Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: amèrica llatina
Tzotziles desplazados de Yaxjemel cumplen 8 años de resistir con conciencia las adversidades
20 mai 2005
Pese a la pobreza, 160 niños asisten a diario a tomar clases en una escuela local
Despojados de sus milpas, deben trabajar en pequeñas parcelas "de prestado" Con Jornadas de Resistencia, grupos civiles reúnen apoyo que se traduce en alimentación y salud
HERMANN BELLINGHAUSEN

Takiukum, Chis., 19 de mayo. En las afueras de la comunidad propiamente dicha, en modestas casas de tabla, lámina y cartón, el llamado Campamento Ocho del municipio autónomo de Polhó acoge a unos 900 civiles zapatistas expulsados de sus tierras por los paramilitares de Yaxjemel en 1997. En una zona donde la pobreza es "ancestral" de por sí, los indígenas sostienen su resistencia en condiciones materiales muy precarias. Uno diría que sorprendentes. "La conciencia que tenemos hace que podamos resistir sin perder el ánimo", expresa sonriente Lucio, un promotor de educación.

Dentro de la comunidad de Takiukum, enclavada en la serranía pedrana, un campamento militar ocupa un buen terreno para los dormitorios, comedores, canchas deportivas, cocheras para camiones y vehículos blindados, puestos de control, oficinas, parapetos de rocas blanqueadas y costales de arena verde olivo, tinacos de agua, área de baños. A espaldas de estas instalaciones sube por la ladera un terreno talado que estaría bueno para toda una milpa, donde se despliegan monumentales el escudo de la Secretaría de la Defensa Nacional, la identificación de la zona militar, del batallón y del agrupamiento que ocupa esa posición de avanzada, también desde 1997.

El contraste es fuerte. Sobre todo porque los desplazados no tienen ya sus milpas y cafetales, y trabajan pequeñas parcelas de prestado para obtener un poco de maíz. Sus tierras las controlan los paramilitares priístas, allá en Yaxjemel. El peregrinar ha sido largo. Hasta hace tres años, el campamento de familias zapatistas estaba en Naranjatic, pero la escasez de agua las obligó a trasladarse a Takiukum, en donde como sea necesitan caminar grandes distancias para obtener el líquido. Cada día se puede ver a mujeres y niñas cargando con mecapal garrafones de agua de diez y 20 litros.

El Campamento Ocho no es un verdadero pueblo; las cabañas y casuchas albergan varias familias a la vez. Así se procrean y crecen los niños. Así se pasa la vida día tras día.

Pero hay escuela. Acuden a ella 160 alumnos. Siete promotores de educación imparten los dos "niveles" de las tres "etapas" que componen los seis años de la primaria autónoma. "La libertad es un sueño que la educación hará realidad", se lee en el muro de una de las aulas: un cuarto con muros de tabla, piso de tierra, techo de lámina y bancas rudimentarias, de momento arrinconadas porque diez niñas de belleza indescriptible ensayan el Jarabe Tapatío y necesitan espacio.

Lucio, promotor de educación, un muchacho como de 20 años, acciona la grabadora e indica el paso correcto, que ya dominan aunque al modo tzotzil, con pasos cortos y una sonrisa diferente. Sus huipiles estampados en cientos de finas líneas rojas, rosas y moradas, hacen vibrar el aire. Dos de ellas muestran los brazos con las costras y escoriaciones de alguna infección cutánea, pero también sonríen, tímidas y entretenidas. Una bulliciosa treintena de niños observa la clase de baile.

Al centro de las cabañas que componen la escuela autónoma varios niños juegan en la cancha de tierra aplanada. El entusiasta promotor señala las laderas y dice: "Ya pronto los compas van a sembrar un poco de milpa con las tierras que nos emprestan aquí en Takiukum. A ver si llueve". Lucio salió de Yaxjemel siendo niño. El exilio lo hizo maestro de los niños. Dice que le gusta su trabajo. Dice que es difícil pero tiene la conciencia. Muestra un cancionero, escrito a mano, con la letras de las composiciones que ensaya con los alumnos. Sin desdeñar rondas infantiles y boleros como Déjame llorar, las composiciones que aprenden los niños van desde Comandante Che Guevara, de Carlos Puebla, el Corrido de Emiliano Zapata y Las casas de madera, hasta Compañero Manuel, El insurgente, La cumbia del EZLN, Las mañanitas insurgentes y otras.

Abre el cancionero La Sierra de escuela, una verdadera declaración de principios, compuesta por los promotores en alguno de sus talleres periódicos. La letra es como sigue: "De la sierra de la escuela/traigo un mensaje muy grave:/ahí andan los promotores./Les asiste la razón/que la justicia es su destino./Saben de los padeceres/de todos los compañeros,/han arriesgado sus vidas /defendiendo a sus alumnos./Quieren una educación libre/sin patrón y sin amos. /Les duele mi corazón/por sus hijos abandonados,/pero me da vergüenza/ver su carne arrodillada./Uneteles compañero,/fájate los pantalones./Más vale morir de pie/que vivir de rodillas."

Los niños aprenden aquí a leer y escribir en 'castilla' y tzotzil. Las matemáticas se imparten en ambas lenguas. Además, se enseña historia de México y se efectúan actividades artísticas y deportivas.

