Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
Michelle Pontolillo en huelga de hambre indefinida
07 jun 2005
El anarquista Michelle Pontolillo en huelga de hambre indefinida
Nuestro compañero Michelle Pontolillo ha decidido dar comienzo a una huelga de hambre indefinida para protestar contra las detenciones de 10 anarquistas decretadas conjuntamente por los tribunales de Roma y Bolonia (Italia) el 27 de mayo de 2005. Entre los detenidos se encuentra Lucia Rippa, compañera sentimental de Michelle y madre de sus dos hijos.




El anarquista Michelle Pontolillo en huelga de hambre indefinida.

Nuestro compañero Michelle Pontolillo ha decidido dar comienzo a una huelga de hambre indefinida para protestar contra las detencione de 10 anarquistas decretadas conjuntamente por los tribunales de Roma y Bolonia (Italia) el 27 de mayo de 2005. Entre los detenidos se encuentra Lucia Rippa, compañera sentimental de Michelle y madre de sus dos hijos. Una huelga de hambre supone un ordago que se lanza al Estado y autoridaedes penitenciarias, una estrategia que puede suponer la degradación físia total de quien la lleva acabo. Una huelga de hambre no tine sentido si más allá de los muros no nos dsiponemos en situación de conflictividad permanente El clima actual de represión generalizada que se vive en el suelo italiano es fácilmente exportable allá donde los individuos no acepten resignarse a su consición de subditos. ¿Cuanto tiempo falta para que la situación se traslade a nuestras geografías más cercanas?. ¿Quien puede decir que no erá el siguiente?.

La solidaridad no es palabra escrita. Guerra social por la anarquía

*Reproducimos la traducción de una carta de Michelle desde la cárcel de Livorno en donde encuentra secuestrado.

Enunciación de los motivos que han inducido al preso Michelle Pontolillo ha comenzar una huelga de hambre de protesta y de solidaridad en la cárcel de Livorno.

¿Qué decir de los males que el hombre sufre del propio hombre como la pobreza, el cautiverio, la infamia, la tortura, las insidias, la traición, las injurias, los procesos?. ¿No era quizá Hobbes quien hablaba de homo hominis lupus?. Es pura locura, no hay duda. El 27 de mayo de 2005 son arrestados en Bolonia siete anarquistas con la increíble acusación de formar una asociación subversiva con finalidad de subvertir el orden democrático aplicando el artículo 270 Bis del Código Penal, el mismo artículo inventado por el Estado durante el denominado periodo de emergencia a finales de los años 70. El potente Estado con sus estructuras normativas, judiciales, disciplinarias, auxiliado por el apabullante aparato represivo compuesto por miles de estúpidos mercenarios, teme que siete frágiles individuos, puedan amenazar, ya sea lejanamente, su indisoluble poder.

¿No es también esto locura?.

El Estado saca pecho. Incapaz de resolver los grandes y graves problemas que turban y degradan a la población se inventa el enemigo, lo produce, le hace endosar la piel del lobo y le da caza. Es conocido el proverbio según el cual cuando una cosa no existe el mejor sistema es fingir que exista. ¿No es cierto que hoy, casi como ayer, se está utilizando el cansancio democrático, la nausea ante la nada, el desconcierto ante el desorden como aval de una nueva situación histórica de excepción que demanda un nuevo autoritarismo persuasivo y disuasivo, unificador de la ciudadanía en clientes y consumidores de un sistema, un mercado, una represión centralizada?. Así es como el Estado se apodera profusamente para construir los clientes del propio sistema represivo, de la cárcel, de los dispositivos de control y vigilancia poniendo jaulas allá donde debería existir solamente libertad. Pero, ¿quiénes son estos subversivos duramente criminalizados por el Estado?. Simples pertenecientes a aquellos sectores de la sociedad penalizados por la precarización salarial, en la rica Italia berlusconiana, ejerciendo dos trabajos para asegurar vida y dignidad a los propios hijos y asistir al marido desde hace nueve años recluido en los GULAG occidentales. ¡Esta es la fuerza del Estado puesta en marcha!. Bellacamente se encarniza contra los más débiles e indefensos, contra quien con dificultad logra procurarse los medios de sustento de la vida y que ciertamente no tiene tiempo para dedicarse a ridículas conspiraciones. Leguleyo, ministros, procuradores, investigadores e inquisidores, con su voz de asno rebuznan satisfacción y se complacen de su épica empresa.

¡¡¡Felicidades!!!!

Habéis arrestado a una peligrosa mama trabajadora. Willian Faulkner docet cuando escribió que propiamente a quien no ha hecho nada se le puede hacer cargar cualquier cosa. ¿Será entonces verdad que la vida humana no es otra cosa que un juego de la locura? Démosle entonces la palabra a esta imperante locura. Frente a este enésimo acto de prepotencia y de lapidaria injusticia anuncio que desde el día 7 de junio de 2005 iniciaré una huelga de hambre a ultranza hasta que la construcción fantástica contra mi adorada mujer Lucia Rippa y por otro lado sus fantásticos cómplices no sea llevada de nuevo a la realidad de las cosas con la única y esperada consecuencia de verla libre y nuevamente dedicada al cuidado de sus hijos. Esta mía decisión esta particularmente âdedicadaâ? al insigne Doctor Enrico Di Nicola, procurador jefe de la docta, gorda y culta Bolonia que ha probablemente ha confundido la realidad con el mundo onírico. Mi acto de protesta pacífico esta además dirigido a enfocar la atención sobre la monstruosidad de los delitos asociativos tal y como son paridos actualmente por nuestro Código sancionador según cual lo efímero, lo incalificable o lo etéreo se convierten en macizo granito. Solicito a mi clase, al Proletariado italiano e internacional que restaure la solidaridad de base, recupere la unidad de Clase y expulse de sus dinámicas cotidianas los valores impuestos por el pensamiento neo-liberal, es decir, la competitividad, jerarquía, falsa moral, sustituyéndolos por el apoyo mutuo, la acción directa y la práctica de la Libertad con todo aquello que le inspire el sentimiento de los Derechos, la Justicia y Solidaridad hacia los otros. ¿Son necesarios otros argumentos para demostrar que el cenagal externo del cual se viste la Democracia sirve para ocultar su atroz puño de hierro? Este orden democrático no debe ser subvertido sino demolido hasta sus mismas raíces para dejar espacio a un nuevo contrato social, un nuevo pacto de consorcio humano, un mundo diferente.

Desde el centro de exterminio de Livorno, el marido, el compañero, el padre de los hijos de Lucia Rippa.

Michelle Pontolillo

Livorno, 1º de junio de 2005.

This work is in the public domain
Sindicat