Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: altres temes
Las trampas del MLC
06 mai 2005
YO PREFIERO LAS âEXPERIMENTACIONES POÃTICASâ? Y LAS âMETÃ?FORASâ? DEL TEXTO DE CELIA HART QUE EL PSEUDO ANÃ?LISIS CIENTÃ?FICO DEL MLC.
Cuando digo âMLCâ? no quisiera referirme al Movimiento Libertario Cubano, pero no tengo otra alternativa. Me gustaría haber utilizado como referencia el nombre de la persona que escribió el texto âExplorando el âbarrancoâ: una respuesta libertaria a Celia Hart,â? pero el texto, cuyo objetivo es refutar el argumento de Hart que âA LA IZQUIERDA DE FIDEL ESTÃ? EL BARRANCO,â? está bajo la rúbrica del MLC. Así que, ni modo, mi intervención en este asunto será entre lo que dice una persona y lo que dice un âmovimiento.â?

Vamos directo al punto. Déjame decirte que yo prefiero las âexperimentaciones poéticasâ? y las âmetáforasâ? del texto de Celia Hart que el pseudo análisis científico del MLC. Y la razón de esta perspectiva, como lo veremos más adelante, es que la propuesta de âizquierdaâ? del MLC adolece de dos artificios intelectuales que están dirigidos a promover la muerte del socialismo en Cuba: EL CULTO A UNA HERRAMIENTA y LA FALACIA DE UN OBJETIVO.

Celia Hart ha argumentado que âa la izquierda de Fidel está el barrancoâ? porque ella cree que âsin él, sin contar con él es imposible fundar nada viable de izquierdaâ? en Cuba, y yo comparto su perspectiva. La comparto no sólo porque tengo aprecio por figuras literarias, no tanto por la retórica, sino por el amor de lo que ellas comunican acerca una realidad social determinada, como es el caso de la metáfora del âbarrancoâ? de Hart. Carlos Marx mismo, incluso, no podría haber comunicado su concepto de âideologíaâ? con tan excepcional efectividad si no hubiese recurrido a la metáfora de la âimagen invertidaâ? de la cámara fotográfica y la retina.

El MLC, por contraste, argumenta que lo que se abre a la izquierda de Fidel no es el âbarrancoâ? sino âel ancho cauce de la libertad,â? que dicho sea de paso, y para ironía del mismo MLC, es también una metáfora. Toda postura de izquierda que se presuma responsable por el destino de Cuba, a mi parecer, no debe caer en la trampa de los dos artificios intelectuales del MLC que yo ahora mismo paso a discutir.

EL CULTO A UNA HERRAMIENTA:

Cuando digo âculto a una herramientaâ? quiero significar aquellas posiciones políticas que, como en el caso del texto del MLC, creen que âel fin justifica los mediosâ? en todo tiempo y lugar, y no les importa cuál sean estos âmediosâ? con tal de conseguir el objetivo. La verdad, afortunadamente, es más compleja. ¿Quién le dijo al MLC que la expresión de google âNO PRODUJO NINGÃN DOCUMENTO,â? el sistema electrónico de búsqueda avanzada de información en la web, debería servir como el standard de inferencia para afirmar o negar una determinada realidad social? ¿Por qué debería yo creer que no hay procesos de âautogestiónâ? o procesos de âconciencia de claseâ? en Cuba sólo porque google, según el MLC, es âla herramienta más poderosaâ? de análisis?

¿Acaso ya no existe el recurso de la reflexión y la intuición desde libros en bibliotecas, debates, conferencias, y más especialmente desde la producción de conocimiento obtenido desde la observación directa participativa en una práctica social específica? ¿O el conocimiento de la educación liberadora como algo distinto de la educación bancaria? ¡Por favor señores! ¿Por qué se contentan con tan poca cosa? Los matemáticos cubanos no inventaron ni tienen el monopolio de google. Si así fuera la cosa sería distinta. Google es una criatura del imperio capitalista que se rige por la lógica de los grandes negocios de la IT (Information Technology) dentro del reino de los grandes competidores como Altavista, MSN, Lycos, etc. Google no es más que un instrumento bajo la dirección de pensamiento de una corporación capitalista y su âChief Executive Officerâ? (CEO).

Así que, la frase âno produjo ningún documentoâ? es sólo un resultado de un mecanismo electrónico predeterminado por el mercado de la información y la ganancia, y es lógico que aquellas âpalabras perdidasâ? del socialismo que proclama el MLC resulten âperdidas.â? Y el hecho de estar âperdidasâ? no es más que un reflejo del bloqueo cultural y material de Estados Unidos contra Cuba.

Una âherramientaâ? no es nunca la cosa que determina la existencia de una práctica social; al contrario, son las visiones y motivaciones de un proyecto las que determinan su curso de existencia. Por éso, el âbarranco a la izquierda de Fidelâ? puede también ser interpretado como la denuncia de un cierto espacio popular que está buscando la muerte del socialismo en Cuba al glorificar un instrumento de análisis. Pero miremos ahora la falacia del âfinâ? o lo que justifica el mencionado instrumento.

LA FALACIA DE UN OBJETIVO:

Hablemos primero del objetivo y después de su falacia. La propuesta de âizquierdaâ? del MLC tiene tres componentes: (1) âuna urgente desmilitarizaciónâ? en Cuba, (2) âemprender el camino de la autogestiónâ? de los trabajadores, y (3) âretomar con fuerza y determinación el problema de las libertades más elementales.â? Ãso es lo que supuestamente en vez del âbarranco,â? según el MLC, debería conducir al âancho cauce de la libertad.â? A excepción del segundo componente que debemos reconocer por su gran valor relativo en la sociedad cubana, los otros dos elementos no son más que la esencia de la trampa.

