Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: amèrica llatina
Desobediencia política
03 mai 2005
Resistamos pacíficamente a los mandatos y exigencias del poder.
Desobediencia política

âNada más parecido a la vieja política que la vieja política: parece como si lo hicieran a propósito para convencernos de que política es ese trapicheo, esos negocitos de almacén. Es un buen truco: así consiguen mantenernos en la convicción de que la política es una mierda, que no vale la pena ni enterarse -y entonces, por lógica reacción, nos desentendemos y se la dejamos a ellos, que aprovechan para mantenerse en los gobiernos. No sé si lo hacen para eso; el resultado, en cualquier caso, es ese mismo- y les sirve bastanteâ?
Martín Caparrós
por Hugo Alberto de Pedro

Elecciones políticas

    Cuando faltan seis meses para las elecciones legislativas nacionales, que se realizarán el 23 de octubre en toda la República Argentina, han salido a escena todos los animales políticos âparafraseando a Aristótelesâ dispuestos a brindarnos sus conocidas actuaciones y con muy poco de racionalidad.

    El acto eleccionario significa que una vez más la democracia representativa dará pruebas que los argentinos nos agolpamos, cada dos años frente a las urnas, para cumplir con el único acto cívico que nos es permitido. En este caso es para colocar a nuevos diputados y senadores nacionales.

    Claro que pretender que sean ânuevos legisladoresâ? es una licencia que uno se permite al escribir para referirse que a fines de año estrenarán un nuevo período de actividad legislativa. Muchas y muchos se quedarán en sus funciones, algunas y algunos deberán renunciar para asumir otros períodos más extensos, otras y otros volverán nuevamente al Congreso de la Nación y ellas y ellos dejarán cargos ejecutivos para tomar la categoría de legisladores. Muy pocas y muy pocos merecen quedarse.

    Se deberán elegir 127 diputados y 24 senadores nacionales y ya veremos cuántos de los elegidos recibirán por primera vez la calidad de honorables y cuantos ya lo fueron o bien ocuparon cargos ejecutivos. Porque de lo que se trata es justamente de la renovación parlamentaria y no la cooptación de ella. Veremos entonces como todos los gastos de campañas, publicidad, actos, afiches, alquileres, micros, pasajes, etc. que se realizan solamente persiguen el fin de seguir ejerciendo el poder y el usufructo de sus prerrogativas. Ahí estarán en las listas los procesados, los mentirosos, los ladrones y los vagos.

Miserias políticas

    Las miserias de este sistema de representación las iremos viendo a medida que vayan avanzando en la carrera para la que se postulan, y de la que algunos otros apoyarán ferozmente con todo el poder en sus manos y que supimos entregar democráticamente. Así es esta democracia ininterrumpida desde hace 23 años y que ha dejado a la mayoría de los ciudadanos en la pobreza e indigencia, sin futuro ni expectativas de una vida digna.

    Desde la izquierda âtan bien partida como desarticulada y descerebrada como siempreâ hasta la derecha âtan reaccionaria y antisocial como siempreâ nos irán proponiendo a candidatos. Ellos convenientemente se preocuparán por ofrecer todo aquello que imaginan será lo que el ciudadano quiere y desea. Digo que se imaginan porque ninguno habrá llegado a ocupar un lugar en las listas sábanas como producto o consecuencia de haber sido elegidos por los afiliados y luego de tener la oportunidad de conocer sus propuestas.

    Podremos comprobar, una vez más, como los locales partidarios estarán vacíos hasta los días previos a las elecciones, a donde serán arriados los militantes por los punteros políticos para retirar las boletas y padrones que los convertirán en fiscales de la nada. Por suerte que los medios de comunicación se encargarán de mostrar sus rostros para que por lo menos se enteren para y por quienes trabajarán el día de las elecciones, aunque jamás se hayan preocupado por hacer conocer sus opiniones y pensamientos.

