Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
BOLIVIA, la verdad de lo que ocurre en este momento
26 mai 2005
Es innegable que nuestro país âBolivia- los últimos días ha sido nuevamente testigo de innumerables demandas provenientes de diversos sectores del país, fruto de estas demandas, la ciudad de La Paz âcentro político de Bolivia- ha sido nuevamente el punto de convergencia de la mayoría de estos movimientos sociales entre los que destacan campesinos, cocaleros, y mineros principalmente que en base a marchas de protesta, bloqueo de calles y avenidas, convulsionando la ciudad, agrediendo a los comerciantes, saqueando lo que a su paso encuentran, han encontrado la manera de âhacerse escucharâ? por un gobierno a la cabeza de Carlos Mesa, un presidente que hasta el día de hoy no ha encontrado la manera de gobernar este país y menos ha sabido âescucharâ? a los sectores sociales y se caracteriza por una indecisión crónica.

Con cierta preocupación hemos visto publicados artículos respecto a lo que esta sucediendo en Bolivia en algunos servidores que claramente responden a ciertos intereses e ideologías con los cuales no tenemos ninguna discrepancia, pero nos preocupa un poco el hecho de la desinformación a la que se esta llegando, esto lo iremos explicando un poco más adelante y para entender lo que en realidad sucede en Bolivia en este momento creemos que es necesario poner en la balanza a todos los sectores sociales y no solo a unos cuantos que creer tener la razón, por eso expondremos los intereses y demandas de todos los Bolivianos y Bolivianas y a partir de esto que cada uno saque su propia conclusión.

En este momento, lo que está sucediendo en Bolivia esta muy lejos de ser una lucha unida de los sectores desamparados, de los sectores sociales campesinos, mineros, etc. Lo que en realidad esta sucediendo es una clara disputa del poder entre los diversos conglomerados, por una lado están los departamentos de Tarija, Santa Cruz, Beni, Pando, Chuquisaca y hasta Oruro que se inclinan a favor de lograr las autonomías departamentales; por otro sector se encuentran los departamentos de La Paz, Potosí, la ciudad del El Alto que rechazan el modelo autonómico y tienen establecida la consigna de ânacionalizar los hidrocarburosâ?, vale decir los recursos naturales del gas y el petróleo. A esta ya marcada división, se tiene que forzosamente agregar, la división que existe en algunos departamentos como Oruro y Tarija donde si bien la mayoría se inclina por las autonomías, también coexisten agrupaciones que se inclinan por la nacionalización de los hidrocarburos y la no muy clara decisión que tienen los departamentos de Cochabamba y Chuquisaca.

¿Cómo se entiende el pedido de autonomías departamentales? Bolivia desde su nacimiento como república independiente y soberana el 6 de agosto de 1825 tiene un gran pecado, ese pecado se llama âdiversidad étnica cultural y biológicaâ?, para ilustrar mejor esto vamos a tomar prestado una parte de un artículo escrito por Jimmy Ortiz, publicado en la página www.bolivia.indymedia.org 26/05/2005 http://www.bolivia.indymedia.org/es/2005/05/17444.shtml que textualmente dice:
-     âBolivia es un país diverso como pocos en el mundo. Nuestras diferencias sociales, culturales y ecológicas son abismales. Coexistimos en este país guaraníes, quechuas, aymaras, blancos, mestizos, emigrantes japoneses, menonitas, árabes, judíos, croatas y otros grupos. Unos creen en el Dios de Israel, otros en la Pachamama o en la luna, el rayo y la tormenta. Unos quieren el progreso tipo occidental, otros quieren volver al incario, las misiones jesuíticas o la vida nómada precolombina. Tenemos nieves eternas y lugares casi a nivel del mar en medio continente. Tenemos puna brava y la biodiversidad más grande del mundoâ?.

