Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
El Rey estrenará otro Bribón; El barco con el que competirá el Monarca cuesta un millón de euros.
03 mai 2005
ESTEBAN URREIZTIETA

Está como loco, hablas con él y le preguntes lo que le preguntes, te contesta con el barco», confiesa uno de los fieles escuderos del Rey en los calurosos veranos de Mallorca. Don Juan Carlos ha cambiado una quincena de veces de Bribón. Pero quienes le rodean coinciden en que los nervios que recorren al monarca no los habían visto antes. Esta vez no sólo cambia su velero guiado por el placer de saborear lasmieles de la victoria
1051012409.jpg
ESTEBAN URREIZTIETA

Está como loco, hablas con él y le preguntes lo que le preguntes, te contesta con el barco», confiesa uno de los fieles escuderos del Rey en los calurosos veranos de Mallorca. Don Juan Carlos ha cambiado una quincena de veces de Bribón. Pero quienes le rodean coinciden en que los nervios que recorren al monarca no los habían visto antes. Esta vez no sólo cambia su velero guiado por el placer de saborear lasmieles de la victoria.

El último Bribón, que ya tiene fecha para su bautizo de mar, viene ahora mismo en mercante desde Nueva Zelanda, donde ha sido construido por encargo del armador Josep Cusí. Desmontado, el velero para competición hará su primer arribo en Amberes. Junto a él viaja un ejemplar idéntico—los dos han sido fabricados por las mismas manos y con el mismo molde— encargado por Caixa Galicia: ambos de 52 pies (el último Bribón Real tenía 55), rapidísimos, con un diseño y prestaciones inspiradas en las travesías por el Pacífico entre San Francisco y Hawai. Para los iniciados, los TP-52, auténticos Fórmulas 1 del mar, sustituyen a la histórica clase IMS. Y en esto el Rey ha querido estar en vanguardia. El gusto, además, es de alguna forma económico. El nuevo velero del monarca cuesta menos de la mitad que el que tiene desde el año pasado su hijo, el Príncipe Felipe. Para asumir el reto real, el armador Josep Cusí ha coordinado una inversión de un millón de euros, contando un año más con la inestimable colaboración de La Caixa. Curiosamente la mitad de lo que costó el penúltimo de los Bribones. Y para rematar la máxima del bueno, bonito y barato, está previsto que hasta dentro de cuatro o cinco años no se vuelva a hablar de que Don Juan Carlos cambia de barco.

Incluso el momento en que tenga que desprenderse de su última adquisición, será más llevadero de lo que viene siendo hasta ahora. No en vano, los TP-52 se consiguen vender a buen precio en el mercado de segundamano. A esta iniciativa, y siguiendo el rumbo marcado por el Rey, se han sumado los principales armadores.

Además de Tirado y Cusí, la Armada Española (Sirius), Alessandro Pirera (Orlanda-Olympus) o George Andradis (Atalante). Todos arrastrados por los mismos alicientes. El cambio que lidera el Rey en la vela empezó a gestarse hace ya muchos meses. Al término de la pasada temporada, el monarca puso en una misma balanza, de un lado, la obsesión por la técnica y la exasperante búsqueda de patrocinadores. Y de otro, la adrenalina y el aliento de la afición. Y se ha acabado decantando por las irresistibles sensaciones que le producen las segundas.

Alcanzada ya su madurez deportiva, no quiere competir contra sí mismo. Al monarca le apetece ahora el gusanillo del tiempo real. La ley del «tonto el último», como describe sarcásticamente un miembro de su tripulación. Desea competir en regatas en las que el primero que cruce la línea de meta sea el que gane. No quiere volver a salir del agua y tener que soportar la ansiedad del dictamen de un ordenador. Quiere que el público se fije de una vez por todas en la vela. Y que la curiosidad del ciudadano de a pie arrastre a los patrocinadores, a los que los armadores tienen que someter a agotadoras persecuciones para costear sus nuevos modelos. Y que con ellos aparezcan de la mano las televisiones. Los ojos de la vela. Porque no se puede retransmitir una regata con el sistema actual. Y porque, simple y llanamente, no se entiende.

Algo tan simple como revolucionario.

Para liderar el cambio del sector, el Rey se ha decantado por el barco más rápido de cuantos haya patroneado jamás. Y uno de los más ligeros. Frente a las 15 toneladas del que jubiló el pasado verano, éste supera levemente las siete. En su competición predilecta, la que lleva su nombre, y planeando sobre las aguas de Mallorca, Don Juan Carlos podrá arañar entre 5 y 10minutos a sus registros habituales.

La salida del nuevo Bribón será eléctrica. Con vientos de 25 nudos puede alcanzar los 23. «El Rey nunca había tenido un barco con tantos caballos», asegura Pedro Campos, un histórico de su tripulación. «Es un barco rápido, divertido, al que se adaptará sin problemas», aventura. La primera gran prueba de fuego será el 28 de junio. Cuando el Rey se ponga a los mandos de su flamante velero en el Trofeo de S.M. La Reina. Ahí comenzará un año más una batalla deportiva en la que se volverá a topar con su bestia negra: el temido Caixa Galicia. Un barco que ha logrado llevarse las tres últimas Copas del Rey sin renovar la embarcación. Los dos grandes rivales de la temporada se han gestado este invierno en la misma placenta: el astillero Cookson en Nueva Zelanda, el número uno de los diseñadores navales. De allí salieron desmontados y a bordo de unmercante en dirección a Amberes el pasado 29 de marzo. Tocarán por primera vez el agua a principios de mayo, y a finales de mes participarán en la primera prueba de la Breitling Medcup, la competición creada ex profeso para los TP-52 y que parece hecha a medida para Don Juan Carlos. Tras la prueba italiana de Punta Ala a finales demayo, las dos siguientes se celebrarán sobre aguas españolas. Y entre ellas, la madre de todas las batallas: la Copa del Rey, el 30 de julio.

La nueva travesía emprendida por el Rey la observa con recelo el Príncipe de Asturias, a bordo del CAM, un velero ideado hace tan sólo un año como el mejor de cuantos se hubieran construido jamás. Un proyecto de 2,5 millones de euros, que a día de hoy no ha ganado una sola regata.

Su patrón, Fernando León, ya se lo advirtió hace unos días a otros marinos: «El año que viene tenemos que cambiar a los TP-52». Y seguir la estela marcada por el Rey.
Mira també:
http://www.elmundo-eldia.com/2005/05/01/illes_balears/1114901510.html
http://www.nodo50.org/unidadcivicaporlarepublica/casa%20irreal/rey%20estrenara.htm

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El Rey estrenará otro Bribón; El barco con el que competirá el Monarca cuesta un millón de euros.
04 mai 2005
Quins collons!

un pic i una pala i a currar i si vol desplaçar-se que ho faci amb ruc i carro (el ruc, català, es clar). I si vol passejar pel mar que ho faci amb "patera".

Ja es tindre nassos. I tot això ho mantenim naltros?
Sindicat