Yo acepto que la autogestión de los trabajadores a todos los niveles de las formas de propiedad y de la economía en Cuba es un proceso que debería ser intensificado y promovido por los dirigentes de la revolución en concierto con las masas. De hecho sería un formidable muro socialista de contención a la penetración capitalista. Pero yo no vengo a esta conclusión porque google me haya conducido a dicha inferencia. Lo digo porque creo que la autogestion de los trabajadores tiene bases relativas y fundamentales en la sociedad cubana.

Lo digo también porque cuando ocurrió la derrota electoral de los Sandinistas en 1990, uno de los sentimientos más amargos que prevaleció en gran parte del corazón del pueblo era el hecho que los dirigentes revolucionarios no habían sido capaces de llevar la reforma agraria a sus niveles más profundos y masivos de autogestion y formas cooperativas. Paradójicamente, sin embargo, el hecho que el proceso de desmantelamiento de los logros revolucionarios en este país haya sido muy difícil para los gobiernos lacayos sucesivos, debido a la resistencia popular, es una muestra del gran valor relativo que tenía el fenómeno socialista en Nicaragua. Es en tal sentido que yo creo que la autogestión en Cuba debe tener bases relativas y fundamentales.

Los otros dos elementos de la alternativa âde izquierdaâ? del MLC, como dije, representan la muerte del socialismo en Cuba. Ellos son altamente ejemplares del mismo tipo de discurso que usó la burguesía Nicaragüense en los años 80 para acabar con la revolución Sandinista. Los vendepatria de aquella época echaron mano del discurso de âdesmilitarizaciónâ? del ejército Sandinista, de âlibertad de expresión,â? de âdemocraciaâ? y de âigualdadâ? que hoy proclama el MLC en Cuba. ¿Y cuál fue el resultado de ese discurso? Todo el mundo lo sabe. Nicaragua volvió al vulgar sistema electorero de la democracia representativa capitalista que trajo al poder a las nuevas momias de turno del Somocismo â Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños. Allí tienes ahora a uno de los países más pobres de América Latina, plagado con todas las lacras sociales del capitalismo dependiente. ¿Es éso lo que queréis para Cuba?

Si tú conociste la Nicaragua de los años 80, y has visitado la Nicaragua de hoy, como yo lo he hecho, no será ningún misterio apreciar la magnitud de la tragedia y la colosal farsa social que se camufló detrás de aquella terminología de desmilitarización, de libertad de expresión, de igualdad, y de democracia que hoy está usando el MLC en Cuba. Este fenómeno es precisamente el motivo por el que yo hace algún tiempo escribí un texto titulado âUna propuesta sobre Cuba.â?

Uno de los puntos cardinales de aquel texto era llamar la atención a la táctica burguesa electorera de âAPARTARâ? la voluntad popular del poder político para mantener sometida a la gente. Y por lo tanto, mi argumento debió destacar la otra cara de la moneda de aquella misma táctica burguesa con la diferencia de enfatizando el poder político socialista en articulación con el poder popular para garantizar la sobrevivencia de la revolución como un todo. La pretensión del MLC, por el contrario, es romper precisamente con esa articulación, como lo demuestra su propuesta de izquierda: âpara comprometer en ella no a su actual élite dirigente sino al pueblo cubano todo.â?

¡No nos engañemos señores! El poder político de Cuba no es una âéliteâ? cualquiera. Pregúntate por ejemplo ¿Cuál de las muchas élites âarrastradasâ? que han contaminado de vergüenza a América Latina podría tener un mínimo de soberanía política para concertar un compromiso como el de la ALTERNATIVA BOLIVARIANA PARA LAS AMÃRICAS (ALBA), como lo ha hecho Venezuela y Cuba recientemente? ¿Qué clase de alternativa de izquierda es una que fanáticamente condena todo lo que huele a autoridad y poder pero que no le importa hacer causa común con los intereses de la burguesía y el imperio?

La metáfora del âbarrancoâ? de Hart, en mi opinión, no vino al dominio público por el amor de retórica. Todo proyecto de sociedad que pudiera surgir en Cuba sin tomar en cuenta el poder político vigente, incluyendo obviamente la causa del hombre que ha dado su vida entera por el socialismo, será sencillamente de derecha, y es por éso que hablamos de la falacia y la perversidad del objetivo âlibertario.â?

Quisiera sinceramente estar equivocado. Pero mientras los protagonistas del MLC que se autoproclaman de izquierda no nos den el más mínimo signo de voluntad política para marchar en un frente común con la revolución â o como lo diría Hart con otra metáfora, apuntando al mismo âblanco de la mirilla del fusilâ? â y prefieren coquetear con los intereses del imperio, entonces yo no me puedo hacer promesas de mi equivocación.

Con toda mi tristeza, entonces, me veo obligado a concluir que el âbarrancoâ? a la izquierda de Fidel deberá ser también el despeñadero donde se hagan añicos las utopías de âizquierdaâ? que se presuman más radicales de lo que son, o de lo que deberían ser.

--Wilfredo Gutiérrez

REFERENCIAS:

http://www.lahaine.org/b2lharticulo.php?p=7008&more=1&c=1

http://andorra.indymedia.org/news/2005/04/2399.php

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display_any/64531

http://www.cubasolidaridad.org/modules.php?name=News&file=article&sid=46

--------------/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Las trampas del MLC
06 mai 2005
http://www.ainfos.ca/03/aug/ainfos00375.html
Sindicat