Es muy importante entender este hecho, porque solo así seremos capaces de darnos cuenta que esta división fruto de las diversas cosmovisiones que convergen en nuestro país no es una división generada por posiciones políticas, ideológicas o posiciones sectarias, simplemente esta división que tenemos en el país es una división natural que ha sido ignorada por quienes a su turno les tocó ser actores políticos y sociales puesto que consideraron a Bolivia un país homogéneo y quisieron gobernarlo como tal, cuando la realidad es totalmente contraria y nos demuestra que somos tan heterogéneos como pocos países en el planeta, por eso volvemos a recalcar que el mayor pecado de este país es poseer tanta riqueza y diversidad étnico, cultural y biológica y no saber aprovecharla.
Fruto de esta visión de país homogéneo se centraliza el poder tanto económico y sobre todo político en la ciudad de La Paz, en la región occidental del país producto de una intensa pelea entre los paceños y los chuquisaqueños puesto que no olvidemos que en una primera instancia el poder estaba centrado en la ciudad de Sucre, en el departamento de Chuquisaca, que hasta el día de hoy es la capital de la república de Bolivia y La Paz es solo la sede de gobierno.
Producto también de esta centralización del poder, La Paz por muchos años fue el eje motor del país, puesto que todos lo ingresos generados en los diversos departamentos iban a parar en esta ciudad, y los departamentos âproductoresâ? fueron paulatinamente quedándose postergados, atrasados, sumidos en la miseria, tal el caso de departamentos de Potosí y Oruro que por muchos años fueron el bastión y el sostén de la economía boliviana gracias a sus riquezas mineras que fueron explotadas por nacionales y extranjeros que se llevaron los dividendos hacia otros sectores y no quedó nada en dichos departamentos esto fruto del modelo centralizado; Potosí y Oruro hoy estoy seguro que se arrepienten de haber permitido esta fuga de sus riquezas sin haber recibido nada a cambio, excepto pobreza, marginación y postergación. Fruto de esta política centralizadora se originó la Ciudad del El Alto, ubicada a casi 4000 metros sobre el nivel del mar, esta ciudad esta conformada en su mayoría por gente que ha migrado de los departamentos como Potosí y Oruro, además sectores del departamento de La Paz que sufrieron en carne viva las consecuencias de la centralización del poder, y en su afán de acercarse al centro económico de país, en este caso la ciudad de La Paz se fueron asentando en sitios muy complicados para la existencia de los seres humanos, optaron por vivir en las laderas, en las faldas de los cerros y quien conoce la ciudad de La Paz sabe que su topografía no es la adecuada para la proliferación de más sectores urbanos, pero la gente necesitaba estar cerca y por eso se asentó en la Ciudad del El Alto, un sitio inhóspito, carente de vegetación, un clima de 5 grados centígrados como promedio y que alcanza en épocas invernales hasta â10 grados fácilmente; la gente tuvo que adaptarse a estas condiciones porque de otro modo su existencia estaba seriamente comprometida. El fenómeno de la migración de sectores rurales a urbanos en nuestro país es fruto de la centralización del poder, de eso no hay ninguna duda.
Con el pasar de los años, en Bolivia se impulsa la agroindustria, de esta manera departamentos como Cochabamba y Santa Cruz en mayor grado logran un relativo despegue de sus economías y por tanto logran un desarrollo muy por encima de los demás departamentos, de este modo es que en Bolivia el eje central del país esta conformado por La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, las tres ciudades más desarrolladas a costa nuevamente del saqueo de los departamentos mineros, y posteriormente de los otros departamentos, nos guste o no estás han sido las ciudades más favorecidas gracias a la centralización aunque La Paz claramente es la mayor beneficiada.
Con esta ya amarga experiencia, hoy en día cuando la minería ha quedado postergada y casi nula âpor el momento- la naturaleza nos brinda otra fuente de riqueza natural, el gas y el petróleo que si bien han sido explotados desde hace ya muchos años, en este último tiempo ha pasado a ser nuestra principal fuente de riqueza y quizá pieza clave para que Bolivia salga del subdesarrollo en el que se ha encontrado sumida desde siempre, pero que también pone a Bolivia en una situación inmejorable en sur América puesto que nuestro gas y nuestro petróleo son indispensables no solo para nosotros sino también para muchos países vecinos. Con justa razón y con un criterio totalmente acertado los departamentos en cuyos suelos se encuentra estas reservas exigen en este momento autonomías departamentales puesto que no quieren correr la misma suerte de Potosí y Oruro, ahora bien, el meollo del asunto es ¿qué tipo de autonomías?, ¿bajo que condiciones?, ¿niveles de competencia y decisión?, etc, hay muchas preguntas que surgen y que incluso tienden a confundir el tema de autonomías con la tan temida idea de federalizar el país; ese es un tema que hay que discutirlo, analizarlo, socializarlo pero podríamos alcanzar un nivel de autonomías departamentales en los cuales cada departamento âproductorâ? reciba ingresos directos por sus recursos pero a la vez se cree un fondo de compensación común para los departamentos con los cuales Bolivia tiene una deuda histórica y les permita de algún modo obtener ingresos económicos para lograr un adecuado desarrollo, además se les otorgue a todos los departamentos cierto grado de independencia política con temas que son de su exclusivo interés, el caso de educación, salud, etc para que cada departamento sepa en que invertir sus recursos y de este modo descentralizar el poder tanto económico y político de la ciudad de La Paz.