La cocina comunal ocupa un amplio galerón al lado de la escuela. Pulcro y ordenado, el recinto es una barricada más de la resistencia. Aquí trabajan como cocineras dos nutriólogas indígenas, formadas y apoyadas por el Fideicomiso para la Salud de los Niños Indígenas de México (Fideo). Los costales de amaranto y atole apilados contra un muro muestran una engañosa abundancia. La cocina vive en permanente escasez de maíz, frijol y café. Luego de que la Cruz Roja retiró su ayuda alimentaria en diciembre de 2003, este fideicomiso de la sociedad civil promueve las Jornadas de Resistencia, para reunir apoyo económico, mas lo que recibe en la actualidad dista de ser suficiente.

Alimentación, salud y educación son los ejes de la autonomía en todos los territorios zapatistas. En Takiukum, como en Polhó, estos ejes (en especial los dos primeros) se cubren con una precariedad propia de las verdaderas guerras.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2005/may05/050520/023n1pol.php

This work is in the public domain

Comentaris

Pese al acoso militar, las bases zapatistas construyen clínicas, escuelas y talleres
21 mai 2005
HERMANN BELLINGHAUSEN

La Garrucha, chis. 20 de mayo. "Nosotros los indígenas podemos hacer el trabajo de los políticos", suelta a bocajarro la junta de buen gobierno (JBG) para iniciar una brevísima conversación con este enviado.

Es de noche, pero la JBG El camino del futuro sigue trabajando. A la luz de unas velas, pues hace dos días que no hay energía eléctrica en la comunidad (lo cual es frecuente), los representantes en la junta de los demás municipios autónomos de la selva tzeltal, asienten, como subrayando las palabras de su compañero.

"Esto es lo principal que tenemos que decir. Por eso estamos trabajando", agrega el gobernante indígena. Luego se abre un silencio de medio minuto, en el que los indígenas intercambian miradas y sonríen, de buen humor, no obstante que enseguida otro de ellos denuncia con una ronquera de fastidio:

"Los soldados están haciendo muchos movimientos todos los días. Los militares pasan cinco o seis carros cada vuelta. Suben y bajan frente al caracol dos o tres veces al día."

Así concluye la epigramática conversación. Queda agregar que, en efecto, los patrullajes por el caracol Resistencia hacia un nuevo amanecer cubren la ruta Patihuitz (o San Quintín)-Ocosingo con una constancia inusual, aun para los usos de la pax foxiana que aprieta, por sobre todas las partes, en Chenalhó, y en las cañadas de Ocosingo, donde se extienden los cuatro municipios rebeldes de este caracol: Francisco Gómez, San Manuel, Francisco Villa y Ricardo Flores Magón.

Rebelde al apagón decretado por la Comisión Federal de Electricidad, la nueva y sólida casa del Colectivo de Mujeres Indígenas Zapatistas en Resistencia tiene todas las luces encendidas, gracias a un pequeño motor, lo cual permite funcionar a las dos máquinas de coser y una computadora. Esta "casa de cultura", como también la llaman, fue inaugurada el pasado 25 de marzo, con la participación en el trabajo colectivo de dos caravanas nacionales, una punk, y otra de trabajo voluntario. Los muros interiores son blancos, decorados con grecas de pequeños caracoles azul celeste y perfiles de mujeres de trenzas y paliacate en el rostro.

Un e-mail para contactar

Aquí se confeccionan huipiles de manta tradicionales, y también adaptaciones contemporáneas, como los que llevan en torno del cuello, en vez de listones o bordados, las franjas floridas que rodean los paliacates. Los colectivos de mujeres de los municipios se organizan ya, reciben talleres y empiezan a buscar la comercialización. Una mujer, que traza el patrón de una blusa sobre una ancha mesa de costura, me entrega una pequeña etiqueta que reproduce el logo del colectivo, el cual luce pintado al fondo del taller, en el muro. Consiste en una estella roja y cuatros rostros femeninos cubiertos con pasamontañas o paliacate.

"Con la compra de esta artesanía apoya usted directamente la resistencia de nuestros pueblos en lucha", se lee al reverso. La mujer insiste en que mire bien la etiqueta, para que vea que también está escrito el correo electrónico de las artesanas (tejiendoconciencias ARROBA hotmail.com). Por si alguien quiere contactarlas.

A la mañana siguiente es posible recorrer la clínica de maternidad en construcción, que se agregará a la clínica general ya existente en el caracol. A la distancia se alcanza a ver, ya casi concluido, el edificio de la inminente secundaria autónoma de la zona, la cual se sumará al centro de formación de promotores Compañero Manuel, que ya opera en La Culebra, para de allí extender el sistema escolar de los rebeldes y mejorar las primarias existentes en San Manuel y Francisco Villa. Adicionalmente, este 6 de mayo se inauguró una primaria autónoma en Arroyo Granizo, comunidad del municipio Ricardo Flores Magón.

Por acá el rezago educativo es grande todavía. Las nuevas construcciones son sólo la parte material, tangible, de una autonomía rebelde que las comunidades toman en sus manos de una manera cada día más prominente.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2005/may05/050521/014n1pol.php

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more