Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme
"El pueblo soviético liberó al alemán"
07 mai 2005
60º aniversario del final de la II Guerra Mundial

Los viejos comunistas celebran la liberación.

Alemanes del Este se encuentran, sesenta años después, con uno de los soldados soviéticos que entró en Berlín.

"El pueblo soviético liberó al alemán", dice Vladimir Gall, entre aplausos emocionados del público
untitled.bmp
Konrad Wolf y Vladimir Gall, en las afueras de Berlín, en abril de 1945.
MARC BASSETS - 07/05/2005
Berlín. Corresponsal

La colección de monedas conmemorativas del final de la Segunda Guerra Mundial de Klaus Schotzau, un berlinés de 70 años, consta de piezas rusas, francesas, británicas y de la difunta Alemania Oriental, entre otras. Faltan monedas de la República Federal Alemana y Schotzau, que se declara comunista, lo siente de verdad.

"Alemania no ha hecho sellos conmemorativos ni monedas. Es lamentable y es una muestra del espíritu de la República Federal", se quejaba hace unos días en el vestíbulo del Kino International, un cine de arquitectura socialista construido en los años sesenta en la avenida Karl Marx, en el corazón del Berlín Este, donde exponía su colección.

"La RFA recogió la herencia del Reich alemán. En 1951 rehabilitó a los criminales de guerra y generales y militares. De hecho hay una continuidad. Los que tenían algo que ocultar se marcharon al Oeste. Tenían miedo al desquite de los rusos, del Ejército Rojo", argumentaba en la entrada del cine.

No era un día cualquiera en el Kino International. Acababa de proyectarse Ich war neunzehn (Yo tenía 19 años),una película en blanco y negro, estrenada en este mismo cine en el año 1968, dirigida por Konrad Wolf (1925-1982). Éste fue uno los cineastas más representativos de la República Democrática de Alemania, hermano del superespía Markus Wolf.

La película es autobiográfica. Narra la llegada a Berlín, a finales de abril de 1945, de un joven Konrad Wolf, exiliado con su familia en Moscú desde los años treinta, con el Ejército Rojo. Al estreno, poco antes de la invasión soviética de Checoslovaquia, acudió la plana mayor del régimen germanoriental.

Esta semana una treintena de personas asistió a la proyección de Yo tenía 19 años,organizada por la Fundación Rosa Luxemburgo, próxima al PDS, el partido heredero del Partido Socialista Unificado (SED), que gobernó la RDA durante cuarenta años. Viendo la película, en la que apenas hay indicios de las brutalidades contra la población civil, es difícil dudar de que los soldados soviéticos fueron auténticos libertadores.

Muchos alemanes orientales, al contrario que los vecinos de Europa oriental, guardan recuerdos amables de los rusos y ahora quieren celebrar el 8 de mayo, día de la capitulación, con todos los honores. En algunos barrios del este de Berlín, donde el paro afecta a más del 20% de la población, el PDS disfruta de mayorías amplísimas.

Al coloquio posterior al filme asistió el modelo real del coprotagonista, el ruso Vladimir Gall, de 86 años. Gall entró en Berlín con Konrad Wolf y negoció la rendición de la fortaleza de Spandau, un suburbio de Berlín. Entre el público, compuesto ante todo por jubilados, había emoción ante las escenas heroicas de la guerra antifascista. Cuando Gall dijo: "El pueblo soviético liberó al alemán", hubo aplausos.

"Al llegar a Berlín yo tenía una imagen contradictoria de los alemanes. Conocía a algunos que representaban a la Alemania de Hitler -comentó después del coloquio Vladimir Gall-. Pero durante la guerra y los primeros días de la posguerra conocí a otros que representaban una Alemania completamente distinta, una Alemania democrática, como mi mejor amigo, mi querido Konni, Konrad Wolf". Preguntado por la violencia de la soldadesca soviética, que tuvo por objetivo prioritario a las mujeres alemanas, Gall responde: "Yo no lo viví. Claro que hubo, pero no fue masiva como dijo la propaganda. Y el mariscal Zhukov dio una orden para que se castigase a quien hiciese eso. Nosotros procuramos impedirlo".

Klaus Schotzau, el coleccionista de monedas, tenía diez años cuando terminó la guerra. Vivía escondido en un sótano de Hennigsdorf, cerca de Berlín.Ysiente gratitud hacia los soviéticos. "Fue una liberación, y no simplemente el final de la guerra, como se dice ahora".

This work is in the public domain

Comentaris

Re: "El pueblo soviético liberó al alemán"
09 mai 2005
Libero al pueblo aleman al modo comunista, violando, masacrando y destruyendo todo lo que se encontraban por el camino.
Sindicat