    El escenario previo al acto comicial será el de los medios de comunicación e información âtelevisión, radios, diarios, revistas, etcéteraâ, que posibilitarán de acuerdo a las pautas publicitarias y las corruptelas, nacidas en la mismísima política rentística, que los ciudadanos nos enteremos de quiénes serán los bendecidos por el representativo sistema. Sólo interesará quién estará al tope de las boletas para votar. Pero lo importante es llegar de cualquier forma a las elecciones que el Gobierno quiere convertir en un plebiscito sobre su gestión, cuando de lo que se trata es de elegir personas que legislen, controlen y supuestamente representen a los ciudadanos.

Trampas políticas

    Las trampas ya están diseñadas porque en estas cuestiones no se puede improvisar como al momento de gobernar o legislar, sencillamente porque lo que está en juego es justamente el porvenir de la clase política y no el futuro de todos y del país.

    Buscarán aumentar la hegemonía del poder a cualquier costo, facilitando alianzas impresentables, compromisos con cualquiera, abandonando los criterios de transversalidad muertos antes de nacer, falseando un progresismo a todas luces inexistente, levantando las banderas que jamás alzaron y que se cansaron de pisotear como las de los Derechos Humanos, invocando la necesidad de obtener mayorías parlamentarias para que la gobernabilidad sea posible, etc.

Encuestas políticas

    Las encuestas y tendencias preelectorales serán armadas, preparadas y presentadas de acuerdo a las necesidades de cada momento. Ellas serán construidas por los mismos encuestadotes âprofesionales en la formación de opiniónâ que trabajan contratados y pagos por el poder. Ese poder que dispone de las rentas nacionales para mentirnos. De esto ya sabemos lo suficiente y ellos también saben como llevarnos a votar por el teórico triunfador.

    Los medios que se utilizarán los conocemos muy bien como a los análisis e informes del Gobierno de que todo va muy bien, que las condiciones han ido mejorando para todos, los rimbombantes anuncios de obra pública, construcción de viviendas y entrega de subsidios, como los aumentos nominales de salarios y jubilaciones.

    No habrá ninguna propuesta política nueva, ningún compromiso serio y cumplible, ningún aporte de una mirada diferente sobre la actualidad y menos de un pensamiento crítico para un futuro más justo para todos.

Preguntas políticas

    O sea que... bueno ya sabemos lo que se viene y nos espera por delante.

    Sí echamos una consciente y detenida mirada sobre los gobiernos y las legislaturas de los pasados más de veinte años: ¿Han solucionado los problemas de las familias argentinas? ¿Han mejorado el nivel de vida de la población? ¿Han hecho un país que contenga a los jóvenes y los haga crecer en la felicidad y con esperanzas sobre el futuro? ¿Han asegurado a nuestros mayores una vejez segura? ¿Han mejorado la educación, la salud y las condiciones de trabajo?.

    No nos engañemos entonces y no dejemos que con nuestro voto y en nuestro nombre sean ellos los que puedan seguir contestando afirmativamente a esas preguntas.

    El voto es obligatorio y es la base fundamental para poner en el Congreso a nuestros representantes, aunque en realidad todos serán representantes de un puñado de dirigentes que se han arrogado la verdad política y con la cual se robaron, roban y robarán todo; hasta el límite hacerlo con nuestros sueños y esperanzas de vida.

Desobediencias políticas

    Quizás por todo esto es que no votaría, ni ebrio ni dormido, por cualquiera de todos estos políticos que en definitiva son más de lo mismo. Prefiero dejar que se voten entre ellos y no ser cómplice de sus andanzas. Desobedecer la imposición de votarlos. Quizás algunos entenderán que el no querer ser cómplice y no votarlos es un hecho que no contribuye a la democracia o que la ataca. Pues bien, que así sea siempre y cuando se mantenga este sistema de representación democrática de los mismos de siempre, de los mismos que roban, de los mismos que mienten, de los mismos que se enriquecen y de los mismos que empobrecen al pueblo.

    La cuestión es entonces âcomo al decir de Joan Manuel Serrat y no referido al tamaño del peneâ ver quién la tiene más grande a la mentira. Resistamos pacíficamente a los mandatos y exigencias del poder.
   
3 de mayo del 2005
Mira també:
http://usuarios.advance.com.ar/hugo-de-pedro/hdp.htm

This work is in the public domain
Sindicat