Ahora bien, hay otro sector que pide la ânacionalización de los hidrocarburosâ?, esta consigna que desde nuestro punto de vista esta siendo manejada de manera irresponsable por sectores minoritarios y radicalizados del país, el caso de la FEJUVE de El Alto, COR de El Alto, Solares de la COB además de ser un ex paramilitar, Roberto De La Cruz, que de un modo u otro amparados siempre en la violencia y el conflicto pretenden llegar a la toma del poder por la vía antidemocrática. Sin duda lo ideal utópico sería conseguir la tan proclamada ânacionalización sin indemnizaciónâ? pero la pregunta central ¿es posible conseguir la tan ansiada nacionalización sin indemnización?, la respuesta es sencilla NO, NO SE PUEDE ¿por qué?, por muchas razones que a continuación planteamos:

Primero, porque solo unos cuantos sectores radicalizados sin la más mínima esperanza de llegar al poder, irrumpen de manera violenta exigiendo nacionalización porque saben que por la vía democrática no son en lo absoluto representativos.

Segundo, no tenemos la capacidad económica como para desistir de la ayuda internacional, privarnos de las inversiones que realizan las petroleras en el país y más aún para generar una industria gasífera y petrolífera como creen hacer creer ciertos âdirigentesâ? a incautos conglomerados de gente que no conoce a ciencia cierta los parámetros nacionales e internacionales bajo los cuales se desarrolla el mercado de los hidrocarburos.

Tercero, no podemos permitir convertir a Bolivia en un país económicamente inviable, no somos una isla independiente, estamos geográficamente ubicados en el corazón de América del sur, somos un país nexo entre el pacífico y atlántico, esto nos vincula de manera muy fuerte a los mercados internacionales, necesitamos exportar nuestros productos, importar los que no producimos, es decir necesitamos tanto de los otros países como ellos de nosotros y no podemos cerrar los ojos a esta realidad. No podemos cerrar las puertas a las inversiones porque si vemos a nuestro alrededor ni la misma Cuba cierra sus puertas a la inversión extranjera, entonces cerrar las puertas a la inversión extranjera en Bolivia es hacerla inviable y condenarla al fracaso absoluto.

Cuarto y quizá lo más importante, lejos del tema económico, político esta el tema del respeto por la diversidad étnica cultural que habita en Bolivia, muchos de nosotros estamos de acuerdo con autonomías para la preservación de nuestra cultura, nuestra identidad y nuestros espacios naturales, los departamentos que en este momento son beneficiados con este recurso natural necesitan desarrollo, necesitan despegar del atraso al que han sido sometido, ahora tienen una oportunidad inmejorable que la historia les esta brindando y necesitan tomar decisiones sobre sus recursos, quieren autonomía y deben tenerla, se necesita inversión privada en cuando a la explotación, transporte y comercialización de los hidrocarburos y por lo tanto debemos permitir que la sigan teniendo, es cuestión de respeto mutuo entre bolivianos y bolivianas, no es cuestión de sectores radicalizados que representan a nadie excepto a ellos decidir sobre el futuro del país. ¿Debemos mejor las reales condiciones de explotación, transporte y comercialización de nuestros recursos?, por supuesto que si, se deben revisar los contratos, buscar condiciones favorables al país en pos de un desarrollo, pero la NACIONALIZACIÃN SIN INDEMINIZACION no es una posición política, económica y menos una posición nacional, es una postura de sectores radicales que quieren desestabilizar el país en pos de buscar réditos personales.

Por esto y por muchas otros factores ya más técnicos, no es posible la tan ansiada nacionalización âpor lo menos por ahora no- . Dejemos de enviar al mundo noticias de tono sindicalistas, noticias que más que llamar la atención llaman a la pena y la lástima, Bolivia no necesita de la lástima de los demás, manejemos la información con más tino y no tomemos conceptos como revolución social, implantación del gobierno obrero campesino, que sabemos perfectamente no se va a dar porque la mayoría de los Bolivianos y Bolivianas no somos violentos, radicales, extremistas y queremos a este país y por lo tanto no vamos a permitir que se transforme en un país inviable, sin las mínimas garantías y donde se violen los derecho humanos a diario.
Al mundo entero les decimos que en Bolivia no hay una convulsión social como se quiere hacer notar, son unos cuantos sectores los radicales que marchan, protestan y lo que es peor, agreden y destruyen cuanto encuentran a su paso. Los movimientos sociales están divididos, la mayoría exige una asamblea constituyente y no así la NACIONALIZACIÃN SIN INDEMINIZACION, queremos cambiar las reglas de juego pero no estrangular a Bolivia. Por lo tanto muchas de las informaciones que se están lanzando al mundo son totalmente falsas, distorsionadas y además exageradas en su real contenido, las carreteras no están bloqueadas excepto las del departamento de La Paz, los otros departamentos vivimos en una calma notoria y sin protestas o enfrentamientos de ningún tipo por eso es necesario entender y además quedarse convencidos de quienes son en realidad los que quieren que Bolivia se divida políticamente, y estos no somos quienes propugnamos y exigimos autonomías, sino aquellos mal llamados dirigentes que no conocen otra vía que la violencia para alcanzar sus objetivos, en base a sus prejuicios, odios y aspiraciones personales a costa de desintegrar el país entero.

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Estado no es NACION
27 mai 2005
La diversidad biorregional de un estado-nación es una gran riqueza, no un pecado. La existencia de varias naciones, como en Bolivia, es un potencial muy interesante, con sus originalidades y contradicciones culturales.

Por lo de los hidrocarbuors, no se trata de "nacionalizar", sino de "estatalizar".
Bolivia no es una nación, sino un estado de/con varias naciones que le componen (u oprimidas por el).
Verdad??
27 mai 2005
¿Como se escribe "verdad" en Quechua o en Guaraní?

Verdades hay muchas.
Empezemos escribiéndolas en las lenguas que nos corresponden, para que se aprecien de "verdad"...........
y, luego, ya veríamos si merece la pena la exportación hacia otros pueblos ("naciones"), en lenguas cosmopolitas
Re: BOLIVIA, la verdad de lo que ocurre en este momento
27 mai 2005
Bolivia te amo. luchá por tus derechos. Argentina, Bs. As.
Sindicato Sindicat