Justicia, como nuevo presidente de Bolivia. La Iglesia, el MAS de Evo Morales y los grandes medios de comunicación trabajan para quebrar la lucha popular por la nacionalización

Los sectores oligárquicos y más reaccionarios del neoliberalismo fracasaron en su intento para llevar a la Presidencia de Bolivia a Hormando Vaca Diez y así intentar barrer con la metralla y los tanques la insurgencia popular por la nacionalización del gas y el petróleo.

Los líderes del Congreso, los neoliberales Vaca Diez y Mario Cossío presentaron anoche renuncia verbal a su derecho a la sucesión constitucional y abrieron paso para que Eduardo Rodríguez, el presidente de la Corte Suprema, sea el sucesor del renunciante Carlos Mesa.

Rodríguez -otro neoliberal avalado por la Iglesia, por los sectores reformistas e indígenas del diputado cocalero Evo Morales, de las fracciones más moderadas del empresariado nacional y de las clases medias--, tiene la tarea de convocar a elecciones nacionales para fin de año y así conformar el nuevo gobierno y remozar el Parlamento.

Con estas medidas, los sectores neoliberales y reformistas confían en que se pondrá fin a la rebelión popular que se extiende desde el altiplano hacia los valles en demanda de la nacionalización del gas y el petróleo, y que ahora comenzado a levantar la bandera de la revolución.

Los dirigentes de los sectores más combativos y radicales de la Central Obrera Boliviana (COB), de las Federaciones de Mineros, de Maestros urbanos, de Campesinos de La Paz y de la Federación de Juntas Vecinales y de la Central Obrera de El Alto ya habían advertido por adelantado que no aceptarían ni la sucesión constitucional, con Vaca Diez a la cabeza, ni la realización de nuevas elecciones, dirigidas por Rodríguez.

Todos estos sectores anunciaron que no levantarán los bloqueos ni movilizaciones que realizan por cuarta semana consecutiva exigiendo la nacionalización del gas y el petróleo, a cambio de nuevas elecciones. "Estamos luchando por recuperar los hidrocarburos y no por cambiar un payaso por otro", dijo el dirigente de los maestros de El Alto, Gonzalo Soruco. En este mismo tono se expresaron otros líderes de la COB, de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto y de otras organizaciones sociales.

El lider de la Central Obrera de El Alto, Edgar Patana, aseguró que no importaba quién asuma la Presidencia y que la lucha no era por el cambio de presidentes sino por la nacionalizacón de los hidrocarburos. "La lucha sigue", dijo.

Frente a ello, la tarea de quebrar la lucha popular desde abajo correspondería a los dirigentes y sectores vinculados al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales y que controlan varias federaciones de campesinos, cocaleros, colonizadores y mineros cooperativizados. Los grandes medios de comunicación, la Iglesia y todos los poderes públicos completarían la tarea.

La renuncia de Vaca Diez y Cossío se produjo poco después de que se agigantaran las protestas en todo el país y miles de manifestantes cercaran el centro de la ciudad de Sucre, donde debía sesionar el Congreso. La enorme presión popular, acrecentada tras la muerte de un minero y otros tres heridos, baleados por la Policía, cerró toda opción para que los sectores más reaccionarios y duros de la oligarquía latifundistas y pro petrolera tomara en sus manos el gobierno.

La Embajada de Estados Unidos, el Ejército y las petroleras tenían en Vaca Diez a su principal carta, y como segunda alternativa a Rodríguez; ambas opciones orientadas a desarmar la rebelión popular que ha comenzado a transitar por el sendero de la liberación nacional y social.

La sesión de Congreso se instaló al promediar las 10 de la noche y se aguarda que las iguientes horas serán claves para definir el rumbo de la movilización social y popular y para ver si Rodríguez es empujado o no por la radicalidad de las protestas sociales a usar las mismas armas que Vaca Diez.
Re: Represión a saco en Bolivia.Minero asesinado por policia.
10 jun 2005
"Estamos luchando por recuperar los hidrocarburos y no por cambiar un payaso por otro", dijo el dirigente de los maestros de El Alto, Gonzalo Soruco."

Aquesta és la dignitat revolucionària de Bolivia, sobren més paiasos i falta poder popular, des de baix. Anims bolivians.
Sindicat