Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: amèrica llatina
Kirchner todavía no es fascista
30 mai 2005
Decir que âactualmenteâ? Kirchner sea fascista es un exceso dialéctico, pero sin embargo creo que de seguir transitando el camino establecido con su autoritarismo manifiesto y comprobable irá indefectiblemente hacia esas prácticas que cualquier persona de bien debe condenar y denunciar con todas sus fuerzas y vehemencias antes de que sea demasiado tarde.
Kirchner todavía no es fascista

âDale poder a un hombre... y lo conocerásâ?

por Hugo Alberto de Pedro

    Las apreciaciones de Elisa Carrió, líder del ARI, sobre que âVamos a la constitución de un régimen autoritario muy fuerteâ? y que âLo que está haciendo Kirchner es de manual, no van a creer que es una idea original, en realidad se llama democracia delegativa, como dice Guillermo O´Donnell, o neofascismoâ? es una llamada de atención lo suficientemente grave.

    Cuando menciona que âVa a haber sociedades más fragmentadas y deterioradas, dependencia de un liderazgo y control de los mediosâ? creo que no se aleja mucho de la realidad que uno percibe a diario y cada vez con mayor intensidad.

    Ahora bien, de ahí a que sea el presidente Néstor Carlos Kirchner un fascista considero que hay una distancia abismal con respecto a lo que siempre ha sido, y que ahora toda la Nación puede verificarlo en sus acciones diariamente.

    Kirchner tiene una concepción autoritaria de la política, es un autoritario sin más.

    La utilización excesiva del poder lo colocan dentro del grupo de quienes consideran que la política es la herramienta necesaria para cooptar voluntades en la búsqueda de aumentar el hegemonismo. Es indudable que éste más temprano o más tarde termina convirtiéndose en autoritarismo a partir de no contar con otras opiniones o posiciones que enfrenten los pensamientos y las acciones de gobierno.

    La descalificación habitual a la que hecha mano el presidente habitualmente demuestra que no está dispuesto a conciliar posiciones con aquellos que no estén dispuestos a formar parte de su proyecto, antes y ahora llamado Frente para la Victoria. ¿Acaso alguien seriamente puede advertir en él la intención de abrir los diálogos políticos tan necesarios en la vida republicana?. Seguro que no.

    La utilización que ha realizado del mismísimo partido o movimiento peronista es un claro ejemplo de la incapacidad de ser él, el creador de un espacio político superador y diferente al que todos conocemos. Ya lo hizo con grandes éxitos en la provincia de Santa Cruz, mal que les pese a los comunicadotes sociales que se encargaron de esconder el pasado político de Kirchner, donde se convirtió en dueño, señor y centro de todo lo concerniente con el Estado provincial. Desde cuyo poder, con el manejo inconsulto de las finanzas públicas hasta el límite de esconder cientos de millones de dólares en algún lugar del mundo, terminó destruyendo cualquier intento serio de construir una oposición al ârégimenâ? instituido. Ahí estuvieron a la orden del día la compra de voluntades y las rupturas incentivadas y producidas dentro de los partidos de la oposición.

    Que ahora se presente como un paladín âen y porâ? la defensa de los Derechos Humanos es una demostración cabal de lo que es capaz el presidente, ya que no existe la más mínima comprobación de que esas banderas hayan sido abrazadas por él antes de llegar al gobierno Nacional. De eso pueden dar testimonio todos los Organismos consustanciados desde siempre con la búsqueda de la verdad y la justicia; y que desgraciadamente hoy guardan silencio en una clara demostración de un oportunismo que repugna y duele en honor de los muchos que han trabajado infatigablemente por esos derechos.

    Es necesario recordar, para que algunos no se hagan los distraídos, como Kirchner el instigador de la represión policial que sufrieron los empleados municipales cuando él era intendente de Río Gallegos o como fueron apaleados por sus huestes los asambleístas de esa ciudad, si por algún motivo alguien se olvida de la persecución y la cárcel que debieron sufrir las trabajadoras y trabajadores desocupados de Caleta Olivia.

    El manejo de los medios de comunicación e información, a través de la publicidad oficial y los consabidos aprietes no es algo novedoso en la impronta de Kirchner, y para ello solamente hay que verificar las denuncias y los múltiples problemas que ocurrieron durante los doce años de su permanencia como gobernador santacruceño con los diferentes medios locales y nacionales. Doce años merced a las dos reformas constitucionales por él impulsadas y que permitieron que triplique su mandato con reelección y re-reelección indefinida.

    Kirchner ha sido autoritario al momento de definir los lineamientos y cargos en la justicia. Ãsta en todo el territorio santacruceño ha estado al servicio del Poder Ejecutivo con las mismas prácticas que Carlos Saúl Menem llevó adelante en la Argentina a partir del año 1989. Un plagio que encuentra coincidencias en el nombramiento de los supremos con desconocidos antecedentes profesionales y jurídicos, como así con el aumento de los miembros del Tribunal Superior de Justicia. Ello extensible a la conformación de los organismos de control públicos estatales y el descabezamiento de la fiscalía de Estado.

    La cuestión de plebiscitarlo que hoy el presidente se ha encargado de poner en el tapete, es una demostración patente de llevar al electorado hacia un callejón presentado por él como sin salida si no es con él y su poder. La elección de octubre próximo solamente entiende en la renovación parcial de las cámaras legislativas y en lo más mínimo en el camino fijado por el Ejecutivo. Sin embargo, un gobierno que se presenta como tan bueno en su gestión debe necesariamente hacer que sus ministros sean forzados a encabezar las listas de candidatos sin el más mínimo entusiasmo y sin el más mínimo trabajo político en las bases partidarias por los nombrados a dedo. Todos están esperando que Kirchner los incluya o los excluya en cualquier distrito de nuestro territorio.

    La utilización que ha hecho Kirchner de decretos, de los de necesidad y urgencia y de los otros, demuestran una clara demostración del desprecio que tiene por las instituciones republicanas y de la forma que él concibe a la política. Aún desde la realidad que presentan ambas cámaras legislativas que han apoyado a libro cerrado cualquier designio del gobierno. Un parlamento más parecido al silencio de los cementerios que a la casa de las voces de los representantes y las leyes.

    En resumen, decir que âactualmenteâ? Kirchner sea fascista es un exceso dialéctico, pero sin embargo creo que de seguir transitando el camino establecido con su autoritarismo manifiesto y comprobable irá indefectiblemente hacia esas prácticas que cualquier persona de bien debe condenar y denunciar con todas sus fuerzas y vehemencias antes de que sea demasiado tarde.

30 de mayo del 2005
Mira també:
http://usuarios.advance.com.ar/hugo-de-pedro/hdp.htm

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa